Mendoza: claves de la nueva gestión de los recursos naturales

 

La gestión de los recursos naturales (renovables y no renovables) genera un cruce de intereses que la mayoría de las veces termina en conflicto. Francisco Pérez asume con una crisis profunda en la gestión hídrica, dudas sobre el futuro del petróleo y reclamos por la minería. Cuáles son las claves que Paco estableció en gestión ambiental.

Por Pablo Icardi

Agua, tierra, aire. Pero también petróleo, cobre y una larga lista de minerales. Algunos son elementos esenciales para la vida, otros productos básicos para la economía mendocina y también fuente de conflictos permanente. La gestión de los recursos naturales de Mendoza es uno de los temas trascendentes de los cuales Francisco Pérez se hará cargo desde el viernes que viene. Y le toca asumir en un momento particular.

La gestión hídrica está envuelta en una de las peores crisis de la historia reciente. La provincia no ha logrado aumentar las reservas de petróleo a pesar de que ya van tres licitaciones de áreas revertidas. En minería las organizaciones defensoras del ambiente están en plena resistencia ya desde la génesis de cualquier proyecto: sólo con la aparición de “manifestaciones de descubrimiento”, ya se generaron fuertes protestas.

En los temas se cruzan intereses públicos y privados. Pero también políticos. Los dos últimos gobiernos no pudieron sortear las diferencias de criterio internas entre ministerios que tienen visiones distintas de un mismo tema y que también comparten responsabilidades, como es el caso de Ambiente y Petróleo y Minería. Pérez vivió en carne propia esas peleas como ministro y ahora buscará evitarlas como gobernador.

El tema que menos resuelto tiene Paco es el futuro de Irrigación. El problema es que buena parte de la resolución depende más de los conflictos internos del partido justicialista que del gobierno. Aún queda una semana para que Eduardo Frigerio tenga el “gesto” que los allegados de Pérez  esperan. Es decir, que renuncie para no someter a más desgaste a Paco. Mientras tanto, la provincia atraviesa otro año de crisis hídrica, en medio de un desmanejo de la política hídrica.

La industria padre

El vino es la marca de Mendoza y la bebida nacional. Pero el petróleo es el recurso no renovable que más dinero fresco le suma a las arcas públicas y también una de las actividades que más aporta al PBG provincial (a través de la extracción y la industrialización). Este año las regalías superaron los 1000 millones, pero es un recurso que está en decadencia. La provincia licitó áreas revertidas que por ahora no le han aportado ni una gota de reservas extra. A Pérez, tal como le ocurrió a Jaque, posiblemente le toque adjudicar la tercera licitación de las áreas y también hacer el seguimiento de la polémica negociación realizada por YPF, Ketsal y Energía Andina.

El gobernador electo dejó el manejo de la política petrolera en el Ministerio de Infraestructura, pero apunta a crear la Empresa Provincial de Energía para concentrar allí el tema. La primera definición sobre ello apuntó a mejorar el control de la liquidación de regalías, que actualmente se hacen a través de declaraciones juradas de las propias empresas. “Hay que hacer mediciones digitales de petróleo”, dijo ayer Paco.

Las prioridades ambientales: todo empieza por la tierra

El la Secretaría de Ambiente Pérez puso a un hombre con alta exposición y participación en la comunidad, particularmente en el mundo empresario, como Marcos Zandomeni. El hombre es especialista en control ambiental y conoce el “mostruo” desde adentro, pues trabajó hasta la semana pasada en una empresa petrolera, una de las que mayor impacto tiene en el subsuelo mendocino.

Zandomeni no le esquiva a los temas conflictivos y asegura que tiene los ejes de trabajo claros. La prioridad número uno de la gestión es aplicar completamente la Ley de Ordenamiento Territorial. Es una norma base que en su aplicación debe tratar de ordenar todas las actividades productivas de la provincia, una tarea titánica.

El otro eje clave trazado por Zandomeni es aumentar fuertemente los controles sobre las actividades extractivas y también otras industrias. “Las prioridades las pautamos con el Gobernador. Los controles van a ser rigurosos en el lugar y sobre todas las industrias que generan impacto, no sólo la petrolera”, explicó Zandomeni.

La otra clave es redactar y poner en vigencia los planes de manejo de las reservas naturales. De esa manera se determinaría qué se puede hacer y qué no en las áreas naturales protegidas que tienen intereses cruzados, como Laguna del Diamente, el Parque Tupungato y el recientemente creado Cordón del Plata. “Sería muy bueno tener más áreas protegidas, pero al menos hay que cuidar las que tenemos con los planes de manejo”, dijo el funcionario. Respeto a la minería, asegura que se concentrarán en el control estricto del proyecto Potasio Río Colorado, que es el único aprobado. “Mendoza tiene leyes ambientales muy buenas, lo que hay que hacer es cumplirlas. En minería el único proyecto que tenemos es el de Vale y se van a extremar los controles”, explicó.

“No vamos a ser una provincia minera, sino industrial”

Antes de ser candidato, a Paco Pérez le pusieron chapa de pro minero. Tanto se molestó, que fue él quien impulsó el rechazo al proyecto San Jorge, gestionado por un ex socio y amigo personal.

La mayoría de la clase política mendocina, resiste la actividad minera tiene que ver más con la falta de “licencia social” que por convicciones personales. Ahora Pérez va por más, y en medio de la polémica por la entrega de cateos el gobernador electo asegura que Mendoza no será minera. “Mendoza no va a tener un perfil minero, va a tener un perfil industrial. La provincia tiene más de 600 empresas de metalmecánica. Lo que queremos es industrializar la provincia y en particular industrializar la ruralidad, que es el gran problema que tenemos”, dijo Pérez tratando de espantar conflictos.

Al mismo tiempo, se desligó de los conflictos de San Carlos y Tunuyán. “ Hay normativa vigente que se va a respetar. Si estos problemas que surgieron en San Carlos y Tunuyán tienen algún error se corregirán. Mi propuesta tiene que ver con ampliar las reservas naturales, que es contrariamente a lo que se ha hecho ahora. Pero esto (los permisos a mineras) fue inconsulto con el subsecretario actual, inconsulto con el gobernador, inconsulto conmigo. El Consejo de Minería no consultó  con nadie”, se quejó ayer luego de la primera reunión de gabinete.

MDZ