Zonas de Sacrificio: impactos de la industria hidrocarburífera en Salta y Norpatagonia

 

Coeditado con América Libre.

 

Palabras preliminares

Cuando este libro abandone la imprenta y comience a circular en actividades, espacios de debate, o, simplemente, de mano en mano, el Observatorio Petrolero Sur (OPSur) habrá cumplido sus primeros cuatro años de existencia. Para nosotros, el aniversario contará con una franca ambivalencia. Por un lado, marcará la consolidación del trabajo y la organización que iniciáramos a mediados de 2008, luego de un recorrido por diversas localidades y parajes de las provincias de Neuquén y Río Negro, difundiendo dos proyectos que sentaron las bases para la creación de este espacio: el documental Patagonia petrolera, la frontera movediza y el cuadernillo Patagonia petrolera, el desierto permanente -que incluimos en la segunda parte de este libro. Por el otro, el crecimiento de OPSur se vio forzado por el inédito proceso de expansión de la frontera hidrocarburífera a escala nacional, que empezamos a observar durante el viaje a Norpatagonia, y, en particular, a partir del proyecto de exploración de hidrocarburos en la cuenca del Ñirihuau. Aquí está la paradoja del aniversario.

La necesidad de documentar y dar difusión a los diversos perjuicios y conflictos socioambientales que acarrea la instalación y el desarrollo de la industria -sobre todo en aquellas regiones que cuentan con escasos o nulos antecedentes en la materia, y en las que las explotaciones de petróleo y gas deberán convivir con otras producciones locales y matrices civilizatorias alternativas-, nos conminó a analizar la situación de otras regiones, como las provincias de Chaco y Entre Ríos, y, con mayor profundidad, las zonas orientales de Jujuy y Salta. Durante los meses de agosto y septiembre de 2010 visitamos esa porción de NOA, conocimos a su gente, sus comunidades, organizaciones; comprendimos otras dimensiones del territorio que ya es intervenido por esta industria extractiva o está a punto de serlo. Vivimos sus necesidades y pesares, también sus luchas y anhelos. En definitiva, sus proyectos para construir un futuro diferente.

Zonas de sacrificio no es un trabajo “cerrado”. No es una ni varias historias concluidas, sino que está en permanente elaboración y el final es incierto, depende de la correlación de fuerzas para torcer el rumbo de esta matriz extractivista que se cierne en buena parte de la geografía del país y de la región. Tampoco es un trabajo “cerrado” en términos de producción, ya que hay voces que no están presentes: en algunos casos porque no pudimos llegar a ellas, en otros porque no supimos de su existencia, en otros, porque elegimos no llegar a ellas. Por esto último podrán decirnos que es un trabajo sesgado, porque no buscamos la visión de las empresas y de las autoridades públicas. Aclaramos entonces que nuestro objetivo fue conocer de “primera mano” el cotidiano de la gente que vive en un territorio cuya suerte se pretende decidir a cientos o miles de kilómetros de distancia, sin preguntarle siquiera qué piensa. Estas páginas reúnen un conjunto de crónicas y testimonios, escritos y modelados al calor de la urgencia por salir a la calle, al campo, a la ruta, para hacerse escuchar.

Al final del libro decidimos incluir como epílogo un apartado dedicado a la noción indígena de “buen vivir”, que, con bastante fuerza en Ecuador, Bolivia y Perú, ha estimulado un fructífero debate en torno a la necesidad de reformular la idea que tenemos del “desarrollo” a partir de nuevas relaciones al interior de la sociedad, y entre ésta y la naturaleza, y en el cual la cuestión energética cobra enorme centralidad.

Nuestro trabajo siempre tuvo como premisa la idea de generar movimiento, contribuyendo a una articulación creciente de múltiples sujetos y organizaciones sociales, que sea capaz de superar el grito de “¡No!” que se inscribe en la génesis de toda resistencia, y de dar lugar a un momento propositivo, que alumbre la existencia de alternativas. Por esta razón, esperamos que la noción del “buen vivir” sirva como puntapié inicial de una nueva construcción colectiva, que, parafraseando al revolucionario peruano José Carlos Mariátegui, no sea calco ni copia, sino creación heroica.

Observatorio Petrolero Sur
Diciembre de 2011

Versión digital: [Zonas de sacrificio, impactos de la industria hidrocarburífera]

 

Presentaciones públicas del libro:


Ver Presentación de Zonas de Sacrificio en un mapa más grande

Para pedir una copia y apoyar nuestro trabajo escribir a contacto@opsur.org.ar.

 

 
 
  • Matilde

    En el sur de Francia especialmente y otros territorios de Europa, se repudia el llamado fracking o shale por la destrucción ambiental que genera la extracción, o el intento de llevarla acabo. Múltiples y grandes movilizaciones han impedido que las Cías. explotadoras entren a fracturar. Como se han llevado a cabo en Alès o Villeneuve de Berg.
    Es necesario prever difusión de la gravedad nefasta que implica esta explotación del gas de rocas madre. Esto en defensa de la tierra, los ríos y de la vida de seres humanos y animales. Ver el documental de Joz Fox,sobre esta tragedia, premiado en Sundance, hace unos dos años.

    • sandra

      Matilde, podrias enviar mas datos sobre el documental que mencionas. gracias. sandra

  • delia

    Yo me pregunto: ¿cuándo se va respetar el espacio y la manera de vivir de los pueblos originarios, donde se está abanzando con las petroleras? Nuestros dirigentes no tienen la sensibilidad ni el conocimiento sufiente de planificación para este tipo de explotasión. Se cierran sólo en este tipo de energía cuando hay tantas otras por explorar e investigar.
    A mi esto me toca muy de cerca porque mi familia lo está padeciendo en Barda Negra (Neuquén), con una petrolera norteamericana: Apache S.A..
    La empresa ofrece dinero a las familias y como la gente lo necesita, algunos quieren negociar y otros no. Ahí se produce la division de la comunidad. Los dirigentes políticos y autoridades de gobierno brillan por su ausencia, no cumplen el papel que debieran ejercer. No controlan, no velan por el bienestar de la gente, no arbitran, dejan que la empresa accione a su antojo.

  • Marcos Ocampo

    Delia.Los politicos si están, lo que hacen es estar a favor con las empresas y en contra del pueblo.Hay que denunciarlos uno por uno escracharlos publicamente.

  • rebeca

    Felicitaciones a sus autores y ojala podamos abrir los ojos, naciendo de nuevo. Es una larga lucha para conquistar las conciencia, ojala que no sea demasiado tarde.

  • Rosario Nicolás

    Me interesa mucho el libro. Qué pena que no se lo encuentre en Córdoba, donde vivo. Cómo podría hacer para conseguirlo? Quizá alguien pueda responderme. Gracias.