Oleoducto entre China y Birmania quedará completado en mayo

 

El oleoducto que conectará China y Birmania y que construye la empresa China National Petroleum Corporation (CNPC) quedará completado en mayo, informó la agencia oficial china Xinhua.

El director del proyecto, Gao Jianguo, declaró a la agencia que las partes principales del conducto ya han quedado terminadas en Birmania y las que se instalan en la provincia china de Yunnan, limítrofe con el país vecino, quedarán completadas este mes.

El ambicioso proyecto, comenzado en 2011, está valorado en 2.500 millones de dólares y permitirá que China tenga acceso al crudo procedente de Oriente Medio a través de su suroeste, en lugar de tener que esperar a que los buques petroleros doblen el estrecho de Malaca, como ocurre hasta ahora. Permitirá también que China pueda recibir el gas procedente de los yacimientos birmanos de Shwe, en la bahía de Bengala y que se cuentan entre los mayores del mundo.

Algunos cálculos señalan que la explotación de gas y el transporte de gas y petróleo a China pueden generar unos beneficios de 29.000 millones de dólares en los próximos 30 años, pero las organizaciones no gubernamentales y la oposición birmana critican su impacto sobre el ecosistema y las comunidades locales. El oleoducto, que tendrá 1.100 kilómetros de longitud, desde el puerto birmano de Kyaukpyu hasta la ciudad de Ruili, en Yunnan, tendrá una capacidad de transporte de 22 millones de toneladas de petróleo y 12.000 millones de metros cúbicos de gas anuales.

El anuncio se produce después de que el viceministro de Exteriores chino, Fu Ying, se desplazara a Birmania este fin de semana para reunirse con el presidente de este país, Thein Sein. En su encuentro, ambos prometieron profundizar las relaciones bilaterales y mejorar la seguridad fronteriza. Los dos mandatarios también abordaron el enfrentamiento entre las Fuerzas Armadas birmanas y la guerrilla kachin en el norte del país, en el que el Gobierno anunció un alto el fuego el pasado viernes.

China se encuentra preocupada por un enfrentamiento que no sólo ha causado la caída de cuatro bombas dentro de su territorio, sino que también podría llevar a refugiados de la zona afectada hacia Yunnan y que podría afectar a la abundante comunidad china que reside en el norte birmano. Las relaciones bilaterales entre China y Birmania atraviesan por un momento delicado.

Naypyidaw ha emprendido desde 2011 una serie de reformas políticas y una mayor apertura hacia los países occidentales, lo hace que China tema que pueda quedar en peligro su papel como principal socio birmano. El Gobierno birmano ya suspendió dos proyectos, una presa en el río Irrawaddy valorada en 3.600 millones de dólares, y una central de carbón en el sureste del país debido a su impacto negativo en el entorno medioambiental y social, lo que contribuyó a enturbiar las relaciones entre los dos vecinos.

Petrolnews