“Caso Vale” paraliza a Mendoza: cientos de empresas y miles de personas en vilo, a la espera de desenlace con final incierto

 

Hoy vence el plazo para que la multinacional presente su plan de obras. Se teme que el desenlace sea “poco feliz” con la brasileña. Mientras, el gobierno provincial inició tratativas con grupos empresarios chinos y con un magnate oriental. La opinión de los afectados.

Arde Mendoza, aunque en silencio.

Se cumplen ya dos meses del parate total del principal proyecto minero de la Argentina y la quietud que ronda en torno a las reservas de potasio que ocultan las “entrañas” de Malargüe no hace más que despertar broncas y especulaciones.

El malestar deviene de la confusa situación que experimentan quienes participan del proyecto en Mendoza que la gigante multinacional Vale decidió paralizar.

El clima es muy tenso y la preocupación es enorme, tanto en el gobierno provincial como en las personas afectadas y proveedores involucrados.

Sueldos mensuales por casi 70 millones de pesos. Máquinas paradas, cada una por un valor “piso” de u$s200.000. Colectivos y camiones frenados. Órdenes de compra en stand by. Miles de involucrados al megaproyecto están a la espera, sin saber, a ciencia cierta, cuándo recibirán una respuesta.

Los malos presagios se acrecientan. Compañías vinculadas con uno de los emprendimientos mineros más importantes de la historia argentina aseguran que, lo más probable, el final de la historia sea poco feliz y Vale no reanude los trabajos.

Este 28 de febrero vence el plazo que le dio el gobierno provincial para presentar el plan de obras, luego de la prórroga pedida por la firma a principios de mes.

De continuar la actual situación -que se mantiene desde fines de diciembre- centenares de pequeñas y medianas empresas ligadas al proyecto se verán afectadas en el pago de salarios.

“Las fechas que más tenemos en mente son las de los vencimientos de las cientos de Pymes para abonar sueldos“, señaló Carlos Ferrer, presidente de la Cámara de Empresas Mineras, al tiempo que agregó que “no tenemos plazo cierto ni nada que se le parezca respecto de cómo evolucionará esto”.

“¿Qué hacemos con los activos, con las máquinas, con los empleados? ¿Los despedimos, vendemos todo, nos las llevamos?”, se preguntaba el directivo como forma de expresar su alto grado de preocupación.

“Necesitamos saber si, como se sospecha, finalmente la minería no va más, si el potasio no va más”, agregó.

De las operaciones de Vale dependen hoy unos 2.800 contratistas, aunque la cifra es baja si se la compara con los 4.100 operarios que se empleaba al inicio del proyecto Potasio Río Colorado.

Su desarrollo y explotación demandaría una inversión de 6.000 millones de dólares, un monto que entusiasma al gobierno provincial y nacional.

“La indefinición en torno a lo que hará Vale recién se aclarará a partir del 7 de marzo, que es cuando la presidenta Cristina Kirchner se reunirá con Dilma Rousseff, la mandataria brasileña”, señalaron a iProfesional.com fuentes de la Cámara Mendocina de Empresarios Mineros (CAMEM).

Mientras miles de personas están a la espera del desenlace, ha aparecido un jugador clave que ya viene dejando su huella en casi todas las provincias.

“Como Vale paró en seco el avance prometido, los chinos saltearon un paso y comenzaron a dialogar directamente con la Provincia. No hay que olvidar que a Brasil le interesa el potasio para desarrollar fertilizantes y abonos destinados a la soja que luego le vende a China“, señaló en estricto off the record un ejecutivo del sector.

También mencionó un dato no menor. En general sucede que el potasio va de la mano del litio, otro mineral sumamente preciado.

Según el empresario consultado, estos capitales de origen asiático fueron acercados a Mendoza por MCC, la minera china que actualmente extrae hierro en Sierra Grande, provincia de Río Negro.

Cerca de la CAMEM anticiparon a iProfesional.com que “el movimiento de los chinos recién se hará visible si los brasileños desisten finalmente de Potasio Río Colorado”

Se suman los árabes

Además del interés de los chinos, el potasio mendocino está atrayendo otras miradas.

En efecto, quien se metió fuerte en la conversación es el jeque árabe Sulaiman Al-Fahim, hermano del actual dueño del club inglés Manchester City en el que militan Sergio “Kun” Agüero y Carlos Tevez.

El magnate encabeza un grupo de inversores que, a lo largo de febrero, mantuvo diversas reuniones con funcionarios de la gobernación de Mendoza.

Medios locales destacaron que “las tratativas avanzaron a paso firme durante los últimos días, aunque todavía no hay definiciones”.

Uno de los punto clave que busca determinar el grupo inversor está vinculado con la estructura tributaria local y el porcentaje final del retorno sobre la inversión.

El gobernador Paco Pérez les aseguraría un 12%, pero los árabes quieren el 15 por ciento.

“Las negociaciones con Vale están absolutamente estancadas. Pese a que la minera tiene plazo hasta fin de mes para presentar un nuevo plan de obras, se descuenta que eso no sucederá y que pedirán una nueva prórroga. En cambio, el clima con los árabes es mucho más ameno”, publicó el diario mendocino El Sol.

Sulaiman Al-Fahim, de 35 años, es la cara visible del grupo inversor Abu Dhabi United Group. Desde la adquisición del Manchester City, que data del año 2008, lleva gastados unos u$s1.000 millones, pese a que los resultados deportivos no han acompañado semejante desembolso.

En realidad ese grupo es propiedad del jeque Mansour bin Zayed Al-Nahyan, hermano de Fahim.

Mansour, de 42 años, es un hombre al que le sobra dinero y poder, con una fortuna estimada en u$s23.000 millones.

Es el empresario más poderoso de los Emiratos Árabes Unidos, miembro de la familia gobernante de Abu Dhabi y está al mando de las inversiones petroleras del emirato, entre otros negocios.

Lo que pide Vale

Este jueves vence el plazo para que la minera presentare un plan de reinicio de obras, en medio de negociaciones por el encarecimiento general del proyecto en unos u$s3.000 millones, de los u$s6.000 millones previstos.

Tal como diera cuenta iProfesional.com, para retomar el emprendimiento Vale exige:

Diferir IVA por unos u$s1.000 millones.

Liquidar los dólares que ingresa a la Argentina a un valor por encima de la cotización oficial.

Acceso irrestricto a tecnología e insumos importados requeridos para el desarrollo de la mina.

Estirar el plazo de ejecución de la obra.

• Resolver el problema de la traza del tren a Bahía Blanca para sacar el mineral, que también se ha encarecido básicamente por las pretensiones económicas de quienes deben otorgar la servidumbre de paso.

“Hasta ahora el gobierno nacional se negó a aceptar varios de estos puntos porque dejaría sentado un precedente que haría que muchas firmas reclamen también tratamientos diferenciales”.

“Mendoza, sus proveedores, el gobierno y los empleados de la firma han quedado en el medio del tironeo”, expuso una fuente local.

Mientras, el gobierno mendocino busca resistir los embates del “caso Vale” y sus derivaciones en el ámbito gubernamental, político y empresarial.

Por un lado, el senador nacional por el radicalismo, Ernesto Sanz, anunció la presentación de un pedido de informes en el Congreso para que el Ejecutivo explique qué es lo que está sucediendo.

En el sector minero local se alzaron más voces. La Ofecasemi, que es la federación que nuclea a las cámaras nacionales de servicios mineros, reclamó una urgente reunión con el gobernador.

Potasio, divino tesoro

Se estima que el yacimiento de Malargüe es el de mayor riqueza de toda Sudamérica. El potasio es una materia prima que, al igual que el litio, es considerada clave para el futuro.

El mineral se utiliza en la elaboración de fertilizantes. Se trata de un producto con una demanda creciente, sobre todo para lo que es el desarrollo de alimentos en países emergentes.

¿Quién es el principal consumidor mundial para el desarrollo de fertilizantes? China, socio comercial número uno de Brasil, y que en las últimas décadas ostenta un demanda interna de alimentos que se multiplicó por diez.

En paralelo, el control del potasio a través de Vale le permitirá al país vecino intensificar la producción de cultivos como la soja, de la que es el segundo productor mundial.

De prosperar el proyecto, el 95% del potasio que se extraiga en Malargüe será trasladado a Brasil.

“La inversión en potasio es, quizá, la mayor que haya hecho una empresa extranjera en la Argentina”, sostuvo a iProfesional.com Jorge Castro, analista internacional.

El interés por este mineral no hace más que explicitar el carácter estratégico con el que Brasil concreta muchas de sus inversiones.

¿Por qué? Porque la extracción de la materia prima en Malargüe se encuentra apuntalada por todo un entramado logístico que, con el correr de los años, también quedó en manos brasileñas.

Así, el mineral que explote Vale será trasladado en tren al puerto de Bahía Blanca. El tendido del que hará uso la empresa le pertenece a la firma Ferrosur.

¿Quién controla esta última? Loma Negra, que a su vez es propiedad de la también brasileña Camargo Correa.

iProfesional