Aborígenes toman por asalto planta petrolera

 

La situación de tensión derivada del comportamiento agresivo de los aborígenes que organizados en un piquete cortaron la ruta 39 e impiden que se desarrollen las actividades de las compañías de petróleo que tienen la concesión de los pozos de Ramón Lista, llegó a uno de sus puntos máximos cuando cincuenta indígenas tomaron por asalto las instalaciones de la empresa Plus Petrol.

Los directivos de las compañías ya habían advertido acerca de lo sumamente peligrosa que se estaba tornando la medida de fuerza que prácticamente los habían obligado a tomar la determinación de cerrar las instalaciones con las graves pérdidas que ello implicaría tanto para las concesionarias cuanto para el erario provincial.

En las últimas horas del miércoles se confirmó la información que aproximadamente cincuenta aborígenes rompieron los portones de ingreso al yacimiento y oficinas de la Plus Petrol tomando por asalto las instalaciones.

Fundamentan su actitud, en la necesidad de exigir a las empresas que concedan mayor cantidad de puestos de trabajo para los naturales junto con los medios de movilidad que hagan falta.
Tras vivirse momentos de zozobra, aceptaron dialogar con oficiales de la Policía provincia y como consecuencia de ese encuentro la mayoría de los intrusos abandonó la planta. Sin embargo, diez de ellos permanecen en el interior de Plus Petrol, en Palmar Largo, planta cercana a las localidades de General Mosconi y El Potrillo. Pese a la insistencia de las autoridades, se niegan a deponer su actitud. Los hechos fueron denunciados a los magistrados de la Tercera Circunscripción Judicial con asiento en Las Lomitas.

Radio Uno dialogó con un dirigente wichi de la zona, Moisés Fernández, que no participa de las manifestaciones pero que se encuentra en El Potrillo.

El entrevistado manifestó que la mayoría de los pobladores del lugar “no están de acuerdo con las tomas”. Sostuvo que la mayoría de los manifestantes son jóvenes dirigentes que provocan inconvenientes en la empresa: “No dejan pasar a los vehículos ni dejan trabajar a la empresa.

Tenemos una situación que para nosotros es muy grave y preocupante”, dijo. Fernández afirmó que aquellos que cortan los accesos a la planta no tiene intenciones de dialogar, fue consultado por la cantidad de los mismos y dijo que son alrededor de 40.

El Comercial