YPF habla de un acuerdo con Repsol, pero ésta lo niega

 

Fuentes de la empresa estatal dijeron que era un hecho; en España volvieron a desmentir que haya negociaciones; gestión de un enviado de la Caixa.

Antes del 16 de abril, cuando se cumpla un año desde que el Gobierno confiscó YPF, podría haber novedades respecto de la negociación que llevan adelante la Casa Rosada y algunos de los accionistas de la petrolera española.

Ayer fue un día de versiones encontradas respecto del estado de las conversaciones. En la Argentina, fuentes muy cercanas a la conducción de YPF dijeron a LA NACION que el acuerdo sería inminente. Precisaron que el convenio implicaría un pago del gobierno argentino por alrededor de 6000 millones de dólares y el compromiso de la petrolera española de invertirlos en el país, más precisamente, en el yacimiento de Vaca Muerta , donde se podría extraer gas y petróleo con métodos no convencionales. Según las fuentes, hoy el CEO de YPF, Miguel Galuccio, enviaría un emisario a Madrid para seguir de cerca el posible acuerdo.

Sin embargo, ayer mismo, desde Madrid, en Repsol volvieron a negar que haya una negociación en marcha. “No hay nada. ¿Ustedes se imaginan volviéndonos a asociar con la empresa que nos confiscó?”, respondieron a LA NACION cerca de Antonio Brufau, presidente de la empresa. Otra fuente del gobierno argentino se posicionó en el medio: “Hay una llama de esperanza, pero todavía no hay nada firmado. Y a esa llama la podría apagar el propio Brufau”.

Más allá de las conjeturas, hay encuentros que sí se realizaron. El lunes pasado estuvo en la Casa Rosada el presidente de Caixabank, Isidro Fainé. La poderosa entidad bancaria catalana que preside el ejecutivo es dueña del 12,53% de las acciones de Repsol, lo que la convierte en la accionista más importante de la petrolera. Según lo que pudo reconstruir LA NACION, se habría reunido con Cristina Kirchner. “La Presidenta está al tanto de todo y autorizó a avanzar en el tema”, dijo una fuente que conoce como pocos la negociación.

En el registro de audiencias nada se publicó. No es la única vez que se vio a Fainé por Buenos Aires. En febrero estuvo junto a Carlos Bettini, embajador argentino en España, por algunas oficinas porteñas.

Desde que asumió la conducción de YPF, Galuccio estuvo interesado en lograr un acuerdo con Repsol. De hecho, habría sido el gran impulsor de la iniciativa. Entre los suyos reconoce que será prácticamente imposible atraer inversiones importantes sin sellar un acuerdo, o por lo menos sin dar señales de una negociación encaminada.

El eventual acuerdo al que según las fuentes cercanas a Galuccio habrían llegado el Gobierno y Fainé contempla una paradoja. Sucede que los negociadores incluyeron la creación de una nueva sociedad de la que participarían el confiscado (que en caso de ser indemnizado pasará a ser expropiado) y el confiscador. Repsol e YPF -técnicamente no es la expropiadora, sino que lo es el Estado- serían socios en una empresa que participaría, con bastante protagonismo según la fuente, en la explotación de Vaca Muerta, uno de los yacimientos no convencionales que han llamado la atención de los petroleros de todo el mundo.

Justamente el dinero para la inversión en la cuenca que se extiende mayoritariamente en el subsuelo de Neuquén surgiría de la indemnización que la Argentina pagaría por YPF y que los españoles dejarían en el país. Esta nueva compañía sería operada por YPF y tendría a Repsol como accionista minoritario.

¿Cómo podría el Gobierno, en medio de la crisis de sus finanzas, pagar unos US$ 6000 millones a los españoles? Nadie se atrevió a contestar esa pregunta. La única respuesta que hubo fue que no será de golpe y que, en caso de firmarse, el acuerdo se perfeccionaría con el tiempo.

¿Podrían dos rivales, al menos en lo discursivo, volver a sentarse a la misma mesa como socios? Cerca de Brufau no lo creen posible. Pero en Madrid el presidente de Repsol no las tiene todas consigo. Desde que fue confiscada Repsol, Brufau tuvo varios cuestionamientos internos que, pese a los embates, pudo resistir. De hecho, el jueves pasado la petrolera reportó en sus ganancias trimestrales números que excedieron las proyecciones.

Sin embargo, Fainé siempre se mantuvo al margen del optimismo. El representante del 12,53% de las acciones -el resto de los papeles se distribuyen entre la constructora Sacyr (9,73%), Pemex (9,43%) y el mercado (62,93%)- fue el más crítico de Brufau. Ahora él habría sido el artífice de al menos un borrador que entusiasmó a la Casa Rosada. En España siempre estuvieron convencidos de que la riqueza que habría en Vaca Muerta fue el motivo de la expropiación. Galuccio sabe que el desarrollo de esa cuenca es la única salida a la encerrona en la que cayó la administración kirchnerista en materia energética.

Todo eventual arreglo deberá girar en torno a las ganancias futuras de Vaca Muerta. En caso contrario, habrá que pagar en efectivo para quitar una de las piedras del zapato que tiene la gestión de la Presidenta. No parece posible en un país en el que las reservas del Banco Central están en el nivel más bajo desde junio de 2007.

Intereses contrapuestos

Los jefes de las empresas no se ponen de acuerdo

  • ANTONIO BRUFAU
    Presidente de Repsol
    En su entorno dicen que no hay ninguna negociación abierta con la Argentina
  • MIGUEL GALUCCIO
    Presidente de YPF
    Es uno de los interesados en alcanzar un acuerdo con Repsol para atraer inversiones
  • ISIDRO FAINÉ
    Presidente de Caixabank
    Representa al principal accionista de Repsol y abrió un canal de diálogo con el Gobierno

La Nacion

—————

Suben las acciones de YPF por la expectativa de un acuerdo con Repsol

La Bolsa de Buenos Aires reacciona positivamente ante la posibilidad de compensar a la empresa española Repsol por la expropiación de la petrolera argentina.

Las acciones de YPF suben hoy en la bolsa de Buenos Aires por informaciones de prensa que señalan que el Gobierno negocia compensar a la empresa española Repsol por la expropiación de una participación controlante en la petrolera argentina.

Repsol desmintió las informaciones, mientras que YPF no quiso hacer comentarios al respecto.

Hoy LA NACION publicó que el Gobierno encabezado por Cristina Kirchner estaría dispuesto a compensar a Repsol con participaciones en Vaca Muerta, una gigantesca formación en la Patagonia que podría albergar una de las mayores reservas mundiales de hidrocarburos no convencionales.

Las negociaciones están siendo llevadas adelante por el Gobierno argentino y la caja de ahorros española La Caixa, el principal accionista en la petrolera española con un 12,7 por ciento.

Las acciones de YPF en la Bolsa de Buenos Aires subían un 3,60 por ciento a 115 pesos a las 1535 GMT, luego de mostrar un valor máximo del 117,5 unidades por acción en los primeros negocios.

“No hay dudas de que la noticia generó expectativas entre los inversores, ya que puede ser el comienzo de una luz para la inversión de la empresa”, dijo Francisco Marra, de Bull Markets Brokers.

La Argentina expropió en mayo pasado un 51 por ciento de YPF en manos de Repsol porque supuestamente la firma española no realizó las inversiones suficientes para frenar una caída en la producción y reservas de hidrocarburos.

Repsol dijo que el Gobierno buscó con la expropiación quedarse con el control de Vaca Muerta, donde YPF es el principal operador.

“Ni Repsol ni su consejo están estudiando un acuerdo”, dijo un portavoz del grupo español en Madrid.

El grupo español exige una compensación de unos 10.000 millones de dólares por la expropiación, pero el Gobierno se negó a sentarse a negociar una cifra.

Marra dijo que “el acuerdo serviría para continuar el proceso de la reestructuración de YPF despejando de lado la incertidumbre legal”.

En el plan estratégico presentado tras su estatización en mayo, YPF indicó que requiere una inversión de 7000 millones de dólares anuales hasta el 2017 para reactivar la declinante producción de gas y petróleo del país.

Agencia Reuters

  • La Argentina expropió en mayo pasado un 51 por ciento de YPF en manos de Repsol
  • Las acciones de YPF en la Bolsa de Buenos Aires subían un 3,60 por ciento a 115 pesos
  • El grupo español exige una compensación de unos 10.000 millones de dólares por la expropiación

Por el bono de YPF se recibieron ofertas por $449,855,625 y se adjudico $300,000,000

  • YPF indicó que requiere una inversión de 7000 millones de dólares anuales hasta el 2017

La Nacion