Archivo de la etiqueta: Actividades del OPSur

alto valle perforado

Libros, el otro boom de Vaca Muerta

Vaca Muerta, un pedazo de piedra a 3.000 metros de profundidad, ganó una inusitada fama en los últimos años. El mercado editorial se hizo eco de la nueva estrella y generó, en el último año, al menos siete libros sobre temas petroleros, un mundo hasta aquí reservado para especialistas que empezó llegar al gran público.

alto valle perforado

El que picó en punta fue “Yeil”, una publicación del expresidente de GyP, Rubén Etcheverry junto al periodista Miguel Toledo, que vio la luz en el 2012. Etcheverry solía regalarlo a quienes lo visitaban en su vieja oficina de la calle Carlos H. Rodríguez. Hoy es una biografía de consulta obligatoria difícil de conseguir. El libro, de carácter técnico, fue el primero de difusión masiva en explicar qué era lo no convencional, inclusive antes de que estallara el boom posvuelta de YPF al Estado.

Otro que probó suerte fue el exdiputado neuquino Daniel Baum, que publicó “¿Vaca Muerta o Vaca Viva?”, donde polemiza sobre las políticas energéticas de los últimos años con una mirada crítica. Lo más rico del libro es su propia experiencia como legislador nacional durante el tratamiento de la privatización de YPF en los 90.

En el 2015 llegó el turno del boom porteño. Dos grandes editoriales, Planeta y Sudamericana, publicaron sendos libros de carácter político que intentan llevar al gran público las vicisitudes en torno a Vaca Muerta. El primero en salir fue “Vaca Muerta” de Alejandro Berkovich y Alejandro Rebossio, una extensa crónica que desanda todo lo que rodea a la explotación no convencional, desde Estados Unidos hasta la región.

El segundo fue “Argentina Saudita” de Alejandro Bianchi, que con un tono similar se detiene algo más en la “rosca política” y los negociados nacionales detrás del mundo petrolero.

La gran demanda social sobre temas ambientales tuvo su respuesta. Varios autores, entre ellos Maristella Svampa y Enrique Viale, publicaron “20 mitos y realidades sobre el fracking”, que además puede leerse gratis en internet. En la misma línea se presentó esta semana “Alto Valle Perforado”, una serie de crónicas escritas por el periodista Martín Álvarez que muestran la cara negativa del impacto petrolero.

Otro que incursionó en ese boom literario-petrolero fue el diputado emepenista Luis Sapag, que sumó así un libro más a su haber. En este caso se trata de “Entender Vaca Muerta”, de editorial Prometeo. Según su autor, se propone como una suerte de manual apto para todo público para entender el desarrollo no convencional y sus impactos.

La entrada “Vaca Muerta” en Google arroja unas 800.000 entradas. Un fruto de la demanda de información sobre este tema, que el mercado editorial intenta saciar.

Nota: Diario Río Negro, suplemento Energía.

Alto Valle Perforado

Presentación en Neuquén del libro “Alto Valle Perforado: El petróleo y sus conflictos en las ciudades de la Patagonia Norte”

Cobertura de Cartago Tv de la presentación en Neuquén del libro “Alto Valle Perforado: El petróleo y sus conflictos en las ciudades de la Patagonia Norte”.

El libro recorre las realidades de las ciudades del Alto Valle, hoy insertas en la vorágine de explotación hidrocarburifera que ya está dejando impactos. ¿Cómo es “convivir” con pozos, basureros petroleros y ductos? ¿En que afecta la explotación a las economías regionales? ¿Qué papel juegan los Estados? ¿Cuál es el rol de las ciudades en la era del fracking? Son parte de algunos interrogantes sobre los que el libro discurre.

Parte del prólogo
“La extracción de hidrocarburos y actividades anexas se sitúan, desde el imaginario colectivo, en zonas rurales, alejadas de los principales centros urbanos. Incluso, entre los argumentos para sostener que es segura la utilización masiva de la hidrofractura, se dice que en las zonas afectadas no vive gente, que son desiertos. Lo cierto es que ni el extractivismo -y sus lógicas políticas, institucionales y financieras- son patrimonio de lo rural, ni estas zonas son un páramo. Nos encontramos ante un discurso no ya invisibilizador, como el de los “conquistadores del desierto” a fines del siglo XIX, sino directamente negador ante la realidad de la explotación, tratamiento y refinación de hidrocarburos en Neuquén y Río Negro en los albores del siglo XXI.”

alto valle perforado

Presentan en Neuquén el libro “Alto Valle Perforado: El petróleo y sus conflictos en las ciudades de la Patagonia Norte”

Hoy estarán presentando en Neuquén el libro “Alto Valle Perforado: El petróleo y sus conflictos en las ciudades de la Patagonia Norte” que realizaron en cooperación con la Fundación Heinrich Böll Cono Sur.

alto valle perforado

Entrevista realizada por el programa “Amanece que no es poco” conducido por Jordi Aguiar Burgos y Soledad Britapaja.

Escucha la nota completa acá, Radio del Plata

alto valle perforado

El Valle perforado, un libro sobre el fracking en el Alto Valle

Este 4 de diciembre se presentara el libro “Alto Valle Perforado: El petróleo y sus conflictos en las ciudades de la Patagonia Norte”, la actividad se realizará a las 18 en la Biblioteca de la Estación en Roca. La presentación contará con la presencia de los realizadores, la Asamblea Socio Ambiental de Fiske Menuco y será parte del panel el investigador Diego Rodil. Martín Alvarez, uno de los autores de la publicación, dialogo con Veronica Martinez.

Reproducimos entrevista completa de Radio Antena Libre

2f34d55e-10eb-4913-a75c-9ae33dbea934

Presentan un libro sobre el extractivismo en las ciudades

Adelanto del libro “Alto Valle Perforado: El petróleo y sus conflictos en las ciudades de la Patagonia Norte” realizado por el Observatorio Petrolero Sur en cooperación con la Fundación Heinrich Böll Cono Sur, que se presentará en diciembre en distintas ciudades.

alto valle perforado

“Alto Valle Perforado”  recorre las realidades de las ciudades del Alto Valle, hoy insertas en la vorágine de explotación hidrocarburifera que ya está dejando impactos. ¿Cómo es “convivir” con pozos, basureros petroleros y ductos? ¿En que afecta la explotación a las economías regionales? ¿Qué papel juegan los Estados? ¿Cuál es el rol de las ciudades en la era del fracking?, son algunos interrogantes sobre los que el libro discurre.

Participarán de las presentaciones los realizadores, vecinos afectados, miembros de la asambleas y multisectoriales contra la Hidrofractura. También se expondrá la muestra fotográfica “Cicatrices de la tierra” realizada por la Cooperativa de fotógrafos SUB-Coop y la serie documental “Territorio Crudo” producida por el Colectivo Vaca Bonsái.

La presentación comienza hoy, 4 de diciembre, en Fiske Menuco/Roca a las 18 en la Biblioteca de la Estación (9 de Julio 960) y participará Diego Rodil, el investigador que fue censurado por el Inta.

En Neuquén Capital la actividad será el próximo miércoles, 9 de diciembre, a las 19 en el Teatro Ambito Histrión (Chubut 240) y contará con la participación se la Asamblea de Vecinos Fuera los Basureros y Multisectorial Contra la Hidrofractura de Neuquén.

Este primer ciclo de presentaciones concluirá en Cinco Saltos el 18 de diciembre a las 20.30 en la  Biblioteca Popular Guido y Spano (Av. Roca y Primera Junta) y estará Ariel Muñoz, de Tierra Madre.

2f34d55e-10eb-4913-a75c-9ae33dbea934

Territorios en pugna

La extracción de hidrocarburos y actividades anexas se sitúan, desde el imaginario colectivo, en zonas rurales, alejadas de los principales centros urbanos. Incluso, entre los argumentos para sostener que es segura la utilización masiva de la hidrofractura, se dice que en las zonas afectadas no vive gente, que son desiertos. Lo cierto es que ni el extractivismo -y sus lógicas políticas, institucionales y financieras- son patrimonio de lo rural, ni estas zonas son un páramo. Nos encontramos ante un discurso no ya invisibilizador, como el de los “conquistadores del desierto” a fines del siglo XIX, sino directamente negador ante la realidad de la explotación, tratamiento y refinación de hidrocarburos en Neuquén y Río Negro en los albores del siglo XXI.

La imagen de contexto general de penetración de la industria en las provincias está más bien clara. Para muestras, falta un botón. En Neuquén, la dependencia de la renta hidrocarburífera es desproporcionada: el presupuesto público tiene una gran dependencia de los hidrocarburos y está fijado según el precio del barril. Parte del corazón energético del país, el Comahue, late al ritmo de la actividad extractiva hegemónica y al son del mercado mundial. La música la pone hace más de medio siglo el mismo partido. Por otro lado, hacia el este, el Alto Valle del Río Negro -región que se ubica al margen del río desde la ciudad de Neuquén hasta Chichinales, 100 km al este- vive las contradicciones del reciente despertar hidrocarburífero que avanza sobre el tight gas de la concesión Estación Fernández Oro. La matriz económica de la región, anclada en la producción frutícola, tendrá en un corto plazo consecuencias muy grandes, al pasar de los alimentos a los hidrocarburos. Pensar la convivencia entre ambas por lo pronto es un engañapichanga emitido por los sectores de poder que se beneficiarán directamente de ello.

En ese contexto, los cambios ocurridos en las ciudades y zonas más pobladas son dejados de lado dentro del entramado petrolero. Para discutir con esto decidimos recorrer las zonas urbanas donde se emplazan hoy las petroleras de la región buscando producir la serie de artículos que aquí presentamos. Nos guía en nuestro viaje una pregunta: ¿cuál es el rol de los centros urbanos, cuál es el papel de quienes los habitan, dentro de la economía petrolera de enclave en la Norpatagonia? Para esto recorrimos el Alto Valle, de oeste a este y viceversa, por tierra y por aire, hablamos con los vecinos y las vecinas, trabajadores de la educación, productores, trabajadoras sociales, miembros de organizaciones y partidos políticos.

Por un lado, vemos que los territorios y sus realidades parecen ser distintas según la óptica de quien la perciba. En el caso de la cuenca neuquina, para una parte de los neuquinos y rionegrinos, la “industria” petrolera es la salvación inmediata, bendición de Dios y cuestión de orgullo. Mientras que, para otros, la actividad extractiva hidrocarburífera es una condena a futuro, mezcla de saqueo con una explotación que contamina y deja graves problemas sociales. Estas contradictorias y hasta beligerantes miradas cuentan con una asimétrica correlación de fuerzas, ya que la idea de “progreso”, trabajada por los sectores de poder, ha calado profundo en las sociedades norpatagónicas. La socióloga Maristella Svampa describe a este ejercicio propagandístico como discursos eldoradistas; una ilusión desarrollista que permite el acrítico avance de la explotación de bienes comunes -“producción de recursos naturales” en jerga- como solución de todos nuestros problemas. El discurso actual de desarrollo, está untado con otros conceptos: soberanía, patria, crecimiento, los que se propagan en nuestra sociedad y legitiman el extractivismo, a través de una trabajada maquinaria propagandística que invade diarios, radios, la televisión y las redes sociales.

Al mismo tiempo, encontramos a las ciudades como centros neurálgicos de las economías de enclave. La principal función que se les impone es la de ser centros administrativos y logísticos de la actividad, bajando los costos en las fuerzas de trabajo, garantizando la reposición de la misma -descanso físico, recreativo- en las cercanías de las zonas de producción, además de lograr buenas condiciones sociales y económicas para asegurar que la actividad no tenga sobresaltos. Ciudades del mundo extractivista ya son conocidas en nuestro país. Comodoro Rivadavia se sitúa como ícono de la ciudad que vive en torno al mundo petrolero, mientras Cutral Co y Rincón de los Sauces son las muestras regionales de esta idea de desarrollo y progreso en diversos momentos históricos. Las consecuencias del agitado ritmo de crecimiento de estos centros administrativos, especialmente en las periferias, también son consabidas: altos valores de alquileres producto de la especulación y aumento de la demanda, condiciones precarias de vida sin servicios básicos, una inflación descontrolada al calor de la burbuja extractiva, trata de personas y aumento de la prostitución, adicciones como ludopatías, drogadicción, alcoholismo, tasas de desocupación en ascenso por el ingreso constante de personas, aumento del delito, así como de la deserción escolar en los últimos años de la educación media, deficiencias en los sistemas educativos y de salud, baja inversión en atenciones sociales a los sectores vulnerables, son parte de la cotidianidad de estas urbes.

Por último, la ciudad es también sitio de extracción, y eso podemos verlo históricamente en Valentina Norte, en el oeste neuquino, y de forma reciente, como decíamos antes, en Allen, provincia de Río Negro. En muchos de los suburbios de estas ciudades la extracción de gas se ha intensificado; sin embargo, quienes los habitan, como en las zonas rurales, padecen su escasez: en barrios donde se extrae tienen que cocinar con garrafas.

En última instancia, la expansión de la actividad extractiva y el anunciado e inminente bienestar general no parecen notar que la industria tiene casi 100 años en la región y los últimos 25 bajo el paradigma neoliberal. Que se trata de un problema histórico con transformaciones presentes. Tras décadas de extracción, el principal derivado del petróleo norpatagónico parece ser la desigualdad y la injusticia ambiental. El derrame de la renta llega a cuentagotas a las clases más vulnerables y mayoritarias de la población. Misma población que carga sobre sus espaldas la degradación ambiental y pagará la deuda pública contraída para las flamantes obras de infraestructura requeridas por los no convencionales; la que ve resuelta algunas de sus necesidades básicas sólo a través de la responsabilidad social empresarial, siempre sujeta a la firma de la paz social. ¿Y el Estado?

Captando mísera renta, jugando a favor de los intereses corporativos y garantizando la reproducción y circulación de la preciada mercancía.

En función de estos puntos hemos dado el nombre a la serie Alto Valle Perforado, escrita durante 2015. A través de esta herramienta, esperamos aportar al debate actual nuestra mirada sobre las transformaciones de las ciudades de la región. Especialmente en un contexto en donde los hidrocarburos no convencionales y el cuestionado fracking entran a jugar un peligroso papel, por su impacto ambiental, social, económico, cultural. Los siguientes artículos tienen como objetivo ser un aporte al pensamiento crítico de las realidades en las que estamos inmersos. Ir caminando en un sano ejercicio de siembra de incertidumbres para que en el día de mañana, en conjunto, vayamos cosechando certezas en la construcción de una sociedad más justa.

Prólogo de “Alto Valle Perforado: El petróleo y sus conflictos en las ciudades de la Patagonia Norte”, gentileza del Observatorio Petrolero Sur.

P1050362.RW2_

Un libro sobre los valletanos que conviven con la extracción de gas y petroleo

“Alto Valle perforado, el petróleo y sus conflictos en la ciudades de la Patagonia Norte”, el libro del Observatorio Petrolero del Sur fue presentado ayer en la biblioteca del Teatro de la Estación. Primero Martín Alvarez, del Observatorio y luego Diego Rodil, investigador del INTA Alto Valle, describieron la situación de los pobladores que conviven con  las diferentes locaciones donde se extrae petroleo y gas en el Alto Valle y la meseta neuquina. En sus exposición Barzilia describio la convivencia de los vecin@as de Valentina Norte con las piletas de petroleo en Plottier  pero también la situación de los crianceros en plena meseta patagonica en la provincia de Neuquén.

P1050362.RW2_

Ver nota completa acá Radio Antena Libre

Martín

“Existe un Estado rentista que planifica en función de la extracción de la renta petrolera”

Compartimos entrevista realizada al investigador Martín Alvarez, por el programa “Todo bien” que conduce Diego Sarco y María José Carrascal por la am LU5 de Neuquén. La misma se desarrollo en el marco de la presentación del libro “Alto Valle Perforado:  El petróleo y sus conflictos en las ciudades de la Patagonia Norte”.

A continuación la entrevista completa en dos partes.

DSC_0

El OPSur recibió el Memorial para la Paz y Solidaridad de los Pueblos

Celebrando los 35 años de la entrega del Premio Nobel de la Paz a Adolfo Pérez Esquivel, el Serpaj distinguió al Observatorio Petrolero Sur, junto con otras siete organizaciones y personas, con el “Memorial para la Paz y Solidaridad entre los Pueblos de América 2015″.

DSC_0

El Memorial es una distinción que desde 1990 entregan Adolfo Pérez Esquivel y el Servicio de Paz y Justicia. Ellos lo definen como “un reconocimiento a aquellas personas, instituciones u organizaciones sociales que desde su actividad y su presencia buscan contribuir a la construcción de una sociedad basada en la ética de los Derechos y el respeto entre los Pueblos”.

 

También recibieron este reconocimiento el colectivo Pueblos Originarios de Indymedia, la hermana María Bassa, Susana Reyes, Juan Yahdjian, el Rabino Daniel Goldman, Julio Elichiribehety, el Consejo Nacional de Niñez y MEDHES (Memoria, Derechos Humanos, Solidaridad).

 

Desde el OPSur nos sentimos muy honrados por este reconocimiento que nos impulsa a seguir trabajando por el respeto de los derechos humanos colectivos y la construcción de otra matriz energética con justicia social y ambiental. Compartimos algunas fotos de la jornada tomadas por nuestra compañera Simona Mayo.

DSC_0058 DSC_0095 DSC_0193 DSC_0202

DSC_0283 DSC_0298

cop

11/12 | París: Foro “La lucha contra el fracking el Latinoamérica”

cop

Contactos de prensa:

Nathalie Seguin, FAN México/Aliance Mexicaine contre le Gas de Schiste, Mexique, fanmexnathalie@gmail.com port. local:0783072210 (en francés y español)

Claudia Campero Arena, Food & Water Watch, claucampero@yahoo.com (Inglés y español)

Ariel Pérez Castellon, AIDA, aperez@aida-americas.org (Inglés y español)

Diego di Risio, OPSur, contacto@opsur.org.ar (Inglés y español)

Milena Bernal, Ambiente y Sociedad, milena@ambienteysociedad.org.co (en español)

Caroline Schroeder,   Fundación Heinrich Böll – México,Caroline.Schroeder@mx.boell.org (en Alemán y español)

 El fracking debe ser prohibido para enfriar el planeta, exigen organizaciones

 En el marco de la COP21, organizaciones de la sociedad civil de América Latina pidieron a las/os líderes mundiales reunidos en París prohibir las operaciones de fracking en sus países porque éstas, al emitir grandes cantidades de gases de efecto invernadero, van en contra del objetivo central de las negociaciones: frenar el calentamiento del planeta.

 París, Francia. En un pronunciamiento público dirigido a los Estados parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, organizaciones y alianzas nacionales que integran la Alianza Latinoamericana Frente al Fracking piden que las actividades de fracking o fracturación hidráulica sean prohibidas “para enfriar el planeta” debido a que, entre otros impactos, éstas emiten gases de efecto invernadero y contribuyen al calentamiento del planeta.

 Durante el ciclo de extracción, procesamiento, almacenamiento, traslado y distribución de los hidrocarburos no convencionales extraídos vía fracking, se libera metano que, como gas de efecto invernadero, es 87 veces más activo que el dióxido de carbono en un margen temporal de 20 años, lo que provoca mayor calentamiento global, se explica en el pronunciamiento.

 El documento será presentado el viernes 11 de diciembre, a las 10:00 am(hora local), en la Zona de Acción por el Clima, por la Alianza Mexicana contra el Fracking, la Asociación Ambiente y Sociedad, la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA), Food & Water Watch, Freshwater Action Network México, la Fundación Heinrich Böll – México, Centroamérica y El Caribe, el Instituto Brasileiro de Analises Socias e Economicas (IBASE) y el Observatorio Petrolero Sur (OpSur).

 Las organizaciones expondrán además la situación que se vive actualmente en América Latina respecto de la fracturación hidráulica. Pese a que el uso de esa técnica experimental es contrario a los compromisos nacionales e internacionales para reducir las emisiones contaminentes, varios países de la región —entre ellos México, Colombia, Argentina, Chile y Bolivia— han iniciado actividades de exploración o explotación de hidrocarburos no convencionales a través delfracking.

 “El fracking está avanzando a ciegas en América Latina, sin que existan estudios integrales y de largo plazo sobre los riesgos y daños graves e irreversibles que puede causar en la salud de las personas y en el ambiente”, dijo Ariel Pérez Castellón, abogado de AIDA. “Las operaciones de este tipo en la región no han respetado derechos humanos fundamentales como la consulta y el consentimiento previo, libre e informado; el derecho a la participación y control social; y el derecho a la información”, manifestó por su parte Milena Bernal, abogada de la Asociación Ambiente y Sociedad.

 Según las organizaciones, el fracking se está abriendo paso en comunidades indígenas, campesinas, barrios urbanos e incluso en Áreas Naturales Protegidas. Ello ha ocasionado el desplazamiento de personas y de actividades productivas como la ganadería y agricultura, cuya convivencia con esta técnica es imposible.

 De modo paralelo al inicio de estas operaciones, ha crecido el rechazo a ellas. “Prueba de esto son las redes nacionales e internacionales de oposición a esta técnica, así como los más de 50 municipios que la han prohibido en Argentina, Brasil y Uruguay”, indicó Diego di Risio, investigador del Observatorio Petrolero Sur.

 “Como parte de nuestro pronunciamiento, urgimos a los Estados parte de la Convención a la firma de un acuerdo vinculante que reduzca eficaz y oportunamente los gases de efecto invernadero e incorpore a los derechos humanos dentro del texto legal; a la aplicación del principio precautorio para prohibir el fracking; y al impulso de las energías renovables y el desincentivo a la extracción de combustibles fósiles”, expresaron Claudia Campero Arena, investigadora de Food & Water Watch, y Moema Miranda, directora de Ibase.

Evento: “The fight against fracking in Latin America: experiences in Argentina, Bolivia, Colombia, Brazil and Mexico”

 Traducción simultánea inglés-francés

Viernes, 11 de diciembre

Zona de Acción por el Clima (ZAC)

Centquatre, 5 rue Curial, Paris (Métro Riquet)

Lea aqui el pronunciamiento de la Alianza Latinoamericana frente al Fracking:http://mx.boell.org/es/2015/11/29/pronunciamiento-de-la-alianza-latinoamericana-frente-al-fracking-ante-la-cop-21