Tag Archives: Áreas protegidas

campo maripe

Serie documental sonora: Territorio Crudo

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Recorrimos el norte de la Patagonia y los conflictos producidos por el avance de los hidrocarburos no convencionales, a través de los sonidos. Por medio de entrevistas y un panorama sonoro retratamos la realidad de cuatro territorios afectados por el fracking.

Territorio 1: Área Natural Fracturada, Auca Mahuida
Auca Mahuida

Auca Mahuida es un Área Natural Protegida del norte de la provincia de Neuquén. Sin embargo, en su interior hay cerca de 70 pozos petroleros que la afectan directamente y contravienen el objetivo mismo de su creación: conservar a perpetuidad su valiosa flora y fauna patagónica. Estos riesgos se redoblaron en 2013 cuando la francesa Total realizó el primer pozo de fracking, que se convirtió en el primer antecedente de un área natural fracturada en el mundo.

 
Territorio 2: Fuelmapu, Comunidad Mapuche Campo Maripe

campo maripe

Cuando en 2013 YPF y Chevron comunicaron el inicio del proyecto conjunto en Vaca Muerta, omitieron información crucial. Entre otras precisiones nada dijeron en torno a que el área del acuerdo se emplaza directamente en el territorio de un Lof [comunidad] mapuche, llamado Campo Maripe, que desmostró estar asentado hace casi 100 años en esa región de  Puel Mapu [territorio mapuche al este de la cordillera]. Desde entonces, las y los comuneros -en un principio tratados como “criollos” y hoy reconocidos legalmente como mapuche por la provincia del Neuquén luego de una larga lucha- emprenden acciones en pos de la defensa de sus derechos colectivos. Esta es su historia de conflictiva vecindad en medio del Fuelmapu, el territorio empetrolado.

Territorio 3: Mi Vecino Pluspetrol, Valentina Norte Rural
valentina norte En Valentina Norte, el barrio más al oeste de la ciudad de Neuquén, hay poco Estado y mucha empresa. La escuela, los tráileres sanitarios, los eventos sociales, la red de agua, el tendido eléctrico fueron y son financiados por los programas de responsabilidad social empresarial de Pluspetrol. Un barrio público de gestión privada. Un barrio que produce gas y no tiene gas. Ante esta situación los vecinos se organizan para mejorar su calidad de vida. ¿Cómo se “convive” medianera de por medio con un pozo? ¿Cuáles pueden ser los impactos de esta “convivencia”? Las respuestas, que debería dar el Estado, las da, como casi todo, el vecino, Pluspetrol.
Territorio 4: Fruta Amarga, Allen
  allen

La producción de fruta de pepita, centenaria actividad en la zona, está hoy bajo amenaza. Luego de ser librada al azar del mercado, una nueva actividad, más rentable para la provincia de Río Negro, comienza a ganar terreno en el Valle. Es la explotación de gas de formaciones de arenas compactas, que requieren de fracking para su extracción. A partir de una fuerte promoción estatal, mes a mes, las torres van ganando terreno a las chacras, alquiladas por productores económicamente hundidos. Los vecinos han realizado una serie de movilizaciones para evitar los riesgos de esta imposible “convivencia”. Intentan también que la zona más importante de producción de peras y manzanas del país no termine dando una fruta amarga

 


Auca Mahuida

Documental Sonoro: Área Natural Fracturada

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Capítulo 1 de 4 del documental sonoro “Territorio crudo”, sobre los conflictos producidos por el avance petrolero en el norte de la Patagonia.

Auca Mahuida

Capítulo 1 – “Área Natural Fracturada”: Auca Mahuida es un Área Natural Protegida del norte de la provincia de Neuquén. Sin embargo, en su interior hay cerca de 70 pozos petroleros que la afectan directamente y contravienen el objetivo mismo de su creación: conservar a perpetuidad su valiosa flora y fauna patagónica. Estos riesgos se redoblaron en 2013 cuando la francesa Total realizó el primer pozo de fracking, que se convirtió en el primer antecedente de un área natural fracturada en el mundo.

“Soy Auca Mahuida. Setenta pozos. Setenta heridas”

 

Descargar Audio

Escuchá/descargá la versión de 3 minutos

Ver también

Fuelmapu

Mi Vecino Pluspetrol

Fruta Amarga


dakar

Trabajadores de Los Cardones repudian paso del Dakar por el Parque Nacional

[wp_easy_bubble_menu id='1']
dakar

Obligados por el estado público que tomó el Petitorio que eleváramos los trabajadores de este Parque Nacional, exigiendo no autorizar el paso del Rally Dakar por el área protegida, en razón de ser una actividad que viola normativa de Parques Nacionales, el Ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, señor Sergio Bergman y el Vicepresidente de la Administración de Parques Nacionales (APN), señor Emiliano Escurra reconocieron en medios nacionales que el paso del DAKAR es ilegal en un parque nacional, pero a su vez intentan “deslindar” su responsabilidad aduciendo que se trata de una situación heredada. Sin embargo no se trata de un hecho consumado, sino que el paso ilegal se generará el próximo lunes 11 de enero de 2016, atravesando 26,1 km del Parque Nacional; es decir es responsabilidad de estos funcionarios impedir esta nueva violación de las leyes vigentes.

La AMAURY SPROT ORGANISATION (ASO), organizadora del RALLY DAKAR, nunca presentó a la APN solicitud de autorización para realizar ese evento, omisión que contraviene una norma estructural de Parques Nacionales, tal el Reglamento de Evaluación de Impacto Ambiental en jurisdicción de la APN (Resolución HD N° 16/94), norma que obliga a la realización de un Estudio Ambiental PREVIO, para ser evaluado y si correspondiere, ser aprobado por el Organismo.

Pero aún más allá de esta erudita prevención, el Reglamento para la realización de Eventos Especiales en Jurisdicción de la APN (Resolución HD N° 66/2013), expresamente prohíbe este tipo de competencias en las Áreas Protegidas Nacionales, por los graves impactos negativos que produce en el patrimonio integral. Su artículo 4° especifica “…no podrán autorizarse las competencias de velocidad de automóviles, motocicletas, lanchas o de cualquier vehículo motorizado.”

Es decir no hay manera de justificar esta actividad en las Áreas Protegidas, salvo burlando la ley, como ya lo hiciera la entonces presidente de la APN, quien mediante Resolución PD N° 675 del 28 de diciembre de 2010 avaló este evento, confirmando la debilidad institucional con las siguientes consideraciones textuales: “Que la realización del evento mencionado es un reconocimiento a nuestro país tanto desde el punto de vista organizativo, como en lo que se refiere a las peculiares características naturales y culturales de nuestras diferentes regiones. Que dada la importancia internacional de tal evento, no pueden soslayarse el compromiso, la supervisión y las acciones de coordinación entre la empresa organizadora, las diferentes instancias estatales y esta ADMINISTRACION DE PARQUES NACIONALES”. Entonces el DAKAR 2011 atravesó el Parque Nacional, y dejó como saldo el incendio total de uno de los camiones que competían y una evaluación ambiental realizada por técnicos de APN que atestiguó la generación de impacto ambiental y daño ecológico elocuentes y suficientes para concluir que de manera alguna puede esta actividad ser compatible con los objetivos de conservación de las Áreas Protegidas.

Por todo ello reiteramos nuestro requerimiento al Directorio de la Administración de Parques Nacionales para que en uso de sus atribuciones y en cumplimiento de sus deberes de funcionario público, NO AUTORICEN el paso del RALLY DAKAR 2016 por el Parque Nacional Los Cardones.

Contactos: Guardaparque Roberto CANELO 0387-154420713 Guardaparque Rosaura GARRO 0387-155732684, rosauragarro_apn@yahoo.com.ar Guardaparque Pablo DIONICIO 03868-15453989, pablodionicio@hotmail.com Guardaparque Guillermo NICOLOSSI 03886-15402864, guillermonicolossi@yahoo.com.ar


Calilegua

Parque Nacional Calilegua: ¿La ley 5889 es suficiente?

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Calilegua

La información de la promulgación de esta ley, que habla del “Cese de la explotación de petróleo en el Parque Nacional Calilegua”, de la Provincia de Jujuy, al norte de Argentina, parecía muy halagüeña, pero después, hablando con Rosario Jara, una trabajadora de dicho parque y muy comprometida con su defensa, nos hizo dudar de la efectividad de dicha legislación. Esta trabajadora nos explica claramente que si bien fue promulgada, no se ha establecido ningún plazo, plan de acción, cómo llevar a cabo las medidas, cómo se implementaría la resolución de pasivos ambientales o cuál sería el origen de los fondos necesarios para llevar adelante el programa. Según la asamblea que defiende la situación de dicho Parque, donde se integran más de 50 organizaciones sociales y políticas, entiende que la promulgación de esta ley es un avance en la lucha, pero resultó muy conflictivo que ni el gobernador anterior, ni el presente, ni las autoridades de Parques Nacionales a quienes les presentaron un informe y petitorio sobre las tareas a realizarse en el lugar, nunca los convocaron para intercambiar ideas o articular el trabajo.

Escuchá la entrevista del programa radial Kay Pacha a Rosario Jara, trabajadora del Parque Nacional Calilegua

Ver también: Organizaciones en Defensa del PN Calilegua se pronuncian por ley de cese a explotación


jujuy

Organizaciones en Defensa del PN Calilegua se pronuncian por ley de cese a explotación

[wp_easy_bubble_menu id='1']

jujuy

Esta Asamblea se pronuncia respecto a la promulgación de la Ley 5889 “Cese de la explotación de petróleo en Parque Nacional Calilegua”, sancionada por la legislatura de la Provincia de Jujuy el día jueves 17 de diciembre del corriente.

La recientemente promulgada Ley dejaría sin efecto todos los decretos, normas, contratos y demás actos que permitían o reglamentaban la explotación hidrocarburífera del Yacimiento petrolero Caimancito, dispone el cese de la mencionada actividad dentro del área protegida y faculta al ejecutivo provincial para regular todo el proceso necesario para hacer efectivo el cierre del yacimiento.

Sin embargo esta ley no establece ningún tipo de plazos, ni desarrolla el plan de acción por medio del cual se llevarán a cabo estas medidas, ni la forma en que se implementaría la resolución de los pasivos ambientales, tampoco el origen de los fondos necesarios para llevar adelante el programa. Sin la correspondiente reglamentación esta ley no podrá aplicarse, en otras palabras es letra muerta. Mientras tanto la contaminación continúa, la empresa petrolera sigue extrayendo el crudo y comercializando el petróleo y el gas y no se avanza en la resolución de los pasivos ambientales.

Tampoco se ha logrado una instancia de diálogo entre las autoridades provinciales y esta Asamblea que nuclea a los sectores activamente comprometidos con la problemática, situación que vemos con verdadera preocupación, ya que en el Petitorio que le fuera presentado a las autoridades gubernamentales de la provincia se hacía expresa referencia sobre la necesaria participación de estos sectores en las diferentes etapas que conllevará el progresivo y ordenado cierre del yacimiento.

Asimismo deseamos aclarar que las contribuciones a la difusión del conflicto, realizadas por algunas ONGs ambientalistas, han sido valiosas pero son un eslabón más en la larga cadena de denuncias y acciones desarrolladas a lo largo de varios años por los trabajadores del parque e importantes actores que motorizaron los reclamos.

Esta Asamblea entiende que la promulgación de la ley 5889 es un avance en la lucha, pero existen grandes y preocupantes vacíos en su formulación que le otorga un carácter meramente declamativo. Por ello exigimos que sea efectivamente reglamentada a fin de que el cese de la explotación petrolera se realice de inmediato, en el área protegida perteneciente al Parque Nacional Calilegua y en el corredor biológico de las yungas por fuera de la jurisdicción de la Administración de Parques Nacionales, que también está siendo contaminado por la empresa de capitales chinos Petro-Ap, pese a ser clave para la conservación de especies en riesgos de extinción como el yaguarete.

Pedimos que se ponga fecha al cierre del Yacimiento Caimancito, y que el mismo no contemple ninguna indemnización o compensación a la empresa que actualmente tiene la concesión, que mantiene la contaminación mientras saquea los recursos naturales de la zona.

A la par que solicitamos que se garantice, una vez cese la extracción de gas y petróleo, la continuidad laboral de los trabajadores de dicha empresa, mediante la reubicación en otros yacimientos o siendo absorbidos como personal del estado.

El cese de la actividad petrolera debe ser concretado mediante un programa progresivo y planificado, conducido por el Estado pero con fiscalización de una comisión integrada por los trabajadores de Parque Nacional Calilegua, pueblos originarios, organismos de DDHH, sindicatos, partidos políticos y miembros de las comunidades aledañas que componen esta Asamblea.

Todos los puntos antes mencionados forman parte del Petitorio que hace un mes se entregó al Directorio de la Administración de Parques Nacionales y al gobierno provincial, y expresa el modo en que los trabajadores del parque y la Asamblea entienden se debe concretar el cese de la explotación petrolera en el Yacimiento Caimancito, para que la ley recientemente votada no quede como una mera pose ambientalista del gobierno entrante, que esconda detrás de esta mascara conservacionista la continuidad de la contaminación y el saqueo petrolero.

ASAMBLEA DE ORGANIZACIONES EN DEFENSA DEL PARQUE NACIONAL CALILEGUA Adhieren y participan:

ATE Jujuy, ATE Parques Nacionales, ATE San Pedro, ATE Libertador ATE Neuquén, ATE Tucumán, ATE, El Talar, ATE Caimán, ATE Yuto FNL – Frente Norte Seccional Ledesma. C.C.C-Corriente Clasista y Combativa Libertador General San Martin. C.A.P.O.M.A. (Centro de Acción Popular Orga Marquez de Aredez) Autoridades y miembros de las siguientes organizaciones Guaraníes: Comunidad kuape Yayembuate- Calilegua Comunidad Tata Oguembae- Libertador General San MartIn Comunidad Tenta Kavi – Yuto APG El Bananal Kereimba Yyambae- San Pedro Comunidad Kuarasi oe ou CPI Ledesma (Consejo de Participación Indígena) Campinta Guasu Flora Cruz. Comunidad tenta Kavi –Yuto Comunidad Yandeco- Libertador General San Martin. Comunidad Fraile Pintado Comunidad Chalican Mburuvicharetas del Ramal Salto Jujeño- Mbaporenda ENDEPA (Equipo Nacional de Pastoral Aborigen) Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos Regional Ledesma O.P.SUR Observatorio Petrolero Sur PTS- Partido de los Trabajadores Socialistas en el FIT PO- Partido Obrero PCR-JCR-PTP-AGRUPACIÓN DE TRABAJADORES TITO GALLI Movimiento Nacional Campesino Indígena Guías de Turismo del PNC A.T.D. Asamblea de Trabajadores Desocupados Biblioteca Niños Pájaros Radio Pueblo F.P.D.S. Frente Popular Dario Santillan Organización Campesina Tierra Fertil Asamblea Ambiental Yuyo Colorao-Salta Artebar Radio Revelde Confluencia Dignidad Katary Partido por la Dignidad del Pueblo Instituto de Educación Superior Indígena “Campinta Guasu Gloria Perez”-COAJ Escuela de Arte “Lola Mora” LGSM IES Nº 10 LGSM Mesa de Gestión del CIC Nº 2 de Calilegua Gremial de Abogados Convocatoria para la liberación Nacional y Social Grupo de Cine Maldito Grupo Oran Artistas auto convocados de Oran MOCEP- Salta Ex trabajadores de YPF Salta Comisión por la memoria Vecinos del Parque Nacional Calilegua


cop

11/12 | París: Foro “La lucha contra el fracking el Latinoamérica”

[wp_easy_bubble_menu id='1']

cop

Contactos de prensa:

Nathalie Seguin, FAN México/Aliance Mexicaine contre le Gas de Schiste, Mexique, fanmexnathalie@gmail.com port. local:0783072210 (en francés y español)

Claudia Campero Arena, Food & Water Watch, claucampero@yahoo.com (Inglés y español)

Ariel Pérez Castellon, AIDA, aperez@aida-americas.org (Inglés y español)

Diego di Risio, OPSur, contacto@opsur.org.ar (Inglés y español)

Milena Bernal, Ambiente y Sociedad, milena@ambienteysociedad.org.co (en español)

Caroline Schroeder,   Fundación Heinrich Böll – México,Caroline.Schroeder@mx.boell.org (en Alemán y español)

 El fracking debe ser prohibido para enfriar el planeta, exigen organizaciones

 En el marco de la COP21, organizaciones de la sociedad civil de América Latina pidieron a las/os líderes mundiales reunidos en París prohibir las operaciones de fracking en sus países porque éstas, al emitir grandes cantidades de gases de efecto invernadero, van en contra del objetivo central de las negociaciones: frenar el calentamiento del planeta.

 París, Francia. En un pronunciamiento público dirigido a los Estados parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, organizaciones y alianzas nacionales que integran la Alianza Latinoamericana Frente al Fracking piden que las actividades de fracking o fracturación hidráulica sean prohibidas “para enfriar el planeta” debido a que, entre otros impactos, éstas emiten gases de efecto invernadero y contribuyen al calentamiento del planeta.

 Durante el ciclo de extracción, procesamiento, almacenamiento, traslado y distribución de los hidrocarburos no convencionales extraídos vía fracking, se libera metano que, como gas de efecto invernadero, es 87 veces más activo que el dióxido de carbono en un margen temporal de 20 años, lo que provoca mayor calentamiento global, se explica en el pronunciamiento.

 El documento será presentado el viernes 11 de diciembre, a las 10:00 am(hora local), en la Zona de Acción por el Clima, por la Alianza Mexicana contra el Fracking, la Asociación Ambiente y Sociedad, la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA), Food & Water Watch, Freshwater Action Network México, la Fundación Heinrich Böll – México, Centroamérica y El Caribe, el Instituto Brasileiro de Analises Socias e Economicas (IBASE) y el Observatorio Petrolero Sur (OpSur).

 Las organizaciones expondrán además la situación que se vive actualmente en América Latina respecto de la fracturación hidráulica. Pese a que el uso de esa técnica experimental es contrario a los compromisos nacionales e internacionales para reducir las emisiones contaminentes, varios países de la región —entre ellos México, Colombia, Argentina, Chile y Bolivia— han iniciado actividades de exploración o explotación de hidrocarburos no convencionales a través delfracking.

 “El fracking está avanzando a ciegas en América Latina, sin que existan estudios integrales y de largo plazo sobre los riesgos y daños graves e irreversibles que puede causar en la salud de las personas y en el ambiente”, dijo Ariel Pérez Castellón, abogado de AIDA. “Las operaciones de este tipo en la región no han respetado derechos humanos fundamentales como la consulta y el consentimiento previo, libre e informado; el derecho a la participación y control social; y el derecho a la información”, manifestó por su parte Milena Bernal, abogada de la Asociación Ambiente y Sociedad.

 Según las organizaciones, el fracking se está abriendo paso en comunidades indígenas, campesinas, barrios urbanos e incluso en Áreas Naturales Protegidas. Ello ha ocasionado el desplazamiento de personas y de actividades productivas como la ganadería y agricultura, cuya convivencia con esta técnica es imposible.

 De modo paralelo al inicio de estas operaciones, ha crecido el rechazo a ellas. “Prueba de esto son las redes nacionales e internacionales de oposición a esta técnica, así como los más de 50 municipios que la han prohibido en Argentina, Brasil y Uruguay”, indicó Diego di Risio, investigador del Observatorio Petrolero Sur.

 “Como parte de nuestro pronunciamiento, urgimos a los Estados parte de la Convención a la firma de un acuerdo vinculante que reduzca eficaz y oportunamente los gases de efecto invernadero e incorpore a los derechos humanos dentro del texto legal; a la aplicación del principio precautorio para prohibir el fracking; y al impulso de las energías renovables y el desincentivo a la extracción de combustibles fósiles”, expresaron Claudia Campero Arena, investigadora de Food & Water Watch, y Moema Miranda, directora de Ibase.

Evento: “The fight against fracking in Latin America: experiences in Argentina, Bolivia, Colombia, Brazil and Mexico”

 Traducción simultánea inglés-francés

Viernes, 11 de diciembre

Zona de Acción por el Clima (ZAC)

Centquatre, 5 rue Curial, Paris (Métro Riquet)

Lea aqui el pronunciamiento de la Alianza Latinoamericana frente al Fracking:http://mx.boell.org/es/2015/11/29/pronunciamiento-de-la-alianza-latinoamericana-frente-al-fracking-ante-la-cop-21


cop

Organizaciones latinoamericanas se pronuncian ante la COP21

[wp_easy_bubble_menu id='1']

cop

Una diversidad de organizaciones latinoamericanas participarán en las instancias de la Cumbre de las Partes (COP 21), que se realizará en París entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre de 2015. Acá retomamos algunos de los comunicados que se han realizado, en torno a la temática energética, buscando alertar sobre los impactos de la matriz energética basada en combustibles fósiles, y la búsqueda de propuestas para una transición energética.

“Si queremos enfriar el planeta, el fracking debe ser prohibido”

Declaración de la Alianza Latinoamericana Frente al Fracking, que expone los impactos de la aplicación de esta técnica en el continente y llama a su prohibición. Esta coalición de organizaciones alerta a los Estados Parte de la Convención Marco sobre Cambio Climático que “el fracking es una técnica experimental y ni gobiernos ni empresas deben realizar experimentos de alto riesgo con la vida, la salud de las personas ni el ambiente”.

Ver declaración

Logo Alianza contra el fracking FINAL

Es tiempo de crear el grupo Anexo Cero

Este documento, firmado por Oilwatch Latinoamérica, tiene como objetivo de visibilizar los compromisos y esfuerzos que los pueblos, nacionalidades y comunidades están haciendo para la no extracción de petróleo, gas o carbón como contribución para evitar el desastre climático. Junto a estos compromisos se suma la demanda a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC) y a los gobiernos para que se reconozca, respete, promueva y proteja a este tipo de acciones que tienen como meta proteger el clima y la vida en el planeta.

Ver declaración

logoOilwatch

“Dejar los combustibles debajo de la Tierra”

Declaración que busca llamar la atención sobre la necesidad de mantener los combustibles fósiles bajo tierra, sin quemarlos, mientras respaldamos una transición justa hacía un futuro de energía limpia. La misma fue elaborada durante la Sesión Estratégica sobre Equidad Climática realizada en abril de 2015 en San Francisco, convocado por Amazon Watch y Sierra Club. Se reciben adhesiones en el siguiente enlace

Ver declaración

amazon watch

 

Más Información sobre la COP:

El otro atentado de París, por Gerardo Honty

COP 21: Cambio climático, diagnóstico y propuesta de los trabajadores, por José Rigane

¿Cuál es la gravedad de la crisis climática?, por Miguel Fuentes

Foto Principal: Omnia


Logo Alianza contra el fracking FINAL

Si queremos enfriar el planeta, el fracking debe ser prohibido

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Pronunciamiento de la Alianza Latinoamericana Frente al Fracking, ante la COP 21

Française

El reto de la 21 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático es lograr el compromiso efectivo de los países para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a un nivel acorde con los derechos y oportunidades de las presentes y futuras generaciones y la conservación del  ambiente. Lo anterior requiere de políticas y acciones a nivel nacional congruentes con los compromisos asumidos a nivel internacional en materia de cambio climático, de derechos humanos y respecto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.  El fracking para la extracción de hidrocarburos  no convencionales es contrario a dichos compromisos y aumentaría los impactos del cambio climático, por lo cual debe  prohibirse.  

Durante el ciclo de extracción, procesamiento, almacenamiento, traslado y distribución de los hidrocarburos no convencionales (HNC), se libera metano que es 87 veces más activo como gas de efecto invernadero que el dióxido de carbono en un margen temporal de 20 años, lo que provoca mayor calentamiento global, cuando lo que debemos hacer es tomar medidas urgentes para su reducción. Debido a las emisiones fugitivas de metano, “en un periodo de 20 años, la huella de gases de efecto invernadero del gas natural de lutitas es peor que la del carbón o la del petróleo”.

De continuar moviéndonos bajo la misma concepción de desarrollo basada en la explotación de combustibles fósiles, sin tener en cuenta los derechos y necesidades de las comunidades, será imposible conservar un planeta que no comprometa los bienes naturales y el bienestar de las generaciones presentes y futuras. Los HNC extraídos vía fracking no deben ser considerados como energías de transición ni energías más limpias ya que la emisión de GEI es muy alta, así como los daños y riesgos que generan para el ambiente y la salud de las personas.

La experiencia Latinoamericana en torno al fracking

Consideramos que la experiencia de la aplicación del fracking para la extracción de hidrocarburos no convencionales en Latinoamérica puede servir como insumo para la discusión global.  A pesar de las particularidades con las que esta técnica ha avanzado en el continente, en lugares como México, Colombia, Chile, Bolivia y Argentina existen una serie de rasgos comunes.

El fracking está avanzando a ciegas en América Latina. En primer lugar, en las comunidades afectadas por esta técnica no se han respetado derechos humanos fundamentales como: la consulta y el consentimiento previo, libre e informado, el derecho a la participación y control social y el derecho a la información. Los Estados de la región tampoco han aplicado el principio precautorio  con el fin de prohibir esta actividad, considerando los riesgos graves que genera en la salud de las personas y el ambiente, y la incertidumbre sobre el alcance y magnitud de los daños que puede ocasionar. Es grave también la modificación de legislaciones nacionales en función de las demandas corporativas, para abrirle la puerta a la explotación de hidrocarburos no convencionales utilizando fracking. La reforma energética mexicana (2013) y la nueva ley de hidrocarburos argentina (2014) son ejemplos claros de ello.

El fracking en la región se ha desarrollado sin que existan estudios integrales y de largo plazo sobre los riesgos y daños que esta técnica causa en la salud de las personas y el ambiente. Con la excepción de México, los países de la región carecen de estudios propios de reservas de hidrocarburos no convencionales, que puedan verificar las cifras estimadas por la Agencia de Información de Energía de Estados Unidos.  

En el continente, el fracking ha avanzado sobre comunidades indígenas, campesinas, barrios urbanos e incluso Áreas Naturales Protegidas. Esto ha ocasionado el desplazamiento de personas, así como de actividades productivas como la ganadería y agricultura, cuya convivencia con esta técnica es imposible. En paralelo, se multiplican las denuncias y daños ocasionados por incendios, derrames, explosiones, acaparamiento de agua, contaminación de agua, aire y tierra por desechos tóxicos, pérdidas de sustancias radioactivas en los pozos, así como por el mal manejo de las aguas de retorno.

En Latinoamérica ha crecido el rechazo al fracking. Prueba de esto son las redes nacionales e internacionales de oposición a esta técnica, así como los más de 50 municipios y comunidades que han prohibido el fracking en sus territorios en Argentina, México, Brasil y Uruguay o la suspensión de operaciones de fracking en Brasil y Argentina a partir de acciones judiciales.

Los Estados deben asumir compromisos frente al fracking

En el marco de la COP de París, urgimos a los Estados Parte de la Convención Marco sobre Cambio Climático a la:

Firma de un acuerdo vinculante que reduzca eficaz y oportunamente los Gases de Efecto Invernadero a niveles compatibles con los derechos y oportunidades de las presentes y futuras generaciones y la conservación del  ambiente.

Aplicación del principio precautorio como imperativo legal y ético de acción para encarar situaciones de alto riesgo en un marco de incertidumbre científica, en este caso prohibiendo el  fracking en los países donde se han iniciado estas actividades o existe interés en realizarlas.

Realización de estudios científicos objetivos e independientes sobre los impactos y riesgos del fracking en la salud, el medio ambiente y los procesos productivos, con un horizonte de largo plazo, para garantizar los derechos de las presentes y futuras generaciones. Donde se confirmen impactos, los Estados deben garantizar que las empresas se responsabilicen de los daños ocasionados y, prioritariamente, de la restauración de los ambientes afectados aún en el caso de que su contrato ya haya terminado.

-Fortalecer una política de diversificación energética y de reducción-racionalización del consumo de energía, que contemple el impulso a las energías renovables y desincentive la extracción de combustibles fósiles, siempre atendiendo los principios y derechos relacionados con la transparencia, la participación y el consentimiento previo, libre e informado.

Desde la Alianza Latinoamericana Frente al Fracking alertamos de los riesgos y los daños severos que puede causar la exploración y explotación de HNC en los territorios y poblaciones de nuestros países. El fracking es una técnica experimental y ni gobiernos ni empresas deben realizar experimentos de alto riesgo con la vida, la salud de las personas ni el ambiente.

Logo Alianza contra el fracking FINAL


territorio crudo limpio

Serie documental Territorio Crudo

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Desde que en 2011 se realizó el primer pozo de fracking en América Latina, al interior de la comunidad mapuche Gelay Ko, el panorama del norte de la Patagonia ha ido variando paulatinamente. Cuatro años después, sus impactos son notorios en distintos lugares del territorio, ya sea amenazando la producción frutícola del Alto Valle, conviviendo con vecinos, invadiendo comunidades mapuche, poniendo en riesgo sus fuentes de agua o sitios de alto valor de conservación de la flora y fauna patagónica. Recorrimos estos cuatro lugares a finales de 2015 para conocer estos impactos y mostrar lo crudo que se está poniendo el territorio.

Una coproducción del Observatorio Petrolero Sur y el Colectivo Vaca Bonsai

Territorio Crudo

Territorio 1: Área Natural Fracturada

Auca Mahuida es un Área Natural Protegida del norte de la provincia de Neuquén. Sin embargo, en su interior hay cerca de 70 pozos petroleros que la afectan directamente y contravienen el objetivo mismo de su creación: conservar a perpetuidad su valiosa flora y fauna patagónica. Estos riesgos se redoblaron en 2013 cuando la francesa Total realizó el primer pozo de fracking, que se convirtió en el primer antecedente de un área natural fracturada en el mundo.

Territorio 2: Fuelmapu

Cuando en 2013 las compañías comunicaron el inicio del proyecto conjunto omitieron información crucial. Entre otras precisiones nada dijeron en torno a que el área del acuerdo se emplaza directamente en el territorio de un Lof [comunidad] mapuche, llamado Campo Maripe, que desmostró estar asentado hace casi 100 años en esa región de  Puel Mapu [territorio mapuche al este de la cordillera]. Desde entonces, las y los comuneros -en un principio tratados como “criollos” y hoy reconocidos legalmente como mapuche por la provincia del Neuquén luego de una larga lucha- emprenden acciones en pos de la defensa de sus derechos colectivos. Esta es su historia de conflictiva vecindad en medio del Fuelmapu, el territorio empetrolado.

Territorio 3: Mi Vecino Pluspetrol

En Valentina Norte, el barrio más al oeste de la ciudad de Neuquén, hay poco Estado y mucha empresa. La escuela, los tráileres sanitarios, los eventos sociales, la red de agua, el tendido eléctrico fueron y son financiados por los programas de responsabilidad social empresarial de Pluspetrol. Un barrio público de gestión privada. Un barrio que produce gas y no tiene gas. Ante esta situación los vecinos se organizan para mejorar su calidad de vida. ¿Cómo se “convive” medianera de por medio con un pozo? ¿Cuáles pueden ser los impactos de esta “convivencia”? Las respuestas, que debería dar el Estado, las da, como casi todo, el vecino, Pluspetrol.

Territorio 4: Fruta Amarga

La producción de fruta de pepita, centenaria actividad en la zona, está hoy bajo amenaza. Luego de ser librada al azar del mercado, una nueva actividad, más rentable para la provincia de Río Negro, comienza a ganar terreno en el Valle. Es la explotación de gas de formaciones de arenas compactas, que requieren de fracking para su extracción. A partir de una fuerte promoción estatal, mes a mes, las torres van ganando terreno a las chacras, alquiladas por productores económicamente hundidos. Los vecinos han realizado una serie de movilizaciones para evitar los riesgos de esta imposible “convivencia”. Intentan también que la zona más importante de producción de peras y manzanas del país no termine dando una fruta amarga


logoOilwatch

Es tiempo de crear el grupo Anexo Cero

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Propuesta de cara a la COP21 de París, diciembre 2015

ES TIEMPO DE CREAR EL GRUPO ANEXO CERO

 [É TEMPO DE CRIARMOS O GRUPO ANEXO 0]  [IT IS TIME TO CREATE ANNEX ZERO] [LE TEMPS EST VENU DE CREER LE GROUPE ANNEXE ZERO]

 logoOilwatch

Este documento tiene como objetivo de visibilizar los compromisos y esfuerzos que los pueblos, nacionalidades y comunidades están haciendo para la no extracción de petróleo, gas o carbón como contribución para evitar el desastre climático.

Junto a estos compromisos está nuestra demanda a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC) y a los gobiernos para que se reconozca, respete, promueva y proteja a este tipo de acciones que tienen como meta proteger el clima y la vida en el planeta.

El Grupo Anexo 0: una forma de reconocimiento y respeto a compromisos y esfuerzos reales

La Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, suscrita en la Cumbre de Río de 1992, dividió a los Estados parte en dos grupos: Anexo I que son los países industrializados del Norte, más aquellos cuyas economías estaban en fase de transición; y No Anexo I que son, en esencia, los países del Sur global. Posteriormente se estableció el Anexo II, que incluye a los miembros del Anexo I que deben ofrecer recursos financieros y técnicos para permitir a los países del Sur emprender actividades de reducción de las emisiones de conformidad e iniciativas de adaptación.Oilwatch afirma que desde el siglo XIX, para los países del Anexo I y II, el motor del desarrollo del capitalismo ha sido la explotación de carbón, petróleo y gas, por lo que han hecho todo lo que esté a su alcance para detener cualquier decisión que pueda llevar a acciones concretas y vinculantes para disminuir el consumo de estos combustibles fósiles.Así, al cabo de más de 20 años de negociaciones internacionales, el calentamiento global sigue en aumento sin soluciones efectivas y reales para detenerlo.

En este escenario, precisamente, uno de los obstáculos ha sido la influencia directa que las empresas vinculadas a los combustibles fósiles, entre otras, han ejercido sobre las decisiones de la Convención. Hoy, este sector corporativo es parte de los promotores de las falsas soluciones que exacerban el aumento del efecto invernadero, como son el mercado de carbono, los agrocombustibles, REDD o la geoingeniería, e inclusive tecnologías como la Captura y Almacenamiento de Carbono (CCS), también de uso petrolero, entre otras. Al mismo tiempo, expanden los alcances territoriales hacia las denominadas nuevas fronteras: mares profundos y yacimientos “no convencionales”, donde se destaca la perniciosa técnica del fracking.

Por si fuera poco, la limitada visión de Naciones Unidas, que se concentra en impulsar negociaciones entre partes que son Estados, ha permitido a los países industrializados del Norte no cumplir con sus obligaciones climáticas, mientras que, en un escenario injusto y neocolonial, se trasladan sus responsabilidades a los pueblos y naciones del Sur. Cuando es precisamente en este lado del mundo en donde se encuentra la mayoría de países, naciones y regiones subnacionales o localidades y, sobre todo pueblos indígenas, campesinos, pescadores o comunidades tradicionales que están haciendo esfuerzos reales para proteger el clima -a pesar de ser las más afectadas. Son las iniciativas de pueblos las que están siendo dejadas de lado y, en muchos casos, criminalizadas, cuando sus esfuerzos por no extraer más hidrocarburos fósiles debieran ser premiados.

Vemos que, en términos prácticos, además de los Estados, hay otros actores determinantes con capacidad e interés por acelerar las transformaciones requeridas para la protección del clima global. En este sentido deben ser reconocidos por la Convención del Cambio Climático, precisamente pueblos, naciones indígenas, regiones subnacionales o las localidades que dan pasos firmes para no extraer hidrocarburos del subsuelo. Por lo tanto se debe crear el Grupo Anexo 0 en donde estarían precisamente estos pueblos y territorios, pues están resolviendo las causas del problema: la adicción a los combustibles fósiles.

Es hora de enfocarse en resolver las causas determinantes del problema

Principalmente luego de la Segunda Guerra Mundial se consolidó la base industrial de un capitalismo adicto a los combustibles fósiles, así como una cultura basada en un patrón de consumo sin fin, energético y material, extensivo, expansivo y nocivo. Como parte de este modelo, se expande además la minería a gran escala y una agriculturaindustrial altamente consumidoras de petróleo. Esta adicción a los fósiles no sólo está afectando al clima, está provocando enfermedades degenerativas y mortales a millones de personas, inunda de basura no degradable el planeta, extermina a cientos de culturas tradicionales – desplazando usos y costumbres sanas y ecológicas-, y sigue generando crisis económicas, sociales, políticas, ambientales para la expansión y acumulación del capital. Un capitalismo institucionalizado y global con rasgos más decadentes y letales requiere de una acción también global que lo confronte.

Mientras tanto, los sectores corporativo y financiero deciden cuánto petróleo se extrae, de dónde, de qué tipo, cuánto se vende o a qué precio y la industria sigue avanzado en técnicas más costosas y degradantes, como el fracking, para mantener la dependencia de los combustibles fósiles, y fortalecer el proceso de acumulación, la apropiación de territorios, desposesión y violación de los derechos de los pueblos.

Dejar el petróleo y otros combustibles fósiles en el subsuelo es la medida más directa y concreta para lograr resultados en relación al clima, así como para confrontar el capitalismo, la explotación de los seres humanos y la privatización de la naturaleza a nivel global.

¿Con qué métrica, escenarios y modelos trabajar?

Los estados miembros de la UNFCCC se pusieron la meta de adoptar en París 2015 un nuevo acuerdo global sobre cambio climático. La retórica dice que será para evitar que el planeta sobrepase el límite de 2°C de calentamiento en relación con la temperatura preindustrial. Este límite supuestamente marca la línea entre un clima cambiante al que podemos adaptarnos y un desajuste climático de consecuencias imprevisibles e irreversibles.

Para llegar a esta cifra, tanto la UNFCC como los expertos del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) han usado siempre las concentraciones de dióxido de Carbono como una medida estándar, señalando lareducción de emisiones más no la cantidad de combustibles fósiles que no se deberían extraer. Esto ha estado en línea con el interés oficial de evitar hablar del problema real que es la quema de combustibles fósiles. Sin embargo, hablar de cantidades de petróleo, gas o carbón permitiría visualizar las responsabilidades, y las acciones necesarias, para evitar la crisis del clima.

De acuerdo a las cifras oficiales se puede desprender que para alcanzar un máximo de 2°C de temperatura (escenario RCP2.6 del IPCC), hacia el año 2100, habría que dejar en el subsuelo al menos las 2/3 partes de las reservas conocidas de petróleo, gas y carbón. Así, de los 1’700.000 millones de barriles de petróleo que están aún bajo tierra, 1’190.000 millones deberán permanecer allí; de los 187 millones de millones de metros cúbicos de gas natural, 131 millones de millones no se deberán extraer; y, de los 892.000 millones de toneladas de carbón, 624.000 deben permanecer en su lugar. El objetivo ahora es decidir dónde y cómo empezar a dejarlos en el subsuelo.

Al usar estas cifras no pretendemos una cuantificación mercantilizable ni que se deriven equivalencias nefastas en el mercado de servicios ambientales u otras formas de compensación mercantil, sino como una manera de visibilizar las magnitudes de los esfuerzos necesarios hacia una civilización pospetrolera. Esto implica pasar de un modelo energético de producción centralizado y a gran escala a modelos con energías limpias, renovables, descentralizadas, diversas, soberanas y ecológicas. Para esto, una necesidad es un cambio de concepción sobre la energía, lo que incluye saber qué tipo, cuánta y para quién se la necesita y una reflexión sobre las energías en los territorios y para los pueblos.

Protección, reconocimiento e incentivos para los países, naciones, espacios subnacionales, localidades y territorios del Anexo Cero

Las iniciativas calificadas como parte del Anexo 0 deben ser protegidas y apoyadas con una serie de incentivos y reconocimientos internacionales basados en la solidaridad, el intercambio tecnológico sin ataduras y la existencia de una deuda ecológica asociada al clima. La creación del Anexo 0 además incentivará nuevos compromisos y esfuerzos concretos enfocados en enfrentar las causas determinantes del cambio climático.

Los indicadores de estas iniciativas serán:

  1. Hidrocarburos fósiles conservados en el subsuelo
  2. Formas de vida basadas en una relación de respeto y diálogo con las naturalezas.
  3. Luchas frente a la minería de carbón y de otro tipo por su impacto en el clima, y por ser altamente consumidoras de combustibles fósiles.
  4. Pasos firmes hacia un debate sobre el tipo de energías que se requiere, para qué, para quién, cuánta y sobre el ejercicio de la soberanía de los pueblos y territorios.
  5. Rechazo a los mecanismos como el mercado de Carbono, REDD+ y otros, ya que son falsas soluciones al cambio climático.
  6. Compromisos claros parala no extracción y emancipación de combustibles fósiles por parte de los pueblos.

¿CÓMO AVANZAR?

Protección de pueblos y territorios:

  • Detener la criminalización de quienes promueven el dejar el petróleo, el gas o el carbón en el subsuelo, y de quienes son activos defensores de las tierras y territorios frente a la extracción de combustibles fósiles.
  • Detener la intervención de corporaciones, de los sistemas de represión de los Estados y la ocupación e invasión de territorios para la extracción de hidrocarburos fósiles en lugares en donde la población local esté en resistencia, áreas designadas como reservas naturales o de alta fragilidad.

Reconocimiento a través del establecimiento de un premio internacional:

  • Para quienes dan pasos firmes para no extraer hidrocarburos de sus tierras y territorios.
  • Para quienes mantengan modelos de soberanía energética y alimentaria no dependientes de los combustibles fósiles y respetuosos de la naturaleza.

Incentivos tales como:

  • Intercambios tecnológicos respetuosos y soberanos.
  • Formas de contribución y apoyo directos, respetando las soberanías, con diálogos de  buena fe y sin traslado de responsabilidades.

Desincentivos tales como:

  • Retiro de subsidios estatales a la industria relacionada con los combustibles fósiles.
  • Retiro de inversiones en acciones, bonos o fondos de inversión vinculados al petróleo (como el divest, en inglés)

 

LLAMADO INTERNACIONAL

¡ES LA HORA DE LOS COMPROMISOS DESDE LOS PUEBLOS!

OILWATCH sostiene que ningún país está realmente listo para soportar un cambio climático catastrófico. Además, las naciones que sufren las peores consecuencias son las que contribuyen menos al calentamiento global, pero a menudo si son las que más toman medidas para frenar el mismo. Creemos que ha llegado el momento para que las Naciones Unidas enfrenten la crisis climática creando, en el seno de la Convención de Cambio Climático, el Anexo 0 como grupo de pueblos o naciones que son reconocidas por sus contribuciones y como un incentivo para que otros se unan a la tarea de dejar en el subsuelo los hidrocarburos fósiles. Basta de hablar de cosas abstractas como emisiones de CO2, hablemos de petróleo, de gas o de carbón y sumémonos a los compromisos del Anexo 0 y hagamos esfuerzos en nuestras organizaciones apoyando estas iniciativas y luchas de resistencia.

¡Demandamos a las Naciones Unidas, a los gobiernos nacionales y

 a las organizaciones y movimientos sociales el reconocimiento, protección y difusión de los compromisos y esfuerzos verdaderos

 que contribuyen certeramente para evitar el desastre climático!

OILWATCH Julio de 2015

[Descargar documento en pdf]