Tag Archives: Corporativas

¡Shell, GDF Suez y Samsung se llevan los Premios Pinocho 2014!

París, el 18 de noviembre 2014 – Después de abrir la votación al público el pasado 9 de octubre, Amigos de la Tierra Francia, en colaboración con Peuples Solidaires – Action Aid Francia y el Centro de Investigación y de Información para el Desarrollo (CRID), han puesto fin al suspenso durante la ceremonia de entrega de los Premios Pinocho esta noche en La Java (París) y anunciaron a los grandes ganadores de la edición 2014: Shell, GDF Suez y Samsung (1).  Este año se registra un nuevo récord de participación: más de 61 000 votos en total, demostrando la creciente indignación de los ciudadanos frente a los enormes impactos sociales y ambientales que causan las actividades de empresas multinacionales.
Ganadores Premios Pinocho 2014
  Shell consigue alzarse con el Premio Pinocho en la categoría “¡Una para todos, todo para mí!” (2) con el 43% de los votos, por la multiplicación de sus proyectos de gas de esquisto en el mundo entero, salvo en Países Bajos, su país de origen, en donde está sometido a moratoria. Mientras que esta multinacional, como otras grandes compañías petroleras, se enorgullece de llevar a cabo sus operaciones respetando “principios ambiciosos”, la realidad constatada en el terreno, principalmente en Argentina y en Ucrania, es muy diferente: ausencia de consulta a las poblaciones, pozos en un área natural protegida y sobre tierras agrícolas, reservorios de aguas tóxicas de perforación al aire libre, opacidad financiera, etc. En la categoría “Más verde que verde” (3), GDF Suez recibe el Premio Pinocho con el 42% de los votos, por sus “obligaciones verdes”. En mayo 2014, este gigante energético francés anunció orgullosamente haber emitido la más importante “obligación verde” nunca antes vista por una empresa privada, recolectando 2.5 mil millones de euros de inversores privados para financiar proyectos energéticos supuestamente limpios. Pero cuando miramos un poco más cerca, ningún criterio social y ambiental claro es asociado a estas obligaciones “verdes”, y la empresa tampoco ha publicado la lista de proyectos financiados. Podría incluso utilizar este dinero para proyectos destructores como grandes represas tales como la de Jirau (Brasil) que GDF Suez ha citado como ejemplo, y por otro lado, esta empresa continúa invirtiendo fuertemente en energías fósiles. Finalmente, con el 40% de los votos, el premio de la categoría “Manos sucias, bolsillos llenos” (4) fue concedido a Samsung, por las condiciones indignas de trabajo en las fábricas que confeccionan sus productos en China: horas de trabajo excesivas, salarios de miseria, trabajo infantil, etc. A pesar de las repetidas investigaciones e interpelaciones de la sociedad civil, y el levantamiento de una queja en Francia, este líder de la industria de alta tecnología insiste en negar las acusaciones. La empresa debería enfrentar la realidad y poner en marcha medidas concretas para mejorar las condiciones de trabajo de sus obreras y obreros chinos, y así poner fin a la violación de sus derechos. Denunciando numerosas violaciones a los derechos de los pueblos y del ambiente, los Premios Pinocho han ganado importancia desde su creación en 2008, y contribuyen a presionar a las empresas para que éstas cambien sus prácticas. La amplitud del evento y su papel en el debate público sobre la Responsabilidad Social y Ambiental de las Empresas (RSEE), este año obligaron al conjunto de empresas nominadas a pronunciarse públicamente sobre los hechos denunciados (5). Juliette Renaud, encargada de la campaña sobre Responsabilidad social y ambiental de las empresas de Amigos de la Tierra Francia comenta: “Hace un año nos felicitábamos de la presentación de una propuesta de ley sobre el deber de vigilancia a las multinacionales, sin embargo, las presiones de los lobbies mantienen al gobierno en la inacción y esta ley continúa sin ser votada, e incluso, sin ser discutida en el Parlamento (6). Oponiéndose con hechos concretos a los lindos discursos de las empresas, los Premios Pinocho muestran que los vacíos jurídicos continúan permitiendo a las empresas actuar en total impunidad tanto en Francia como en el resto del mundo”. Para Fanny Gallois, responsable de campañas de Peuples Solidaires-ActionAid Francia, “Alrededor del mundo, muchas mujeres y hombres se movilizan para hacer valer sus derechos y obtener condiciones de vida y de trabajo dignas. Denunciando los abusos de las multinacionales, los Premios Pinocho hacen eco de sus luchas y hacen un llamado a la responsabilidad de nuestros gobiernos: es tiempo de responsabilizar a las multinacionales por sus impactos negativos”. Segun Pascale Quivy, delegada general del CRID: “Año trás año, son más los ciudadanos de nuestro país y de fuera que votan para los Premios Pinocho. Los decisores políticos y económicos deberían tenerlo en cuenta, los primeros promulgando leyes vinculantes para las empresas en materia de responsabilidad social, ambiental y fiscal. Los segundos, poniendo todo en orden para aplicarlas, tanto en territorio francés como en sus inversiones en el extranjero”. Los Premios Pinocho son organizados en colaboración media con ¡Basta!, el Observatorio de las Multinacionales y la Radio Mundo Real, que han publicado artículos y entrevistas sobre cada uno de los nominados (7). Contactos de prensa: ·    Caroline Prak, Les Amis de la Terre France – 06 86 41 53 43 / 09 72 43 92 65 – caroline.prak@amisdelaterre.org ·    Fanny Gallois, Peuples Solidaires-ActionAid France – 01 48 58 21 85 / 06 19 89 53 07 ·    Pascale Quivy, CRID – 01 44 72 89 76 / 06 15 44 13 44 – p.quivy@crid.asso.fr   Notas: (1) En total, nueve empresas estuvieron nominadas. La descripción de cada uno de los casos en 2014 está disponible aquí. (2) « ¡Una para todos, todo para mí!»: premio otorgado a la empresa que haya conducido la política más agresiva en términos de apropiación, sobreexplotación o destrucción de los recursos naturales. Los otros dos nominados fueron Total y Crédit Agricole. (3) « Más verde que verde »: premio concedido a la empresa que haya llevado la campaña de comunicación más abusiva y engañosa respecto a sus actividades reales. Los otros dos nominados fueron EDF y Pur Projet. (4) « Manos sucias, bolsillos llenos »: premio concedido a la empresa que haya conducido la política más opaca a nivel financiero (corrupción, evasión fiscal, etc.) en términos de cabildeo o en su cadena de suministro. Los otros dos nominados fueron Perenco y Lyon Turin Ferroviaire. (5) EDF, GDF Suez, Total, Lyon Turin Ferroviaire, Crédit Agricole y Pur Projet han respondido directamente a Amigos de la Tierra Francia, mientras que Perenco, Shell y Samsung han reaccionado a través del Business and Human Rights Resource Center. Los intercambios entre las empresas y las organizaciones que soportan los casos están disponibles aquí. (6) Esta propuesta de ley relativa al deber de vigilancia de las casas matrices y de las empresas compradoras, ha sido presentada por cuatro grupos parlamentarios y es apoyada por cinco centrales sindicales. Texto de la propuesta de ley. (7) Estos artículos y entrevistas se encuentran disponibles aquí. Premios Pinocchio

frackingNeuquen_2014-724x1024

Boom de los no convencionales en la provincia de Neuquén

subirfracking En 2011, Argentina –cuya matriz energética depende en un 90% de gas y petróleo- tuvo un histórico déficit en la balanza de pagos energética. Para solucionarlo, el Estado (que expropió parcialmente la mayor petrolera del país: YPF) y las empresas emprendieron un fuerte y veloz avance para valorizar los yacimientos no convencionales de hidrocarburos, cuya extracción se realiza con las técnicas de perforación horizontal y fractura hidráulica o fracking (inyección de millones de litros de agua a gran presión mezclada con toneladas de arenas y químicos). Esta tecnología es mundialmente denunciada por su alto daño ambiental, climático y social. Según el gobierno de EE.UU., las formaciones Vaca Muerta y Los Molles configuran la región con mayor potencial fuera de América del Norte. Hasta el momento, en Neuquén se perforaron más de 400 pozos. Desde 2012 el Estado argentino, a través de YPF, negocia con empresas petroleras trasnacionales la explotación de la Cuenca Neuquina. Estas empresas (Chevron, Total y Shell, entre otras) buscan la maximización de ganancias sin reparar en el costo ambiental o social, como ocurre desde hace décadas en el país. Por otro lado, el gobierno provincial -que detenta desde los ‘60 el Movimiento Popular Neuquino (MPN)-  busca denodadamente aumentar las regalías mientras reprime y enjuicia a quienes protestan. El Estado provincial y el poderoso sindicato petrolero operan en favor de las trasnacionales, que concentran y fugan la mayoría de la riqueza bajo una economía de enclave. Investigación: Observatorio Petrolero Sur. Fuentes: Observatorio de Derechos Humanos de Pueblos Indígenas (ODHPI), Dirección de Áreas Naturales Protegidas de la Provincia de Neuquén y Subsecretaría de Minería e Hidrocarburos de Neuquén, entre otras. Este mapa (se puede bajar e imprimir en hojas tamaño A3)  forma parte del informe “Fracturando Límites” realizado por OPSur y Amigos de la Tierra (Francia, Europa y Holanda) Iconoclasistas

Fracturando los límites

fracturando los límites

[Descargar informe]

El boom de los hidrocarburos no convencionales (HNC) acarreó una modificación geopolítica inusitada del petróleo y el gas. A partir de la experiencia norteamericana, iniciada en la década pasada, diversos países han impulsado medidas en pos de valorizar esta enorme masa de recursos en épocas donde la producción de crudo convencional se ha estancado. La forma en que este boom impacta en Argentina es más que relevante ya que, según la Agencia de Información Energética (EIA) de EE.UU., este país es potencia global en recursos de shale: segundo en gas y cuarto en petróleo. Asimismo, la formación Vaca Muerta está sindicada por la misma agencia como el play de mejor potencial por fuera de Norte América.

Esto ha provocado que en los últimos años majors del sector pongan foco en el norte de la Patagonia. Chevron, Shell, ExxonMobil, Total, Wintershall, Petrobras y otras, han avanzado en diferentes proyectos mientras nuevos anuncios surgen día a día. Los múltiples actores, fuertemente concentrados, han presionado por cambios en el marco jurídico que impactan necesariamente en el bienestar público y de la población local, los trabajadores y el ambiente.

Por otro lado, las crecientes importaciones de combustibles en Argentina por la caída estrepitosa de la producción hidrocarburífera convencional, condujo a la nacionalización parcial de YPF, la mayor petrolera del país. La injerencia del Estado potenció el vuelco sobre los HNC en alianza tecnológica y financiera con transnacionales a fin de perpetuar una matriz energética basada, casi en su totalidad, en combustibles fósiles.

Este avance fue posibilitado por vacíos normativos y falta de capacidad regulatoria del Estado frente a la introducción a escala masiva del paquete tecnológico conocido como fracking, otorgando mayores facilidades a petroleras como Total, Chevron y Shell – empresas sobre la que éste informe se enfocará. En este sentido, el avance de los HNC tuvo un correlato en reformas que restringen la consulta pública y la participación popular. Asimismo, su impulso fue acompañado por violaciones a los derechos colectivos ambientales e indígenas, incluso avanzando en áreas naturales protegidas.

Este movimiento se impone con violencia implícita y explícita que suprimen búsquedas genuinas de alternativas energéticas y autodeterminación de la población. Estos primeros desarrollos en la Argentina reflejan el patrón destructivo y contaminante de la industria al emplear numerosos químicos, muchos de ellos tóxicos, generar grandes cantidades de peligrosa y altamente contaminada agua de retorno (residual) y ocupar importantes extensiones de tierra. Esto tiene un impacto perjudicial sobre poblaciones locales ya que dichas operaciones pueden dañar el ambiente circundante y la salud de las personas, incrementar la competencia por el acceso al agua y la tierra, destruir economías regionales, dañar infraestructura y afectar la cultura local.

Los puntos clave que hemos encontrado a partir de la investigación son los siguientes:

  • El sector hidrocarburífero ha capturado el debate político: a fin de garantizar sus inversiones, las compañías multinacionales han presionado y extorsionado autoridades nacionales y regionales para obtener beneficios que van en contra del bienestar general (incremento de precios y subsidios, reducción de impuestos y renta percibida por el Estado, extensión de los períodos de concesión).
  • Hay perforaciones en áreas naturales protegidas: Total y Shell están usando vacíos legales para perforar en áreas naturales protegidas, donde esta actividad no estaría permitida.
  • Los organismos públicos a cargo de monitorear los HNC cuentan con baja cantidad de empleados y su trabajo se encuentra precarizado. Cuando sus opiniones son contrarias a los proyectos o señalan la baja calidad ambiental de las compañías son amenazados con medidas administrativas. En este sentido, algunas concesiones han sido entregadas a Total en contra de las recomendaciones de los trabajadores de la Dirección de Áreas Naturales Protegidas.
  • Los contratos entre Chevron e YPF (parcialmente pública) son secretos: autoridades regionales y nacionales no tienen un conocimiento acabado y completo del contrato firmado, hecho a medida de Chevron. Este conducirá a la perforación de 1562 pozos y se realizó sin consultar a las comunidades indígenas.
  • La actividad está rodeada bajo procesos secretos: A los informes ambientales realizados por las compañías no pueden ni siquiera acceder los organismos competentes. Las comunidades locales no fueron consultadas previamente a las operaciones ni los crianceros locales han sido compensados por la degradación ambiental directa de sus territorios. Shell y Total, entre otras, han comunicado pobremente las técnicas usadas en la perforación como también los químicos utilizados y la gestión de residuos aplicada.
  • Regulación e información ambiental laxa: Los informes ambientales realizados por las compañías (Total en particular) están llenos de inconsistencias; llegando a mencionar fauna y flora que ni siquiera existe en las concesiones. Los daños ambientales observados y señalados por los organismos públicos nunca fueron remediados por las empresas (Total en particular).
BAJAR MAPA BOOM DE LOS NO CONVENCIONALES EN NEUQUÉN [scribd id=245489982 key=key-Xkp0ZJNrCoYdU3aHmHFn mode=scroll]

DSC_0521-1024x6821

Hidrocarburos: una ley a medida de las corporaciones

DSC_0521

Por Maristella Svampa y Hernán Scandizzo* Como ha sido ampliamente publicitado, Argentina es uno de los países que cuenta con mayor potencial de gas y crudo de esquistos junto a EEUU y China. Desde la sanción de la ley de Soberanía Hidrocarburífera, en mayo de 2012, con la cual el Estado tomó el control del 51% de las acciones de YPF, el gobierno se propuso alcanzar el autoabastecimiento a partir de la explotación masiva de yacimientos no convencionales. El contexto de déficit energético, así como la intensa campaña comunicacional asociando empresa nacional, soberanía energética y defensa de los hidrocarburos no convencionales, facilitaron su instalación y fueron cerrando los caminos a un debate democrático. Con esta decisión no sólo se redujo el problema energético al abastecimiento de hidrocarburos, sino que se desestimaron otras posibilidades, incluso dentro del limitado universo de los combustibles fósiles. No obstante, la imposibilidad de resolver el problema por esta vía ha quedado de manifiesto dos años más tarde. El fracking avanzó en las provincias de Neuquén y Río Negro impulsado principalmente por YPF, no se concretó el anunciado aluvión de inversores ni los niveles de producción resultaron tan promisorios. El proyecto de reforma de la Ley de Hidrocarburos del Ejecutivo suma otras vías: la recuperación terciaria y los yacimientos de la plataforma continental y propone transformar en ley los beneficios entregados al sector empresario a través de decretos nacionales y acuerdos, como el alcanzado entre el Gobierno de Neuquén e YPF para explotar Vaca Muerta asociada con Chevron. Incluso reduce los requisitos: recordemos que el decreto 929 otorga la posibilidad de exportar en 20% de la producción o venderla en el mercado interno a precio internacional y girar las utilidades al exterior a partir del quinto año de iniciado, en proyectos que demandaran una inversión de mil millones de dólares. La reforma actual contempla los mismos beneficios para proyectos de doscientos cincuenta millones de dólares, esto es, la cuarta parte. Además, los proyectos que soliciten concesión de explotación dentro del plazo de 36 meses de entrada en vigencia de la ley, podrán pedir una reducción de hasta el 25% del monto de las regalías durante los 10 años siguientes a la finalización de la etapa piloto. También se eliminan trabas a la concentración oligopólica, que existen y no se aplican… y lo más preocupante: habilita mecanismos para que la concesión de áreas sea a perpetuidad. El proyecto de ley no contempla en absoluto la consulta a los pueblos originarios, tal como establece el convenio 169 de la OIT. Vaca Muerta está lejos de ser un territorio vacío, como es concebido por las autoridades provinciales y nacionales, en ese territorio se asientan más de veinte comunidades mapuches, que hoy reclaman su derecho a ser consultadas. En consecuencia, resulta muy difícil encontrarle aspectos positivos a esta reforma tan importante, que consolida nuevas vías del despojo y el saqueo económico. Al igual que con la soja y la megaminería, nuestro país se perfila como un laboratorio a gran escala en la implementación de una las técnicas de extracción de hidrocarburos más controversiales a nivel global, amparado por un marco regulatorio cada vez más propicio para las inversiones extranjeras. Asimismo, la estigmatización de los sectores ambientalistas, el encapsulamiento en lo local y el silenciamiento de los accidentes (en los últimos cinco meses hubo dos explosiones en pozos de tight gas en Allen; la pérdida de dos pastillas radioactivas en pozos de Neuquén y una grave fuga de gas en un pozo de shale en Loma Campana, el corazón de Vaca Muerta), hace que las voces disidentes tengan cada vez menos espacios dónde expresar sus posturas. Es imposible alcanzar la Soberanía Energética si no se apuesta a una política de Estado, es decir, sostenida en el tiempo y destinando recursos para la diversificación de la matriz energética, que depende en un 90% de combustibles fósiles. Por otra parte, hablar de Soberanía Energética no implica solamente apostar al desarrollo de fuentes alternativas (solar, eólica, mareomotriz, hidráulica), sino también evaluar las escalas de los proyectos, garantizando la participación social en el diseño de los proyectos y de las políticas. En suma, implica un nivel de debate y participación, de consideración de abordajes múltiples, que evidentemente esta nueva ley no sólo no habilita, sino que además, pretende clausurar. *Nota publicada en la edición en papel del diario Clarín
2379

3/09 | La Paz: Seminario ‘Las inversiones chinas en Sudamérica’ (Transmisión on line)

La construcción del puente sobre el río Beni, entre las poblaciones de Rurrenabaque y San Buenaventura, un proyecto impulsado desde el 2006 y en su origen demandado por ambas poblaciones, ha terminado generando el rechazo local por la forma en que se definió su ubicación y sus caminos de acceso. Atravesar la población por medio de su casco viejo y sus estructuras urbanas organizadas para el turismo ecológico y cultural, con los caminos de acceso por encima de sus serranías que proveen agua potable y son vulnerables a los deslizamientos, no es sino apsar por alto los esfuerzos de desarrollo local basados en las potencialidades del territorio, su identidad y los avances en el consenso local. En febrero de 2011, la población de Rurrenabaque, el Comité Impulsor del Puente y FOBOMADE elevaron un reclamo ante el Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación (MICI) del BID, institución financiadora del proyecto. A pesar de lo anterior, a comienzos de Enero culminó el plazo de la primera licitación para adjudicar la construcción del puente, pero las lluvias, inundaciones y desastres en la serranía hicieron que se declarara desierta. La segunda licitación otorgó la construcción a la empresa petrolera china SINOPEC y el contrato fue firmado el 19 de agosto, anunciando que la construcción se iniciaría de inmediato, sin licencia ambiental, sin expropiaciones (el camino de acceso pasa a una cuadra de la plaza principal de Rurrenabaque) y sin consenso alguno. “Para América Latina es crucial atender al papel que juega China en la región. Las presiones externas de los capitales del gigante asiático, están teniendo significativos impactos en buena parte de las economías locales y son determinantes de la viabilidad de los proyectos políticos de transformación”. (Emiliano Terán). La Cátedra Libre Marcelo Quiroga Santa Cruz, la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Mayor de San Andrés y el FOBOMADE han organizado la X versión denominada: El Puente Rurrenabaque San Buenaventura y las inversiones chinas en Sudamérica en la que se presentará el libro: El Puente Rurrenabaque-San Buenaventura. La responsabilidad del BID y del Estado en una obra sin consenso territorial de Silvia Molina El evento cuenta además con la participación de Augusto del Castillo, oriendo de Rurrenabaque y presidente de la Asociación de Residentes y con la participación desde Ecuador  de Omar Bonilla, Investigador de la Red Oilwatch, quien expondrá sobre la presencia china en el negocio del petróleo en el Ecuador y con la participación de Emiliano Terán Mantovani, de Venezuela, con un panorama de las inversioens chinas en Sudamérica. Lugar: Paraninfo Universitario UMSA Fecha Miércoles 3 horas 18:30 Programa -El puente Rurrenabaque San Buenaventura versus el desarrollo local y regional en la Amazonia andina Augusto del Castillo Presidente de la Asociación de Residentes de Rurrenabaque en La Paz.  -El Puente Rurrenabaque-San Buenaventura, el BID y los intereses internacionales en la Amazonia Andina.  Silvia Molina. Investigadora y autora del libro -La Geopolítica Petrolera China en Ecuador y el Área Andina Omar Bonilla Martínez. Investigador Oilwatch. Ecuador  -Los rasgos del Efecto China y sus vínculos con el extractivismo en América Latina  Emiliano Terán Mantovani. Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos CELARG, Venezuela.   Transmisión de la señal en vivo por internet: Canal Youtoube Fobomade Bolivia: https://www.youtube.com/channel/UCyxRnyAWOzjqxMZA1tmRuCA Fobomade

President-Energy-Paraguay1

Paraguay, ¿anuncios nada más?

President Energy ParaguayCampamento de President Energy en la zona del Pilcomayo durante la exploración en los bloques Pirity y Demattei (ABC Color).
Por Observatorio Petrolero Sur “Paraguay no sólo va a ser campeón del mundo en producción de energía hidroeléctrica limpia y renovable, también se va a sumar de aquí a poco, seguramente para abril, mayo, junio del 2013 a los países productores de petróleo”, se entusiasmó el presidente de facto Federico Franco, en referencia al potencial de la cuenca Pirity, en noviembre de 2012. Sin embargo, al día siguiente, la empresa británica President Energy moderó las expectativas del mandatario, y meses más tarde, funcionarios del gobierno que encabeza el empresario Horacio Cartes explicaron que se había hablado de descubrimiento cuando recién habían llegado al lugar las maquinarias para iniciar los trabajos de exploración (E’a, 27/11/2012 y 12/11/2013). Más allá de la alternancia entre el exitismo y la cautela, medios vinculados a la industria alimentan expectativas en torno a la campaña exploratoria que President Energy realiza en los bloques Cruce de Demattei y Pirity, asociada a las estadounidenses Pirity Hidrocarburos y Crescent Global Oil Paraguay SA. Estos pertenecen a la misma cuenca que el yacimiento Palmar Largo, que desde hace varias décadas está en producción en la provincia argentina de Formosa. Por otra parte, el hecho de que cuatro de las cinco cuencas sedimentarias que Paraguay comparte con las repúblicas vecinas, estén en producción al otro lado de la frontera, es tomado como otro indicador ya que “no se tiene razón técnica para que este país carezca de tales recursos” (Paraguay Energy, 06/03/2014). Por otra parte la Agencia de Información Energética de los EE.UU., en su publicación sobre potencial de hidrocarburos en yacimientos de esquitos, publicado en junio de 2013, afirmó que el país poseería la quinta mayor base de recursos recuperables de gas América Latina, estimada en 75 billones de pies cúbicos, específicamente en el complejo de la cuenca Chacoparanaense, que coincide con la mayor parte del país. Mientras que el petróleo de esquistos técnicamente recuperable se ubicaría en la porción paraguaya de la formación Los Monos y alcanzaría los 3,2 millones de barriles (EIA, 2013). Con respecto a las expectativas en los no convencionales, el gerente de la compañía británica Amerisur, John Wardle, sostuvo que “en la cuenca Paraná hay buenas oportunidades, pero es muy profundo (…). En el norte, creemos que la prospectividad principal es no convencional. Pero eso está lejos, en una zona muy seca y para poder fracturar se necesita una gran cantidad de agua y esto podría ser un desafío técnico-comercial. Primero hay que demostrar la factibilidad” (BNAmericas, 2013: 13). Más allá de las complicaciones técnicas, el informe de la consultora BNAmericas sostiene que los primeros desarrollos de la fractura hidráulica podrían demandar tres o cuatro años. Sin embargo, el informe también precisa que dada la cercanía con áreas petroleras del norte argentino, una avanzada no convencional allí podría acelerar el proceso (2013: 13). En tanto, la argentina YPF también se ha interesado en el potencial paraguayo, en 2011 obtuvo el permiso de exploración de Manduvira, área de 15.475km2 localizada al norte de Asunción. Según lo informó la compañía, el objetivo principal es explorar recursos no convencionales (YPF, 2013: 32). Más allá de las expectativas depositadas tanto sobre yacimiento convencionales y no convencionales, hacia 2012, de los 25 bloques concesionados, sólo en 2 se efectuaban actividades exploratorias; mientras que de 21 petroleras asentadas en el país -una de gestión estatal, una nacional y 19 extranjeras-, sólo Primo Cano Martínez, se encontraba en etapa de explotación, con una reducida producción de gas (ABC Color, 13/08/2012). President Energy había asegurado que para 2014 se estarían extrayendo 150.000 barriles de petróleo diarios (La Nación 04/12/2012), sin embargo, a la fecha, no hay certezas de que la mayoría de las empresas hayan superado la etapa de prospección. GOLPE Y DESPUÉS [recuadro] En junio de 2012, tras el golpe de Estado que derrocó al presidente Fernando Lugo, el recién asumido Federico Franco marcó diferencias con su antecesor y se acercó a las empresas trasnacionales: las petroleras Crescent Global Oil y Pirity Hidrocarburos, la semillera Monsanto y la minera Río Tinto, entre otras (E’a, 04/07/2012). Al asumir la presidencia en 2013, Cartes continuó la misma línea: según señala President Energy, su gestión garantiza un clima de negocios favorables a los intereses estadounidenses y europeos (Presidente Energy, 2013). En este sentido cabe destacar que la petrolera británica Amerisur posee la mayor cantidad de áreas concesionadas, concentrando 64 millones de hectáreas. En la cuenca del Pirity recientemente logró tres concesiones -Coronillo, Espartillar y Las Palmas- adyacentes a las operaciones de su connacional President Energy, aunque su actividad allí es mínima. Además, posee las áreas San Pedro (en la cuenca del Paraná) y Curupayty (en la frontera con Bolivia). [Artículo publicado en Fractura Expuesta Nº 3, julio 2014. Descargar revista completa] FUENTES Información de Agencias ofi ciales EIA (2013), World Shale Gas and Shale Oil Resource Assessment. June. Información corporativa BNAmericas (2013); Oil & Gas. Intelligence Series. Paraguay’s quest for oil. Recuperado de: http://member.bnamericas.com/webstore/en/intelligence-series/paraguays-quest-for-oil Paraguay Energy (06/03/2014); Paraguay con excelente clima de inversión en hidrocarburos. Recuperado de http://paraguayenergy.org/paraguay-con-excelente-clima-de-inversion-en-hidrocarburos/ President Energy (2013); The Pre Salt Play of Paraguay. September. Recuperado de http://www.presidentenergyplc.com/assets/downloads/2013%2009%20Latam%20O&G%20Summit_PE%20Pre-Salt%20of%20Paraguay%20V10.pdf YPF (2013); Form 20 F. Annual and transition report of foreing private issuers under sections. Medios de prensa ABC (Antonella Brignardello), 13/08/2012; Explorando el Chaco y la Región Oriental. E’a, 04/07/2012 Nuevo gobierno acelera trámites para que trasnacionales operen en Paraguay. Recuperado de http://ea.com.py/franco-acelera-tramites-para-que-trasnacionales-operen-en-paraguay/ — (27/11/2012); Empresa President Energy desmiente a Federico Franco: no habrá petróleo en mayo ni junio de 2013. Recupeado de http://ea.com.py/empresa-president-energy-desmiente-a-federico-franco-no-habra-petroleo-en-mayo-ni-junio-de-2013/ — (12/11/2013); No hay baño con “petróleo”: Franco mintió sobre hallazgo. Recuperado de http://ea.com.py/no-hay-bano-con-petroleo-franco-mintio-sobre-hallazgo/ La Nación (Argentina), 04/12/2012: Paraguay asegura que tendrá laregión petrolera más rica de Sudamérica.
Marcha por HidroAysen

Chile: Entre la producción y exportación de gas no convencional

El 29 de junio de 2013 el Sindicato de Trabajadores de Enap, la petrolera estatal chilena, hizo un anuncio que calificó como histórico: la fracturación del pozo Retamos ZG-A había resultado exitosa, comprobando la existencia de tigth gas en la Isla de Tierra del Fuego. La extracción de hidrocarburos a partir de la fractura del subsuelo magallánico es uno de los principales objetivos Enap, pero la exploración de no convencionales no se remite sólo a la Isla, sino que se extiende a la Pampa del Tamarugal, en el desierto de Atacama, y a la zona costera, rica en carbón. Por otra parte, la eventual importación de shale gas de países como EE.UU. o Argentina, para alimentar termoeléctricas, es la otra cara de cómo desembarcarían los no convencionales en Chile. Por Felipe Gutiérrez Ríos Periodista. Investigador del Observatorio Petrolero Sur.

Marcha por HidroAysenMovilización por el centro de Santiago contra el Proyecto Hidroaysen (El Ciudadano).
El costo de la energía eléctrica en Chile es el más caro de América Latina, supera el del 60% de los países más ricos del mundo, y el valor del consumo doméstico se ha cuadriplicado desde 1999. El 62% de los insumos energéticos son importados, mientras que en el mercado interno, AES Gener, Colbún y Endesa generan y comercializan el 90% de la electricidad; completando un panorama de generación de energía concentrada, a altos costos, dependiente y contaminante. Hasta la década de 1990 la mayor parte de la generación provenía de centrales hidroeléctricas, distribuidas a lo largo de Chile, mientras que el resto se obtenía de termoeléctricas, principalmente alimentadas a carbón. Las graves sequías que sufrió el país hacia finales de la década, que implicaron racionamientos y cortes de luz, obligaron a poner en marcha un plan de diversificación de la matriz energética. La primera consecuencia de esto fue la firma con Argentina de acuerdos bilaterales que le permitieron importar, a través de la construcción de siete gasoductos, a un precio mucho menor al que pagaba hasta entonces. En pocos años el gas pasó a representar el 25% de las fuentes de generación de electricidad, proyectándose que en 2015 subiría a un 40%. La realidad mostraría que esos cálculos estaban errados. El fuerte aumento del consumo interno de gas en Argentina, tras la crisis de 2001, acompañado por un descenso en los niveles de extracción, gatillaron que a partir de 2004 el vecino país comenzara a restringir el envío de gas, hasta llegar a un corte total en 2007. La crisis encontró a Chile no sólo con una gran dependencia del gas argentino sino con una red de infraestructura que quedó obsoleta. Tras eso el gobierno de Ricardo Lagos licitó dos plantas regasificadoras de GNL, iniciándose en 2009 la importación principalmente desde Guinea Ecuatorial, Trinidad y Tobago y Qatar. Desde entonces el gas ha vuelto a tener una alta importancia en la generación de electricidad, pero a un costo mucho mayor: en 2012 el millón de BTU costaba US$13, mientras que en 2003 se pagaba US$2,5 a Argentina (Jiménez y Albornoz, 2013). En 2011 el 62% de la electricidad se generaba en las 239 centrales térmicas del país, mientras que el 35% provenía de hidráulicas. Durante los últimos años, principalmente desde el sector minero, que consume el 34% de la capacidad instalada, se ha iniciado un fuerte lobby bajo el discurso “o duplicamos la generación [para el año 2020] o no saldremos del subdesarrollo”. Para eso se impulsaron megaproyectos como Hidroaysén, que busca crear 5 hidroeléctricas en la Patagonia chilena. Estos megaproyectos han encontrado una fuerte resistencia de las comunidades locales. En 2011 Hidroaysén provocó una reacción nacional sin precedentes, que marcó la mayor movilización callejera desde el retorno a la democracia (1990), antes de las aún más multitudinarias protestas estudiantiles. A finales de los ‘90, la resistencia contra la construcción de una represa en Alto Bío Bío se convirtió en uno de los principales hitos en la disputa reciente entre el Estado chileno y el Pueblo Mapuche, pero más allá de estos dos conocidos casos, son más de una decena las comunidades locales que se han organizado para impedir proyectos de hidro y termoeléctricas. Dentro de ese contexto, el posible cambio derivado de la extracción de no convencionales plantea, desde círculos empresariales, dos escenarios para Chile: la autoproducción y la posibilidad importar shale gas. FRACTURANDO LA ISLA GRANDE
chile 2Pozo Retamos 1 - laprensaaustral.cl
Tierra del Fuego es una isla de casi 50 mil km2 compartida por Chile y Argentina. Separada del continente por el Estrecho de Magallanes, es una de las porciones de tierra habitada más austral del mundo. En su subsuelo se encuentra la cuenca sedimentaria Austral Magallanes. Según un informe del Instituto Libertad y Desarrollo, el think tank más importante de la derecha chilena, la cuenca completa tiene un potencial de extracción de shale gas de 172 TCF, de los cuales 64 TCF corresponden al lado chileno (Jiménez y Albornoz, 2013)1. Este potencial implicó que Enap dispusiera en 2013 de US$ 100 millones en inversión, su mayor presupuesto en 15 años. A través de los no convencionales la empresa busca recuperar su producción, en constante declinación en la última década. Tras la puesta en producción de Retamos (tight gas), se sumaron dos nuevos pozos, los que en octubre y a través de un colector de 40 km, abastecen a la ciudad de Punta Arenas y la isla de Tierra del Fuego, con cerca de 150.000 m3 diarios de gas (El Dínamo,18/10/13). En febrero Enap informó que en 2014 planea fracturar 19 pozos, 4 de ellos en el continente y los restantes en Tierra del Fuego. El principal objetivo de la estatal es, a mediano plazo, mantener el autoabastecimiento de Punta Arenas, capital de la Región de Magallanes, única zona del país donde la escasa producción de hidrocarburos ha podido sostener un nivel similar al consumo. Por otra parte, en el norte del país empresas juniors están interesadas en explorar la Pampa del Tamarugal en busca de gas de yacimientos no convencionales (Qué Pasa, 04/06/12). Esta zona tiene el plus de la cercanía con las grandes minas, sector que consume el 85% de la energía del Sistema Interconectado del Norte Grande. Otra zona explorada es el Golfo de Arauco, donde se ubican las principales minas de carbón, que hace un siglo constituían la principal fuente de energía del país. El gas asociado a los mantos de carbón ha sido explorado por la empresa Layne, que consideró que económicamente no es rentable la explotación del recurso (Plataforma Urbana, 09/08/09). TROPEZAR DOS VECES CON LA MISMA PIEDRA
chile 3Sindicato de trabajadores de ENAP recorriendo áreas de producción de Neuquén. (S.T. ENAP)
Aunque EEUU aún no ha comenzado a exportar shale, la empresa Cheniere está autorizada a hacerlo desde 2015. En Chile, Cheniere tiene el 50% de la propiedad del Proyecto Octopus, terminal marítimo de GNL que, conectado al Gasoducto del Pacífico, alimentaría la mayor termoeléctrica del país, que se pretende construir cerca de la ciudad de Concepción. El gas que llegaría al terminal, sería shale importado desde EEUU. Por la masiva oposición local el proyecto fue retirado del Sistema de Evaluación Ambiental, aunque podría ser reactivado. En paralelo a la eventual importación desde países lejanos, han surgido voces que consideran que un crecimiento de la producción de gas en países vecinos podría reactivar el suministro. El informe del Instituto Libertad y Desarrollo concluye que es viable “volver a utilizar en el futuro la infraestructura existente en forma de gasoductos para importar gas desde Argentina” (Jiménez y Albornoz, 2013). Otro informe, de estudiantes de Ingeniería de la Universidad Católica, si bien contempla la posibilidad de reactivar los gasoductos concluye que “la aparición de shale gas, hace que aumenten las probabilidades de que Argentina restablezca el consumo, pero su inestabilidad política y económica no aseguran lo anterior” (Salamunic y Dattas, 2011). El fracking aún no ha revuelto las ya convulsas aguas del debate energético en Chile. La noticia de la fractura en los pozos de Tierra del Fuego no ha llegado a una discusión pública y sólo los comités opositores al proyecto Octopus señalaron sus críticas al hecho de importar gas obtenido mediante la cuestionada técnica. En un país donde está viva la discusión sobre el recambio de la matriz energética, empresas como Cheniere y Exxon y lobistas del shale buscan desplazar de la discusión la posibilidad de avanzar hacia fuentes de energías limpias, renovables e independientes, por una nueva aventura de importación de hidrocarburos. En Chile se dice “patear la discusión pa adelante”. [Artículo publicado en Fractura Expuesta Nº 3, julio 2014. Descargar revista completa] NOTAS 1. Cabe aclarar que ese estudio tomó como referencia el informe de la EIA publicado en 2011, sin embargo en junio de 2013 la misma agencia estadounidense redujo el potencial de Chile a 48 TCF. FUENTES – El Dínamo, 18/10/13; Enap confirma producción de gas no convencional para abastecer consumo en Punta Arenas. – Enap (Sala de Prensa), 04/02/2014; Positivos resultados logra ENAP en fractura hidráulica de pozo de gas en Magallanes – Jiménez, S. y Albornoz, F. (2013) La Revolución del Shale Gas en Chile y en el Mundo. Instituto Libertad y Desarrollo. – Plataforma Urbana (Valeria Ibarra), 09/08/09; Ex ministro Ravinet apuesta a la geotermia, la minería y el vino. – Qué pasa (Jéssica Esturillo O.), 04/06/2012; Gas de pica. – Salamunic, L. y Dattas, M. (2011) La revolución del shale gas.

P1010890-copia-1024x6821

Neuquén, el avance no convencional de Shell

P1010890 - copiaFragmento de la investigación presentada en la Asamblea de Accionistas de Shell en La Haya, Holanda. Por OPSur

Radicada en Argentina desde 1914, Shell es una de las empresas hidrocarburíferas con mayor historia en el país. Concentrada principalmente en la refinación y comercialización, controla una de las plantas más importantes, ubicada en el Polo Petroquímico Dock Sud, Buenos Aires, y más de 300 estaciones de servicio dispersas por el país. En los últimos dos años cambió su estrategia empresarial al focalizar su interés también sobre la extracción de hidrocarburos, específicamente la formación shale Vaca Muerta, en la provincia del Neuquén. Si bien contaba con participación en áreas gasíferas del norte del país, con las inversiones realizadas a fines de 2011 sobre la ventana petrolera, Shell espera constituirse como una empresa integrada: con presencia en las etapas de producción, refinación y distribución. Pero este objetivo intenta lograrlo mediante la expansión sobre regiones dedicadas a la producción fruto-vitivinícola y economías campesinas, además áreas protegidas.

La vocación de la compañía sobre el shale en la Argentina forma parte de una estrategia global de asegurar recursos no convencionales (Heinrich Böll Stiftung, 2011). En este sentido, Shell ha iniciado proyectos en EE.UU., Canadá, Sudáfrica, Argelia, Egipto, China, Australia y Ucrania, entre otros. En paralelo, ha financiado centros de investigación, tanto en Europa como en EE.UU., que buscan refutar las críticas a la fractura hidráulica y fundamentar la ‘seguridad’ de esa técnica (Platform, 2013).

En la Argentina, Shell, cuya presencia era prácticamente nula en territorio patagónico, se expandió de manera exponencial a partir de fines de 2011, cuando surgen las primeras noticias sobre el potencial de Vaca Muerta. Desde ese momento ha logrado participaciones en 5 concesiones exploratorias (que totalizan unos 1000 km²) donde, hasta el momento, se han perforado y fracturado 11 pozos. Los buenos resultados obtenidos motivaron que la compañía anunciase que triplicará su inversión en shale en 2014; cifra que asciende a los US$ 500 millones (Bloomberg, 10/12/2013). Shell se convirtió así en un actor central en el yacimiento, pero el destino de esos fondos y la vocación en general de la empresa es una incógnita.

Asimismo, es importante notar que Gas y Petróleo de Neuquén (GyP) es la titular de las nuevas concesiones a las que accedió. La firma de contratos con Shell y otras operadoras, por parte de la empresa petrolera de la provincia, se hace sin información y sin licitación pública, por lo que las condiciones y el alcance de los acuerdos no son reveladas en su totalidad.

Tampoco Shell ha dado a conocer que dos de sus concesiones: Águila Mora y Rincón de las Cenizas, se superponen con áreas protegidas ni que Sierras Blancas, se extiende sobre tierras de uso agrícola, sin respetar a los productores tradicionales de la zona.

Sierras Blancas: Avance en tierras de vinos, frutas y ganado

Las áreas Cruz de Lorena y Sierras Blancas son vecinas de Loma Campana, bloque sobre el que se materializa el acuerdo YPF-Chevron y es presentado como el de mayor riqueza petrolera en el yacimiento. Sierras Blancas cuenta con mayor actividad (4 pozos fracturados hasta el momento) y afecta directamente al Municipio de San Patricio del Chañar, un sitio de avanzada para la industria hidrocarburífera. Según relata en su página web, el municipio se originó a fines de la década del ’60 en base a la actividad agrícola luego de la concreción de obras que permitieron poner sus tierras bajo riego, con bombeo desde el río Neuquén. En la actualidad prevalece la vitivinicultura y fruticultura. Pero estas actividades deberán dejar paso a la hidrocarburífera. En este sentido, la transformación que implica el cambio de vocación productiva hacia los hidrocarburos no convencionales (HNC) ha sido encarada por Shell al promocionar y financiar cursos de capacitación a través de su programa de Responsabilidad Social Empresaria. En ese marco, en convenio con el Municipio, desde 2013 se realiza un seminario para mejorar la empleabilidad en la industria petrolera de los residentes de la zona (La Mañana Neuquén, 17/12/2013).

Si bien Shell reconoce la preexistencia del sector vitivinícola, constituido por importantes empresarios locales, este reconocimiento no parece encontrar correlato en la relación con otros actores con actividades productivas preexistentes, como los puesteros criollos. En entrevistas realizadas con familias que tradicionalmente han hecho uso de la estepa para la cría de ganado menor, se ha denunciado la imposición y avance sin consideración ni consulta sobre sus campos. Uno de ellos, Ceferino Flores, cuya casa está levantada no muy lejos de los pozos, enumeró algunos de los problemas cotidianos que padece desde la llegada de Shell. “Nos abrieron varias picadas, el campo se tornó incontrolable, no sabemos quién entra y quién sale. De más de 5000 animales que teníamos cuando estaba mi papá en vida [hace unos años] pasamos a tener solamente 260 en actualidad”. Shell no desconoce la presencia de la familia, menciona su ubicación y actividad económica en los Informes Ambientales. Sin embargo, no establece ningún tipo de relación, compensación o mitigación por los daños producidos por la empresa. Al instalarse la industria se produce un proceso de desmonte por la ampliación de caminos, locaciones e infraestructura asociada (ductos, venteo, etc.). Esto aumenta la circulación de personas y polvo en suspensión, secando el monte aledaño y reduciendo la pastura disponible. En el caso concreto de los Flores, además se construyó una pileta para almacenar agua dulce provista por un tendido desde los acueductos de San Patricio del Chañar, antes utilizados para riego.

Según los Flores, a los desmontes hay que sumar las falencias operativas que se producen con el filtrado de la pileta hacia el suelo, el vertido de líquidos (desconocen su contenido) en los caminos por parte de los camiones cisterna al salir de los pozos y las visibles manchas hidrocarburos en las locaciones. Si bien manifiesta una voluntad de negociar un acuerdo con Shell, marca la falta de diálogo que se ha dado con la empresa y los pocos beneficios obtenidos frente a las necesidades básicas insatisfechas, como es el acceso al agua segura y electricidad, principalmente; aun cuando la empresa ha desplegado esos servicios por las cercanías de su casa.

Las conversaciones entre puesteros y Shell se realizan sin intervención del Estado. Los pobladores sostienen que ningún funcionario se hizo presente en el área. Los expedientes sobre los primeros pozos confirman estos dichos al evidenciar una sola recorrida de los inspectores de la Subsecretaría de Ambiente por el área durante todo el proceso.

La producción de vides y frutas de San Patricio del Chañar se desarrolló en el marco de una estrategia de diversificación productiva de la provincia. Por otro lado, el avance sobre regiones de economía de subsistencia compromete la soberanía alimentaria y la posibilidad de los pobladores de mantener sus fuentes de sustento. Si bien la empresa capacita para ingresar en la industria, esto se hace en función de sus necesidades y, teniendo en cuenta la escasa capacidad de la actividad para absorber mano de obra, la inserción de los pobladores a la industria será poco probable.

Informe ambiental, imprecisiones y errores

La imposición y arbitrariedad de Shell también se manifiesta a la hora de cumplir el marco regulatorio vigente. El Informe Ambiental (IA) presentado en enero de 2012(1) para el primer pozo del área Sierras Blancas sirve de ejemplo para analizar tanto el manejo empresarial como la poca fiscalización gubernamental. El documento ha sido dividido en dos etapas: perforación y fractura. Como informa el abogado especialista en derecho ambiental Juan Fittipaldi, esta práctica va en contra de lo estipulado por el marco jurídico vigente (artículo 12º de la ley General del Ambiente Nº 25.675), ya que los Informes únicamente podrán ser aprobados o rechazados en su totalidad (Río Negro, 5/01/2013). Más allá de la cuestión legal, ésta metodología agudiza el recurrente problema de visión parcializada, al desestimar una evaluación global, ya que se sostiene sobre modificaciones permanentes al plan original que, como veremos, se evidencia en los múltiples cambios e información contradictoria de la etapa de fractura.

Con respecto al IA, las observaciones de la Subsecretaría de Ambiente y la Dirección provincial de Recursos Hídricos apuntan a falta de documentación básica para desarrollar el proyecto. Entre las críticas de los órganos de control se destacan imprecisiones sobre la distribución y ubicación de instalaciones, lugar de origen de áridos y agua, metodología de gestión de residuos, datos sobre el pozo sumidero, falta de autorizaciones municipales y, relacionado a la fractura hidráulica, el volumen y forma de disponer el agua de retorno como también la falta de las hojas de seguridad de los productos químicos.

Shell, al responder, desestimó aportar mayores precisiones en muchos de los puntos señalados y reiteró lo ya dicho, a lo que la autoridad de aplicación accedió sin reparos. El ajuste a los requerimientos y normativa vigente tampoco se plasmó en el segundo pozo, presentado varios meses después de los señalamientos de la autoridad de aplicación.

Aún más, el grado de docilidad y permeabilidad del ámbito público a Shell queda al descubierto con estos pequeños ejemplos. Por un lado, contrario a toda legislación vigente, Shell notificó la realización de obras luego de concretarlas. Sin embargo, la Subsecretaría de Ambiente aprueba los nuevos planes y aclara que “para futuras presentaciones se solicita se adjunten las modificaciones antes de la realización de las tareas” (Ministerio de Energía, Ambiente y Servicios Públicos, 2012: 34). Por otro, las dimensiones de la pileta para almacenar agua son distintas entre el Informe Ambiental presentado por Shell, en agosto 2012, y las registradas por la Subsecretaría de Ambiente en el Acta de Inspección de octubre del mismo año. Esta diferencia no es notada por la autoridad de aplicación y ninguna medida fue tomada en consecuencia.

Fractura hidráulica, muchos métodos, un fin

Con respecto a la fractura hidráulica, el IA del primer pozo en Sierras Blancas establece que la formación Vaca Muerta será perforada horizontalmente, pero no ofrece precisiones acabadas ni completas e, incluso, incurre en contradicciones. Sobre el agua dice que “se utilizará una empresa de servicios para bombear los trabajos de la fractura, los cuales normalmente utilizan alrededor de 3000 m3 de agua” por fractura (folio 22). Dos páginas después, en el folio 24, se lee que “la cantidad de agua a utilizar es de aproximadamente 4000 m3” por fractura, es decir un millón de litros más que lo señalado unos párrafos antes. Estas imprecisiones son acompañadas por omisiones. El informe realizado por la Dirección de Evaluación Ambiental de la Actividad Hidrocarburífera, adjunto en el expediente del primer pozo, le solicita a Shell, como uno de los requisitos de aprobación del IA, la hoja de seguridad de los productos utilizados para la fractura (30/03/2012). En respuesta a esa solicitud, la empresa aduce que “los productos a utilizar dependen del tipo de agua a utilizar para la fractura. Dicha calidad de agua no está aún definida, y los detalles serán presentados como adenda a este expediente previo al inicio de la etapa de fractura” (O&G Developments, 07/06/2012). En este sentido, Shell aclara que “las especificaciones técnicas de los equipos y las herramientas a utilizar dependerán del contratista de perforación finalmente seleccionado” (folio 20), por lo que se desentiende sobre ese asunto si bien es el operador del área.

Misma práctica se evidencia con respecto al agua de retorno o flowback. La Dirección de Recursos Hídricos subraya que “no se aclara la ubicación del pozo sumidero ni si se cuenta con la autorización correspondiente y no corresponde con lo declarado en reuniones previas donde se indica que los efluentes serán derivados a piletas de evaporación”. En su respuesta, Shell señala como respuesta que “en una primera etapa, el agua de retorno (flowback) no se dispondrá en pozo sumidero. La misma será retirada del área, transportada, tratada y dispuesta por empresas habilitadas. Las empresas que se convocarán para realizar este servicio son: Idarsa, Comarsa y Transecológica. Se estima un volumen de agua de retorno de entre el 15% y el 40% del agua utilizada para la etapa de fractura hidráulica. Detalles más específicos de dicha etapa, como también de la etapa de testing y producción, serán presentados como adenda a este expediente previo al inicio de dichas etapa” (O&G Developments 07/06/2012). En este sentido, esquiva nuevamente dar detalles sobre, entre otras cosas, las cantidades y productos químicos a utilizar.

Pero las confusiones continúan. En la adenda del segundo pozo, en vista de los señalamientos de la autoridad de aplicación, se incluye un ‘plan de manejo de residuos’, elaborado por Schlumberger, que da detalles distintos sobre el proceso de fractura hidráulica y flowback. Mientras la primera parte, Plan de Manejo de Residuos, alcanza a las áreas Sierras Blancas y Águila Mora, en la segunda, Tratamiento del Agua de Flujo de Retorno, esto se extiende también al área Cruz de Lorena; por lo que no queda claro qué se pretende abordar ni para qué se informa este tipo de planes. En este segundo capítulo, se especifica que se utilizarán 6 millones y medio de litros de agua dulce por pozo (con cinco fracturas) y habrá un retorno del 30% (casi dos millones de litros). A partir de los resultados de los primeros pozos, el objetivo será la reutilización (para nuevas fracturas) del agua de retorno a partir de un sistema de filtrado en la misma área (no se especifica) y aquello que no pueda ser recuperado, alojado temporariamente en “tanques auxiliares abiertos”, y luego inyectado en pozo sumidero (no se detalla). Sin embargo, los procedimientos son contradictorios entre sí: hojas antes establece que “si la compañía decide no reutilizar el agua de retorno de fractura, Transporte Peduzzi puede transportarla a Comarsa para su tratamiento y disposición final” (foja: 30). Por último, menciona que a la pileta instalada en Sierras Blancas se le aplicará un biocida (no se especifica cuál ni en qué volúmenes) a fin de homogeneizar y evitar el crecimiento biológico.

También en Auca Mahuida

Al igual que la francesa Total, las perforaciones de no convencionales de Shell comprometen el Área Natural Protegida Auca Mahuida. A la fecha, la compañía ha perforado tres pozos no convencionales en el área Águila Mora, mientras otras tres locaciones se encuentran en proceso de construcción. Un avance que se produce sobre una región que no contaba con antecedentes de actividad hidrocarburífera. Los pozos se encuentran en las inmediaciones de los límites actuales del Área Natural Protegida pero, de aprobarse el Plan General de Manejo, quedarían en su interior e, incluso, el primero, sobre ‘zona intangible’. Ésta región es la más importante en términos de conservación de acuerdo a la zonificación establecida en el Plan de Manejo que, si bien nunca fue aprobado, los trabajadores Dirección de Áreas Naturales Protegidas toman como su reglamento.

Notas: 1.- Las menciones al Informe Ambiental del primer pozo realizado por la subsidiaria de Shell en Sierras Blancas, los comentarios y cuestionamientos oficiales, y las adendas o respuestas de la compañía fueron recuperados de: Provincia de Neuquén. Subsecretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible (2012). Expediente N⁰ 5390-000085-12 (Pozo O&G.Nq.SB.x-1001h – Yacimiento Sierras Blancas).   Fuentes: Bloomberg (Pablo González y Daniel Cancel), 10/12/2013: Shell to Triple Argentine Shale Spending as Winds Change. Heinrich Böll Stiftung et al. (2011). Marginal Oil. What is driving oil companies dirtier and deeper? La Mañana Neuquén, 17/12/2013: El CEO de Shell se reunió con Sapag. Platform (2013). Shell. Global mega-frackers. Provincia de Neuquén. Subsecretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible (2012). Expediente N⁰ 5390-000085-12 (Pozo O&G.Nq.SB.x-1001h – Yacimiento Sierras Blancas). Río Negro (Juan Fittipaldi), 05/01/2013: Auca Mahuida, un retroceso de 16 años.

Auca-Mahuida2

París: Denuncian el accionar de la petrolera Total en un área protegida de Neuquén

Auca Mahuida La compañía francesa Total participa en once áreas hidrocarburíferas en Neuquén, en seis de las cuales es operadora, que representan el 6% del territorio provincial o 26 veces la superficie de la ciudad de Buenos Aires. Esta petrolera, que es la principal productora de gas de Argentina, avanza con proyectos de extracción de hidrocarburos de la formación de esquistos Vaca Muerta, perforando incluso dentro del Área Natural Protegida Auca Mahuida. Esa información se desprende del informe «Desafiando los límites. La fiebre de los hidrocarburos no convencionales en la Patagonia argentina» realizado por Amigos de la Tierra Francia, Países Bajos y Europa, y el Observatorio Petrolero Sur (OPSur). Durante la gira de presentación del trabajo en diferentes ciudades europeas, representantes de las organizaciones argentinas Multisectorial contra la Fractura Hidráulica de Neuquén y el OPSur participarán en la Asamblea de Accionistas de Total para denunciar cómo ésta compañía avanza en la región con la cuestionada técnica del fracking, que está prohibida en Francia. Por OPSur.- Juliette Renaud, de Amigos de la Tierra Francia, sostiene que “la explotación de hidrocarburos no convencionales en Argentina ilustra tristemente el doble estándar que existe. La ley francesa prohíbe el uso de la fractura hidráulica para proteger a la salud de las poblaciones y del ambiente, pero el gobierno francés no hizo nada para frenar el desarrollo del shale gas fuera de nuestras fronteras. Debe actuar inmediatamente: por un lado reconocer la responsabilidad legal que las trasnacionales tienen sobre las actividades que sus subsidiarias (1) y contratistas desarrollan en el exterior, y por otro lado tomar medidas concretas para salir de nuestra dependencia a las energías fósiles”. La voracidad de Total es tal que ya realizó un pozo de fracking dentro del Área Natural Protegida Auca Mahuida, poniendo en riesgo su excepcional biodiversidad. Entre las irregularidades constatadas en este caso sobresale que la Secretaría de Ambiente de la provincia permitió la realización del pozo antes de que la Dirección de Área Naturales Protegidas diera su aprobación, como lo establece la ley. Además las autoridades provinciales sancionaron a los técnicos de la Dirección de Áreas Protegidas que cuestionaron los informes ambientales presentados por la petrolera. Al respecto Carolina García, trabajadora del área protegida y miembro de la Multisectorial, sostuvo: “Nos opusimos al otorgamiento de la concesión a Total en el área protegida Auca Mahuida, pero el gobierno pasó por alto nuestro dictamen técnico. El pozo en el área Pampa las Yeguas y las infraestructuras asociadas amenazan la biodiversidad de esta reserva”. Los activistas argentinos también denunciarán la política llevada adelante por los estados nacional y neuquino que, mediante el decreto presidencial 929/13 –cuestionado incluso en ámbitos judiciales- y reformas jurídicas provinciales otorgaron amplios beneficios a las empresas petroleras: como prórroga automática de concesiones y extensión de los plazos, exenciones fiscales, aumento del precio de venta del gas, liquidación de las divisas en el exterior, supresión de audiencias públicas ambientales, etc. Asimismo, la próxima semana participarán de la asamblea de accionistas de la petrolera Shell, donde explicarán la cuestionada manera en que esa empresa ha avanzado en la exploración de hidrocarburos no convencionales en Neuquén. Como se destaca en un reciente comunicado de Amigos de la Tierra Francia, la Patagonia argentina se convirtió en el nuevo objetivo de las trasnacionales petroleras que se disputan la nueva «joya» de la industria: la formación de shale Vaca Muerta. Ésta, en una superficie de 30.000 km2, contendría inmensos recursos potencialmente explotables que posicionan a Argentina entre los principales reservorios de hidrocarburos no convencionales. Sin embargo, esta avanzada se encuentra con la resistencia de los pobladores locales y las organizaciones indígenas, sociales y políticas que pretenden otro tipo de desarrollo. Diego di Risio del Observatorio Petrolero Sur y co-autor del informe, afirmó en medios franceses que “las compañías petroleras avanzan muy rápido, sin que las poblaciones locales hayan sido nunca consultadas ni informadas”. Y advirtió que el desarrollo de los hidrocarburos no convencionales se realiza en territorios de comunidades mapuche y de familias campesinas. “Las empresas actúan con total impunidad porque hay una ausencia de control de parte de los gobiernos nacional y provincial, quienes, al contrario, sacaron la alfombra roja para atraer esas nuevas inversiones!”, resaltó. El informe «Desafiando los límites – la fiebre de los hidrocarburos no convencionales en Patagonia argentina» está disponible en francés aquí. Fue escrito en base a un trabajo de campo y de investigación del Observatorio Petrolero Sur y de Amigos de la Tierra Francia. La versión corta presenta el caso de Total. Amigos de la Tierra Francia también produjo un documental, Fracking Patagonia. Más información: www.frackingpatagonia.com Notas 1. Un proyecto de ley fue presentado por diputados franceses en noviembre de 2013, pero sigue esperando ser tratado: http://www.assemblee-nationale.fr/14/propositions/pion1524.asp Fuente: Amigos de la Tierra