Archivo de la etiqueta: No Convencionales

Basureros petroleros: Otra consecuencia del fracking

Esta planta de 34 hectáreas está ubicada alrededor de barrios populares de la ciudad de Neuquén. Piletones olímpicos a cielo abierto de lodos de perforación, tierras contaminadas, agua de retorno, desechos químicos provenientes de la actividad petrolera son parte de la contaminación que afecta a las familias vecinas.

Desde 2012, en la era del fracking, el basurero multiplicó más de cuatro veces su tamaño. Los gases de sus hornos llegan a la ciudad y quedan en el aire. La lucha de la población logró que el gobierno decrete el traslado de COMARSA a más de 8 km de centros urbanos y 5 km de zonas productivas. Ahora vecinos y vecinas esperan que se complete el traslado, el cierre definitivo y la remediación de los daños producidos.

Otra energía es posible. Digamos no al fracking.


29-03 | EJES en Rosario en el marco del Break Free

En el marco del Break Free 2017, EJES – Enlace por la Justicia Energética y Socioambiental – presenta sus informes:  “Transferencias al sector hidrocarburífero en Argentina” y “Externalidades del Megaproyecto Vaca Muerta”.

 

Este miércoles 29 de marzo a las 17.30 horas : Vaca Muerta: Vaca Muerta: Poner el fracking en debate como salida a la crisis energética.

Exposiciones:

Escenarios energéticos y tendencias: Pablo Bertinat (EJES – Taller Ecologista)

Vaca Muerta como Megaproyecto: Fernando Cabrera (EJES – OPSUR)

Subsidios y transferencias al sector hidrocarburífero: Gustavo García  (EJES – Taller Ecologista)

Las cláusulas secretas del contrato YPF-Chevron: Rubén Giustiniani (Diputado provincial)

Los y las esperamos en la Facultad de Ciencias Políticas – Ciudad Universitaria – Riobamba 250 bis – Ciudad de Rosario. Miércoles 29 de marzo – 17.30 horas.

 


Fracturando el futuro energético de Chile

Ver/Descargar el Informe

Fracking Chilensis: Fracturando el futuro energético del país

Por: Cristián Opaso, periodista de Fundación Térram.-

En junio de 2014 la prensa destacaba, con indisimulado orgullo, que en un elegante hotel de Texas se había reunido un grupo de ejecutivos a cargo de empresas eléctricas chilenas –y de sus reguladores del gobierno-con los máximos representantes de las mayores petroleras del mundo, con el fin de “explorar opciones comerciales en torno al gas natural no convencional”.

El viaje, en realidad, más que de exploración era de concreción, ya que desde que se creara en 2011 el Consejo de Energía Chile-Estados Unidos, como respuesta a una decisión política de los Presidentes Piñera y Obama, el gobierno norteamericano y sus empresas comenzaron un multifacético esfuerzo para llevar a cabo una serie de iniciativas, entre las cuales, se recomendaba explícitamente “difundir y promover las ventajas que trae para Chile acceder al shale gas de Estados Unidos y sus posibilidades de utilización en el mercado energético local.”

En el 2014 los influyentes coterráneos visitaron el terminal de licuefacción de Sabine Pass -propiedad de Cheniere- y las instalaciones de la productora de shale gas SouthWestern Energy, en Little Rock, Arkansas, el cual es obtenido mediante la técnica de fracking, o fracturación hidráulica.

Esta técnica evolucionó desde la extracción convencional de petróleo al fracking, debido al surgimiento de recursos no convencionales de gas y petróleo shale gas y tight gas, entre otros. Lo que ha provocado un fuertísimo cuestionamiento a nivel mundial, por sus impactos ambientales, llegando a prohibirse en una cantidad, cada vez mayor de condados y territorios locales, además de otros países.

El informe elaborado, a petición del Congreso de los Estados Unidos, entrega “Evidencia científica de que, bajo ciertas circunstancias, las actividades de fracturación hidráulica o fracking, para extraer hidrocarburos no convencionales, pueden impactar en el recurso agua potable”. Tras la revisión de 1.200 estudios científicos y otros propios, la Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency, EPA) analizó las diversas etapas del proceso de extracción de shale gas donde se usa agua, es decir revisó el ciclo del agua utilizada en fracking, desde la adquisición, pasando por la mezcla de esta con químicos a su inyección en los pozos, hasta la recolección de agua que se devuelve y su posterior tratamiento. Identificando casos de impacto en “cada paso del ciclo de agua”.

El chorro de agua, mezclada con arena y docenas de químicos (varios de ellos de alta toxicidad), se inyectan a presión en pozos petroleros o de gas, para así destruir las secciones del subsuelo, para luego recoger el hidrocarburo que sale a la superficie y recuperar también el cocktail tóxico que logra volver, esto puede resultar altamente contaminante, especialmente en las napas de agua.

Y esto no lo dicen sólo ambientalistas, el 13 de diciembre de 2016 la prestigiosa Agencia EPA hizo público su estudio sobre los impactos de la técnica de fracking sobre el agua potable. Los cuales van desde “cambios temporales en la calidad del agua, hasta contaminación, que provocó que pozos de agua de particulares quedaran totalmente inutilizables”.

Es por estos impactos ambientales que esta técnica ha sido prohibida en Alemania, Francia, Bulgaria y Escocia y en muchas localidades de los Estados Unidos, como Nueva York y Maryland, entre otras. Llegó incluso a prohibirse en Denton, Texas, considerada la cuna del fracking, aunque luego la medida fue revertida por dicho estado.

Uno se podría preguntar, porque el gobierno chileno antes de tomar decisiones no estudia con detención el informe de la EPA, y sólo escucha la opinión de las empresas norteamericanas, como las involucradas en el Consejo de Energía Chile-Estados Unidos, que tienen claros intereses creados.

Para ser justos, habría que decir que en Chile hay funcionarios públicos que han levantado la voz, o por lo menos han entregado una opinión escrita, es el caso del Dr. Oscar Vargas, de la Secretaría Regional Ministerial de Salud de Magallanes y Antártica Chilena, quien a propósito del proyecto “Fracturación Hidráulica en 24 pozos de Hidrocarburos; Bloque Arenal” le indicara en un oficio a Karina Bastidas Torlaschi, Directora del Servicio de Evaluación Ambiental de la región que “Gran cantidad de productos químicos que se utilizan en el proyecto tienen cualidades carcinogénicas, la mayoría no son 100% biodegradables y otros simplemente no se degradan, lo que resulta un riesgo potenciar de contaminación tanto de suelo, subsuelo y aire, por ende los acuíferos involucrados en la perforación de cada uno de los pozos, condición que no se expresa con claridad en la DIA”.

A pesar de estas prevenciones, muchos proyectos han sido aprobados en los últimos dos años por el Servicio de Evaluación Ambiental, vía declaración de impacto ambiental (DIA) es decir sin participación ciudadana. Especialmente en el extremo sur de Chile, Tierra del Fuego y la ribera norte del Estrecho de Magallanes, lo que ha significado un fuerte crecimiento de la técnica, que comenzó a ser probada en el año 2012 y que en 2014 ya contaba con 8 proyectos, lo cual se tradujo en un total de 71 pozos, a fines de 2016, los proyectos que mencionaban explícitamente fracturación hidráulica habían subido a 20, esta vez con un total de, al menos, 145 pozos.

Geopark Fell SpA estaría utilizando la técnica subrepticiamente, de hecho el primero de junio de 2016 se dio inicio oficialmente a un proceso sancionatorio por parte de la Superintendencia del Medio Ambiente, en contra de la empresa “titular de proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos ubicados en la comuna de San Gregorio, en el marco de un Contrato Especial de Operación Petrolera (CEOP) suscrito entre la empresa y el Estado de Chile”. Entre las varias infracciones, se detectó “el desarrollo de actividades de fracturación hidráulica en diferentes pozos, sin contar con una Resolución de Calificación Ambiental (RCA), exigida por ley para este tipo de actividades.”

Además de los gravísimos impactos ambientales, el fracking hipoteca el futuro energético de nuestro país, ya que sigue desarrollando fuentes energéticas basadas en combustibles fósiles, desechando la implementación de energías renovables, que estos últimos años han demostrado mayores índices de factibilidad económica, especialmente en el norte de nuestro país.

Descargar el Informe

Térram


Boletín Nº7 EJES – Enlace por la Justicia Energética y Socioambiental

>> Fracking y mujeres: entrevista a Graciela Alonso de la Colectiva Feminista La Revuelta>> En Neuquén pretenden dar marcha atrás con las ordenanzas que prohíben el fracking>> Análisis de la disparidad entre provincias en el aumento del gas>> Incertidumbres de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU>> Extracción en Loma Campana y la caída de la perforación shale>>

Boletín EJES Nº 7  – Marzo 2017 —

Con este séptimo boletín damos inicio al envío mensual de 2017. Con la certeza del acelerado ritmo de este año, esperamos que las producciones presentadas sirvan para continuar contemplando a la energía como una arista fundamental de todo el debate político nacional.

Ver Boletín EJES Nro 7 – marzo 2017

Consultar boletines anteriores

Suscribirse al boletín

Vaca Muerta


Serie de videominutos “Alternativas para la Soberanía energética”

El 24 de noviembre realizamos el encuentro Alternativas para la Soberanía Energética.  Qué energía y para quién en el Centro Cultural de la Cooperación, en Buenos Aires. Esta iniciativa de encontrarnos con organizaciones sociales, sindicales, ecologistas y de izquierda; de generar condiciones para escucharnos y debatir, surge ante la necesidad de articular alternativas a la matriz fósil vigente, de iniciar una transición hacia un sistema energético limpio y renovable desde una perspectiva democrática, participativa, justa y socioambientalmente sustentable. Compartimos los videominutos de esas jornadas.

“Generar conciencia para que no seamos marionetas de las exigencias de las empresas”
“Saber de qué se trata para poder dar una respuesta desde el campo popular”
“Energía participativa y limpia para generar una vida digna”
 
“El acceso a la energía es un derecho indispensable”.
“Control obrero las fuentes alternativas y control popular de las cuestiones ambientales”
“Hay que democratizar la propiedad de las fuentes energéticas”


La ‘crisis del Senguer’, o un modelo que lo está secando

Vecinos liberan al río del terraplen que desviaba su curso hacia un campo.

Por Hernán Scandizzo

A mediados de la década de 1960 se puso en funcionamiento el primer acueducto con captaciones en el lago Músters para abastecer, desde Sarmiento, a las ciudades chubutenses de Comodoro Rivadavia y Rada Tilly, y más tarde fue extendido hasta la santacruceña Caleta Olivia. En 1999 entró en servicio un nuevo acueducto, el Jorge Carstens, para satisfacer la demanda ante el crecimiento demográfico de las ciudades costeras, pero resultó insuficiente a una década de su puesta en funcionamiento. Entonces se proyectó otro más, que aún no ha sido terminado. Sin embargo, hoy el problema va más allá de la capacidad de transporte y del estado de conservación de las cañerías, la cuenca hídrica sufrió una considerable reducción del caudal, al punto que el lago Colhué Huapi despareció, el Musters bajó su nivel y el río Senguer se desangra a medida que se aleja de su nacimiento en el cordillerano lago Fontana. ¿El motivo, los motivos…? Cada vez que surgen problemas de este tipo se disparan acusaciones en todas direcciones. Quienes sostienen que los sarmientinos la derrochan en actividades agropecuarias de escaso impacto económico, quienes aseguran que son los comodorenses los que la dilapidan, también quienes señalan a las petroleras, quienes afirman que buena parte del caudal se pierde por falta de mantenimiento de los acueductos y de la red que llega a los hogares, quienes acusan al cambio climático por las escasas lluvias y nevadas en la cordillera, quienes dicen que la merma es cíclica, quienes a apuntan a las estancias que río arriba se sirven del río y sus afluentes, quienes combinan dos o más variables. ¿Y qué dice la cuenca del Senguer?

“Un equilibrio muy finito”

“El año pasado no pudimos hacer el tercer corte de alfalfa porque no se pudo regar y tuve que sacar mis vacas porque no tenían pasto”, cuenta Roxana Bermúdez, productora agropecuaria, quien junto a su marido, el veterinario Oscar Jensen, a mediados de la década de 1980 y durante diez años publicó el quincenario Nuestro Sur. “Las chacras de Sarmiento se van a perder, va a dejar de ser un valle, con gran tristeza lo digo. Hoy se le echa la culpa al ganadero y al que está derrochando, pero no se ve todo el conjunto. Ya vimos desaparecer el lago Colhue Huapi, el río Chico… y llevamos 120 años”, afirma, y destaca el tiempo transcurrido desde el establecimiento de las primeras familias que dieron origen a la localidad.

“El tema principal de Nuestro Sur fue el agua”, se suma Jensen. En una de las primeras tapas del quincenario plantearon la inquietud de si Sarmiento iba a pasar a ser ‘la ciudad del lago’, en lugar de ‘ciudad de los lagos’, como se la conoce. Ya se manifestaban los síntomas de que algo no andaba bien en la cuenca. “Lo escribimos hace 30 años, no por invento nuestro, nos los dijo un sarmientino en el andar diario. Indudablemente estos sistemas hídricos están en un equilibrio muy finito, entra a vivir el hombre, y si a eso le sumamos el cambio climático, el resultado es esto. No hay duda de que hay un mal uso del agua, y quizás por todos, el usuario agrícola, el ganadero, el industrial y el uso doméstico. Y no hemos sabido encontrar los caminos para corregirlo”, subraya.

Movilización en Sarmiento en defensa de la Cuenca del Senguer (Autoconvocados por la cuenca del Senguer).

En los años de incursiones periodísticas los editores del quincenario organizaban visitas al lago Colhue Huapi con alumnos de las escuelas secundarias. En esa época los chicos y los adultos que participaban se sorprendían cuando un productor de apellido Martínez les contaba que en el río Chico, que nacía del lago, se había ahogado un pariente suyo. Es que aunque en algunos mapas siga apareciendo, el río, el lugar de la tragedia, en aquel entonces ya se había convertido en un arenal. Con ese ejemplo intentaban advertir la magnitud de lo que estaba sucediendo.

“El desarraigo que hay con el lago”

“Quieren que nos peleemos entre nosotros, de quién es culpa. Esto hay que solucionarlo para todos”, afirma Bemúdez. “Porque si no es como que Sarmiento tiene la culpa, el valle tiene la culpa, no se mira aguas arriba. Nosotros vivimos en Alto Río Senguer en el año ’83, ’84, había algunas ovejas, hoy lo que hay de vacas y los canales que se han abierto… Habrá prosperado ese valle, está bien, pero entonces miremos más arriba a ver qué pasa. ¿Y lo que salió a Comodoro? ¡Vamos por el tercer acueducto! Se abrió la cuenca, se perdió el equilibrio”, enfatiza.

“Hay una delegación del Instituto Provincial del Agua en Sarmiento, que tiene que fiscalizar, pero no le facilitan los recursos para que pueda recorrer la cuenca”, asegura Jensen. “Ningún sarmientino necesita preguntarles si recorren la cuenca o no, con solo mirar qué parque automotor tienen, se da cuenta. Es imposible que con los vehículos y la gente que tiene, fiscalizar. Eso no se está haciendo tampoco con el agua potabilizada que entra en el acueducto. Hay agua potabilizada que se está usando para la industria petrolera”, afirma.

Según el subsecretario de Medio Ambiente de Comodoro Rivadavia, Daniel González, esa ciudad consume alrededor de 50 hectómetros cúbicos al año de agua, y la industria, en particular toma 0,03 hectómetros cúbicos al año; y subraya que en Sarmiento se usan para riego 300 hectómetros cúbicos, y en la cuenca del Genoa, es decir, en la cuenca alta, 500 hectómetros cúbicos. “Comodoro, teniendo más habitantes del 97% de todos los habitantes de esta cuenca, no consume ni el 10% de lo que consume el resto, porque hacen un riego bastante descontrolado en la zona alta. Un canal en la cuenca del Senguer, equivale a un acueducto como el que viene a Comodoro”, destaca el funcionario. Sin embargo para Jensen esas afirmaciones deben ser matizadas. “El uso del agua que hace este valle es chica y termina, a través de los drenajes, en el lago o en el río. No sale de la cuenca. Se distribuye como si fuera un delta por los canales de riego”, explica. “Es distinto cuando se usa el agua para el petróleo, que se la inyecta cientos de metros hacia abajo, o las estancias que suben el agua hacia la meseta, no vuelve a la cuenca”, remarca.

Alex Kingma, de Autoconvocados por la Cuenca del Senguer, se enoja cuando escucha decir que en la localidad son grandes consumidores de agua. Sostiene que son otros los responsables, como el establecimiento de producción de fruta fina de exportación de la familia Bulgheroni -conocida porque es dueña del 50% de la compañía Bridas y porque junto a BP controlan la petrolera Pan American Energy (PAE), la principal petrolera de Chubut. “Nosotros tenemos al IPA que autoriza que rompan un río para llevar agua a esos costales y dejar que el Colhue Huapi se seque. Porque más allá de la sequía, de la corriente del Niño, la actividad humana hace más elocuente el desarraigo que hay con el lago”, subraya. Por su parte Guillermo Gettig Jacob, también vecino autoconvocado, agrega un dato más para complejizar el escenario: por el mal uso que algunos productores hacen del riego sube la napa freática y se salinizan los campos. “Después el terreno ese se usa para el engorde de algunas vacas y, en la zona del valle, si le pueden meter algún pozo de petróleo, la gente puede vivir hasta mejor…”, ironiza con amargura.

Desvíos del río.  (Autoconvocados por la Cuenca del Senguer).

En septiembre pasado Autoconvocados por la Cuenca del Senguer sobrevolaron la cuenca y documentaron los canales abiertos hacia las estancias, días después, diputados provinciales de la UCR-Cambiemos denunciaron que existen más de 600 tomas en el Senguer, de las cuales sólo 60 están autorizadas, y aseguraron que el 78% del agua del río se desvía hacia establecimientos ganaderos.

Rodeados y sin agua

Antes de ser Sarmiento a secas, la localidad del sur de Chubut fue Colonia Ideal y luego Colonia Pastoril Sarmiento y, como el nombre lo indicaba, nació como proyecto de colonización agropecuaria, en 1897. La cercanía a los lagos Musters y Colhue Huapi, alimentados por la cuenca del río Senguer, bridaron óptimas condiciones para esa empresa y la colonia se destacó como productora de alfalfa, hortalizas, verduras, manzanas, cerezas, frambuesas y lácteos, que se consumían en Comodoro Rivadavia y más allá. ¿Qué fue de ese valle productivo? Gettig Jacob descarta que  la pavimentación de la ruta nacional 3 haya tenido que ver, como sostienen otros vecinos, que aseguran que esa obra agilizó el ingreso de mercaderías por tierra desde el norte y destruyó la producción regional. “Fue la desidia”, asegura. “Si los productores se hubieran organizado de otra manera, si los gobernantes hubieran pensado a futuro, en una planificación a largo plazo, que pudiera ser sustentable”, deja la frase en puntos suspensivos. Ninguna actividad productiva en la provincia mueve un volúmen de dinero similar o al menos comparable al de la explotación de hidrocarburos, eso no responde la pregunta sobre el devenir del valle productivo pero es la punta del ovillo, es el dato insoslayable al momento de analizar la escasa diversificación económica.

“Sarmiento años atrás no tenía explotación petrolera en sí, sino que estaba valle arriba. Ahora, cada vez hay más petróleo valle abajo. En todo este lugar es lo que está preponderando y es el laburo que tiene la gente que se sube a los micros todas las mañanas”, relata Gettig Jacob. En el sistema de información geográfica de la Secretaría de Energía de la Nación, disponible en línea, no es posible ver el avance las explotaciones hidrocarburíferas a través de los años, pero sí la ubicación de los pozos de gas y petróleo actualmente en producción y de las áreas sometidas a estudios sísmicos. Unitec Energy, Petrolera Cerro Negro, Colhue Huapi SA, Petroquímica Comodoro Rivadavia y Petrominera tienen concesiones en los alrededores, además de las dos empresas que pisan fuerte en la cuenca, PAE e YPF. “En este momento Pan American está haciendo lo que hacen muchas empresas megamineras, está tratando de ganarse a la sociedad con algunas cuestiones de asistencialismo”, advierte el vecino autoconvocado. “Regaló un parque aeróbico, invierte en bibliotecas para las escuelas, cepillitos de dientes para los chicos. Todas cuestiones que deducen de impuestos, quedan bien con parte de la sociedad y van avanzando. Lo están haciendo en Sarmiento y en Río Mayo, antes no lo hacían porque no tenían interés en esta zona”, destaca.

CGSJ Pozos gas y crudo del sur de Chubut

En 2013 YPF intentó poner en marcha un proyecto piloto de fracking en La Greta, a 15 km de Río Mayo, para acceder a la formación de lutitas D-129, pero fue paralizado por acciones judiciales impulsadas por Marcelino Pintihueque, integrante del lof mapuche Comarca Chubut. Con el mismo objetivo la compañía de bandera también perforó un pozo en el área El Trébol, a 18 km de Comodoro Rivadavia, donde corroboró la presencia de hidrocarburos. Al igual que La Greta, ese proyecto estuvo paralizado por acciones judiciales, y aunque la justicia finalmente desestimó el amparo la petrolera no avanzó con la explotación. Vecinos autoconvocados por el Agua de Sarmiento aseguran que la empresa controlada por el Estado sigue pensando en los yacimientos no convencionales de Chubut. También afirman que Petroquímica Comodoro Rivadavia y Petrominera apuestan al desarrollo de un importante reservorio de gas donde antes se extendía el lago Colhué Huapi, área que ya fue relevada con estudios sísmicos e incluso perforada. Además mencionan que se proyecta la instalación de un repositorio de cutting y otros desechos petroleros. Recalcan que están rodeados y se les está acabando el agua.

CGSJ Mapa de pozos y sísmica de Sarmiento.

“Acá hay pérdidas en otros lados, y no sólo en la actividad hidrocarburífera”

“No le echemos la culpa a la actividad hidrocarburífera, porque las pérdidas están por otro lado, desde gente que riega campos a cielo abierto, con tajamares… Hay un propietario conocido en la cuenca al cual llaman DirectTV, porque tiene más de cien canales”, chancea el subsecretario de Hidrocarburos de Chubut, Daniel Molina, desviando la atención hacia otro rubro. Aunque no deja de ser preocupante que en ese nivel del gobierno estén al tanto y se hagan chistes con esa situación aparentemente irregular. “A las operadoras se las controla mucho y se las puede controlar, inclusive, aun más. Se pueden instalar caudalímetros perfectamente. La prioridad, justamente, es que se tenga un criterio de eficiencia, no solamente en hidrocarburos sino que también en las otras actividades”, subraya el funcionario. “Están diciendo que el consumo [de agua en Comodoro Rivadavia] es de 700 litros día por familia, cuando en Chubut es de 250 litros y en el mundo son menos de 200 litros. Si todos los habitantes de Comodoro Rivadavia y de la zona consumiéramos esa cantidad de agua, estaríamos inundados. O sea, que acá hay pérdidas en otros lados, y no sólo en la actividad hidrocarburífera.”

“Estamos en una situación, no diría de crisis, pero si el tema hídrico es muy serio. La disminución de los caudales, en baja todo lo que viene de la cordillera… estamos tratando de asegurar este abastecimiento que es vital para la vida humana.”, sostiene Molina, y asegura que “la prioridad del gobierno provincial es el agua”, desestimando que la gestión de Mario Das Neves tenga la explotación de yacimientos no convencionales como horizonte. Y remarca que, en términos personales, cree que “el fracking no es para este mundo”, dado que “los análisis van siendo casi concluyentes” respecto a que “estaríamos comprometiendo generaciones futuras”.

Si bien a lo largo de la entrevista Molina retiera en varias oportunidades que la prioridad es la preservación del agua, parece esquivo a hablar de su consumo por parte de las empresas petroleras. Cuando lo hace se refiere principalmente al uso que de este bien común durante los primeros 600 metros de perforación de los pozos, para proteger las napas freáticas, pero no da cifras. También comenta sobre su utilización en procesos de recuperación mejorada, pero tampoco entra en detalles de calidad y cantidad. Y este no es un aspecto menor, ya que según el funcionario, alrededor de las tres cuartas partes del petróleo que se extrae en Chubut proviene de recuperación secundaria y terciaria. Y si es por antecedentes, en la década de 1990 se firmaron acuerdos entre la provincia y Repsol YPF para regular la toma de agua de la zona conocida como el codo del Senguer -cuando ese río ingresa a Santa Cruz-, destinada a las operaciones de la petrolera en el yacimiento santacruceño Los Perales.

En relación a este tema, en mayo de 2016 el presidente del IPA, Gerardo Bulacios, en declaraciones a la prensa aseguró: “No se está bombeando agua pero estamos poniendo en marcha la prohibición [del uso] de agua dulce para la recuperación de la actividad secundaria”. Una afirmación por lo menos extraña, dado que no tiene demasiado sentido prohibir algo que, en teoría nadie hace, ya que no aportaría paliativo o solución alguna al problema.

La nota podría extenderse en cruces de opiniones, anuncios oficiales de última hora, declaraciones a la prensa, cifras; en síntesis, el problema, desde las esferas gubernamentales, es la escases de lluvias y nevadas en la cuenca alta del Senguer. Una situación que se extendería, según vaticinan, por lo menos una década. Ante ello las autoridades adelantaron que implementarán políticas de adaptación para morigerar los impactos negativos. En esas esferas el problema es la crisis hídrica y parecen no haber tomado nota de que lo que se manifiesta de fondo, como lo expresan los pobladores entrevistados, son los límites del modelo.

El Senguer se defiende en las calles (Autoconvocados por la Cuenca de Senguer).

Fuentes consultadas:

ADN Sur, 24/05/2016. Petróleo: prohibirán el uso de agua dulce para recuperación secundaria.

El Patagónico, 26/08/2013. La actividad del pozo no convencional en Río Mayo está suspendida por la Justicia.

—, 21/09/2016. En el río Senguer hay más de 500 tomas ilegales de agua.

—, 25/09/2016. En un sobrevuelo se detectó el descontrol de tomas de agua en la cuenca del Senguer.


Del agua y del petróleo, preguntas sobre el presente de la cuenca del golfo San Jorge

En Comodoro Rivadavia, Rada Tilly y Caleta Olivia y otras localidades del sur de Chubut y norte de Santa Cruz los reclamos y conflictos por el agua son una constante que se profundiza. Es que en los últimos años mermó sensiblemente el caudal en toda la cuenca del río Senguer. El lago Colhue Huapi desapareció en 2016 y el Musters ve descender su nivel día a día, esta situación impacta directamente en el abastecimiento de agua de unas 500 mil personas. Desde los organismos provinciales afirman que todo se debe al cambio climático o a “ciclos” de la cuenca. En síntesis, para las autoridades la Naturaleza es el problema y evitan cuestionar el modelo productivo que se sirve de la cuenca.

Foto: Prensa Mala Fama – Periodismo Autogestivo

El acceso al agua potable no es un problema nuevo en Comodoro Rivadavia y el golfo San Jorge, por el contrario, es en algunos casos la marca de nacimiento que llevan poblaciones levantadas en la zona gris donde concluye la Patagonia Central y comienza la Austral. Justamente el hallazgo de petróleo en Comodoro, en diciembre de 1907, es adjudicado a la búsqueda de agua para abastecer al pueblo que nacía de la mano del desarrollo agropecuario de colonia Ideal -luego denominada colonia Sarmiento-, establecida en 1897 al sur del lago Colhue Huapi. El proyecto de colonización demandaba una salida al mar cercana para aprovisionarse y colocar su producción en el mercado: Comodoro fue el lugar elegido para ese fin.

Según reseña Lelio Mármora en Migración al Sur. Argentinos y chilenos en Comodoro Rivadavia, hacia 1905 era notoria la falta de agua en la localidad, que ya contaba con unos ochocientos habitantes. Es entonces que los vecinos iniciaron gestiones ante el gobierno nacional para que enviara una perforadora que facilitase los trabajos de búsqueda. La maquinaria llegó al extremo sureste del Chubut y luego de frustradas tentativas, el 12 de diciembre de 1907, cuando el pozo había superado los 500 metros sin dar vestigios de agua, brotó el líquido aceitoso. El psiquiatra comodorense Miguel A. de Boer, en Desarraigo y Depresión en Comodoro Rivadavia, rescata una ironía que se hacía respecto a ese acontecimiento, el cual, señalaba, puede ser identificado con el nacimiento del Petróleo Nacional o con el fracaso en la búsqueda de agua.

Foto: Biblioteca Digital Trapalanda de la Biblioteca Nacional

Más allá de las suspicacias, la actividad extractiva poco a poco relegó en un lugar marginal al sector agropecuario, y el acceso al agua potable continuó siendo uno de los principales problemas a resolver. En los valles se dejaron de producir alimentos y pasturas, y el abandono de esas actividades no necesariamente significó un hecho traumático para los dueños de la tierra, que comenzaron a percibir servidumbres petroleras por las intervenciones en sus campos. Mucho menos para los gobiernos nacional y provincial que hicieron del rentismo una forma de vida y orientaron -y orientan- las políticas públicas a consolidar la matriz monoproductora. Lo mismo sucedió en el norte de Santa Cruz, donde la explotación de los yacimientos cercanos a Cañadón Seco, primero, y a Las Heras, más tarde, signaron el destino de la ganadería ovina, que se desarrolló al ritmo de las altas y bajas del precio internacional de la lana. El territorio se convirtió al petróleo, la cuenca sedimentaria del golfo San Jorge ganó la superficie y los pozos se reprodujeron por miles.    

Foto: Archivo General de la Nación

Más de un siglo transcurrió desde la perforación del pozo que cambió la historia del golfo San Jorge; millones de barriles de crudo y metros cúbicos de gas fueron sacados de las entrañas de la tierra y lo siguen haciendo. Algunos se enriquecieron, miles construyeron sus vidas en torno a esta actividad, en diferentes puntos del país, y más allá, se sirvieron de esos hidrocarburos y de sus derivados. Y el acceso al agua es todavía un problema. Ya no sólo en términos de cantidad sino también de calidad, dado que es extendida la desconfianza en torno a su potabilidad y no faltan quienes señalan al agua como responsable de graves enfermedades.

Quedan muchas preguntas sin responder: ¿Quiénes acceden a ella y para qué? ¿Cómo repercute en la salud y calidad de vida de la población? ¿El agua que llega a los hogares tiene relación con los casos de cáncer y enfermedades poco frecuentes denunciadas por pobladores? ¿Lo que sucede en la cuenca del golfo San Jorge tiene que ver con el tipo de sociedad que se construye en torno a la extracción de hidrocarburos? ¿Quiénes se benefician? ¿Y cuando se termine el petróleo, qué?  Muchas preguntas sobre las que volveremos a lo largo de las próximas semanas.

Notas.

  1. Tal es la centralidad del agua en la historia de Comodoro que la ficción no pudo escapar a la realidad cuando en la década de 1960 se filmó Allá donde brama el viento, película que recrea los orígenes de esa ciudad. En aquel drama el poder se expresaba en el control del acceso al agua.
  2. de Boer retoma esa idea en los años 90, cuando la ciudad sufría los embates de las políticas neoliberales -entre ellas, el desguace y privatización de YPF-; entonces afirmaba: “Comodoro se gestó, según lo dicho, desde un malentendido; es el producto de un resultado no buscado. Se trataba de buscar una cosa y se encontró otra, lo cual actuó como bisagra que hizo virar del día a la noche el curso de los acontecimientos, con una sucesión de fracasos en cuanto a poder aprehender los mismos en beneficio de la propia región. Es más: ésta siempre estuvo a la cola de los acontecimientos con las consecuencias correspondientes”.  de Boer, Miguel Angel (1993). Desarraigo y depresión en Comodoro Rivadavia (y otros textos). Comodoro Rivadavia, Ediciones, p. 39.
  3. En ese sentido Mármora señala que los principales problemas a resolver por la Dirección General de Explotación del Petróleo de Comodoro Rivadavia en los primeros años era la provisión de agua y el almacenamiento y transporte del petróleo. Mármora, Lelio (1968). Migración al Sur. Argentinos y chilenos en Comodoro Rivadavia. Buenos Aires. Ediciones Libera, p. 31.


“Discutir la energía pone en cuestión al sistema social mismo”

El 24 de noviembre realizamos el encuentro Alternativas para la Soberanía Energética.  Qué energía y para quién en el Centro Cultural de la Cooperación, en Buenos Aires. Esta iniciativa de encontrarnos con organizaciones sociales, sindicales, ecologistas y de izquierda; de generar condiciones para escucharnos y debatir, surge ante la necesidad de articular alternativas a la matriz fósil vigente, de iniciar una transición hacia un sistema energético limpio y renovable desde una perspectiva democrática, participativa, justa y socioambientalmente sustentable.

A la convocatoria respondieron compañeros y compañeras de COB La Brecha, Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA), Frente Popular Darío Santillán, Izquierda Socialista, Patria Grande, Partido de los Trabajadores Socialistas – La Izquierda Diario, sindicato de funcionarios de la empresa de energía estatal del Uruguay (AUTE) y Taller Ecologista.

Además, propusimos remarcar algún aspecto de estas discusiones en un videominuto. Así, en pocas palabras nos compartieron una reflexión sobre este debate. 

“Discutir el tema de la energía y la soberanía energética en general pone en cuestión al sistema social mismo. Cuando atacamos a uno de sus pilares, que es la energía, estamos en realidad discutiendo al sistema social” –  aseguró Peto Dorín, integrante de Patria Grande, quien además, agregó que “apostamos a un proyecto energético popular, que ponga en discusión qué energía queremos y para quién. Básicamente energía para qué y para quién”.

Escuchá los audios completos de las exposiciones del Encuentro

En el Encuentro propusimos dos puntos centrales. El primero, que cualquier modificación de la matriz energética debe centrarse en fuentes renovables no convencionales, como la eólica, solar, minihidro y mareomotriz. Y el segundo, que debe  superar el debate planteado por el capitalismo verde, que centra la discusión solo en las fuentes y no el destino de la producción energética. Para abrir y contextualizar la discusión realizamos una radiografía del sistema energético nacional, en particular el eléctrico, de manera de cuestionar las nociones de qué fuentes de energía se utilizan en el país y para qué están destinadas y lo presentamos en el video ¿Por qué la crisis energética?

Serie de videominutos “Alternativas para la Soberanía Energética” producidos por el OPSur con el apoyo de la Fundacion Rosa Luxemburgo con fondos del BMZ.  logo rosa luxemburgo es Ver otro videominuto de la serie: “Generar conciencia para que no seamos marionetas de las exigencias de las empresas” – José Rigane, Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA)

Ver otro videominuto de la serie: “Saber de qué se trata para poder dar una respuesta desde el campo popular” –   Luján Rodríguez, integrante de COB La Brecha.

Ver otro videominuto de la serie: “Desmercantilizar, democratizar, construir escenarios alternativos y luchar por la soberanía” –  Pablo Bertinat, integrante de Taller Ecologista.

Ver otro videominuto de la serie: “Energía participativa y limpia para generar una vida digna”. Nicolás Cannone, integrante del Frente Popular Darío Santillán.

Ver otro videominuto de la serie: “El acceso a la energía es un derecho indispensable”.  Nicolás Nuñez, de la Federación Universitaria Argentina (Izquierda Socialista)

 

   


Actividades exploratorias amenazan el Acuífero Guaraní

Nuevamente, la empresa petrolera estadounidense Schuepbach Energy se propone realizar perforaciones exploratorias en los departamentos de Tacuarembó, Paysandú y Salto, especulando con la posibilidad de encontrar hidrocarburos no convencionales, solo extraíbles con la técnica del ‘fracking’, ignorando las decisiones de los gobiernos locales y poniendo en riesgo los suelos y fuentes de agua de la región.

El Informe Ambiental Resumen (IAR) presentado por Schuepbach Energy, puesto a consideración del público por la Direccion Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) carece de informaciones y evaluaciones precisas en varios aspectos que generan varias dudas y preguntas sobre las características constructivas y de operación que tendrán realmente las actividades planteadas por el proyecto. 

Existe una gran preocupación social en el país frente a las actividades de este y otros proyectos similares en la Cuenca Norte, que se tradujo en resoluciones de las Juntas Departamentales de Tacuarembó, Paysandú, Salto y Artigas, ratificadas por los Intendentes en los tres últimos casos, es decir con fuerza de ley, que prohíben la exploración y explotación de hidrocarburos no convencionales en su territorio.

Las nuevas perforaciones que está proponiendo Schuepbach se ubican en regiones pobladas y productivas, donde sus habitantes han vivido y trabajado a lo largo de varias generaciones, cuyas actividades podrían verse severamente afectadas, tanto en la zona inmediata como en las cercanías, por los impactos ambientales de proyectos con estas características, como ya se han registrado en otros países.

En el día dela fecha, en el marco de la Puesta de Manifiesto, hemos entregado en la DINAMA los comentarios técnicos al IAR de Schuepbach firmados por la doctora en ciencias biológicas, investigadora y docente de la Facultad de Ciencias del Uruguay, Graciela Piñeiro Martínez, y por el geógrafo y técnico petrolero argentino Roberto Ochandio, junto con la opinión de nuestras organizaciones al respecto.

Diversos impactos ambientales reseñados en el IAR carecen de una cuantificación adecuada, sin lo cual es imposible evaluar sus posibles consecuencias e incluso son contradictorios con objetivos expuestos en otras secciones del informe. Carencias de este orden invalidan el estudio presentado por la empresa como informe apropiado para obtener la Autorización Ambiental de parte de la DINAMA.

Pero hay algo mucho más grave, en las presentaciones públicas ante sectores de la población uruguaya y en el propio IAR del estudio presentado a la DINAMA, la empresa afirma que el plan de perforaciones propuesto no busca hidrocarburos no convencionales. Sin embargo, Schuepbach dedica una sección de su informe a comentar las decisiones departamentales que prohíben el ‘fracking’.

Si fuera verdad que Schuepbach busca solamente hidrocarburos convencionales, no habría razones para dedicarse a cuestionar decisiones que solo se refieren a los no convencionales. Pero un comunicado de Petrel Energy, la socia mayoritaria y a cargo del plan de perforaciones, confirma las dudas en este aspecto. Veamos:

 El comunicado de la empresa australiana Petrel Energy Limited, fechado el 31 de enero de este año, al referirse a las Operaciones en Uruguay, titula: “Apuntando a objetivos de petróleo convencionales y no convencionales en las concesiones de Piedra Sola y Salto“. Más adelante, amplía estas consideraciones.

 Estas evidencias de que la empresa Schuepbach no está exponiendo claramente a las autoridades y al público cuáles son sus verdaderos objetivos en este proyecto deben ser suficientes para pedirle explicaciones y rechazar esa solicitud.

 Por último, queremos señalar que, si bien desde el Poder Ejecutivo nacional se ha dicho que no va a haber ´fracking’ en Uruguay, vemos con preocupación cómo la fuerza política en el gobierno no acompaña con la voluntad política necesaria los proyectos de ley presentados que prohibirían esta tecnología.

 Por todas estas consideraciones, las organizaciones firmantes, solicitamos

1) al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, la convocatoria de Audiencias Públicas para escuchar todas las opiniones con respecto a la conveniencia o no de autorizar un proyecto con estas características; y

2) a los gobiernos departamentales, las acciones necesarias para hacer respetar las decisiones adoptadas en concordancia con el sentimiento de las poblaciones locales y con las atribuciones de las leyes y la Constitución nacionales.

 
3) a los legisladores nacionales, la agilización del trámite de aprobación de una ley que prohíba la exploración y explotación de hidrocarburos no convencionales en el país, ya que la única opción para explotarlos es el ‘fracking’.

Contactos:

Patricia Correa 099 171695

Ignacio Sarli 098 924223

José Morales 099 802070

Víctor Bacchetta 098 935317

Ana Filippini 098 407572

Paysandú Libre de Fracking

Grupo Gensa

Paysandú Nuestro

Ciudadanos de Tacuarembó

Ciudadanos de Salto

Uruguay Libre de Megaminería

 


Benito Juárez sin fracking y sin central termoeléctrica

Una nueva amenaza para las futuras generaciones y la belleza natural de Benito Juárez

Una vez más, los vecinos de Barker y Benito Juárez vemos amenazado el futuro socio-ambiental y productivo de nuestro partido, ante la inminente radicación de una central termoeléctrica en las inmediaciones de ambas localidades.

En esta oportunidad, la nueva amenaza nos encuentra en circunstancias diferentes a las de hace dos años -cuando los vecinos de Benito Juárez nos organizamos para decirle NO al fracking-, pero similares en cuanto al accionar de los actores y sus responsabilidades, que comienzan en el gobierno nacional y se definen en el municipio local.

Los hechos y las pruebas existentes sobre el rampante desembarco del holding MSU y su proyecto contaminante a nuestro Partido son contundentes. La instalación de la central termoeléctrica fue rechazada por las autoridades responsables de la ciudad de Tandil porque MSU no cumplió con los requisitos legales mínimos necesarios para la radicación de la planta, en casi todos los casos relacionados con aspectos legales y de impacto socio-ambiental.

En medio de esta situación, y con pleno conocimiento de las irregularidades de la empresa MSU en Tandil, el Ejecutivo municipal local ofrece el alojamiento de la planta en nuestro Partido.

Violando expresamente los más básicos aspectos procedimentales vigentes, bordeando la ilegalidad (como el cumplimiento de los plazos técnicos y administrativos previstos para estos casos) ahora el Ejecutivo local llama a sesión extraordinaria para este viernes, con el único objetivo de asegurar la instalación de la planta. El cuadro se completa ese mismo día, con la presencia de referentes de MSU en la ciudad cabecera para entrevistar a los integrantes del HCD, en un claro movimiento de pinzas entre poderes, previa a la sesión convocada por el Ejecutivo.

Como si esto no fuera razón suficiente para rechazar esta iniciativa, los supuestos beneficios asociados al arribo de la planta serán, para los juarenses, nulos o escasos. La energía generada será para las ciudades de Tandil y Mar del Plata, y la mano de obra necesaria para su mantenimiento y operación escasa.

Parodiando a Yupanqui: la contaminación es de nosotros, la energía es ajena.

Contrariando su razón de ser como administrador de los bienes del Estado, a costa del voto ciudadano, actuando como perito y lobista de parte de intereses privados cuyo único cometido es la rentabilidad sin consideración de los perjuicios que ocasiona a nuestras comunidades, los vecinos de esta asamblea queremos expresar nuestro repudio a la instalación de la central termoeléctrica entre Barker y Benito Juárez.

Excede a este documento y a los vecinos juarenses reunidos en esta asamblea analizar las razones y el complejo entramado de intereses políticos y económicos puestos en juego con la concreción de esta maniobra. Poco importan los fenómenos de coyuntura cuando lo que está en juego es la subsistencia de nuestros bienes comunes tierra, aire, vida animal, vegetal y sus recursos vitales, poniendo en serio riesgo además el recurso agua y contaminando, en primera instancia, a las familias rurales vecinas al predio en donde pretende instalarse esta central, junto con la depredación de una de las zonas de mayor belleza y riqueza natural de Benito Juárez.

Ante este nuevo escenario de amenaza, los vecinos de esta asamblea y los vecinos de Barker y sus villas volvemos a hacer pública la razón de ser que la constituye. No se trata sólo del cuidado de la vida que nos rodea. La razón de ser de esta asamblea constituye un acto de conciencia ciudadana ante el atropello constante de nuestros derechos más básicos por parte de los poderes políticos y económicos, asociados siempre para beneficiar a pocos en perjuicio de la vida de muchos.

Esta asamblea de vecinos fue, es y será un acto de conciencia y libertad ciudadana ante tales atropellos.

Mientras cientos de asambleas en el país y miles en el mundo iguales a la nuestra luchan contra el calentamiento global, por su derecho al agua, al aire y a un medio ambiente sano para sí y para las futuras generaciones, y ante la imposición de modelos productivos que depredan nuestros bienes comunes -bienes de todos, como la vida- los vecinos de esta asamblea exigimos que tanto el poder Ejecutivo de turno como los concejales juarenses cumplan con los tiempos y requisitos legales vigentes en materia de derecho medioambiental, y hagan pública toda la información relacionada con la instalación de la central termoeléctrica en el Partido de Benito Juárez, antes de tomar alguna decisión que comprometa nuestro futuro.

Caso contrario, la sesión del viernes corre serio riesgo de caer en la más desprolija ilegalidad, enfrentando costos jurídicos y políticos nunca antes registrados en su historia.

Asamblea de Vecinos “Benito Juárez SIN Fracking” – Enero 31 de 2017