Tag Archives: No Convencionales

extractivismo macri

El extractivismo en el nuevo gobierno

[wp_easy_bubble_menu id='1']

extractivismo macri

Editorial Revista Tierra Para Vivir .- Estos primeros meses del gobierno del PRO, encabezado por Mauricio Macri y apoyado por la coalición política Cambiemos, alianza que le permitió llegar a la presidencia el 22 de noviembre pasado, han dejado mucho para analizar. Algunas medidas económicas tendrán su impacto inmediato en las políticas ambientales y muestran una clara tendencia a seguir profundizando el modelo extractivista, el cual se sustenta en la explotación de los bienes comunes transformándolos en commodities, para su exportación y comercialización en el exterior, base fundamental del modelo económico kirchnerista y que ahora Macri sigue sosteniendo con perspectivas de agudizar.

En la campaña electoral, el PRO hablaba de las inversiones que estaban esperando llegar al país, “cuando las condiciones lo permitan”. Uno de los encargados de generar esas condiciones a través del Ministerio de Hacienda y Trabajo, es el ministro Alfonso Prat Gay quien, con el objetivo de aumentar las reservas del Banco Central y por medio del levantamiento de la restricción a la compra de dólares y la devaluación, favoreció a los capitales exportadores. Particularmente buscó beneficiar a los capitales extranjeros que operan a lo largo y ancho de nuestro país, permitiendo la estadía de los que están y buscando que las transnacionales, que desean expandirse por el mundo, vean a la Argentina como un destino cómodo y seguro, ya que este paquete de disposiciones le permite abaratar costos.

Beneficios sí pero ¿para quienes?

El gobierno accionó para que las “materias primas” extraídas puedan exportarse fácilmente y generen mucha más rentabilidad, ya que se tomaron algunas medidas como la eliminación de retenciones para las mineras, la firma de un decreto para que la Argentina tenga cero retenciones a las exportaciones agrícolas, excepto para la soja. En la actualidad esto permite que no se cobre un arancel a las ventas externas de cereales (trigo, maíz, girasol y sorgo), y que el de la soja baje de un 35 a un 30%. Intentando generar que las empresas sean mas “productivas”, es decir que saqueen aún más el territorio.

Otro de los puntos que permite, que las empresas tengan una actividad prospera, es la “seguridad jurídica”. La muestra más cabal de esto es la firma del contrato, con cláusulas secretas firmada entre la supuesta estatal YPF y la norteamericana Chevron, rubricado durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que sin embargo y pese a la orden de la Corte Suprema de Justicia, de entregar el contrato completo, la gestión de YPF bajo el gobierno de Macri decidió no hacerlo público, con el argumento de que difundir los detalles de ese pacto podría comprometer secretos “geológico, comercial, técnico e industrial” de ambas compañías.

El extractivismo, no sólo necesita de medidas económicas, sino que también necesita legitimidad social. La mayoría de las políticas que otorgan consenso provienen de instituciones del sistema científico y universitario, en ese marco no es un dato menor la continuidad del ex ministro de Cristina Kirchner Lino Barañao, quien permanece en la cartera de Ciencia y Técnica. Este funcionario ha sido lobbista de las grandes empresas sojeras y encabezó públicamente una campaña de desprestigio a las investigaciones del médico Andrés Carrasco que comprobaron la gravedad del glifosato en los cultivos transgénicos.

Las empresas que nos gobiernan

Otro aspecto interesante a analizar y que está íntimamente relacionado con este modelo, es la “CEOcracia” del PRO, que en menor medida también se dio durante los gobiernos anteriores. Juan José Aranguren, ex Shell es ahora el ministro de Energía y Minería; Susana Malcorra ex IBM y Telecom Argentina está a cargo de la Cancilleria; Isela Costantini de General Motors pasó a Aerolíneas Argentinas; el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Ricardo Buryaile, es un terraten| iente ganadero y ex dirigente de la Confederación Rural Argentina. Estos nombramientos no se reducen al gabinete nacional. En la provincia de Buenos Aires, Leonardo Sarquís, ex ceo de Monsanto, está al frente del Ministerio de Agroindustria y la lista sigue.

En su “preocupación” por mantener un ambiente sano, Macri creó por decreto Nº 232/2015 la estructura del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, con Sergio Bergman a la cabeza, quien públicamente admitió no tener conocimiento en el área. El discurso de un capitalismo verde que ya viene de la gestión PRO en la Ciudad de Buenos Aires, encontró su caldo de cultivo con la plataforma de un capitalismo serio que dejó instalada los 12 años de gobierno kirchnerista.

Del discurso a la realidad

Leandro Ross, periodista del portal de noticias alternativas Ecos Córdoba, plantea que: “Hoy, ese vacío sobre cuestiones ambientales que ha tenido el kirchnerismo, el macrismo lo rellena con una puesta en práctica de políticas ambientales, apuntadas a una perspectiva de ecología conservadora o proteccionista”. Lo que ha permitido “un próspero discurso apegado a la perspectiva proteccionista, basada en la conservación de espacios verdes y la proliferación de fuentes de energía alternativas. Sobran ejemplos de este discurso “eco friendly”: la intención de quitar a “próceres” de la historia Argentina en los billetes de circulación monetaria para ser reemplazados por especies de la fauna autóctona del país; la promesa de crear un parque solar en la provincia de Jujuy; el anuncio de presentación de un proyecto de ley para la regulación de humedales e incluso la visita de Bergman a Jachal después del terrible derrame de cianuro. Estos ejemplos y tantos otros existentes no son más que medidas cosméticas para disimular la brutalidad extractivista. Políticas discursivas y sin efecto, mientras el modelo actual de acumulación no sea enfrentado, y los derechos sigan siendo tratados como mercancías.

Esta orientación política, se sustenta en parte, por el desembarco de funcionarios formados en ONG’s verdes. Emiliano Ezcurra, ex integrante de Greenpeace, es actual directivo de la ONG Banco de Bosques y vicepresidente de la Administración de Parques Nacionales. Diego Moreno, director general de la fundación Vida Silvestre, quien dejó su cargo en la organización para asumir como secretario de Política Ambiental, Cambio Climático y Desarrollo Sustentable. El actual secretario de Control y Monitoreo Ambiental Javier Ureta Saenz Peña, en 2006 fundó la ONG Cascos Verdes. La subsecretaría de Planificación y Ordenamiento Ambiental del Territorio Dolores María Duverges, es abogada, especializada en derecho ambiental y energía, y ha estado a cargo del área de Política Ambiental en FARN (Fundación Ambiente y Recursos Naturales). Carlos Bruno Gentile, subsecretario de Cambio Climático y Desarrollo Sustentable, fue asesor de ONUDI (Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial) y creó el Programa Escuelas Verdes en el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires. Carlos Villalonga de “Los Verdes” ha sido seguramente el precursor de toda esta oleada cuando empezó a presidir la Agencia de protección ambiental del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

En este marco es importante mantenernos informades, entendiendo que por lo general estas políticas tienden a ser cómplices del despojo y el saqueo, legitimado por Macri para darle sentido a su proyecto económico, visualizando que el Extractivismo , es un modelo de enclave que beneficia exclusivamente a los capitales concentrados y centralmente trasnacionales.

La reproducción del capital es posible gracias a la explotación de trabajadores y de la tierra. El extractivismo, como una de las formas que toma está explotación, afecta directamente al medio ambiente. Sin embargo, por más eco friendly que una empresa o gobierno pueda ser (o aparente ser), la contaminación y los desastres ambientales que provocan las grandes empresas extractivistas es un correlato necesario de este modelo de producción. La acumulación de capital se rige a partir de las leyes de competencia, provocando una carrera incansable de mejoras tecnológicas en cada sector de producción, donde priman la obtención de ganancias por sobre las remediaciones ambientales. Por eso es preciso alertarse, más que asombrarse, cuando un gobierno afirma ser “bueno con el medio ambiente”, ya que por detrás esconde la perpetuidad de un modelo de acumulación de capital que no mide las consecuencias de su búsqueda por más ganancia y que está poniendo en riesgo la vida de la población. Con su máscara de capitalismo verde, bueno, no permite detectar las trampas de un modelo que arrastra consigo desastres medioambientales. En donde hay que poner el acento no es en el cambio de clima sino en el cambio del sistema.


legis diario

Avanza el proyecto que propone zonas de exclusión para perforar

[wp_easy_bubble_menu id='1']

legis diarioBuscan establecer zonas de exclusión para la industria petrolera.

Neuquén –

Los diputados de la comisión de Hidrocarburos escucharon los argumentos del Observatorio Petrolero Sur, la Asociación Rincón del Limay y del profesor universitario Mario Yunis a favor de establecer zonas de exclusión para la industria petrolera. Los especialistas fueron convocados a iniciativa de Patricia Jure (FIT), quien promueve un proyecto de ley con ese propósito.

Desde el oficialismo coincidieron parcialmente en las aseveraciones de los invitados, pero anticiparon que no acompañarán la propuesta.

Desde el Observatorio Petrolero Sur, Martín Álvarez expuso la necesidad de garantizar un mayor acceso a la información para conocer los contratos que se firman con las empresas y los impactos ambientales que genera la industria.

También sugirió la creación de una comisión especial con participación de diversos actores para debatir la norma.

Alicia Ferrari de Rincón del Limay se refirió a las consecuencias de la actividad en Plottier. “La mitad del pueblo está sobre el yacimiento Centenario de Pluspetrol y la otra, sobre Aguada del Cajón que tiene Capex”, indicó. En tanto Yunis, docente de la Universidad Nacional del Comahue, explicó las acciones realizadas para proteger el acuífero de Zapala.

La mayoría de los diputados se manifestó a favor de analizar una zona de exclusión, pero Javier Bertoldi (FpV) consideró que “hay que trabajar y mejorar, pero partiendo de la base de que todo contamina”. “Si queremos un mundo ideal, no es posible. Hay que buscar un equilibrio”, planteó.

“La opinión de Bertoldi pone al mismo nivel de contaminación a quien toma un vaso de agua y a un derrame petrolero”, confrontó la autora del proyecto, Patricia Jure, diputada del FIT.

Río Negro


lanzamiento

28/06 Lanzamiento Tierra para Vivir Nº 8 –

[wp_easy_bubble_menu id='1']

//El extractivismo en el nuevo gobierno// La política minera de Macri // Dime dónde vives… (ciudades, capitalismo y patriarcado) // Cooperativa ambiental en La Plata // Agitando BA ¿Por qué recorrer e intervenir el sur de CABA? // Mucha agua debajo (y arriba) del puente (inundaciones en Tucumán) // La producción y el consumo desde las alternativas // La Construcción ecosocialista desde el debate, la organización y las calles.//

Martes 28 de junio 18 hs // Facultad de Ciencias Sociales (UBA) – Santiago del Estero 1029

lanzamiento


torre fracking

22/06: Debate en la Legislatura Neuquina por zonas de exclusión a las petroleras

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Invitados por la Comisión de Hidrocarburos de la Legislatura provincial, el Observatorio Petrolero Sur defenderá a necesidad de que se prohíba la explotación hidrocarburífera en zonas sensibles. En particular en lo referido a áreas urbanizadas, comunidades indígenas, áreas naturales protegidas, zonas de densidad productiva y las que pudieran poner en riesgo los cursos o reservorios hídricos.

En abril, la diputada Patricia Jure del PO-FIT presentó un proyecto para regular las “zonas de exclusión”. En mayo, la Comisión de Hidrocarburos del órgano legislativo le dió tratamiento. En esa oportunidad se planteó la necesidad de profundizar el debate y escuchar otras voces, en ese marco se invitó al Opsur, a la Asociación Rincón del Limay de Plottier, y al geólogo Mario Yunnis de Zapala.

La actividad se realizará el 22 de junio desde las 12 en la Legislatura. La sesiones de las comisiones son abiertas, están invitados todos aquellos interesados en el tema.

torre fracking

 


aranguren

Aranguren, el fusible de los CEOs

[wp_easy_bubble_menu id='1']

El lunes 6 varios barrios de Buenos Aires amanecieron cubiertos de afiches con la cara del ministro de Energía, Juan José Aranguren, y un mensaje que decía: “Y tú te vas, te vas, te vas”. Los afiches, que no llevaban firma, fueron el punto más alto de una campaña que se había iniciado algunas semanas atrás,  fuertemente agitada por los medios hegemónicos. A través de estos se hablaba de un quiebre en el gabinete macrista, en donde el ex CEO de Shell habría quedado aislado -a tal punto que habría presentado su renuncia en dos ocasiones- debido a que desde el gobierno se lo culpaba de haber planificado mal las subas de gas y electricidad, volviendo a agitar el fantasma de la conflictividad social. El objetivo de ese discurso no era otro que desviar la atención sobre la mala política energética  hacia su principal responsable. Así, el tarifazo podía explicarse no como una política de Estado, sino como un mal cálculo de Excel del ministro Aranguren, convertido en un fusible que en el momento más conveniente puede saltar.

aranguren

Felipe Gutiérrez.- La cronología del tarifazo se inicia el 25 de enero, cuando a través de la Resolución 6/2016 se retoma un  definición de precios del Mercado Eléctrico Mayorista en base a criterios económicos, tomando como referencia el precio sin subsidio a $1.427 por megavatio/mes, lo que en la práctica significó un aumento del 345%. Esta medida fue acompañada de otras subas, como la de las naftas, que en mayo acumularon una alza de 31% en 5 meses. Si la implementación del aumento de los combustibles fue gradual (6% en enero, marzo y abril, más el 10% de mayo), con el gas la política fue directamente de shock. El gobernador chubutense Mario das Neves mostró boletas con un aumento de 1800% en su provincia, durante una reunión entre Aranguren, el ministro del Interior Rogelio Frigerio y los gobernadores patagónicos.

El objetivo de fondo del tarifazo es mantener los programas de estímulo a las empresas operadoras, a través de una transferencia de US$4 mil millones pagados por las y los usuarios y ya no por el Estado. En materia de precios la ruptura con la política de precios del kirchnerismo es evidente. A través de subsidios estatales las boletas de luz, agua y gas estuvieron virtualmente congeladas durante una década. Sin embargo, el plan macrista sostiene dos lineamientos del kirchnerismo.

El primero es el estímulo a las operadoras, que tuvo su inicio en 2008 con el Programa Gas Plus que posteriormente sería complementado con otros planes de incentivo a la extracción. En sintonía, el 18 de mayo el Ministerio de Energía creó el Programa de Estímulo a los Nuevos Proyectos de Gas Natural. En el texto de la resolución su objetivo es bastante explícito: “resulta necesario continuar con los programas impulsados con miras a incrementar en el corto plazo la producción de gas”, consigna. De este modo las empresas que no hubieran sido beneficiarias de los anteriores planes de estímulo, recibieron el compromiso del Estado de ser compensadas hasta alcanzar el valor de 7,5 dólares el millón de BTU “en el caso que el beneficiario no hubiera recibido dicho valor por la venta del gas en el mercado interno” (Resolución 74/2016). Este anuncio fue acompañado por un alza de los precios del “gas viejo” en boca de pozo [1].

Por otra parte, el sostenimiento de los valores pagados a las operadoras mediante el incremento a los y las usuarias fue la base de la política de precios de combustibles que sostuvo el Estado Nacional desde la renacionalización parcial de YPF en 2012. Entre mayo de ese año y diciembre de 2015 se aplicaron 24 aumentos de precios a los productos de YPF, lo que significó una suba de, por ejemplo, un 137% de la nafta super en Capital Federal, mientras que en Mendoza el aumento fue de un 154%[2]. Si bien la suba es similar a la del dólar, va totalmente en contra de los precios internacionales del barril de petróleo que, según el indicador de referencia WTI, era de US$106,1 en mayo de 2012 y de US$41,8 en diciembre de 2015, cuando asumió Macri. De este modo, el gobierno de Cristina Fernández desacopló el petróleo del valor internacional, creando el “barril criollo”, uno de los más caros del mundo[3]. Su objetivo era sostener el efímero “boom de Vaca Muerta” que se vio fuertemente amenazado por la baja del precio del petróleo. No solo los puestos de trabajo sino que la totalidad del proyecto -principal y casi única salida a la crisis energética que esbozó el kirchnerismo- estuvo en entredicho debido a que por sus fuertes costos es “marginalmente rentable” solo con un barril a US$84, en palabras de Galuccio. Según cálculos realizados por el diario Rio Negro, esta transferencia de los consumidores a las petroleras significará unos US$ 6 mil millones durante 2016 (Rio Negro, 17/01/2016).

“Es la política, pavote”

La reacción al tarifazo comenzó en los lugares más fríos del país. El 25 de mayo cerca de 3 mil personas marcharon bajo la lluvia en Bariloche para manifestarse en contra de las subas. Días antes habían presentado un amparo con más de 32 mil firmas, buscando retrotraer las tarifas al valor de marzo. Similares acciones legales se repitieron en todo el país. También reaccionaron otros sectores como el comercio y la industria, que según la Unión Industrial Argentina (UIA) perderían unos 200 mil puestos de trabajo producto de la suba de los servicios. Y aunque Aranguren sostuvo que este era un reajuste gradual y no un shock, a los trabajadores de la recuperada cerámica Zanon no les quedó tan claro eso cuando llegaron las facturas de gas (que aumentó de $ 700 mil a casi $ 8 millones en un mes) y electricidad, (de $ 360 a $ 800 mil) teniendo que destinar cerca de 9 millones de pesos a servicios; el triple de lo que la gestión obrera reparte como sueldos.

no al tarifazo - Marcelo Martinez - RIo Negro
Marcha en contra del tarifazo en Bariloche / Marcelo Martínez – Rio Negro

De manera tardía, a comienzos de mes, el gobierno retrocedió en algunas de las medidas: puso un tope de 400% a la suba en el sector residencial y 500% en el comercio. En el interin una serie de declaraciones públicas tanto desde el gobierno como de la oposición, así como la filtración de un supuesto acorralamiento del gabinete al ministro, buscaban situarlo a Aranguren como único responsable del tarifazo. A esto abonaban sus antecedentes: no sólo proviene de Shell, sino que es sinónimo de Shell Argentina. Luego de trabajar 37 años ahí, recibió $16 millones en acciones de la multinacional, que casualmente tuvo amplios beneficios con el nuevo gobierno. Primero porque su filial Shell Western se adjudicó siete de las ocho licitaciones de contratos de barcos de gasoil para este invierno; y luego por el contrato de compra de gas a Chile -que a su vez se lo compra a la British Gas, empresa de Shell- a US$ 6,9 el millón de BTU, un 128% más caro que el gas boliviano. Aranguren se defendió señalando que no hay incompatibilidad pues sus acciones son de Shell Internacional y no de su filial Argentina y que todas las decisiones que involucraron a operadoras, fueron firmadas por subalternos. A estos antecedentes se suma su particular estilo de afrontar el conflicto, como cuando justificó las subas frente al Intendente de San Martín, diciendo que “tenía una planilla de Excel que cumplir”.

En efecto la planilla fue llenada de manera particular. Arrojó subas similares en hogares de ingresos muy dispares sin considerar que este aumento golpea distinto a los presupuestos familiares, aún cuando porcentualmente sea lo mismo. De igual manera con las empresas, mientras las grandes pueden recomponer su presupuesto a partir de la suba de los servicios, el impacto sobre los empleos en las medianas y pequeñas es mucho mayor. Aún más gráfico es que no se hayan tenido consideraciones geográficas para limitar las subas, tomando en cuenta las grandes diferencias de temperatura en una punta del país y la otra. Sin embargo, el problema no pasa por una mala planificación -aunque el tarifazo demuestre los límites de la política de Excel- ni solo porque el ministro sea un representante de las empresas -aunque los riesgos están a la vista y siendo denunciados penalmente- si no que tiene que ver con una abierta política de beneficio (“estímulo”) a las grandes corporaciones con el objetivo de atraer capitales.

Ese proceso puede ser rastreado en las políticas de fomento al extractivismo, pilar económico de la gerencia macrista. La trilogía aumento de los subsidios a las petroleras + quita a las retenciones al campo[4] ($16 mil millones en 2015) y la minería ($3300 millones) + fin del cepo, evidencia una política orientada a asegurar la estabilidad financiera de los sectores concentrados que controlan las principales actividades extractivas del país, con particular énfasis en la exportación. En ese sentido hay una suma de decisiones que son ideológicas y que van más allá del problema de pesos más o pesos menos.

Esta concepción quedó en evidencia cuando el Ministerio de Energía lanzó los pliegos de lo que será la licitación de proyectos de energía renovables. El modelo elegido busca la construcción de megaproyectos y las condiciones entregadas solo pueden ser cumplidas por las grandes corporaciones internacionales de la materia. No solo el modelo extractivo del macrismo, sino el que lo sustenta, el energético, busca ser concentrado y de alto impacto socioambiental.

Volver al mundo

En esa misma línea está la importación de gas por Chile, que es un negocio caro y no demasiado relevante para el escenario energético nacional. Sin embargo sus razones se explican más allá del posible enriquecimiento indirecto que le puede generar a un ministro. El negocio no está solo en el gas sino en a quién se le está comprando, en este caso a Chile, país que es visto como modelo por la administración macrista, en particular por su apertura comercial[5]. El ministro de Energía chileno, Máximo Pacheco destacó que la firma del acuerdo es el “inicio de una nueva etapa en la integración energética entre Chile y Argentina”. Macri viajará a ese país durante la primera semana de julio para sumarse como observador en la reunión de la Alianza del Pacífico, instancia multilateral conformada por México, Colombia y Perú, además de Chile, que se ha transformado en el principal espacio regional de interlocución con EEUU. hasta el punto de sumarse al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) a través del cual Washington pretende aumentar su influencia en la región.

Aunque por el momento el Mercosur seguirá siendo la principal referencia continental de Argentina, remplazar gas boliviano por la importación desde Chile es una señal muy clara. En última instancia Macri pretende sumarse al TPP, para abrir una nueva época de acuerdos comerciales. Además, antes de ir a Chile, participará en un foro empresarial en Colombia, y después se embarcará a Bélgica para agilizar las negociaciones de un posible Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y el Mercosur, gestiones que hasta antes de su victoria electoral estaban congeladas. La movida chilena, entonces, no es un abandono del espacio Mercosur, sino una diversificación de mercados (antes les llamábamos países).

Es este marco político el problema que se plantea hoy en materia energética, donde la permanencia de Aranguren no es anecdótica, pero su eventual destitución sí. En definitiva, el problema no es que Aranguren tenga poco tacto político, como dice Clarin, ni solo es problemática su incompatibilidad para ejercer cargos públicos. El fondo del asunto es la reorientación extractiva de Macri que, como escribió en su Facebook, se prepara para esa “Argentina que viene”, que “vuelve al mundo”.

 

Fuentes Consultadas:

Cepal (2015) La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe

Ministerio de Energía y Minería (18/05/2016)  Resolución 74/2016, Programa de Estímulo a los Nuevos Proyectos de Gas Natural. Creación

Río Negro, 17/01/2016 (Javier Lojo) Subsidios a petroleras suman más de u$s 6.000 millones

 

[1] Los programas estímulo durante el kirchnerismo estaban destinados a la perforación de nuevos pozos o la reactivación de los que estaban paralizados. Si bien el macrismo le da una continuidad a esa política, también subió los precios para los pozos que ya están en producción.

[2] Si bien el desacople de los precios es una política que viene desde el fin de la convertibilidad, la baja del precio del petróleo en 2014 revirtió su sentido: si hasta entonces mantenía a nivel interno precios inferiores al internacional, esta relación se ha invertido para asegurar rentabilidad a las operadoras e ingresos a gobiernos provinciales en tiempos de Vaca Muerta.

[3] Datos obtenidos de la página web de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines y del diario Los Andes

[4]Excepto la soja que tendrá una disminución progresiva hasta llegar a $0 en 2022

[5]Aunque la economía argentina es dos veces más grande que la chilena, recibe solo un 25% de los capitales extranjeros que ingresan en ese país (Cepal, 2015)

Nacional


manzanas y pozo edit2

Neuquén y el eterno retorno de la diversificación

[wp_easy_bubble_menu id='1']

En época de barriles flacos las propuestas de modificación de una matriz económica petrolera resurgen del olvido, en que la esconden los altos precios hidrocarburíferos, y el agronegocio aparece como alternativa. Sin embargo, la diversificación pregonada en tiempos no convencionales, desestima las advertencias sobre los límites que la actividad extractiva impone a los desarrollos productivos  (2da parte). – Ver 1ra parte – 

manzanas y pozo edit2Fruta y petróleo: lo que en Allen preocupa en Neuquén es promovido como alternativa. Foto de Martín Barzilai – Subcoop

Hernán Scandizzo.- Cuando Felipe Sapag finalizó su último mandato y retornó Jorge Sobisch a la Casa de Gobierno –había ocupado ese cargo entre 1991 y 1995-, el Plan 2020 no fue tomado en cuenta. La suba sostenida del crudo,[1] que lo acompañó a lo largo de sus dos mandatos (1999-2007), y la devaluación de 2002, funcionaron como mecanismo de engorde de las finanzas públicas y costearon la aventura neoliberal que emprendió.[2] Sin embargo, la necesidad de diseñar estrategias de diversificación de la matriz productiva resurgió ante el ya vaticinado fin de ciclo petrolero.[3]

Un informe elaborado en 2006 por el Consejo de Planificación y Acción para el Desarrollo de Neuquén (Copade) destacaba como dato positivo que ese año la superficie destinada a la fruticultura y horticultura había alcanzado las 18 mil hectáreas de los departamentos Confluencia y Añelo. ¿Estaba en marcha la diversificación productiva? Los cultivos más importantes eran los frutos de carozo y pepitas; las peras y manzanas habían representado el 10% y el 20% de la producción nacional, respectivamente. En cuanto a la vitivinicultura, subrayaba la existencia de más de 1.500 hectáreas de viñedos en las localidades de San Patricio del Chañar y Añelo, donde además funcionaban tres bodegas -con una capacidad de producción máxima de 16 millones de litros por año- y una cuarta a punto de sumarse. Además resaltaba como un indicador de crecimiento que San Patricio del Chañar registraba la tasa más alta de desmontes de la provincia a causa de la expansión de los viñedos (Copade, 2006:18 y 39).[4]

La cruzada productiva permitió al Ejecutivo emitir Títulos de Deuda para el Desarrollo Provincial (Ley 2505/05) por u$s250 millones, cancelables en 10 años y respaldados por regalías petroleras. Los fondos debían ser destinados principalmente a la construcción del tramo nacional del Ferrocarril Trasandino del Sur -la salida al Pacífico-, pavimentación de rutas, construcción de hospitales y canales de riego. Sin embargo, sirvieronpara motorizar un festival de créditos -como tituló el periódico 8300– en beneficio de un círculo de ex funcionarios y empresarios amigos. Esto implicó la transferencia de $400 millones “hacia la gran empresa tecnificada que elabora vinos finos para la exportación” (Bilder y Giuliani; 2007: 4).

La hora del Plan Productivo Provincial

En 2007 Jorge Sapag asumió el Ejecutivo provincial, donde permaneció por dos períodos consecutivos, hasta el 10 de diciembre de 2015. Por entonces la sostenida baja de la extracción de crudo y gas sumada el desacople del precio del barril interno del internacional[5] redujeron los ingresos por regalías. Nuevamente se planteó diversificar y en 2009 la Legislatura aprobó el Plan Productivo Provincial. “No es posible un progreso genuino con crecimiento económico basado solamente en la extracción de recursos no renovables como el gas y el petróleo” (Ley 2669/09). Entre las metas generales se contaban el aumento sustentable de la producción y la competitividad agroindustrial en las distintas fases y eslabones de las cadenas de valor; nuevas zonas bajo riego para la producción de frutícola -carozo y pepitas-, frutas finas, vitivinicultura, hortalizas, productos orgánicos, forestación y pastizales. No sólo se apuntaba al agregado de valor en origen sino también al plus verde para “aumentar la comercialización de los productos a través de la integración de los mercados del Atlántico y del Pacífico” (Ley 2669/09), un factor que ya había sido contemplado en el Neuquén 2020.[6] También planteaba el aprovechamiento y no la explotación de los recursos naturales, aplicando la tecnología más limpia para la producción, evitando las externalidades económicas que producen las industrias de más alto riesgo.

Resulta llamativo que se diferenciara entre aprovechamiento y explotación de los recursos naturales y estableciera como objetivo la aplicación de tecnología más limpia en la producción a fin de evitar externalidades, dado que se estaba a las puertas de la promoción masiva del fracking para extraer hidrocarburos de formaciones compactas. En 2008 se creó Gas y Petróleo del Neuquén S.A., la compañía petrolera de la provincia, para dinamizar el sector hidrocarburífero y dos años más tarde el Ministerio de Energía neuquino realizó el primer estudio sobre el potencial de shale gas.[7]

Larga vida a Vaca Muerta

“Ese parece ser el destino de Neuquén [proveer de energía al país], marcado por una historia petrolera de un siglo y por oportunidades de sus cuantiosos recursos hidrocarburíferos, hidráulicos, eólicos, solares y de biomasa. Pueden plantearse otros derroteros, pero no han aparecido propuestas viables y sustentables, capaces de dar trabajo a quienes habitan y habitarán la provincia a la par de suministrar al país la energía que necesita para su desarrollo”, escribió el ingeniero y diputado provincial (2011-2019) Luis Sapag, en su libro Volver al Neuquén que viene, en pleno auge de Vaca Muerta (2013: 137-138)[8]. Pero la afirmación sólo adquiere rango de sentencia cuando el horizonte de reservas hidrocarburíferas y la cotización del crudo y el gas la acompañan.

neuquen2020En el actual contexto de baja del barril y el estancamiento del desarrollo de Vaca Muerta, la diversificación productiva reapareció en los discursos oficiales. El ministro provincial de Producción y Turismo, José Brillo aseguró que los neuquinos tienen que volver a la tierra. “Producir es nuestro destino, más allá del petróleo”, afirmó, retomando la ya ajada consigna de Felipe Sapag expresada en el Neuquén2020. El funcionario augura que “la fruticultura va a ser rentable” porque la devaluación del peso vuelve a posicionar a la producción nacional en el mercado externo, por lo que un objetivo de su gestión será llegar al mundo con frutos y carnes neuquinas (Río Negro, 07/03/2016). Paradójicamente las autoridades rionegrinas sostienen que la fruticultura está en retroceso y que es necesario avanzar con la explotación de hidrocarburos en el Alto Valle y Valle Medio -una zona tradicionalmente productora de frutas para exportación- para diversificar la economía (Río Negro, 07/03/2016b y 10/03/2016).

Por otra parte, el funcionario neuquino tampoco contempla un escenario que sí preocupa a fruticultores de Río Negro, que el avance de la extracción de hidrocarburos sobre las chacras los lleve a perder plazas en el mercado internacional por no ajustarse a las “buenas prácticas agrícolas”. En ese sentido la productora orgánica Jessica Lamperti, de Allen, denunció que un cliente del exterior no le seguiría comprando porque quiere fruta libre de fracking (Río Negro, 30/09/2015 y 01/11/2015).

En sintonía con la lógica de la explotación de yacimientos no convencionales, que promueven el uso intensivo del espacio, las autoridades neuquinas pretenden incrementar la ganadería en corral o feedlot, en detrimento de la realizada a campo abierto (extensiva).[9] El desarrollo de esta modalidad en Neuquén es una consecuencia del avance de la soja en la Pampa Húmeda, que produjo un desplazamiento de la frontera ganadera hacia zonas marginales. De la mano de este fenómeno en la provincia se multiplicaron los cultivos de maíz y otras especies a fin de satisfacer la demanda local de forrajes. Es por ello que una de las metas fijadas es duplicar la superficie bajo riego e incrementar la capacidad de generar granos y pasturas para aumentar el número de cabezas de ganado bovino criado en corral -actualmente son 15 mil. En ese marco se proyecta adecuar el canal La Picasita, que permitiría convertir al departamento PicúnLeufú en el límite sur de la frontera agrícola, y desarrollar, además, un sistema de riego que vincule Arroyito con Challacó (Río Negro, 07/03/2016).[10] El gobernador Gutiérrez destacó que los beneficiarios serán productores con capacidad de incrementar la oferta de carne a gran escala, los crianceros no entran en esa agenda (Río Negro, 31/03/2016).

EL ESTABLLECIMIENTO SAN CAYETANO SE DEDICA A LA PRODUCCION DE TOROS Y VAQUILLONAS HEREFPRD U ANGUS, EL EXCEDENTE VA ENGORDE Y COMERCIALIZACION....
Foto: www.rionegro.com.ar

Hace poco menos de dos décadas, cuando se lanzó el Neuquén 2020 y se encomendó al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo la evaluación de pasivos ambientales de la industria petrolera, el Gobierno neuquino no sólo planteó que era necesario mirar más allá de los hidrocarburos y diversificar la matriz económica, también advirtió que los impactos de la actividad extractiva sobre el territorio condicionaban el desarrollo de alternativas. Sin embargo poco se avanzó en esa dirección y, con la irrupción de los no convencionales desapareció de la agenda pública, invocar la huella ecológica del modelo petrolero fue considerado un acto de terrorismo ambiental por la gestión de Jorge Sapag y Ana Pechén. Con la asunción de Gutiérrez la diversificación reapareció en los discursos oficiales, pero la degradación del territorio como límite para el desarrollo de alternativas productivas sigue siendo un tema ausente. Otro ausente es la promoción de los pequeños productores y las pymes, sectores a los que se apuntaba tiempo atrás en las planificaciones gubernamentales. En la era no convencional no hay lugar para rodeos, se apuesta por un modelo que tiene como beneficiarios a los grandes jugadores y plantea el uso intensivo del espacio y de los bienes comunes, y no se discute más.

Fuentes:

-Documentos Oficiales

Consejo de Planificación y Acción para el Desarrollo (1997). Neuquén 2.020. Crisis y Oportunidad. Documento preliminar. (Online)

— (2006). Plan Estratégico Territorial – Argentina 2016 -, Provincia del Neuquén.

— (s/f). Guía de Inversiones. Agroalimentos y Agroindustrias. Sectores en crecimiento, con innovación y dinamismo. (Online) Última visita 04/01/2016.

Legislatura de la Provincia del Neuquén (2009). Ley 2669 Plan Productivo Provincial 2009-2018. (Online)

Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación (2008). Plan Estratégico Territorial. 1816-2016 Argentina del Bicentenario. Avance 2008. (Online)

— (2011). Plan Estratégico Territorial Avance II: Territorio e Infraestructura. 1ra Edición. Bs As.

Programa Naciones Unidas para el Desarrollo y Provincia del Neuquén (1998). Proyecto ARG/97/024 Emergencia Ambiental, Hidrocarburos -Compensación y Desarrollo Sustentable de la Provincia de Neuquén. Resumen Ejecutivo.

-Bibliográficas

Bilder, Ernesto y Giuliani, Adriana (2007). Neuquén y su política económica. VIII Encuentro Nacional de la Red de Economías Regionales en el Marco del Plan Fénix – I Jornadas Nacionales de Investigadores de las Economías Regionales, 13 y 14 de Septiembre. (Online)

Giuliani, Adriana (2013); Gas y Petróleo en la economía de Neuquén. 1a Edición. Neuquén. Educo – Editorial de la Universidad Nacional del Comahue.

Pilatti, Mario A. (2008). Neuquén: Economía / Sociedad. Hacia una economía política provincial. Neuquén. Educo – Editorial de la UNCo.

Sapag, Luis Felipe (2013). Volver al Neuquén que viene. Neuquén. Educo – Editorial de la UNCo.

-Periodísticas

Río Negro, 30/09/2015. Preocupa el avance de la frontera petrolera. (Online)

— 01/11/2015. “Queremos fruta libre de fracking”. (Online)

— 07/03/2016. José Brillo: “Hay que producir más allá del petróleo”. (Online)

— 07/03/2016b. Fioretti, Regina y el petróleo. (Online)

— (Federico Aringoli), 10/03/2016. “Aceptarnos como petroleros”. (Online)

— 31/03/2016. Empiezan obras para acondicionar La Picasita. (Online)

[1]El barril, que en 1998 había rondado los u$s14,5, se acercó en 2005 a los u$s50. En el caso del gas la evolución de los precios se mantuvo en niveles muy inferiores, si se toma como referencia el precio de importación desde Bolivia (Pilatti, 2008: 57-58). Situación que motivó el reclamo conjunto de autoridades provinciales, operadoras y sindicato de petroleros privados ante Nación, para incrementar el precio del millón de BTU en boca de pozo.

[2]“El presupuesto para el año 2007 es el más abultado de la historia provincial con ingresos por más de 3.000 millones de pesos. Las regalías estimadas constituyen su principal componente: 914,2 millones por el petróleo, 564,4 millones por el gas, y otros 83 millones que corresponden a hidroelectricidad” (Bilder y Giuliani; 2007: 4-5).

[3]La provincia acumulaba una baja sostenida en la extracción de hidrocarburos; entre 1999 y 2006, el petróleo registraba un descenso del orden del 30%, mientras que el gas, que había experimentado su pico histórico en 2004, al año siguiente cayó un 10% (Minplan, 2008:228).

[4]Según la información disponible en el sitio del Copade, desde fines de la década del ’90 a 2015 se incorporaron 1800 hectáreas a la producción vitivinícola. Tomando como referencia los datos de 2006, no varió considerablemente la extensión, aunque cabe señalar que el PROSAP está ejecutando un proyecto de modernización del sistema de riego de San Patricio del Chañar que permitiría aumentar las superficies irrigadas.  Además el Copade evalúa el potencial en Los Guañacos, Villa del Nahueve, Taquimilán, Chos Malal, Buta Ranquil y Barrancas (Copade, s/f).

[5]Ante los fuertes incrementos de los precios internacionales del petróleo y sus derivados, en noviembre de 2007el Ministerio de Economía y Producción emitió la resolución 394 por la que se desvincula a la economía local de dichas circunstancias estableciendo un precio interno.

[6] “(…) transformar la provincia hidrocarburífera, en una provincia agroforestal, productora de alimentos de baja contaminación para el mundo que se avecina” (Copade, 1997: 9)

[7]En la edición final del Plan Estratégico de Nación, publicado en 2011, Neuquén mantenía el eje en la diversificación de la matriz y el impulso al sector agropecuario y su cadena de valor, pero ya destacaba perspectivas alentadoras en torno a la explotación tight y shale gas y oil (Minplan, 2011: 160). No se puede soslayar que el desarrollo masivo de los no convencionales condiciona la implementación de las políticas de diversificación, dado que estas se ajustan a las necesidades y a los márgenes que deja el boom petrolero, dado que tanto las principales posibilidades de desarrollo agroindustrial como hidrocarburífero se concentran en los departamentos Confluencia y Añelo. Por otro lado, el funcionamiento habitual de la economía de mercado define que ante dos actividades con marcadas diferencias en sus márgenes de rentabilidad, la inversión privilegiará la más rentable.

[8]En la década de 1970 Neuquén inició su conversión en generadora de energía. A la puesta en marcha del Complejo Hidroeléctrico Chocón-Cerros Colorados, se sumó el descubrimiento de los yacimientos Puesto Hernández (1969) y Loma La Lata (1977) que incrementaron la disponibilidad de petróleo y gas del país. Si bien la explotación de hidrocarburos en Neuquén comenzó en 1918, recién hacia la década de 1990 consolidó la preponderancia en la economía provincial. En la década de 1970 el rubro Explotación de Minas y Canteras representaba el 16,4% del PBG, en 1999 ascendió a 69,8% (Giuliani; 2013: 138), por lo que lejos está de ser una actividad de relevancia centenaria.

[9] Una crítica contundente a la producción en feddlot se puede leer en Vicente, C.; Maldonado May, V.; y Stancich, E. (2012). Engorde a corral enArgentina: una amenaza para la salud, el ambiente y la producción campesino-indígena.

[10] Estos proyectos, presentados como el nuevo plan de gobierno, en realidad ya fueron contemplados años el programas como el Neuquén 2020 o en los Lineamientos para el Plan Director de Desarrollo Neuquino (2008), elaborado durante la primera gobernación de Jorge Sapag.

Vaca Muerta


colombia_paroMinga

El paro en Colombia y las demandas de las comunidades afro de Caño Limón

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Un paraíso en la tierra. Lugar para la vida digna de las comunidades. Territorio saqueado, negocio millonario de unos pocos. La historia de Caño Limón y sus reclamos populares, la toma en la sede de Ecopetrol en Bogotá, Colombia, simbolizando las razones de un nuevo paro nacional en Colombia que cumple su quinto día y que ya se cobró tres muertos por la represión policial.

colombia_paroMinga

(Carina López Moja – Lai) Colombia – En Caño Limón, Arauca, uno de los más de cien puntos bloqueados en todo el territorio colombiano en el marco de la Minga Nacional, el paro agrario y campesino, las mujeres indígenas aún recuerdan cómo era la Laguna de Lipá, hoy borrada del mapa. El pueblo U’wa sufrió allí su segunda invasión con la llegada de la Occidental Petroleum (Oxy).

Con el hallazgo de petróleo en Caño Limón, el país pasó a ser exportador de crudo. Más de 30 años de explotación petrolera muestran una zona militarizada y devastada. La zona productiva campesina se convirtió en territorio de prostitución, vandalismo y sicariato. Y, sobre todo, de pobreza.

Allí donde había un reservorio de flora y fauna, hoy sólo quedan pozos petroleros, cámaras y militares fuertemente armados. En parte por las voladuras de los pozos, en parte porque las comunidades han intentado recuperar sus tierras. Para atravesar Caño limón hay que pasar varios controles donde las fuerzas de seguridad preguntan adónde vas, de dónde venís y por qué pasas por allí. Allí es donde el territorio no tiene soberanía colombiana sino estadounidense y donde las fuerzas armadas responden directo a los empresarios petroleros.

“Están reventando los esteros”

Orlando Viveros ya colgó su chinchorro en la ruta. Desde la hamaca, que será lugar de descanso mientras dure el paro, uno de los referentes de la comunidad afro de Arauca detalla el daño que generó la explotación petrolera en la zona. “Acá no había camino, era una ciénaga, sólo tierra, árboles y las comunidades campesinas asentadas. Cuando encontraron petróleo empezó el desplazamiento de nuestra gente. El Estado puso todo a favor de las compañías norteamericanas. Nos quedamos sin tierra, sin laguna, contaminaron el agua y reventaron los esteros. En este punto de concentración de la Minga Nacional queremos dejar claro: no queremos sembrar petróleo, queremos sembrar vida”.

El segundo yacimiento petrolero más grande del país se transformó en un monstruo. El oleoducto que atravesó las fincas campesinas y los esteros cruza los departamentos de Arauca, Norte de Santander, Cesar, Magdalena, Bolívar y Sucre hasta llegar al puerto de Coveñas. Millones de barriles de crudo, millones de dólares y una multiplicación de la pobreza para la población araucana. Ante esa mina de oro, la empresa y el Estado buscaron, a pesar de las advertencias de los estudios de impacto ambiental, avanzar incluso en el Santuario de Flora y fauna. Devorio de más de 20 hectáreas y del chigüiro (animal de la zona), sólo queda una imagen en un cartel. “El Estado y las empresas trasnacionales tienen una deuda ambiental con Arauca. El primer problema fue que el crudo salía a 92 grados. Para producir un barril de petróleo se necesitan 98 barriles de agua, es decir que para los 54 mil barriles de crudo que sacamos diarios necesitamos 2 millones 800 mil barriles de agua. Hoy podemos decir que se están secando los cauces de los ríos de toda la región”, afirmó Oscar García, dirigente histórico del Sindicato Petrolero (USO).

La contaminación fue empeorando con el correr de los años. “Para el proceso de refinamiento del crudo se inyectan 3 químicos, para romper la emulsión, luego los inhibidores de corrosión y las clarificados. Después de ese proceso el agua vuelve a la sabana. Totalmente contaminada. Eso ha generado, entre otras cosas, que los residuos maten los esteros, no haya más pesca en la zona y deje sin actividad a miles de familias”, detalló.

“Somos un pueblo que ha sido olvidado y al que le han mentido en la historia de Colombia. Pedimos respeto por la autonomía de territorios para la comunidad afro. A la población negra nos gustaría conocer la paz, aun no la conocemos. Mientras en Colombia no se cambie el modelo económico, no va a cambiar nada”, afirmó Orlando Viveros.

Red Eco Alternativo


entre rios libre de fracking

Fracking: Asambleístas de Entre Ríos piden cambios en el texto aprobado en Diputados

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Tras la media sanción que la Cámara de Diputados dio este martes al proyecto de ley para la prohibición de la fractura hidráulica en la provincia, asambleas ciudadanas señalaron contradicciones y vacíos en el texto.

entre ríos

Tanto desde la asamblea Entre Ríos libre de fracking, como la Asamblea ciudadana de Concordia manifestaron su disconformidad con el texto aprobado este martes en la Cámara de Diputados en relación con la prohibición del fracking y la protección del acuífero Guaraní.

“El proyecto aprobado por los diputados contiene falencias y contradicciones que en lugar de garantizar la seguridad, el ambiente, la salud y la vida en la provincia, es una puerta doblemente abierta para que las corporaciones petroleras ingresen cuando lo deseen y les convenga, para hacer fracking en nuestro territorio”, denunció el economista y docente Luis Lafferriere.

El integrante de Entre Ríos libre de fracking dijo que, de esa manera, “los legisladores han priorizado las ganancias sin límites de las petroleras antes que el derecho legítimo a un ambiente sano y a la salud de la gente que los votó y a quienes deben representar”.

Entre las críticas planteadas, Lafferriere advirtió que “si bien prohíben en el artículo primero a las actividades vinculadas con el fracking y los hidrocarburos no convencionales, dejan abierta la puerta a los convencionales. A pesar del fundado reclamo de las organizaciones sociales, lamentablemente no fue aceptada por los legisladores la propuesta de que la prohibición incluya a los hidrocarburos convencionales y no convencionales. Ello era necesario no sólo porque ambas explotaciones ponen en serio riesgo los acuíferos del territorio provincial, sino también porque en caso de que deseen ingresar a Entre Ríos con exploración petrolera no convencional, pueden argumentar que es para buscar petróleo convencional y en realidad hacerlo luego con el no convencional”.

Asimismo, consideró “increíble” el contenido del artículo segundo del texto aprobado, “donde a pesar de la prohibición del artículo primero, implícitamente se autorizaría en el artículo siguiente a realizar el fracking igualmente”, al hacer notar que el poder Ejecutivo se obliga a ejercer las acciones para proteger las aguas “‘asegurando el uso racional y equitativo de dichos recursos’, pero en la parte final aclara que debe hacerlo cuando el agua se use para la explotación no convencional con fractura hidráulica”.

Ante esa ambigüedad se preguntó: “¿cómo puede el Ejecutivo controlar el uso racional del agua en la explotación del fracking (de acuerdo a lo que dice el artículo segundo), si esa explotación está prohibida explícitamente por la misma ley (según su artículo primero)?”.

“Por otro lado, está claro y ninguno de los bloques partidario que integran la cámara baja lo niegan, que el fracking es una actividad que sin ninguna duda provoca daños enormes, graves e irreversibles sobre el ambiente, en especial sobre los acuíferos. Por lo que es una doble contradicción hablar de fracking ‘racional'”, cuestionó.

Buscarán cambios en el tratamiento en el Senado

“La sensación es que hemos dado un paso pero como lo venimos manifestando, el reclamo de las asambleas y el Foro regional contra el fracking era que necesitábamos una ley más completa de manera que tuviéramos una cobertura mucho más amplia que no quedaran grietas que en algún momento pudieran ser aprovechadas por las empresas que tienen esa capacidad de utilizar las debilidades jurídicas para hacer sus negocios”, dijo el integrante de la Asamblea ciudadana de Concordia, Oscar Villanova.

“Igualmente no podemos dejar de mencionar que sea la primera provincia en la República Argentina que se declara libre de fracking”, admitió. “De todos modos nosotros vamos a seguir peleando. En todo este proceso hemos establecido comunicación con los senadores de manera que tenemos una mirada que puede llegar a ser favorable en el sentido de lo que nosotros pretendemos”, confió Villanova.

María Urdapilleta, también de la asamblea concordiense, sostuvo que “la ley no va a estar completa hasta que no se tomen todas las previsiones como para que no haya ninguna forma de contaminar el acuífero Guaraní y si se habla sólo como se habla en la ley de prohibir la explotación del fracking pero se dejan abiertas otras posibilidades como puede ser la perforación convencional, eso también es contaminante. Este tema no está agotado acá. A nosotros esto no nos conforma y no tiene licencia social hasta que no lo completemos”, advirtió.

Por su parte Laffrriere concluyó que “con el argumento de proteger a la población se está buscando realmente dejar la puerta abierta al fracking” y dijo que eso induce a las asambleas a redoblar los esfuerzos. “En lo inmediato, buscaremos en los senadores provinciales el apoyo y la sensibilidad que no se ha encontrado en la opinión mayoritaria de los diputados, para que se puedan al menos realizar dos cambios en el proyecto. El artículo primero debería incluir la prohibición de los hidrocarburos (tantos convencionales como no convencionales), y el artículo segundo no puede nunca contener la segunda parte que se ha mencionada críticamente más arriba (que autoriza implícitamente al fracking)”, sintetizó.

Fuente: AIM Digital

Entre Ríos. Edición regional.