Archivo de la etiqueta: Políticas públicas

“Regula el mercado pero el Estado es el que garantiza la amplitud de la tasa de ganancia”

Martín Álvarez Mullally, investigador del OPSur, fue entrevistado por El Tren. La voz de los andenes, programa radial de la Biblioteca Popular Osvaldo Bayer de Villa La Angostura. La reestatización de YPF, el modelo de Galuccio y el modelo de YPF del actual gobierno fueron los ejes de la charla. Para escuchar el audio hacé cliqueá en la imagen.

 
Artículos relacionados
Hoy se presenta en Buenos Aires el libro “Horizonte político del movimiento indígena en Argentina”
Lecciones del Foro Económico Mundial de Buenos Aires. Por Luciana Ghiotto1 / ALAI Entre los
El gobierno de Mauricio Macri está batiendo record en la rapidez para endeudarnos. Solo hay
"Extremas. Nuevas fronteras del extractivismo energético en Latinoamérica" reune artículos publicados entre setiembre y diciembre
En la Patagonia NO Señor Embajador Yang Wanming De nuestra consideración: Patagonia, 15/05/2017 Nos dirigimos


Buscando los horizontes del movimiento indígena en Argentina

Hoy se presenta en Buenos Aires el libro “Horizonte político del movimiento indígena en Argentina” de la abogada Silvina Ramírez. La publicación reúne entrevistas con trece líderes de distinto pueblos, buscando revisar la historia del movimiento, sus debates y los posibles escenarios futuros. Conversamos con la autora para profundizar en estas discusiones y tratar de responder hacia dónde camina el sector indígena en Argentina.  

Por: Felipe Gutiérrez Ríos

“La idea de un movimiento indígena con un horizonte preclaro hacia el cual dirige sus acciones es tentadora, pero no comprobada y -cuanto menos- discutible en sus orígenes y efectos”. Así comienza la redacción del último libro de Silvina Ramírez, abogada y referente del derecho indígena, publicado por la editorial Jinete Insomne y que será presentado hoy a las 18:00 en el Inecip (Talcahuano 256 1°piso) con la presencia de la autora; el dirigente mapuche Nilo Cayuqueo; y el periodista Darío Aranda.

El libro tiene como objetivo preguntarse primero si se puede hablar de un movimiento indígena constituido en Argentina, para luego explorar los posibles objetivos de este movimiento o conjunto de organizaciones. El recorrido del texto comienza por una revisión histórica de las organizaciones indígenas del país para luego pasar al núcleo de la publicación: una serie de trece entrevistas a líderes indígenas -de los pueblos diaguita (3), pilagá, qom, wichí, kolla, mocoví y mapuche (5)- quienes relatan sus historias de vida, los procesos de organización comunitaria y las perspectivas del movimiento.

Las entrevistas no solo le entregan vitalidad al texto, sino que realzan el valor de la investigación: son las y los protagonistas de esta historia quienes la revisan, cuestionan y piensan horizontes posibles. La lectura conjunta de todas estas conversaciones permite una puesta en común de un debate que, lamentablemente, no ha sido posible que se de manera orgánica en los últimos años. Así, el libro funciona como un foro, una instancia de diálogo entre sectores.

Finalmente la publicación busca concluir los principales debates que se dan a lo largo de las entrevistas: la existencia -o no- de un movimiento indígena, la diversidad de los pueblos y organizaciones que lo contienen, la comparación con procesos indígenas en otros países de la región y los horizontes políticos del sector indígena. Estas son las discusiones que buscamos profundizar, charlando con la autora previo al lanzamiento del libro.

 

-¿Desde cuándo podemos se puede hablar de organización indígena en el país?

Si uno tiene que buscar un punto de inicio de reclamos organizados indígenas, de una suerte de movimiento indígena, fue el malón de la paz de 1946 con Perón. Desde entonces hubo movimientos que fueron apagando y reavivándose. Desde ya que la dictadura militar fue para todos los campos, y los indígenas no fueron la excepción, un momento de quiebre y de un manto de invisibilización.

Creo que después de la democracia ya podemos hablar del tema de la organización indígena como tal. Una cosa que me han hecho reflexionar las entrevistas del libro, es que la vieja guardia de los dirigentes indígenas que estaban luchando desde los setenta, encontraron otros espacios de lucha que no eran la organización indígena propiamente dicha, como fueron las iglesias. Entonces empezaron sus militancias en espacios donde no estaba en el horizonte ni quisiera la organización de un movimiento indígena. Al menos si uno piensa en el norte del país, la organización medio que se va dando, pero no hay nada como planificado de decir “vamos a conformar una organización”

-En esto de apagarse y reavivarse, quizás el momento de mayor visibilidad fue el año 2010 donde confluye el primer acampe de los qom en Buenos Aires con la marcha del bicentenario y la reunión que tuvieron con la presidenta Cristina Fernández

Sí fue un hito importante, ¿en qué sentido? En que fue un encontronazo más con el Estado, y está bueno pensarlo como una línea de continuidad entre ese malón de la paz, donde finalmente Perón los recibe y después los manda de vuelta rapidito; y en esto de que Cristina los recibe y que es absolutamente ignorante, y ninguneadora de los pueblos indígenas en esa entrevista. Ahí  es que se les cae la ficha y los líderes que hasta ese momento habían estado coqueteando con el kirchnerismo, después del 2010 no tuvieron vuelta atrás.

Creo que eso fue una cuestión que  polarizó el movimiento indígena entre comillas, entre aquellos que se sumaron al kirchnerismo tanto como funcionarios y como organizaciones de base, que terminaron conformando el ENOTPO. Y por otra parte, aquellos que directamente quebraron lanzas con el kirchnerismo y dijeron bueno: somos la oposición y la crítica. Pero hay una línea continuidad de esta relación siempre tan traumática entre pueblos indígenas y Estado.

Desde entonces convivieron estos dos sectores: uno kirchnerista y otro en la oposición con rasgos anticapitalistas, como señalas en el libro. Sin embargo, desde el triunfo de Macri hay un tercer grupo que es el que termina conformando una Mesa de Diálogo con el gobierno. ¿Cómo se vinculan estos tres sectores?

Hay muchos matices y diferencias entre los distintos pueblos y sus organizaciones. Lo que una aprende estudiando, mirando los devenires de los pueblos indígenas, es que hay muchos dinamismos. Las alianzas se recomponen permanentemente. Hay un momento en que hay como una diáspora y luego vuelven a generarse ciertos bloques.

Pero hay un problema, que es muy difícil discutirlo también, que es el tema de la representación indígena. Yo creo que tenemos que dejar de insistir en el tema de representación porque nadie es vocero de nadie, sino que representan intereses que responden a miradas diferentes, y análisis distintos de la realidad que les toca vivir. Yo creo que el problema es precisamente las diferencias notables entre pueblos, que esto genera diferentes perspectivas y también creo que les resulta muy difícil sentarse a consensuar.

Usualmente se toma la diversidad de los 30, 40 pueblos indígenas que conviven en la Argentina como un elemento positivo. Sin embargo viendo estos problemas de falta de homogeneidad organizativa o del discurso, ¿puede ser que la diversidad, también, tenga esta característica negativa?

No, yo creo por convicción y por formación que la diversidad nunca es negativa. Al contrario es lo que estamos reivindicando y reclamando. Creo que esto de las cosmovisiones o las formas de mirar el mundo diferente, no es una frase hecha si no que efectivamente es así, y yo no pagaría el costo de homogeneizar. Mirá lo que pasa en Bolivia con la hegemonía del poder aimara, como termina perjudicando a los hermanos amazónicos. Yo no quiero mayor organización con una necesidad de hegemonizar detrás de alguien que se impone, ni quiero imperialismo de algún pueblo sobre otro, sino respeto y dignidad.

Y en esa diversidad, es cierto que te encontrás con posturas o miradas distintas. A algunos líderes los ha llevado a estar al frente de una organización su problema puntual, por otra parte hay otros que están mucho más politizados, y tienen una mirada más global. Por ejemplo la crítica que le hacen al sistema capitalista Jorge Nahuel o Verónica Huilipan, que tienen una mirada macro.

En contrapartida, es muy notable que cuando le pregunto a Félix Díaz si está conformando una organización, la respuesta es no. Es que quiere que sus hermanos vivan mejor. Tiene la política muy allá lejos. Y también es muy interesante ver como las historias personales los van atravesando, que se nota en cada una de las entrevistas.

Te repito la primera pregunta que haces en todas las entrevistas, ¿existe un movimiento indígena en Argentina?

No como un movimiento indígena, si uno entiende por movimiento indígena una organización superestructural en donde convergen organizaciones de diversos pueblos y donde hay referentes que van consolidando una agenda política. Esta es mi idea de lo que es un movimiento indígena y eso hoy no existe.

Sí existe como conjunto de organizaciones. Y como conjunto de espacios posiblemente se va a llegar a un movimiento indígena para convertirse en un sujeto político con visibilidad. Hoy no, no creo que esté conformado y no es solamente por una cuestión comparativa de ver la situación de otros países, si no que yo creo que nuestro sistema de organización federal y las propias complicaciones, complejidades que existen en cada provincia, debilitan esa posibilidad de conformación.

-Otra de las preguntas que haces en todas las entrevistas es por qué acá no se pudo constituir un movimiento indígena fuerte y unificado como la CONAIE en Ecuador. ¿Qué conclusión sacas?

Hay un encadenamiento de razones que hacen que hoy tengamos este movimiento indígena o que no tengamos otro movimiento indígena. Tampoco es casual que en Ecuador, o Bolivia o Guatemala, por pensar las principales referencias, estén como estén. Hay toda una historia por detrás, que tiene que ver con la conformación de los Estados, y en este caso del Estado argentino, en su relación con los pueblos indígenas. Y yo creo que da como resultado una situación de retraso importante respecto del derecho indígena que tiene que ver con el vicio de origen de nuestro Estado argentino y el mito de que los argentinos descendemos de los barcos. Esto de que no hay nada indígena acá, algún resabio del pasado, pero todos somos españoles o italianos, creo que también ha jodido mucho este proceso de recuperación de identidad.

-Un elemento al que apuntaba en su entrevista Nilo Cayuqueo es que en el caso de Ecuador hubo un proceso de formación muy en conjunto con la izquierda que acá no se dio

Totalmente, yo creo que acá la izquierda históricamente ha perdido de vista las reivindicaciones propias de los pueblos indígenas, y que otra hubiera sido la historia si esto hubiera sido distinto. Tal vez sea un contrafáctico no lo sabemos, pero me parece que es cierto de que hoy el sector indígena tendría otra forma.

-A nivel del discurso de las dirigencias se utiliza mucho el concepto de plurinacionalidad. ¿Crees que ese es el horizonte del sector indígena?

En Argentina yo creo que ese horizonte es muy, muy lejano. Hoy es la interculturalidad el horizonte, que es algo mucho más modesto. Es un camino que tiene que ver con poder definir planes de vida colectivamente, con respeto de su cultura y su modelo de desarrollo. Hoy ese es el punto a discutir, sobre todo con el auge de las actividades extractivas que tienen a los pueblos indígenas en el ojo de la tormenta.

De todos modos en los debates siempre aparece un telón de fondo que tiene ver con la autonomía, libre determinación y esto de plurinacionalidad, que es importante como concepto político, porque busca un reconocimiento de las diversas nacionalidades que están dentro del Estado. Es muy potente la reivindicación de superar la idea de “un Estado, una nación”.

-A pesar de estos horizontes modestos, es interesante pensar en el constante crecimiento del movimiento. Lo dice Verónica Huilipan en su entrevista: hoy puede darse el lujo de quedarse cuidando su jardín porque está lleno de jóvenes que se han ido sumando a la lucha

Sí yo creo que es cierto. Hoy en Argentina tenemos un conjunto de derechos relevantes, tenemos organizaciones, tenemos líderes indígenas de los cuales los que yo entrevisté son una muestra pequeñita de todos las que existen en Argentina.  Si uno lo mira, hasta la Constitución de 1994 existía un artículo que ordenaba convertir a los indios al catolicismo, estamos hablando de hace menos de 25 años. Y esa inclusión de derechos en el campo jurídico, hace que se vaya recuperando la identidad. Entonces la mitad del vaso ya está medio llena y hay una cuestión que yo siempre la digo con absoluta convicción; si no pudieron desaparecerlos en cinco siglos, es que la fortaleza es inconmensurable

Artículos relacionados
*** CHARLA-DEBATE: Resistencias al extractivismo y al capital internacional *** En Esquina Rebelde (Sánchez de
En la novena edición del boletín de EJES destacamos cómo el gobierno nacional proyecta un
"Extremas. Nuevas fronteras del extractivismo energético en Latinoamérica" reune artículos publicados entre setiembre y diciembre
Las organizaciones de la sociedad civil abajo firmantes, que acompañamos la lucha de los pueblos
El Observatorio Petrolero Sur (OPSur) es una organización cuyo desafío principal es lograr que la

Nacional


¿En el camino hacia un nuevo ALCA?

Lecciones del Foro Económico Mundial de Buenos Aires. Por Luciana Ghiotto1 / ALAI

Entre los días 5 y 7 de abril se realizó en Buenos Aires el Foro Económico Mundial, o Foro de Davos, versión latinoamericana. Por “Davosito” en el Hotel Hilton pasaron 600 empresarios, 60 funcionarios y 3 jefes de Estado. No es la primera vez que el gobierno de Mauricio Macri convoca a una reunión de este tipo: en septiembre de 2015 se había desarrollado un foro similar en el Centro Cultural Kirchner, donde también los CEOs de grandes empresas transnacionales habían discutido sobre la “cuarta revolución tecnológica” y la inserción del país en las cadenas globales de valor.

El Foro de abril fue todavía un paso más allá, porque el gobierno argentino lo utilizó además como paraguas para varias reuniones bilaterales con representantes de países de la región. Uno de los encuentros que no pasó desapercibido fue entre la Alianza del Pacífico y el Mercosur. En especial, porque allí los representantes de ambos bloques acordaron intensificar los esfuerzos a favor del libre comercio en la región y armaron una “hoja de ruta” para avanzar en ese sentido. Las resoluciones adoptadas en esa reunión marcan el espíritu de época de la región en la era Trump. Veamos por qué.

Entre los años 2015 y 2016, lo determinante en la política comercial de la región era la existencia del proyecto del Tratado Transpacífico (TPP). Los países de la Alianza del Pacífico (sin Colombia) firmaron el tratado en febrero de 2016, y comenzaron el proceso de ratificación del mismo, intentando imponer el tratado, que generó numerosas oposiciones internas, como en el caso de Chile. En ese momento, los países del Mercosur, con una postura más “antiimperialista” se oponían a avanzar en la línea planteada por el TPP. A grandes rasgos, esto se debió a las posiciones de los miembros más grandes. En el caso del Brasil de Dima Rousseff, su apuesta principal fue hacia el fortalecimiento del espacio de los BRICS en su rol de global player, y a crear el escenario para el libre movimiento de sus propias empresas transnacionales, por ejemplo con la firma de Acuerdos de protección de (sus) inversiones con varios países del continente como Colombia, México y Chile. En el caso de Argentina, una política mercado-internista había determinado una posición más cauta frente a la apertura indiscriminada de importaciones (por ejemplo, mediante la implementación de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación frente a ciertas importaciones chinas), así como marcó la instauración de “líneas rojas” en la negociación de un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea que hacia 2012 ya era fuertemente impulsado por Brasil.

Pero el final del año 2016 marcó un giro en la política coyuntural de los dos grandes del Mercosur. Por un lado, el cambio de gobierno en ambos países marcó la profundización en la apertura de sus economías, y un acercamiento notorio hacia la Alianza del Pacífico (AP). En su primer año de gobierno, Macri sumó a la Argentina como observadora de la AP y anunció que avanzaría en la firma de tratados comerciales bilaterales con el fin de poder sumar a la Argentina como miembro pleno del bloque. Por otro lado, la asunción de Trump generó un cimbronazo en el tablero de las alianzas regionales, forzando a México a mirar nuevamente hacia el sur tras anunciarse una posible renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que le resulte perjudicial, y un posible cierre del mercado norteamericano para sus exportaciones. Tanto Temer como Macri señalaron sus intenciones de aprovechar al máximo este renovado interés de México en el sur. Además, este foco en el libre comercio se dio a la par que el Mercosur terminaba de echar a Venezuela del bloque, lo cual simplifica las negociaciones, sea para la “flexibilización” del Mercosur y que cada país firme tratados por separado, o sea para la firma conjunta de TLC.

El año 2017 arrancó con este nuevo escenario, y desde febrero todos los jugadores salieron a la cancha a pre-calentar para el partido. En una reunión en febrero entre Michel Temer (ya fortalecido por la escasa oposición organizada en el escenario interno) y Mauricio Macri se determinó la necesidad de que el Mercosur se abriera hacia el Pacífico. Otra reunión entre Macri y Michelle Bachelet llamó a la realización de la reunión ampliada de los bloques como respuesta a la política proteccionista de EEUU.

La reunión de abril entre la AP y Mercosur expresó el reordenamiento de los bloques, en un contexto de abierto giro aperturista y crisis de las alternativas de integración. Este contexto tiene su punto cúlmine en el acuerdo por avanzar en una gran área de libre comercio regional. La idea de los gobiernos ha sido la de crear un “Area de Libre Comercio de América Latina y el Caribe” (por su sigla, ALCALC), idea también apoyada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)2.

¿Se acuerdan del ALCA? Este proyecto, al igual que en los noventa, implica generar una región abierta al mundo. La historia parece repetirse. Pero claro, no hay una vuelta atrás, ya que existen muchos elementos nuevos desde el fracaso de ese proyecto. En primer lugar, porque este ALCA sui-generis sería un área que deja afuera a dos jugadores clave: por un lado a EEUU, por su política de revisión de los acuerdos comerciales y tendencia al proteccionismo en la era Trump. Este primer hecho ya tiene un peso en sí mismo, ya que recordemos que en el proyecto ALCA, las campañas nacionales y continentales se centraron en el rol de “imperialista” del proyecto, aun si este era sostenido por varios sectores de las burguesías regionales3. En cambio ahora, sin EEUU, este nuevo proyecto se muestra desnudo: como un modo de imposición del mercado mundial sobre los mercados locales. Es la ley del valor al desnudo aplicada en la región, forzando a los países a aumentar los niveles de productividad y competitividad para insertarse en las cadenas globales de valor4; en otras palabras, implica apuntar los cañones contra los sectores trabajadores y exigirles mayor producción a un menor costo (¿y por qué no, si así trabaja la clase obrera asiática?).

El segundo sector que deja de lado es a los países del ALBA, es decir, a los gobiernos “progresistas” (Venezuela, Ecuador, Bolivia, Cuba). El nuevo ALCA sui-generis termina de acorralar a los países andinos para que dejen de lado sus políticas mercado-internistas y redistributivas y se vuelquen al libre comercio, en una postura más pragmática para su inserción internacional. Este ya fue el caso de Ecuador al entrar en el Acuerdo de Asociación (similar a un TLC) con la Unión Europea, y no debería sorprender que próximamente Bolivia y Venezuela revisen sus posturas hacia organismos como la Organización Mundial de Comercio.

Por otro lado, lo que determina una nueva época para el libre comercio en la región es el fuerte rol de China y el vuelco hacia los países asiáticos, la “zona caliente” del planeta. Cuando se frenó el TPP, Perú y Chile salieron a explorar nuevos horizontes en Asia, incluso comenzando a negociar acuerdos con Rusia y su área de influencia. El ALCA sui-generis probablemente tenga como objetivo confluir en acuerdos con los países del Pacífico, en lugar de concentrarse en las potencias del norte. A esto se suma la existencia de numerosos TLC bilaterales ya existentes entre los países de la AP y de la cuenca Pacífico.

En definitiva, el Foro Económico Mundial versión latinoamericana ha sido un momento clave en la reorganización de alianzas en la región. Pero también deja a las organizaciones sociales una enseñanza: que el fin de un proyecto y su denominación, sea ALCA, o TPP o ALCALC, no implica el fin del proyecto de libre comercio5. Por el contrario, lo que estos veinte años de experiencia en la aplicación de tratados nos muestra es que hoy los TLC y las protecciones que otorgan a las grandes corporaciones globales son esenciales a la nueva estructuración productiva del capitalismo. Ayer peleamos contra el TPP; ante-ayer contra el ALCA; hoy contra el ALCALC. Pero mientras desde los sectores anticapitalistas y antiimperialistas no se exploren alternativas de integración profundas, los proyectos que sigan llegando tendrán renovadas siglas y bonitos nombres, pero no lograrán sacarnos de la encrucijada de la crisis civilizatoria del capitalismo.

1 Luciana Ghiotto es investigadora del CONICET Argentina, sede Escuela de Política y Gobierno de la Universidad de San Martín. Es miembro de ATTAC Argentina, colaboradora de Transnational Institute (TNI) y miembro de la “Asamblea Argentina mejor sin TLC”.
2 http://www.abc.com.py/edicion-impresa/economia/bid-plantea-crear-alcalc-una-nueva-area-de-libre-comercio-para-la-region-1580282.html
3 Sin embargo, diez años después del fracaso del ALCA, han surgido algunos análisis que sostienen, basados en declaraciones oficiales y periodísticas, que el ALCA era en realidad buscado por ciertos grupos económicos sudamericanos, y que empujaron el proceso de negociación incluso en contra de algunos sectores internos en los EEUU. Ver tesis doctoral de Rodrigo F. Pascual: https://www.academia.edu/25870863/LA_ARGENTINA_Y_EL_ALCA
4 Ver artículo Rodrigo F. Pascual y Luciana Ghiotto: “Reconceptualizando lo político: Estado, mercado mundial, globalización y neoliberalismo”, 2010, Revista Argumentos (México); en: https://www.academia.edu/11428054/Reconceptualizando_lo_pol%C3%ADtico_Estado_mercado_mundial_globalizaci%C3%B3n_y_neoliberalismo

5 Ver artículo Luciana Ghiotto y Evelin Heidel “Muerto el TPP, ¡viva la liberalización!” en Revista ALAI: http://www.alainet.org/es/articulo/182379

Artículos relacionados
Martín Álvarez Mullally, investigador del OPSur, fue entrevistado por El Tren. La voz de los
Hoy se presenta en Buenos Aires el libro “Horizonte político del movimiento indígena en Argentina”
El gobierno de Mauricio Macri está batiendo record en la rapidez para endeudarnos. Solo hay
"Extremas. Nuevas fronteras del extractivismo energético en Latinoamérica" reune artículos publicados entre setiembre y diciembre
En la Patagonia NO Señor Embajador Yang Wanming De nuestra consideración: Patagonia, 15/05/2017 Nos dirigimos


¿Están hipotecando nuestros bienes para garantizar el pago de la deuda externa?

El gobierno de Mauricio Macri está batiendo record en la rapidez para endeudarnos. Solo hay que mirar la información que publica el Ministerio de Hacienda para ver que a diciembre de 2016 la deuda pública del Estado central creció 34.500 millones de dólares. Con un gobierno cuya política es claramente la defensa del interés privado y el beneficio del capital concentrado, ¿para qué entonces mentir diciendo que se estarían entregando nuestros bienes comunes como garantía de pago de la deuda?

Por Fabiana Arencibia / Red Eco – “Por decreto el gobierno hipotecó las riquezas naturales como garantía de la deuda externa”, afirmó el Dr Eduardo Barcesat en una nota publicada en el sitio Mucho Más que Dos (1). La nota fue replicada por varios portales de afinidad política con el kirchnerismo  y por otros que lamentablemente no profundizaron más allá de este impactante título (2).

Además, la noticia circuló rápidamente cuando fue puesta al aire por el canal de noticias C5N en el informe realizado por Roberto Navarro en El Destape (3), con un zócalo en pantalla que decía “Recursos Naturales como garantía de deuda. El Gobierno hipotecó Vaca Muerta”. A su vez, podía leerse en pantalla el hashtag #Hipoteca. En el informe, Navarro afirmaba que los 80.000 millones de dólares tomados por el gobierno de Mauricio Macri “por primera vez en la historia se están garantizando con recursos naturales, con nuestro petróleo, con nuestro gas, con nuestro litio, con el oro, con la plata (…). Es decir, a diferencia de lo que ocurrió en la historia, que si un país no puede pagar no le podes embargar nada porque es un soberano, y no le podes embargar a un soberano, renunciamos a la inmunidad soberana, en estos bienes. La próxima vez que Argentina caiga en default – y si Mauricio Macri sigue así no vamos a tardar mucho – entonces vienen por nuestro gas, entonces vienen por nuestro petróleo, entonces vienen por nuestro litio para las baterías, entonces vienen por el oro, vienen por la plata, vienen por el país, vienen por YPF y vienen por Aerolíneas (…). Este gobierno es más entreguista que la dictadura del ’76, que el menemismo, que todos los que hemos tenido”. “Nadie se atrevió a esto…”, dijo Navarro, insistiendo en que se renuncia a la inmunidad soberana y que “hipotecamos el país” (3).

También abordó esta noticia el periodista Mariano Beristain en su nota “Demandan a Macri por hipotecar los recursos naturales como garantía del pago de deuda externa”. Allí, además de referirse a la demanda judicial contra el presidente Mauricio Macri realizada por los abogados Jorge Cholvis, Arístides Corti y Eduardo Barcesat en nombre del Instituto Arturo E. Sampay por la firma de los decretos 29/2017 y 231/2017, se refiere a un anexo de 400 páginas que formaría, como Anexo, parte del primero de ellos, donde se detallarían expresamente los recursos naturales dados en garantía. Consultado por esta agencia, el periodista de C5N y conductor del programa radial Mucho más que Dos junto a Fernanda Vallejos, afirmó que el anexo existía pero que fue bajado del Boletín Oficial donde se encontraba publicado junto con los decretos. Lo que llama la atención es que dicho Anexo no es mencionado en ninguno de los decretos, los cuales deberían referir en alguna parte de la letra a la existencia del mismo.

Lo que se denuncia La denuncia se refiere a que con las firmas de los decretos 29/2017 y 231/2017 (y todos los endeudamientos pactados en el curso de 2017) el gobierno, según afirma Barcesat en su nota, entrega “como respaldo de los pagos de servicios e intereses, el conjunto de los recursos y riquezas naturales”.  A estos dos decretos deberíamos agregarle el firmado el pasado viernes 12 de mayo (334/2017).

Los fundamentos de la denuncia hacen hincapié en dos elementos incluidos en los decretos. Por un lado, el que autoriza al Ministerio de Finanzas a que, en la contratación de la deuda que cada decreto estipula, se incluyan “cláusulas que establezcan la prórroga de la jurisdicción a favor de tribunales” en las ciudades de New York, Londres  y Confederación Suiza (según el decreto de que se trate) y que dispongan “la renuncia a oponer la defensa de la inmunidad soberana”, por reclamos respecto, exclusivamente, a lo que cada acuerdo establezca. Por otro lado, el que expresa que “la defensa a la inmunidad soberana NO implicará renuncia alguna respecto a la inmunidad de la República Argentina con relación a la ejecución de los bienes que se detallan a continuación (…)” y allí se nombran: las Reservas del Banco Central, cualquier bien del dominio público del Estado que estén en nuestro país (arts. 234 y 235 del Código Civil y Comercial de la Nación), cualquier bien dentro o fuera del territorio argentino que preste un servicio público esencial, dinero en efectivo, depósitos bancarios, valores, obligaciones o cualquier medio de pago, bienes utilizados por una misión diplomática, impuestos y/o regalías adeudadas a nuestro país, nuestros derechos a cobrar impuestos y/o regalías, y los bienes protegidos por cualquier ley de inmunidad soberana aplicable.

En primer lugar hay que saber que no es lo mismo inmunidad soberana (o de jurisdicción), que inmunidad de ejecución. La inmunidad soberana es la que permite no ser sometidos a tribunales extranjeros ante controversias y/o incumplimientos, en este caso, de los contratos de endeudamiento público externo. A ésta es a la que se renuncia por estos decretos. Pero no es, como dice Navarro, que “nadie se atrevió a esto” y que nunca en la historia sucedió. Esta renuncia ha sido parte de los contratos de endeudamiento. Como recuerda Alejandro Olmos: “Antes de Martínez de Hoz, lo hizo el gobierno de Juan D. Perón que, en 1973, aceptó la prórroga de jurisdicción a favor de jueces extranjeros, mediante una ley aprobada mayoritariamente por el Congreso Nacional. A partir de allí y con la reforma del Código Procesal en abril de 1976, la totalidad de los gobiernos se sometieron a la jurisdicción extranjera, sin excepción”.

Los decretos 319/2004, 1735/2004 y 563/2010, firmados durante la gestión kirchnerista, tienen la misma estructura que el 29/2017 y el 231/2017, firmados por el macrismo y denunciados tanto por abogados como por periodistas afines  políticamente al kichnerismo. Ambos incluyen la renuncia a la inmunidad soberana con el mismo texto y autorizando o facultando a “incluir cláusulas que establezcan la prórroga de jurisdicción a favor de los tribunales ubicados en la ciudad de… (países extranjeros) y la renuncia a oponer la defensa de inmunidad soberana”.

No se entiende, entonces, por qué la denuncia legal y periodística es realizada ahora y no cuando se firmaron esos decretos durante el gobierno anterior. Con relación a la inmunidad de ejecución, es la que evita que cualquier sentencia dictada por tribunales extranjeros traigan como consecuencia la confiscación y ejecución de los bienes que son propiedad de un Estado. A esta inmunidad, recuerda Alejandro Olmos, se renunció en los decretos del menemismo “lo que permitió que los buitre pretendieran la ejecución de bienes que estaban en el exterior, pero nunca más se incluyó esa cláusula nefasta que podría afectar con seguridad bienes del Estado”.

Otro aspecto que se sostiene en la denuncia periodística realizada a partir de la presentación de la demanda judicial, es que cuando se detallan los bienes que estarían fuera de toda posibilidad de ejecución por parte de tribunales extranjeros, no se mencionan a los bienes del dominio privado del Estado (art 236 del Código Civil y Comercial de la Nación: los inmuebles sin dueño, las minas de oro, plata, cobre, piedras preciosas, sustancias fósiles y toda otra de interés similar, según lo normado por el Código de Minería; los lagos no navegables sin dueño, las cosas muebles de dueño desconocido que no sean abandonadas, excepto los tesoros; los bienes adquiridos por el Estado nacional, provincial o municipal por cualquier título).

Tomando este punto, Navarro afirma: “por primera vez en la historia se están garantizando con recursos naturales, con nuestro petróleo, con nuestro gas, con nuestro litio, con el oro, con la plata”. Lamentamos tener que volver a decirle que los decretos 319/2004, 1735/2004 y 563/2010, firmados durante la gestión kirchnerista, tampoco los incluían. Y la explicación para su no inclusión la da con claridad Alejandro Olmos en una carta dirigida a los abogados demandantes: “Los recursos naturales a que hace referencia el artículo 236 del Código Civil y Comercial, no son del Estado Nacional, y en razón de ello el Poder Ejecutivo no tiene potestad alguna para proceder a su exclusión. (…) La Constitución Nacional es muy clara al respecto, en cuanto establece en su art. 124 que ‘Corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio’. En razón de ello, y ya que tales recursos son de las provincias, el Estado Nacional no puede afectarlos de ninguna manera, porque no tiene el dominio de los mismos, por lo cual mal podían estar afectados por los bonos emitidos recientemente (…) Si el Estado no tiene el dominio originario de esos bienes, y no puede hacerlos materia de convenios internacionales de explotación, mal puede comprometerlos en garantía alguna, hipotecarlos, o afectarlos a cualquier emisión de bonos”.

Para cerrar, si nos alcanzan los dedos de una mano (quizás a algunos hasta les sobren) para contar políticas de este gobierno que puedan rescatarse en beneficio de los trabajadores y el pueblo más postergado, en defensa de la soberanía entendida en un criterio amplio, no solo territorial ¿para qué mentir sobre lo que no es? ¿Por qué la crítica ahora sobre cosas que debieron cuestionarse de la misma manera durante el gobierno anterior?  ¿A qué contribuye esta forma de contar lo que nos pasa? ¿A quiénes beneficia? ¿A quiénes perjudica?

Notas: (1) http://www.muchomasquedos.com.ar/gobierno-hipoteco-riquezas-naturales/ (2) Agencia Nac&Pop http://nacionalypopular.com/2017/04/20/por-decreto-el-gobierno-hipoteco-las-riquezas-naturales-como-garantia-de-la-deuda-externa/ Taringa https://www.taringa.net/posts/noticias/19857840/Macri-Hipoteca-Recursos-Naturales-por-mas-Deuda-Externa.html Kontrainfo http://kontrainfo.com/?p=4625 (3) El destape http://www.eldestapeweb.com/informe-especial-el-gobierno-hipoteco-vaca-muerta-n28233 https://www.facebook.com/ElDestapeWeb/videos/1445402175520334/

 
Artículos relacionados
Martín Álvarez Mullally, investigador del OPSur, fue entrevistado por El Tren. La voz de los
Hoy se presenta en Buenos Aires el libro “Horizonte político del movimiento indígena en Argentina”
Lecciones del Foro Económico Mundial de Buenos Aires. Por Luciana Ghiotto1 / ALAI Entre los
"Extremas. Nuevas fronteras del extractivismo energético en Latinoamérica" reune artículos publicados entre setiembre y diciembre
En la Patagonia NO Señor Embajador Yang Wanming De nuestra consideración: Patagonia, 15/05/2017 Nos dirigimos


Extremas. Nuevas fronteras del extractivismo energético en Latinoamérica

“Extremas. Nuevas fronteras del extractivismo energético en Latinoamérica” reune artículos publicados entre setiembre y diciembre de 2016 en la web de Oilwatch Latinoamérica. Con esta revista digital intentamos poner en diálogo diferentes abordajes sobre la energía extrema, aportar elementos para la crítica a la civilización fósil y reafirmar la convicción en la imperiosa necesidad de construir alternativas.

Desde ya se agradecen comentarios, críticas y, por supuesto, la difusión.

Indice

Qué entendemos por energía extrema Anular el espacio a través del tiempo La biotecnología al servicio del extractivismo Estallando el océano Presal: Energía extrema de las entrañas de la Tierra Un iceberg llamado Vaca Muerta Colombia: Los pesados amplían la frontera extractiva La violencia como modelo Orinoco al extremo: la Faja Petrolífera y el Arco Minero, extractivismos de alto riesgo Carbón 2.0, otro capítulo de la trama no convencional en Latinoamérica

[Descargar el boletín]

Artículos relacionados
*** CHARLA-DEBATE: Resistencias al extractivismo y al capital internacional *** En Esquina Rebelde (Sánchez de
Hoy se presenta en Buenos Aires el libro “Horizonte político del movimiento indígena en Argentina”
En la novena edición del boletín de EJES destacamos cómo el gobierno nacional proyecta un
Las organizaciones de la sociedad civil abajo firmantes, que acompañamos la lucha de los pueblos
El Observatorio Petrolero Sur (OPSur) es una organización cuyo desafío principal es lograr que la


Carta abierta al gobierno de la República Popular China

En la Patagonia NO

Señor Embajador Yang Wanming

De nuestra consideración:

Patagonia, 15/05/2017

Nos dirigimos a usted a fin de informarle, y por su intermedio al gobierno de la República Popular China, que las/los abajo firmantes, nos oponemos categóricamente a la instalación de cualquier tipo de central nucleoeléctrica en ningún lugar del territorio patagónico. Queremos notificarlos también de nuestra decisión de impedir, bajo todos los medios dentro de la legalidad, la instalación de la antedicha planta de generación eléctrica.

Más allá de la decisión de los gobiernos argentino y rionegrino, los habitantes patagónicos rechazamos dicha acción por inconsulta, arbitraria e ilegítima. Por considerar esta fuente de energía como sucia, peligrosa y costosa.

No solo rechazamos la central nuclear sino el circuito completo del uranio, desde la prospección hasta los residuos, la infraestructura asociada y los usos que se le quiere dar a esa energía, especialmente porque cada uno de esos procesos contradice los objetivos y (sobreactuados) compromisos de atender el cambio climático. La Patagonia no es territorio para ninguna “externalidad” económica.

Quedan ustedes debidamente notificados. Sin otro particular Atte.

Unión de Asambleas Patagónicas (UAP) Unión de Asambleas de Chubut (UACH) Unión de Asambleas del Kurru Leufu (Río Negro)

Adhieren:

-Asamblea Vecinal de Puerto Pirámides (Chubut).

-Asamblea de Comodoro Rivadavia (Chubut).

-Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Viedma y Patagones.

-Asamblea Centenario Libre de Fracking (Centenario, Neuquén).

-Asamblea en Defensa del Agua y de la Tierra (Bolsón, Río Negro).

-Asamblea Permanente del Comahue (Neuquén y Río Negro).

-Asamblea Permanente del Comahue por el Agua Allen (Río Negro).

– Asociación Civil Árbol de Pie (Bariloche, Río Negro).

-Asociación de Productores de la Comarca Andina (Comarca Andina del Paralelo 42).

-Asociación Ecologista Piuké (Bariloche, Río Negro).

-Asociación Lihue (Bariloche, Río Negro).

-Autoconvocados por el Agua Cuenca del Senguer (Sarmiento, Chubut).

-Barrio Obrero (Cipolletti, Río Negro).

-Biblioteca del Río (El Bolsón, Río Negro).

-Colectivo Social y Ambiental Unidos por las Aguas de la Cuenca Currú Leuvú de Viedma y Patagones. (Río Negro y Bs. As.).

-Comisión Directiva UnTER Cipolletti (Río Negro).

-Construcción de Alternativas Agroalimentarias Locales desde la Perspectiva de la Soberanía Alimentaria. CURZA- UNCo (Viedma, Río Negro).

-Convocatoria Segunda Independencia (Neuquén).

-Equipo de Comunicación Pulafkenche.

-Foro por Tierra y Vivienda (Cipolletti, Río Negro)

-Gremial de Abogadas y Abogados – Sede Patagonia.

-Hermanas de la Misericordia de las Américas, Comunidad Argentina.

-Magdalenas (Puerto Madryn, Chubut).

-Movimiento Antinuclear del Chubut (MACH).

-Movimiento Popular la Dignidad (Cipolleti, Río Negro).

-Multiespacio Cultural La Puerta (Puerto Pirámides, Chubut.)

-ONG Alerta Angostura (Villa La Angostura, Neuquén).

-Proyecto Crecer con Esperanza (Fiske Menuco, Río Negro).

-Radio Península FM 90.7 (Puerto Pirámides, Chubut).

-Radio Piuké FM 94.7 (Bariloche, Río Negro).

-Sociedad Ecológica Regional (Comarca Andina, El Bolsón).

-Vecinxs en Defensa de la Cuenca del Río Azul (Comarca Andina del Paralelo 42).

———–

Comisión Prensa y Comunicación UAC Unión de Asambleas Ciudadanas

Artículos relacionados
La generación de gases efecto invernadero (GEI), principalmente, producto de la quema indiscriminada de combustibles
En el marco del Break Free 2017, EJES - Enlace por la Justicia Energética y
El 24 de noviembre realizamos el encuentro Alternativas para la Soberanía Energética.  Qué energía y
El 24 de noviembre realizamos el encuentro Alternativas para la Soberanía Energética.  Qué energía y
El 24 de noviembre realizamos el encuentro Alternativas para la Soberanía Energética.  Qué energía y


Macri gastará 14 mil millones de dólares en nuevas centrales nucleares

Firmará contrato en China, continuando las negociaciones iniciadas por CFK. Gasto total: 30 mil millones de dólares, incluyendo mantenimiento. Alternativas energéticas, políticas y sociales.

Fue recién a finales de marzo cuando el ex CEO de Shell, el ministro de Energía y Minería Juan José Aranguren, anunció nuevos tarifazos de gas de hasta un 37 % para los hogares, y anticipó otras dos nuevas alzas en noviembre de este año y abril del 2018. Por este aumento habría sido imputado por la Justicia, ya que habría beneficiado a los empresarios amigos del presidente Mauricio Macri. Ahora Cambiemos anuncia más negocios con energía, y en perjuicio del pueblo trabajador.

El miércoles 17 de mayo se firmará el primer contrato comercial con China para la construcción de Atucha III, la central nuclear de 745 MW en la localidad de Lima (PBA), más otra en el sur del país. Al respecto, Pedro Casariego, del PRO Río Negro y exfuncionario radical, sostuvo a la agencia APP que “me juego que se construirá en la Patagonia, en la provincia de Río Negro. Se está estudiando su factibilidad”. Se trataría de una planta nuclear de 1.150 MW de potencia. Casariego también señaló que “si esto se confirma, las obras comenzarán a fin de año o principios del próximo. Todavía no me puedo imaginar todo lo que ello representa para nuestra región especialmente, y para el país en general”. De conjunto, habría una inversión de U$S 14.000 millones, de los cuales unos U$S 12.500 millones serán financiados por China. Con respecto a Embalse, la central nuclear ubicada en Córdoba, se plantea su extensión de vida por otros 30 años.

El presupuesto total para todo este plan nuclear alcanzaría los U$S 30.000 millones, más de 20 veces de lo destinado a energías renovables. La semana pasada se conoció otro anuncio para explorar el subsuelo de Río Negro en busca de uranio en la zona del Bajo Santa Rosa, área protegida entre Lamarque y Valcheta. La resistencia ante estos proyectos ya se siente en la región.

Relacionado: La Patagonia negociada: historia reciente de las luchas ambientales

Energía nuclear y megaminería

En el pasado las minas de uranio en Mendoza y Córdoba tuvieron derrames ácidos sobre los arroyos y ríos de la región, ante lo cual se realizaron múltiples denuncias y se logró condenas y multas a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). Años después muchas provincias prohibieron los métodos de minería química para todos los minerales. Ante la imposibilidad de extraer uranio en Argentina, el costo ambiental lo viene pagando el pueblo trabajador de los países desde donde se importa el uranio, como Canadá, Rusia o Australia, gracias a las leyes compradas por las mineras. Ante el aumento del precio de la tonelada, el Gobierno viene evaluando hace años nuevos proyectos para el autoabastecimiento y exportación del combustible, con la resistencia de las comunidades cercanas.

Quizás te interese: El PRO avanza con legalizar la minería de uranio en Chubut

Cuánto CO2 emite la energía nuclear

Unos de los “argumentos fuertes” que utiliza el Ministerio de Energía y Minería de Juan José Aranguren, el ministro de los tarifazos y ex CEO de la imperialista Shell, es que la energía nuclear no emite dióxido de carbono (CO2), uno de los principales gases de efecto invernadero causantes del calentamiento global y aumento del régimen de sequías y lluvias torrenciales. Esto es verdad solamente durante el proceso en el cual las barras de uranio generan vapor y hacen girar las turbinas, pero en todos los procesos anteriores y posteriores se genera CO2.

Según distintos estudios en donde comparan todos los procesos necesarios como la minería, el transporte, la construcción, el mantenimiento, etcétera, para producir electricidad con distintas tecnologías, la energía nuclear produce 66 gr de CO2 por cada KWH de electricidad, mucho más que la mayoría de las energías renovables como la eólica (10 gr/KWH) o solar térmica (13 gr/ KWH), aunque menos que el carbón (1000 gr/KWH), el gas (443 gr/KWH) o el diesel (778 gr/KWH).

Seguí con: Energía, salud pública y las alternativas ante la megaminería y el fracking

Cuanta energía genera y los residuos radioactivos

Luego de todo este proceso de minería, el uranio (en los reactores realmente existentes, no los prototipos, hipotéticos o promesas de futuro) solo tiene unos pocos meses de vida útil, es decir que ya no puede hacer hervir el agua del reactor y producir electricidad. Al agotarse las barras de uranio empieza otro proceso de trabajo constante de gasto de energía y materiales para mantenerlas aisladas del entorno, durante varios miles de años.

Durante todo el proceso de minería, procesamiento del combustible, transporte, construcción del reactor, mantenimiento y desmantelamiento, el saldo entre la energía gastada para todos estos procesos y la electricidad generada es de alrededor de 14 veces. Este saldo energético o Tasa de Retorno/ganancia de lo invertido inicialmente es mucho menor que la tasa que devuelven varias de las energías renovables, pero si además se analizan los costos ambientales por la contaminación generada durante la minería, accidentes que afectan miles de Km2, vidas, enfermedades, o mantener confinados los residuos nucleares durante una eternidad, el saldo sería negativo, o sea que se pierde más de lo que se ganó.

Energía y Ambiente: Una Clase con Raúl Godoy sobre la administración del Petróleo y el gas.

Nuestras vidas valen más que sus ganancias

Con esto no descartamos que las investigaciones futuras puedan llevar algún día a resultados superiores a los de las tecnologías actuales, sin estas contradicciones y peligros evidentes, pero es un grave error ligar la necesidad de la investigación científica y el desarrollo de nuevas tecnologías, con naturalizar la comercialización masiva de un sistema de generación energética con problemas sin resolver, con costos ambientales para obtener el combustible, gestionar eternamente los residuos o aceptar el riesgo de vivir con cáncer como los trabajadores afectados por las centrales accidentadas de Chernobyl o Fukushima.

Por eso, antes de entrar en el debate de qué energía renovable necesitamos, hay que hablar sobre qué se produce con tanta energía, quienes amasan ganancias con eso y que otro modelo de producción y de sociedad podemos construir los trabajadores y sectores populares, impulsando una reconversión tecnológica en las industrias, sin caer en las contradicciones o dilemas entre elegir salud pública, medioambiente, trabajo o el acceso a los bienes necesarios para la vida cotidiana.

Esto, de la mano de impulsar la prohibición de la megaminería, así como la nacionalización de las empresas del sector energético bajo gestión de trabajadores y consumidores, la nacionalización del gas y petróleo para reorientar esos recursos hacia la construcción de una matriz energética basada en energías renovables.

Como dijo Marx, el capitalismo tiende a la destrucción de la únicas dos fuentes de donde mana toda la verdadera riqueza, los trabajadores y la naturaleza. No se trata solamente de qué métodos de reconversión industrial, transporte o generación de energía es más conveniente ambientalmente, sino de pensar cómo decidir sobre nuestras propias vidas, mejorando radicalmente las condiciones de trabajo y vida, así como una jornada de seis horas o menos, ambas incompatibles con la ganancias de una ínfima minoría de grandes propietarios.

De lo que se trata es de ampliar los límites de lo posible, organizar la economía y la sociedad en función de las necesidades de la gran mayoría del pueblo trabajador, poniendo bajo su gestión democrática (y junto a los consumidores) todo ámbito productivo, para que los trabajadores podamos tener mas tiempo para vivir y un mejor lugar donde hacerlo, que todos podamos dedicar nuestras energías al ocio creativo de la ciencia, el arte y la cultura, y desplegar así todas las capacidades humanas y establecer una relación más armónica con la naturaleza, algo que los empresarios y sus gobiernos nos niegan a cada instante.

O como decía el propio Karl Marx: “El comunismo es la unidad esencial plena del hombre con la naturaleza, la verdadera resurrección de la naturaleza, el naturalismo consumado del hombre y el humanismo consumado de la naturaleza”.

La Izquierda Diario

Artículos relacionados
Martín Álvarez Mullally, investigador del OPSur, fue entrevistado por El Tren. La voz de los
Hoy se presenta en Buenos Aires el libro “Horizonte político del movimiento indígena en Argentina”
Lecciones del Foro Económico Mundial de Buenos Aires. Por Luciana Ghiotto1 / ALAI Entre los
El gobierno de Mauricio Macri está batiendo record en la rapidez para endeudarnos. Solo hay
"Extremas. Nuevas fronteras del extractivismo energético en Latinoamérica" reune artículos publicados entre setiembre y diciembre


Vaca Muerta, puerto y ¿progreso?

El presidente Macri re anunció inversiones en Vaca Muerta luego de su gira por Estados Unidos. El intendente Municipal de Bahía Blanca, Héctor Gay, anunció una posible visita del primer mandatario durante la inauguración de la terminal de procesamiento de baritina de Sea White SA y Halliburton, el pasado viernes. A su vez, el jefe comunal aseguró que “Bahía Blanca tiene que ser un proveedor de servicios para Vaca Muerta”.

Entidades de la ciudad como la Corporación del Comercio y de la Industria, la Unión Industrial de Bahía Blanca y el Consorcio de Gestión del Puerto se han manifestado a favor del denominado progreso económico que se deduciría de la actividad generada por estas inversiones.

En tal sentido, el presidente de la última entidad, Pablo Pussetto, aseguró que “la proyección de Bahía Blanca para los próximos años va a tener una importancia muy significativa”. Sostuvo que se agrega valor desde Argentina y que también tiene gran impacto en los aportes fiscales hacia la ciudad. “Las perspectivas son más que auspiciosas”, agregó.

Sin embargo, desde el Observatorio Petrolero Sur señalaron que “donde se expande la extracción hidrocarburífera se constatan una serie de problemáticas sociales” y que “este tipo de explotación generan infraestructuras financieras y jurídicas, que rozan lo ilegítimo”. En esta producción se pueden escuchar las voces de los actores que gestionan el puerto de Bahía Blanca y las del Observatorio.

Angeles y Demonios
Radio Continental Bahía Blanca, FM 103.9 MHZ
Sábados de 10 a 12

Artículos relacionados
Martín Álvarez Mullally, investigador del OPSur, fue entrevistado por El Tren. La voz de los
Hoy se presenta en Buenos Aires el libro “Horizonte político del movimiento indígena en Argentina”
Lecciones del Foro Económico Mundial de Buenos Aires. Por Luciana Ghiotto1 / ALAI Entre los
El gobierno de Mauricio Macri está batiendo record en la rapidez para endeudarnos. Solo hay
"Extremas. Nuevas fronteras del extractivismo energético en Latinoamérica" reune artículos publicados entre setiembre y diciembre


Ante la crisis hídrica en Chubut, tratamiento y aprobacion de la iniciativa popular

Puerto Pirámides, 30 de abril de 2017
 
Encuentro de la Unión de Asambleas Ciudadanas del Chubut
 
Vecinos y vecinas de todo el Chubut ante la emergencia hídrica generalizada en todo el territorio nos reunimos en Asamblea en la localidad de Puerto Pirámides.
Con la convicción común de la defensa del agua hacemos las siguientes declaraciones:
-En el marco de la actual emergencia hídrica que atraviesa nuestro territorio exigimos el tratamiento y aprobación del Proyecto de Ley que prohíbe la Megamineria en todo el Chubut presentado por Iniciativa Popular.
-Nos solidarizamos con los pueblos de Comodoro Rivadavia y Sarmiento ante la situación de crisis hídrica, productiva y ambiental que desde hace años vienen atravesando. Apoyamos también las exigencias hacia el estado provincial y el Instituto Provincial del Agua (IPA) de mejorar y priorizar el manejo democrático de la cuenca del río Senguer.
-Hacemos evidente el altísimo grado de vulnerabilidad hídrica de las grandes ciudades y pueblos del Valle Inferior del Río Chubut incluyendo a Puerto Madryn, lo sucedido y la actual situación demuestra la necesidad impostergable de la protección genuina de sus aguas y de las más de 240.000 personas que de ella dependen.
Es momento de pensar seriamente una correcta matriz productiva provincial y criterios de planeamiento que contemplen la optimización y usos del agua.
Seguimos alertas en defensa de nuestros bienes comunes, los que aún siguen siendo saqueados, vulnerados y entregados como garantía financiera en perjuicio del pueblo, su salud y el ambiente.
 
                                                                    Unión de Asambleas Ciudadanas – Chubut
                                                                                               U.A.C.Ch.
Artículos relacionados
Martín Álvarez Mullally, investigador del OPSur, fue entrevistado por El Tren. La voz de los
Hoy se presenta en Buenos Aires el libro “Horizonte político del movimiento indígena en Argentina”
Lecciones del Foro Económico Mundial de Buenos Aires. Por Luciana Ghiotto1 / ALAI Entre los
El gobierno de Mauricio Macri está batiendo record en la rapidez para endeudarnos. Solo hay
"Extremas. Nuevas fronteras del extractivismo energético en Latinoamérica" reune artículos publicados entre setiembre y diciembre


Mientras en Estados Unidos Macri busca socios para Vaca Muerta, acá prohíben el fracking

Comunicado de la organización Tierra para Vivir, 28 de abril de 2017

Esta semana se pusieron en escena dos propuestas que hablan sobre el futuro del país: de una parte Macri buscando hacer alianzas con las grandes corporaciones norteamericanas, ofreciendo para esto la explotación de nuestros recursos. Por otra parte la acción decidida de organizaciones, vecinos y vecinas de Entre Ríos que lograron la aprobación de una ley que prohíbe el fracking en su provincia y son parte de una lucha para pensar escenarios alternativos de desarrollo en nuestro país.

El viaje de Macri a Estados Unidos para reunirse con Trump tuvo un objetivo central: la búsqueda de atraer capitales desde ese país para profundizar el saqueo de nuestros recursos. En esa negociación la principal joya que fue a presentar fue Vaca Muerta, la megaformación hidrocarburífera no convencional que ya está siendo fracturada en diversas áreas en la provincia de Neuquén.

Para eso Macri se reunió en Texas con más de 250 empresarios de distintos rubros, entre los que se encontraban los ejecutivos de las principales petroleras de ese país. Para convencerlos de entregarles áreas de explotación, hizo promesas de “reglas claras” como la baja de impuestos para la importación de maquinaria y el acuerdo con la burocracia sindical que permitió una baja de los costos laborales de la operación en Neuquén.

La búsqueda de socios comerciales se contrapone con la fuerte conflictividad que el fracking genera en el país. Dentro del extenso territorio que abarca la formación Vaca Muerta son decenas las comunidades mapuche, grupos de vecinas y vecinos, sindicatos, y organizaciones sociales que han levantado su voz en contra del desarrollo de esta técnica. Dichos grupos denuncian no solo la contaminación del agua, aire y tierra en los sitios de extracción, sino que la generación de altas cantidades de desechos que son tratados en megabasureros petroleros -como los que se ubican en el Parque Industrial de la ciudad de Neuquén- la represión de quienes defienden los territorios, el desplazamiento de comunidades y zonas productivas; así como la explotación en zonas urbanas.

Ante esta amenaza es que asambleas y grupos de vecinos y vecinas de Entre Ríos se comenzaron a organizar desde 2012 buscando blindar su provincia de la posible invasión petrolera pretendida por el entonces gobernador Sergio Urribarri (FpV). Esta lucha llegó a un punto máximo este martes 25 de abril, cuando la Cámara de Diputados entrerriana aprobó por unanimidad la prohibición del fracking en la provincia. La iniciativa parlamentaria siguió la propuesta de los movimientos y asambleas que exigían la sanción de este proyecto.

Además de la enorme conflictividad social que generan estas medidas, la obsesión macrista por atraer inversiones a bajo costo -para ellos- y de alto impacto -para nuestro país- demuestra una nula voluntad por resolver la crisis energética con  salidas alternativas. En ese sentido el desarrollo de planes de energías renovables son minúsculos comparados con los acuerdos que el gobierno busca cerrar en Vaca Muerta.

Esta gira es un episodio más de la política de Macri por situar a Argentina como un exportador de recursos dentro del mercado internacional. Para esto ha desplegado una campaña de acercamiento con inversionistas, como la realización en Puerto Madero del foro Mini Davos durante la jornada del paro nacional del 6 de abril. Este camino buscará profundizarse con la realización de la cumbre de la Organización Mundial de Comercio en diciembre de este año, y el encuentro del G-20 en julio del próximo año.

Todos estos impulsos se suman a otras políticas como el fuerte endeudamiento que está sufriendo el país, y la apertura a acuerdos comerciales (como el Tratado de Libre Comercio entre el Mercosur y la Unión Europea). Si este modelo de “desarrollo” resulta exitoso, lo será vendiendo la economía, la salud y las condiciones de vida de los pueblos argentinos. Es por esto que hacemos un llamado a las organizaciones sociales, políticas y la ciudadanía en general a hacer una amplia oposición a este modelo de tarifazos, extractivismo y saqueo. Porque si el proyecto geopolítico de Macri triunfa, será a costa de nuestro futuro.

Artículos relacionados
Martín Álvarez Mullally, investigador del OPSur, fue entrevistado por El Tren. La voz de los
Hoy se presenta en Buenos Aires el libro “Horizonte político del movimiento indígena en Argentina”
Lecciones del Foro Económico Mundial de Buenos Aires. Por Luciana Ghiotto1 / ALAI Entre los
El gobierno de Mauricio Macri está batiendo record en la rapidez para endeudarnos. Solo hay
"Extremas. Nuevas fronteras del extractivismo energético en Latinoamérica" reune artículos publicados entre setiembre y diciembre