Archivo de la etiqueta: Pueblos Originarios y campesinos

Preso por reclamar derechos

UN DIRIGENTE GUARANÍ ESTUVO DETENIDO DOCE DÍAS POR UN CONFLICTO DE TIERRAS

Una comunidad originaria de Salta denunció a un empresario por apropiarse de territorio guaraní y amedrentarlos de manera violenta. Como respuesta, la policía detuvo al líder, César Arias, y reprimió una protesta de los indígenas. Los tuits del empresario contra los DD.HH.

César Arias, dirigente de la comunidad guaraní Happo Pau, de la localidad de Embarcación.

Página 12

Nueve comunidades en conflicto


El acuerdo de Vaca Muerta hace “un abordaje neoliberal y mercantil de la energía”

Ambientalistas denuncian que no se toman en cuenta los crecientes costos, la baja productividad, el contexto de crisis climática ni la grave exposición de los trabajadores al fracking.

El Enlace por la Justicia Energética y Socioambiental (EJES) repudió a través de un comunicado el acuerdo para explotar Vaca Muerta presentado por el presidente Mauricio Macri, y que este reivindicara como una forma de lograr mayor competitividad.

Constituido por el Observatorio Petrolero Sur, con sede en Buenos Aires y Neuquén, y el Taller Ecologista de Rosario, el agrupamiento EJES denunció que el acuerdo “significa un incremento de la desregulación y la autonomía empresarial, beneficios para pocos y costos para la mayoría de la sociedad y la naturaleza”.

“Manifestamos nuestro profundo rechazo al conjunto de medidas impulsadas para explotar Vaca Muerta y otros yacimientos no convencionales, y alertamos de las graves consecuencias que podría acarrear acentuar la escala e intensidad del megaproyecto, donde no se toman en cuenta los crecientes costos y baja productividad de los no convencionales ni el contexto de crisis climática acuciante”, señalaron.

Según indicaron los opositores al acuerdo, este implicaría un mayor autogobierno y autonomía por parte de los ámbitos estatales y privados, y una reducción de la capacidad y acceso a la toma de decisiones y planificación de la vida por parte del conjunto de la sociedad. Además, denuncian que no fueron consultadas “las organizaciones sociales, indígenas, ambientales y otros sectores sindicales y de la ciudadanía en general, olvidando que por las implicancias del megaproyecto, millones de personas estamos siendo afectadas”. Además, advirtieron también sobre “la flexibilización laboral y al enorme riesgo al que se somete a los trabajadores, primera línea de fuego de exposición a la fractura hidráulica y otras instancias de la cadena productiva, como la extracción misma de arenas”.

Quizás te interese: ¿Harto de los cortes de luz? Mirá este video sobre la crisis energética

Diego di Risio, politólogo e investigador miembro cofundador del Observatorio Petrolero Sur señaló: “No nos cansaremos de decirlo: el fracking daña la reproducción misma de la vida y no existe un mecanismo que permita balancear los beneficios y costos que implica sobre el conjunto de la sociedad. A esta conclusión han llegado numerosas instituciones públicas y países, por lo que las acciones anunciadas por el ejecutivo no pueden pretender omisión”.

Por su parte, Marco Kofman, economista y miembro de Taller Ecologista, indicó que “pedir el ahorro en función de expandir la capacidad productiva no es “cuidar el planeta”, sino transferir el costo de acumulación del capital de un sector a otro. En un escenario de ajuste, las ingentes masas de subsidios públicos a las petroleras se incrementan, al tiempo que nuestras tarifas de servicios públicos se dolarizan y se atan a las variables más onerosas, conjunto de medidas que responden a políticas de manual de corte neoliberal”.

Mauricio Macri señaló en la conferencia de prensa realizada el 10 de enero, en la cual anunció el acuerdo de Vaca Muerta, que “necesitamos realmente volver a darle el valor que tiene la energía en una sociedad y el planeta”, sin embargo, para EJES “darle valor es crear cambios estratégicos que logren transiciones productivas y energéticas, políticas que busquen una sociedad pospetrolera sobre la base de la justicia socioambiental y energética”.

“Sin estos cambios estaremos reeditando y acentuando los viejos problemas de desigualdad, explotación y degradación ambiental”, sentenciaron.

La Izquierda Diario


Acción Ecológica: Defender palmo a palmo la vida en Ecuador

  • Al gobierno ecuatoriano el ecologismo crítico le molesta porque le recuerda lo que no pudo cumplir. Pero Correa debe aprender a no subestimar la fuerza y la solidaridad internacional del movimiento ecologista y de la justicia ambiental.
  • La incapacidad para huir de la narrativa del crecimiento económico permanente ha imposibilitado avanzar hacia un post-extractivismo, acrecentando los conflictos por los recursos.
Yayo Herrero y Samuel Martín – Sosa Rodríguez Protestas por el cierre de ACCIÓN ECOLÓGICA en el Ministerio de Medio Ambiente de Ecuador.

Acción Ecológica es una organización ecuatoriana de reconocido prestigio internacional, querida y respetada por un historial de 30 años de trabajo en defensa de la naturaleza y los derechos humanos, sobre todo los de los pueblos más vulnerados. A finales de 2016 el gobierno de Rafael Correa inició los trámites administrativos para su disolución. Entre los argumentos oficiales para decretar el cierre se esgrimía que Acción Ecológica se desvía de los fines y objetivos para los que fue constituída o que Acción Ecológica se dedica a denunciar los impactos que el extractivismo tiene en Ecuador. Faltaría más. Precisamente es esa una actividad que encaja perfectamente en el objetivo para el que fue creada, como se puede comprobar en sus estatutos : la defensa de la naturaleza. Por tanto la notificación de cierre es ridícula y trata inútilmente de esconder una clara acción política de represión, silenciamiento de la disidencia e intento de domesticación de aquellos que se rebelan cuando los principios constituyentes son violados.

Afortunadamente, Acción Ecológica no está sola y su empeño y resistencia, combinada con el apoyo y presión solidaria dentro y fuera de Ecuador ha terminado forzando que el Ministerio del Ambiente rechace la pretensión del gobierno. Sin embargo, no es posible bajar la guardia. No se trata de un capricho coyuntural de Correa, sino que, mientras el modelo económico que se persiga sea el que se basa en el extractivismo y la expulsión de personas, el trabajo de Acción Ecológica o de organizaciones afines, seguirá siendo incómodo, molesto e inevitablemente confrontativo.

Acción Ecológica se ha significado en la defensa de los pueblos originarios y, en concreto, en la del pueblo Shuar, que desde hace años está viendo amenazada sus superviviencia en el sur del país por la actividad de empresas mineras y petroleras. El avance del extractivismo en esa zona conlleva un acaparamiento y contaminación de tierras y agua que son una sentencia de muerte para esta comunidad, que vive en íntima relación con los bosque y los territorios ancestrales que habita. En los últimos años han muerto tres dirigentes Shuar, en unos acontecimientos no esclarecidos hasta la fecha y sin que se hayan encontrado culpables.

Actualmente en la provincia de Morona Santiago el pueblo Shuar intenta resistir a los ataques del gobierno, que les ha expulsado de sus tierras ancestrales para permitir un mega-proyecto de minería de cobre a cielo abierto de la empresa china Explorcobres S.A., con una escalada de tensión en las últimas semanas que ha devenido en unos lamentables enfrentamientos con la policía
con final trágico . El proyecto se encuentra en fase exploratoria y avanza a buen ritmo sin consulta previa ni consentimiento de parte de las comunidades afectadas, cuyos recursos legales y alegaciones son sistematicamente ignoradas por el gobierno.

Es importante resaltar que Ecuador se encuentra inmerso en pleno período pre-electoral; a mediados de febrero el pais andino eligirá un nuevo presidente y el candidato oficialista lidera los sondeos. Es patente el nerviosismo porque proyectos mineros como el mencionado, salgan adelante. Y para ello el gobierno no está escatimando medios: ha procedido a una absoluta militarización de la zona, decretando el
estado de excepción , que suspende derechos, intimida a la población local, realiza allanamientos colectivos y efectúa detenciones arbitrarias. Se suceden las denuncias de campesinos por violaciones de los derechos humanos. Todo con tal de tranquilizar a los inversores. Es muy significativo que el gobierno chino haya mostrado su preocupación por los enfrentamientos y haya agradecido al gobierno de Correa su rápida respuesta para controlar la situación.

Acción Ecológica ha brindado apoyo y asesoramiento al pueblo Shuar durante años, en relación a los impactos ecológicos del extractivismo minero y su afección a los derechos humanos. Por tanto el cierre de Acción Ecológica es un castigo del gobierno, una represión en toda regla del ecologismo más político; aquel que da voz a las comunidades, a los “ecologistas pobres”, como diría Martinez Alier, que siendo los que viven en mayor armonía con su medio, son los más castigados por un modelo de desarrollo que les ignora y aniquila.


Ecuador no es una excepción al patrón al que durante los últimos 15 años en mayor o menor medida se han ajustado los diferentes gobiernos de la izquierda latinoamericana: poner cierto freno a las reformas neoliberales, renegociar contratos con las empresas transnacionales para retomar el control de la economía, aumentar los ingresos públicos a través del extractivismo, y usar parte de sus excedentes en cubrir programas sociales, conseguiendo así reducir la brecha social, ganando de paso legitimidad popular. La posibilidad de repensar los modelos de desarrollo, derivada de una nueva cosmovisión que colocaba a las personas y a la naturaleza en el centro, se ha quedado meramente por tanto en el plano teórico.

Por ejemplo, la iniciativa ITT-Yasuní, que pretendía dejar de explotar un bloque petrolero en el subsuelo amazónico a cambio del pago, en forma de devolución de deuda ecológica, de la mitad de los ingresos que generaría su extracción, terminó en fracaso. Surgida de la sociedad civil – con la participación fundamental de Acción Ecológica -, la iniciativa fue adoptada por el gobierno ecuatoriano en 2007. Sin embargo, la amenaza extractivista siempre planeó sobre el proyecto y, escudándose en el tibio apoyo internacional (que, por otro lado, ciertamente fue muy escaso), Correa autorizó finalmente en 2013 la explotación de estos campos. En un marco más amplio, mientras la Constitución de Montecristi (2008) incluyó un régimen del Buen Vivir (Sumak kawsay), que abordaba elementos como la convivencia social, la inclusión y la equidad, la biodiversidad, el cambio climático o los derechos de la naturaleza , o el estado plurinacional, al final desarrollo práctico de estos conceptos se ha visto arrollado por la realpolitik .

Ello ha resultado no solo en el mantenimiento sino en la profundización del mismo modelo productivo exportador, abriendo nuevos campos de operación minera, petrolera y agroindustrial que junto con empujes similares en otros gobiernos de la región han extendido la frontera extractiva por toda Latinoamérica. Pero es este un modelo que a pesar de los intentos no ha producido una sustancial mejora en la protección ambiental; la razón esencial es que sigue asimilando desarrollo a un crecimiento conseguido a base de esquilmar la naturaleza, generando un bienestar efímero susceptible al desvanecimiento según cambien los precios de las materias primas o cambien las correlaciones de fierzas en los mercados internacionales. En lo tocante a la sostenibilidad, al final tenemos lo mismo de manera diferente. Pero dar la espalda a los límites físicos del planeta, no hace que estos desaparezcan. La incapacidad para huir de la narrativa del crecimiento económico permanente ha imposibilitado avanzar hacia un post-extractivismo, acrecentando los conflictos por los recursos. De hecho el cobre, el mineral que se encuentra en el centro del conflicto con los Shuar, es un buen ejemplo del agotamiento del Planeta. Su inminente pico de producción ilustra bien el “peak everything” al que nos enfrentamos, y explica los nervios del gobierno chino.

Tampoco este modelo ha significado un avance de los derechos humanos, ni siquiera concebidos de una forma clásica. En este sentido conviene recordar que no es la primera vez que el presidente ecuatoriano intenta cerrar Acción Ecológica. Ya lo intentó en 2009 como castigo a las críticas ecologistas a los planes mineros, aunque dada la magnitud de la respuesta de rechazo popular a esta agresión, también tuvo que recular. Acción Ecológica ha reportado en una elocuente
infografía más de un centenar de agresiones sufridas por la organización en la última década. La variada tipología incluye difamación, amenazas, descalificaciones, vigilancia,…Seis de cada diez procedieron del Estado (gobierno, fuerzas del orden, funcionarios,..). Cabe destacar además que la gran mayoría de estas agresiones se realizaron contra mujeres de la organización.

Pero Ecuador no solo ha continuado por la senda extractivista, vaciando progresivamente de contenido el
Mandato Minero que acompañó la Constitución, y que obligaba a acabar con las concesiones mineras que no hubieran tenido procesos de consulta ambiental y a pueblos y nacionalidades indígenas. También acaba de firmar un Tratado de Libre Comercio con la UE que confiere grandes ventajas al agronegocio y dañará a los pequeños productores campesinos.

Ecuador se aleja así de la defensa de los Derechos de la Naturaleza con los que un dia coqueteó. Y en este rumbo, el ecologismo crítico le molesta. Quizás porque le recuerda lo que no pudo cumplir. A ver si de una vez por todas el gobierno de Correa entiende que no debe subestimar la fuerza y la solidaridad internacional del movimiento ecologista y de la justicia ambiental. Necesitamos a Acción Ecológica y volveremos a alzar nuestras voces cuando sea necesario para que siga abierta. Quitar la personalidad jurídica a una organización dificulta obviamente su actividad y es un atropello, pero la legitimidad, la razón, la verdad y la justicia que hay detrás de cualquier acto, no te la da ni te la quita quien precisamente vulnera los principios constituyentes que un día un pueblo adoptó para organizar la vida en común. Acción Ecológica tiene legitimidad para seguir adelante con su trabajo y es una referencia indiscutible para nosotros y nosotras.

eldiario.es


Plus-Peor, historia de una empresa desaprobada pese a autopremiarse

Servindi, 21 de enero, 2017.- En momentos en que los medios se concentran principalmente en el escándolo de corrupción liderado por la mafia liderada por la empresa brasileña Odebrecht el antropólogo Mario Zúñiga nos recuerda la importancia de no olvidar otras, también graves, irresponsabilidades empresariales como la que representa la conducta de la argentina Pluspetrol.

Imagen: Actualidad Ambiental

Caricatura de Carlos Tovar, “Carlín”. Fuente: Diario La República

PLUS-PEOR: de cómo una empresa premiada por sí misma sale jalada* por mal abandono

Por Mario Zuñiga Lossio*

El tiempo de celebrarte a ti mismo llegará a su fin… El gladiador al emperador Cómodo

El caso ODEBRECHT, no ha hecho más que destapar y poner en primer plano otra de las peores caras del capitalismo, el de las contradicciones discursivas, donde las promesas “espectacularizadas” de la conectividad, el desarrollo económico sostenible y los beneficios de la integración por obra y gracia del cemento o la energía, se sostienen en causas tan cínicas como el deseo de enriquecerse a costa de lo que sea (destrucción de bosques, culturas, ecosistemas). Asimismo, muestra las múltiples complicidades perversas e implícitas impulsados por voluntades políticas y vacíos institucionales y normativos de los Estado Nación.

Ahora bien, ODEBRECHT es un caso tan espectacular que suele desviar y relajar la vigilancia hacia otros casos que si bien son más locales, no son menos importantes.

Vayamos directo al caso que veremos: Pluspetrol (Plus), la empresa de petróleo y gas argentina, pequeña a comparación de los monstruos de la industria petrolera y gasífera.

Esta empresa adquiere relevancia en el Perú, por dos razones. Primero, por la adquisición, a mediados de los noventa en Loreto, de las operaciones del Lote 8, y luego, por asumir la operación del Lote 1AB en el año 2000, beneficiándose con este negocio, a pesar de la disminución de las reservas (por la explotación y también por falta de exploración), debido a  la subida de precio del barril de petróleo y de una flexibilidad ambiental escandalosa de parte del Estado para con esta empresa.

Segunda razón, y no menos importante, porque Plus gana sospechosamente a Total Elf(1) en Camisea para la operación del lote más importante del sur del país, el Lote 88, esto en tiempos en que Kuczynski (PPK) se retiraba del Ministerio de Economía, pero se veía indirectamente involucrado con el principal holding de la zona(2).

La empresa además a lo largo de los años ha hecho publicidad sobre sus supuestas buenas prácticas, colocando en vitrina: programas de monitoreo, nuevas tecnologías sostenibles que incluyen la reinyección de las aguas de producción y el desarrollo de convenios y proyectos con las comunidades nativas que están en las zonas de impacto de sus operaciones.

Sin embargo, a pesar de toda la discursividad sobre sostenibilidad y buenas prácticas, hoy por hoy, está bajo los ojos vigilantes de las comunidades nativas quienes soportan toda la contaminación que esta empresa no quiere remediar en el ex Lote 1AB. Comunidades que han denunciado constantemente la violencia oculta detrás de su discurso ambientalmente sensato, y que se encuentran expectantes de la respuesta del Estado frente a planes de abandono presentados por la empresa, los cuales incumplen con los objetivos de proteger la vida  y el territorio de dicha población.

Las heridas de Pluspetrol en la Amazonia peruana, un reportaje de Ojo-publico.com. Foto: Acodecospat

Un poco de la misma triste historia

Ante el espectáculo y mono-discurso autocomplaciente de la publicidad extractiva, hay que rescatar la memoria. En el 2001 Plus inicia operaciones en el Lote 1AB, ubicado en el norte de Loreto, entre las cuencas del Pastaza, Corrientes y Tigre. Con este lote, la empresa hereda las responsabilidades de la OXY(3), una empresa sin escrúpulos que destruyó los territorios y las vidas de los pueblos indígenas de esas cuencas. A pesar de toda la carga que representaba el lote, Plus extiende su contrato hasta agosto de 2015 y mantiene las responsabilidades ambientales (y algunas de las malas prácticas de la antigua empresa) que seguramente en ese tiempo de abundancia no se veían tan pesadas para la operadora, pero sí para quienes la sufrían diariamente en las comunidades.

En ese tránsito tanto la Plus como el Estado, debido a las constantes movilizaciones indígenas (como las de Dorissa y Alianza Topal), empiezan procesos en los que se devuelve la memoria destrozada de los territorios. Así, organizaciones indígenas ubicadas en las cuencas afectadas, como FEDIQUEP, FECONACO, ACODECOSPAT y los que hoy conforman OPIKAFPE (organizados en la Plataforma PUINAMUDT) descubren la cara perversa del supuesto desarrollo petrolero en las comunidades nativas, identificando (con todos los actores involucrados) desde el año 2011  más de dos mil sitios impactados(4) (sitios contaminados, residuos sólidos, cuerpos de agua superficial y subterráneos contaminados, etc).

Al mismo tiempo, de manera esquizofrénica, en el 2011, el Estado premia a la Plus, por sus buenas prácticas(5), y en el 2014, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) la incorpora en su registro de buenas prácticas(6). La esquizofrenia se vuelve aún más perversa cuando se observa que los premios y reconocimientos son entregados mientras los sitios impactados continúan sin remediarse.

En ese marco, PUINAMUDT, dentro de mesas de diálogo y desarrollo con el Estado, pelea en el circo de las normas y discursos para que el Estado cumpla y mejore sus propias normativas ambientales y energéticas y no use artificios para beneficiar y dejar ir sin culpas, a una empresa que atentó contra el equilibrio ambiental y la vida de las poblaciones indígenas del Lote 1AB, es decir contra sus derechos constitucionales más elementales. Además, impulsa a que el Estado se haga cargo de la remediación mientras entraba en conflicto con la empresa(7).

Así, luego de varias discusiones mientras se acercaba el término del contrato de Plus, el Estado cierra vacíos normativos y establece mejores estándares para poder asegurar que las empresas no se excusen y dejen de cumplir con sus obligaciones sociales y ambientales cuando se retiren de un lote petrolero. En efecto, el nuevo reglamento de protección para hidrocarburos aprobado a finales de 2014, establece por fin las condiciones para la presentación de planes de abandono(8) al término de contratos(9), los cuales tendrían que incluir, por ejemplo, los hallazgos del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA)(10). Asimismo, incluía disposiciones especiales para Plus.

Con todo ello, la empresa presenta un plan de abandono para retirarse del lote en el 2015, el cual solo contemplaba lo siguiente:

  • Abandono de 17 pozos.
  • Abandono de 13 rellenos de residuos no peligrosos o rellenos orgánicos.
  • Abandono de 19 emplazamientos de residuos sólidos enterrados.

Es decir, a Plus, como lo hizo desde hace años, le importaban poco las normas peruanas y los miles de sitios impactados que seguían destruyendo territorios y vidas.

¿No todo está mal en el Estado o la historia se repite?

Pero por lo menos no todo estaba mal en el Estado en aquel momento. De hecho, después de la presión de las organizaciones y en virtud del trabajo realizado para que este muestre la crisis en la que se dejaba el lote, el plan de abandono de la empresa fue desaprobado(11) por la Dirección General de Asuntos Ambientales Energéticos (DGAAE) del Ministerio de Energía y Minas, por no absolver 86 de las 125 observaciones hechas al plan (que implicaba incluir los más de 2000 sitios impactados y otros hallazgos de OSINERGMIN y el SERNANP), incluyendo además en contexto, medidas cautelares impuestas y resoluciones viceministeriales que confirmaban la insuficiencia del plan con respecto a las obligaciones ambientales de la empresa.

Pero la historia no queda ahí. Luego de la desaprobación vinieron dos situaciones:

Primero. Al desaprobarse su plan, la empresa siguió esperando condiciones favorables para presentar uno nuevo (es decir cuando los funcionarios del MINEM que desaprobaron su plan se vayan). En ese sentido, no había forma de obligar a Plus a que todo lo recomendado por el Estado sea cumplido de manera inmediata; la empresa puede volver a presentar un nuevo plan, que puede ser desaprobado y otra vez puede volver a presentar otro plan, así, sin fin…

En segundo lugar, empezó un trabajo constante en los medios para mostrar que Plus, era una empresa ambiental y socialmente responsable.

Ahora y pasado un tiempo, la historia quizá se repita.  Plus, luego de la desaprobación, parece que espera hasta que PPk salga elegido, y en el camino se cambien todos los funcionarios antiguos del sector (aquellos que desaprobaron su plan) para presentar en julio del 2016 un “nuevo plan de abandono” que contiene:

  • Abandono de 17 pozos
  • Abandono de 13 Rellenos de residuos no peligrosos o Rellenos Orgánicos
  • Abandono de 19 emplazamientos de residuos sólidos enterrados

Sí, contiene lo mismo que el anterior (y nadie puede prohibírselo), como dando un guiño a nuevos funcionarios y quien sabe tal vez también a PPK.

Luego de ello, su grupo de amigotes de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, le da el Premio al Desarrollo Sostenible(12). Este acumulado de acciones terminan por confirmar esta contradicción inherente en estas proyecciones empresariales, donde el ambiente no solo se subordina a la extracción o la economía(13), sino que además convierte el discurso de desarrollo sostenible en un operador de neutralización de la conflictividad, de enmascara­miento de las luchas de intereses y de elipsis estratégicas respecto de las asimé­tricas disputas valorativas y conflictos, que se busca imponer como «consenso».(14)

De hecho, este circo del discurso, intereses y visiones, se desenmascara en tanto la plataforma PUINAMUDT vuelve a la arena del diálogo crítico y nuevamente presiona al Estado en mesas de trabajo(15),  para que no se contradiga, y en cambio se mantenga firme con las observaciones planteadas anteriormente (ante un plan que repite lo mismo) y genere finalmente condiciones de cumplimiento reales contra esta práctica perversa de la Plus.

En ese contexto, la DGAAE, luego de revisar el “nuevo plan de abandono”, esta vez emite 67 observaciones(16) que en resumen contienen algunos puntos clave propuestos por las organizaciones desde el primer plan de abandono y que ya se recogen en la normativa:

1. Se le exige que considere 92 sitios contaminados, hallazgos de OEFA y los nuevos sitios declarados por Pluspetrol (puntos 14 y 67) es decir los más de 2000 sitios impactados.

2. Se le exige que incluya lo determinado por OSINERGMIN sobre instalaciones mal abandonadas y pozos inactivos (punto 8) y los re-inyectores (punto 1).

3. Finalmente entre lo más importante empresa debería elaborar el costo total de la ejecución del plan (punto 11) con todo lo antes mencionado y conforme a ley tendría que dejar un total del 75% de garantía (punto 14).

El camino aún sigue, ya que todavía falta: la respuesta de Plus; luego la respuesta del Estado si cree que dichas respuestas absuelven las observaciones y, finalmente, nadie sabe qué…

De cómo se va acabar el tiempo de celebrarse a sí misma o no

Las formas extractivas predatorias(17) en Perú y el impacto que estas tienen, no han sido solamente consolidadas por medio de la praxis de empresas que no respetan derechos sino que han sido alentadas también por entidades, institucionalidades y voluntades políticas poco transparentes, economicistas y monoculturales las cuales han promovido-dejado hacer (destrucciones) y ser (destructivas) a estas empresas. Al mismo tiempo, el Estado como las empresas han declarado como mantra y tejido discursivo de estas formas, la importancia del desarrollo sostenible y los beneficios que las formaciones extractivas traen consigo, cuando en realidad estas se desarrollan inherentemente a partir de ocultar mediante el discurso celebratorio la magnitud de la violencia histórica, ecológica y cultural que traen consigo y producen.

El resultado de todo ello, en el caso del Lote 1AB, es un “acumulado de destrucción” y despojo, destrozando los territorios y las vidas de pueblos indígenas impactados por más de cuarenta años de actividad petrolera, el cual es colocado en la balanza de las decisiones y competencias que tiene el Estado. Así, no es raro que el Plan de Abandono del Lote 1AB, pero sobre todo la restauración y sanidad del territorio y de la vida de los pueblos indígenas, esté en incertidumbre. Lo peor es que, a pesar que este plan sea aprobado o no, temas de fondo continuarían:

1. No habría forma legal para obligar a Plus a remediar todos los sitios impactados de los cuales es responsable, si es que esta decide no remediarlos, es decir si implementa su plan o si se niega ante la decisión de la DGAAE al desaprobarlo. De ese modo, puede remediar una fracción ínfima (si el actual gobierno sospechosamente cede a todo), o, si se le desaprueba, puede seguir esperando a un nuevo presidente del Perú que le apruebe su perverso plan de abandono. El Estado en este sentido tendría que cerrar varios vacíos legales perversos y con esto romper parte de sus formaciones predatorias.

2. No hay manera de que a la empresa se le prohíba seguir mintiendo en su publicidad, auto-celebrándose como una empresa que respeta el medio ambiente pero que, en la práctica, atenta contra nuestros activos ambientales y sobre todo contra los derechos de los pueblos indígenas, dueños del territorio donde ella operó. En todo caso, debería llevarse el premio a la peor empresa ambiental, por el plan que ha presentado.

3. Finalmente, la experiencia en los últimos tiempos, muestra que los valientes pueblos indígenas afectados por la actividad petrolera que alimentó a ciudades enfermas de petróleo, no se detendrán hasta que Plus y todos los responsables, paguen por todo el desastre…. la gran pregunta es, hasta cuándo tendrán que seguir soportando en ese camino su propia destrucción y finalmente si, en dicho trayecto, estarán solos en la arena …

*Jalado es una jerga peruana para decir desaprobado en un examen.

Notas: 

(1) Total Elff, hoy Total S.A. es una de las empresas petroleras más grandes de la eurozona. Para saber un poco del proceso de contratación y la dinámica en la zona revisar: Análisis Legal de los Contratos de Transporte del Proyecto Camisea Derecho Ambiente y Recursos Naturale. Jimpson Dávila Ordoñez César Gamboa Balbín José Enrique Blas Arenas (colaborador), DAR. Lima, 2010

(2) http://www.otramirada.pe/los-negocios-de-ppk-con-el-gas-de-camisea

(3) Informe Legal N° LGL-0747-2014-PERUPETRO.

(4) Informe 77-2015-OEFA/DS-HID

(5) http://www.biznews.pe/boletines-de-prensa/premian-tecnologia-y-buenas-practicas-ambientales-pluspetrol

(6) http://gestion.pe/empresas/oefa-incorpora-pluspetrol-registro-buenas-practicas-ambientales-2158815

(7) https://www.servindi.org/actualidad-opinion/10/01/2017/historia-alcances-y-limites-del-reglamento-del-fondo-de-remediacion

(8)  DECRETO SUPREMO Nº 039-2014-EM. Reglamento para la Protección Ambiental en las Actividades de Hidrocarburos. Art. 4. Plan de Abandono. Es el conjunto de acciones que realizará el Titular para dar por concluida su Actividad de Hidrocarburos y/o abandonar sus instalaciones, áreas o lote previo a su retiro definitivo de éste a fin de corregir cualquier condición adversa en el ambiente e implementar el reacondicionamiento que fuera necesario para volver el área a su estado natural o dejarla en condiciones apropiadas para su nuevo uso. Este Plan incluye medidas a adoptarse para evitar impactos adversos al ambiente por acción de residuos sólidos, líquidos o gaseosos que puedan existir o que puedan aflorar con posterioridad.

(9) DECRETO SUPREMO Nº 039-2014-EM.. Artículo 98.

(10) DECRETO SUPREMO Nº 039-2014-EM. Art. 99: …el Titular debe considerar los hallazgos identificados en las acciones de fiscalización ambiental que se hayan realizado a sus actividades.

(11) Resolución Directoral N° 206-2015-MEM/DGAAE de fecha 24 de junio de 2015.

(12) http://diariocorreo.pe/edicion/cusco/premio-al-desarrollo-sostenible-2016-es-entregado-a-pluspetrol-en-cusco-711204/

(13) LA BIOCOLONIALIDAD DEL PODER. Amazonía, biodiversidad y ecocapitalismo. Juan Camilo Cajigas-Rotundo En, El giro decolonial: reflexiones para una diversidad epistémica más allá del capitalismo global / compiladores Santiago Castro-Gómez y Ramón Grosfoguel. – Bogotá: Siglo del Hombre Editores; Universidad Central, Instituto de Estudios Sociales Contemporáneos y Pontifi cia Universidad Javeriana, Instituto Pensar, 2007

(14) Antonelli Mirta Alejandra . Megaminería transnacional e invención del mundo cantera. En, Nueva Sociedad No 252 julio-agosto de 2014, ISSN: 0251-3552, <www.nuso.org>.

(15) http://observatoriopetrolero.org/primer-ministro-y-altas-autoridades-del-estado-se-reunieron-con-apus-de-organizaciones-indigenas-de-las-cuencas-del-pastaza-maranon-tigre-chambira-y-urituyacu/

(16) AUTO DIRECTORAL 002-2017-MEM/DGAAE  del Plan de Abandono del Lote 1AB    basado en el informe 025_2017-MEM/DGAAE/DNAE/DGAE/GNO/RLV/MSC/IBA

(17)  Se entiende el extractivismo como forma predatoria a la sinergia que existe entre diversos actores para que se consolide un modelo de saqueo y acumulación de recursos no renovables. Revisar: Extactivimos, neoextractivimos y capitalismo contemporáneo en Sudamérica. En Memoria, Tercer Foro Internacional Andino Amazónico de Desarrollo Rural. Centro de Investigación y Promoción del Campesinado.  La Paz, Bolivia: 2015.

— * Mario Zúñiga Lossio es antropólogo, egresado de la Uiversidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Es investigador en temas ambientales, derecho de pueblos indígenas, Amazonía y conflictos.

SERVINDI


Fantasmas rusos en el campamento de YPF

En 1919 una huelga en Plaza Huincul por la jornada laboral de 8 horas, salario mínimo y paga en término culminó con la expulsión de su promotor, “de nacionalidad rusa”. En 1932 un “individuo de apariencia ruso” presuntamente intentó incendiar la destilería “de los Yacimientos Fiscales”. Un fantasma acorde a los tiempos que corrían, una página poco recordada en la historia épica ypefiana y un chivo expiatorio que cambia con los años pero mantiene su vigencia.

Por Hernán Scandizzo

Operarios y jefe frente a torre de petróleo.

Ser ruso era más que un dato filiatorio. El triunfo de la Revolución bolchevique en 1917 llevaba hasta los confines de la Tierra el ruido de rotas cadenas, despertando las esperanzas del proletariado y azuzando los miedos de las clases dominantes. La burguesía advertía la sombra de Moscú en cada demanda obrera, hasta la más elemental; y todo ruso era, por añadidura, agitador, o viceversa. El cuestionamiento a las condiciones de explotación a que estaban sometidos los trabajadores y trabajadoras era asumido como un cuestionamiento total a su orden y sus privilegios. El fantasma ruso había sido visto en las calles porteñas, en enero de 1919, durante la Semana Trágica; también entre los braceros en huelga en la pampa bonaerense, entre los peones rurales en Santa Cruz, en las convocatorias a asamblea de los trabajadores de Allen, y en los quebrachales del norte santafesino. ¿Y también en Plaza Huincul?

El historiador Enrique Masés, en El Mundo del Trabajo: Neuquén (1884-1930), menciona que en 1919 y 1921 -cuando la explotación estaba a cargo de la  Dirección General de Explotación del Petróleo, predecesora de YPF-, se registraron huelgas de carácter espontáneo por la jornada laboral de 8 horas, salario mínimo y paga en término; y que la primera culminó con la expulsión de su promotor, “de nacionalidad rusa” (1994: 143-144). El carácter espontáneo en parte se constata en la ausencia de organización obrera en Challacó o en Plaza Huincul por esos años. Situación que se extendía al otro ámbito de mayor concentración de trabajadores, en los límites del territorio, el dique Ballester. Allí también las huelgas producidas entre 1917 y 1921 tuvieron cáracter espontáneo y, según el mismo autor, se trató de movimientos “impulsados por trabajadores de origen español e italiano, generalmente expulsados de las obras por ese motivo” (1994:148). En tanto en la urbe neuquina existían sindicatos de proyección nacional como los de los ferroviarios y telegrafistas, y un Centro Obrero, de orientación socialista reformista, pero no organizaciones de corte revolucionario 1, a diferencia de lo que por entonces sucedía en localidades rionegrinas cercanas como Cipolletti, Allen y Roca2.

Pozo 1, Challacó, 1922.

En ese escenario llama la atención una nota administrativa aparecida el 27 de mayo de 1922 en el diario anarquista La Protesta, de Buenos Aires. El matutino publicó una lista de aportes procedente de estación Challacó en beneficio de los anarquistas rusos Simón Radowitzky y Andrés Babby, presos en la cárcel de Ushuaia. Radowitzky había matado al entonces Jefe de Policía, Coronel Ramón L. Falcón, en un atentado perpetrado el 14 de noviembre de 1909; que fue la respuesta proletaria a la masacre de obreros del 1 de Mayo de ese año. En tanto Babby, en mayo de 1919, intentó una expropiación en el barrio porteño de Chacarita que terminó en un baño de sangre, su objetivo era financiar una publicación revolucionaria.

M. Rabovich reunió el dinero en Challacó, paraje que comenzaba a ser petrolero, y lo remitió a la Federación Obrera Rusa de Sudamérica (FORSA), en Buenos Aires, que impulsaba la colecta. En esa Federación confluía el grueso de la inmigración de ese origen en Argentina, donde el anarquismo tenía preponderancia sobre el resto de las corrientes socialistas3. Entre los cotizantes figuraban trabajadores con apellidos que, en caso de necesidad, las autoridades los podían hacer pasar por “rusos”; más allá de que fueran ucranianos, bielorrusos, checos o polacos, como es el caso de Nesteruk, Stompf y Antoniuk. El resto: Rouver, Viña, Rudalpt, González, Huine, Baños… ampliaban el abanico de orígenes y sonaban menos peligrosos… aunque por esos años todo obrero extranjero debía demostrar su inocencia.

Once personas aportando dinero para el sostenimiento de dos revolucionarios presos, no era un número menor en el universo de trabajadores de la naciente comarca petrolera e incluso del territorio. Una cofradía de rusos.

Orden y petróleo

El 1 de mayo de 1927 el periódico anarquista de Bahía Blanca, Brazo y Cerebro, publicó la crónica de una recorrida por los territorios de Río Negro y Neuquén. Según el autor, en “las minas de petróleo de Plaza Huincul” se trabajaba doce horas por día en las perforaciones y nueve y media en las demás dependencias, sin descanso dominical. Además, destacaba el elevado costo de vida, que diluía los jornales, y hacía referencia al clima cuartelario que imperaba en el campamento de YPF. “El administrador de los establecimientos fiscales es allí un verdadero señor feudal. En concomitancia con las autoridades hace desalojar del pueblo y zonas que lo rodean, en término de 24 horas a los ‘indeseables’ ya sean manifiestos o sospechosos”, denunciaba. “Es suficiente con que se limite a leer cualquier periódico que no sea burgués, para acarrearse la fobia y las represalias de los tiburones”4.

Plaza Huincul 1919.

Ese clima persecutorio también fue destacado por el historiador policial Tomás Heger Wagner en Guardianes del Orden, allí afirma: “YPF apelaba a cualquier recurso para aplastar la más mínima muestra de protesta, siendo la más frecuente la expulsión del o los perturbadores”5.

Fuegos del Este

El fantasma de los agitadores rusos se mantenía vivo a pesar de que el ímpetu cobrado por el movimiento obrero revolucionario en Argentina en los años siguientes a 1917 decayó antes de la primera mitad de la década del ’20. El clima represivo instaurado por el golpe de Estado de septiembre de 1930 no mermó significativamente cuando Uruburu dejó la Presidencia de la Nación en manos de Justo.

A lo largo de 1932 y 1933, señala Nicolás Gadano en Historia del petróleo en Argentina, la conducción de YPF permanentemente envió notas al Gobierno Nacional denunciando actividades comunistas en sus campamentos, pedía mayor represión, principalmente en Comodoro Rivadavia. En 1932 en la ciudad chubutense la Unión General de Obreros Petroleros, dirigida por el PC, había protagonizado un fuerte movimiento huelguístico. Al que respondieron con la profundización de la campaña de argentinización implementada por la compañía estatal, que desalentaba la contratación de extranjeros -por considerarlos sospechosos de propagar ideas revolucionarias- y promocionaba el ingreso de obreros criollos, principalmente procedentes de Catamarca y La Rioja. Paradójicamente el principal dirigente de la huelga fue el criollo Rufino ‘el Negro’ Gómez 6.

En ese contexto, el 14 de mayo de 1932 un obrero polaco que había sido despedido atentó contra el principal tanque de almacenamiento de petróleo de la destilería de en Plaza Huincul. Provocó una fuerte explosión y un incendio de gran magnitud y, según la versión oficial, se suicidó al ser sorprendido 7. El hecho fue abordado por la dirección de YPF como un “posible atentado comunista”. Días antes se habían registrado atentados incendiarios menores y a causa de ello otro obrero polaco estaba detenido.

Pese a que poco después el intento de incendio del tanque fue adjudicado a un estado de desequilibrio mental del obrero y se descartó toda connotación política, se realizaron allanamientos en el campamento y detuvieron a varios trabajadores polacos. Según relata Gadano, luego de esos hechos dos efectivos de la división Orden Social de la Policía Federal fueron infiltrados entre el personal para investigar el origen de los atentados. “Para resguardarse de nuevos atentados, uno de los vocales [de YPF] propuso intensificar los controles del personal, estableciendo que los ‘médicos oficiales de los yacimientos examinen periódicamente a todos los obreros en forma discreta, a fin de que los que tuvieren un tara fisiológica o moral o anormalidades mentales sean radiados’, y que antes de contratar un empleado se exigiera la presentación de la cédula de identidad y un certificado de buena conducta”, sostiene Gadano.

Sin embargo, tales medidas resultaron vanas, meses más tarde se produjo un nuevo atentado. El secretario de la Gobernación informó el 29 de julio al ministro del Interior que en la madrugada un “individuo de apariencia ruso”, presuntamente intentó incendiar la destilería de los Yacimientos Fiscales. “Sorprendido por el sereno cruzáronse varios tiros de revólver resultando éste herido y huyendo el incendiario. Inmediaciones del lugar encontráronse trozos de estopa empapados en nafta, material destinado a servir de mecha. Hasta el momento este presunto incendiario no ha sido capturado” (Heger Wagner, 2010: 722).

El fantasma ruso con los años dejó su lugar al fantasma comunista, sin una nacionalidad específica, que siguió vigente a lo largo de la Guerra Fría, incluso hay quienes continúan invocándolo. De la misma manera pervive el estigma contra el trabajador extranjero, aunque ahora la amenaza no sólo llega de otros países sino también de otras provincias, y ya no disputa el poder sino puestos de trabajo.

Y los fantasmas quedan.

Notas

1- A pesar de la orientación del Centro Obrero, en la crónica que el periódico Río Negro publicó en 1919 sobre la conmemoración del 1º de Mayo en Neuquén destaca que “grupos de manifestantes entonaron ‘Hijos del Pueblo’”, un himno obrero anarquista (Taranda, Masés y Bonifacio; 2007: 68).

2- En enero de 1921 la convocatoria a una asamblea de la Sociedad Obrera Oficios Varios de Allen, adherida a la FORA anarquista, fue interpretada por las autoridades locales como un intento de conformar un soviet en la localidad. Ver Allen 1921: del soviet a la caza de obreros.

3- Ante el rumbo que los bolchevique dieron al proceso se convirtió en una fuerte crítica y denunció el asesinato, la persecusión y cárcel de la disidencia revolucionaria.

4- Las políticas de control de la petrolera estatal fueron más estudiadas en el caso de la Patagonia Austral, como referencia pueden consultarse los artículos de Carrizo y Baeza (2009) y Cabral Marques (2005).

5- En realidad el carácter autoritario no era particularidad neuquina. Según el periodista Marcelo García, en los albores de esta actividad en nuestro país, Emilio Simón, uno de los jefes de sondeo de las primeras perforaciones en Comodoro Rivadavia, fue cesanteado en 1907 por negarse a extender las jornadas de trabajo de 12 a 15 horas.

6- En las memorias de aquella huelga Gómez cuenta que en el proceso de organización del PC un obrero búlgaro ofició de intérprete en las reuniones de organización, dado que la mayoría de los miembros del grupo inicial eran de esa nacionalidad (Gómez, 1973: 23).

7- Según los registros de YPF, el ruso se llamaba Ladislao Malajoiez, tenía 29 años; en tanto, para el diario La Nación, de Buenos Aires, el apellido era Mogalasky (Gadano, 2009: 321)

Bibliografía

Bilsky, Edgardo (1984). La Semana Trágica. Bs. As. Centro Editor de América Latina. Biblioteca Política Argentina, tomo 50.

Bilsky, Edgardo et al. (1987). El movimiento obrero judi?o en la Argentina. Bs. As. AMIA Comunidad Judi?a de Buenos Aires.

Gadano, Nicolás (2006). Historia del petróleo en la Argentina. 1907-1955: Desde los inicios a la caída de Perón. 1ra Edición, 1ra reimpresión. Bs. As. Edhasa.

García, Marcelo (2016). Simón, el primer despedido petrolero de 1907, y las lecciones para el feroz ajuste del presente. Comodoro Rivadavia. El Extremo Sur, 14 de diciembre. (on line)

Gómez, Rufino (1973). La Gran Huelga Petrolera de Comodoro Rivadavia (1931-1932). Buenos Aires. Ediciones Centro de Estudios.

Heger Wagner, Tomás (2010). Guardianes del Orden. Primera recopilación de datos y antecedentes históricos de la policía de Neuquén 1879-2000. Neuquén. Edición del autor. Tomo III.

Masés, Enrique et al. (1994). El mundo del trabajo: Neuquén (1884-1930). Neuquén. G.E.Hi.So. Universidad Nacional del Comahue.

Taranda, D.; Masés, E.; y Bonifacio, J.L. (2007). La protesta social en Neuquén. Viejas y nuevas formas. Neuquén. Educo Editorial. Universidad Nacional del Comahue.

8300 web


Extractivismo, Conflictos Socioambientales y Derechos Humanos en América Latina

El pasado 1  de diciembre de 2016, tuvo lugar en la  Universidad Nacional de Colombia el encuentro Extractivismo, Conflictos Socioambientales y DD.HH. en América Latina. Delegados de diversas universidades, centros de investigación, organizaciones sociales, defensores y defensoras de derechos humanos e investigadores de Bolivia, Ecuador, Perú y Colombia, expusieron el contexto actual del modelo de desarrollo en cada país y su relación con las violaciones de los derechos humanos.
Las empresas extractivas y los Gobiernos de América Latina generan sus procesos de acumulación violando derechos territoriales, destruyendo los ecosistemas,  vulnerando el derecho a la consulta previa libre e informada y atropellando de manera sistemática los derechos fundamentales de los pueblos que se oponen a la explotación irracional de los bienes naturales.
Las mayores preocupaciones expuestas durante el evento  fueron  la creciente amenaza, persecución y ejecución de graves violaciones a los derechos humanos que se vienen perpetrando en contra los defensores y defensoras de derechos humanos y ambientalistas en el mundo;  la invisibilización de los conflictos socio-ambientales y la falta de recursos jurídicos internos e internacionales efectivos para prevenir los daños geológicos, ambientales y humanos que deja a su paso el modelo económico global.
El encuentro concluyó con la necesidad de asumir nuevos retos, fortalecer y unificar las acciones de defensa de las comunidades pueblos y sectores; ampliar los procesos de investigación, educación y comunicación. Así mismo los participantes se propusieron impulsar litigios estratégicos de casos tipo coordinados entre las diferentes organizaciones y diseñar una propuesta integral de participación de los pueblos por medio de un plan de comunicación que permita difundir ampliamente la relación que existe entre la violación a las normas nacionales e internacionales que protegen los derechos humanos y la imposición de los proyectos extractivistas.
Fuente: Asociacion Nomadesc


Informe Última Fronteira – Portugués

Informe “Última Fronteira: Políticas Públicas, impactos e resistências ao fracking na América Latina”

O Informe “Última Fronteira: Políticas Públicas, impactos e resistências ao fracking na América Latina” dirigido a autoridades públicas e sociedade civil da região, organizações nacionais e internacionais que integram a Aliança Latinoamericana de Enfrentamento ao Fracking recomendam que as atividades de fracking ou fraturamento hidráulico sejam proibidas segundo a aplicação do Princípio de Precaução devido a, entre outros impactos, o risco de gerar danos graves e irreversíveis na saúde  das pessoas, contaminar águas superficiais e subterrâneas de consumo humano, e emitir gases de efeito estufa que contribuem com as mudanças climáticas.

Durante o ciclo de extração, processamento, armazenamento, transporte e distribuição de hidrocarbonetos não convencionais extraídos via fracking, se libera metano que, como gás de efeito estufa, é 87 vezes mais efetivo que o dióxido de carbono em um prazo de 20 anos, o que agrava as mudanças climáticas, se explica no informe.

Apesar de suas obrigações legais em matéria de direitos humanos, proteção do meio ambiente e mudanças climáticas, os países latinoamericanos não estão implementando medidas efetivas para evitar os prejuízos graves e irreversíveis que esta técnica implica, como são as proibições ou moratórias desta atividades. Pelo contrário, as normas nacionais foram modificados para abrir as portas e facilitar o acesso desta técnica aos territórios.

Neste contexto desde México a la Patagônia, as operações de fracking estão se disseminando pela região com a promessa de acesso a novas reservas e recursos de hidrocarbonetos que permitam manter as altas taxas de extração. Esta promessa se reparte por igual entre países historicamente produtores de hidrocarbonetos, como Colômbia e Bolívia, assim como os importadores, como Chile e Uruguai. No Brasil não foi diferente, a ameaça começou em 2013 com a 12. Rodada de leilões que previa a exploração destas fontes e mesmo com toda a resistência, continua sendo uma fonte considerada pelo governo no Plano Decenal de Energia.

O fracking está avançando as cegas na América Latina, sem que existam estudos integrais e de longo prazo sobre os riscos e danos graves e irreversíveis que pode causar na saúde das pessoas e ao ambiente”, disse Carlos Lozano, advogado da Associação Interamericana para Defesa do Ambiente. “As operações deste tipo na região não respeitando direitos humanos fundamentais como a consulta e o consentimento prévio, livre e esclarecido; o direito a participação e controle social; e o direito à informação”, afirmou Milena Bernal, advogada da Associação Ambiente e Sociedade da Colômbia.

“O fracking está se desenvolvendo na Argentina em comunidades indígenas, rurais, bairros urbanos e em Unidades de Conservação Natural. Isso gerou o desalojamento de pessoas e de atividades produtivas como a pecuária e agricultura, cuja convivência com esta técnica é impossível”, afirmou Felipe Gutiérrez, pesquisador do Observatório Petroleiro Sul.

Da mesma forma ao início destas operações, tem crescido a resistência a elas. “Prova disto são as redes nacionais e internacionais de oposição a esta técnica, assim como os mais de 50 municípios e comunidades “livres de fracking” na Argentina, Brasil, Uruguai e México”, ressaltou Caroline Schroeder, comunicadora da Fundação Heinrich Böll – México e membro da Aliança Mexicana Contra o Fracking.

A decisão política de se avançar com o fracking prolonga nossa dependência dos combustíveis fósseis e atrasa as políticas para a adoção de energias renováveis mais justas e sustentáveis nos países da região, e a implementação de medidas para racionalizar o consumo energético. Neste sentido, os hidrocarbonetos não convencionais extraídos via fracking não podem nem devem ser considerados como energias de transição, nem energias mais limpas, já que a emissão de gases de efeito estufa é alta assim como os danos ambientais e agravos à saúde pública.

“O fracking é uma técnica experimental e nem governos, nem empresas deveriam realizar experimentos que ponham em risco a vida e à saúde das pessoas, os direitos humanos, o ambiente e o clima” expresa a Aliança Latinoamericana de Enfrentamento ao Fracking no seu informe. Espera-se que as informações do mesmo auxiliem a ampliar a discussão sobre o tema.

Ver/descargar Informe en Portugués

Ver/ descargar Informe en Español

 


Ahora en librerías: “Vaca Muerta. Construcción de una estrategia”

Nuestro libro “Vaca Muerta, construcción de una estrategia” ya está en librerías de Capital Federal, Neuquén y Esquel.

A través de Herramienta lo distribuimos en las siguientes librerías:

  • Cúspide Libros – varias sucursales
  • De la Mancha -Av. Corrientes 1888
  • Antígona (Liberarte) – Av. Corrientes 1583
  • Antígona (Callao) -Av. Callao 737
  • Antígona (CCC) -Av. Corrientes 1543
  • Badaraco –  Av. Entre Ríos 932
  • El Aleph -Av. Rivadavia 3972
  • Fray Mocho -Belgrano 2877 – Mar del Plata
  • Gambito de Alfil -José Bonifacio 1402
  • Librería Guadalquivir -Av. Callao 1012
  • Librería Hernández -Av. Corrientes 1436
  • Librería Hernández -Av. Corrientes 1311
  • Lorraine -Corrientes 1513
  • Librería Waldhuter -Av. Santa Fe 1685
  • Librerías El Atril – varias sucursales
  • Arcadia Libros -Marcelo T. de Alvear 1548
  • Páginas Libres -Santiago del Estero 1112
  • Barrilete Libros -Salcedo 2654
  • Punto de Encuentro -Av. de Mayo 1110
  • Gabriel Badaraco -Av. Entre Ríos 1055 – Local 36
  • Antígona (Biblioteca) -Las Heras 2597
  • Casassa y Lorenzo (varias sucursales)
  • Distribuidora Luongo -Pavón 2540
  • Librería del Conti (Centro Cultural de la Memoria) -Av. del Libertador 8151
  • Orillas Libros (Puesto N° 10 Feria Plaza Italia)
  • Eudeba – varias sucursales
  • Librería de Avila – Alsina 500
  • Librería del Mármol – Lavalle 2015
  • Punto de Encuentro – La Rioja 3222 – Santa Fe
  • Punto de Encuentro – Diagonal 80 N° 926
  • Punto de Encuentro – Ituzaingó 112 – San Isidro
  • Librería del Fondo – Costa Rica 4568
 

TAPA VACA MUERTA

También disponible en:

– Bar del Colectivo La Tribu: Lambaré 873  – CABA.

– Macayo Librería. 25 De Mayo 682 –  Esquel Chubut

– Distribuidora y Editorial Kürüf. Feria de Artesanas de Neuquén

Como siempre, podés llamar al Observatorio Petrolero Sur (4373 6304) o escribinos a contacto@opsur.org.ar y combinamos entrega.

Además, está en linea para  descarga libre y gratuita: Vaca Muerta. Construcción de una estrategia en PDF


Ecuador: ¡Acción Ecológica no se cierra!

Comunicado de Acción Ecológica 

Queremos hacer una declaración publica de agradecimiento a las millares de cartas, abrazos y mensajes recibidos desde todos los rincones del mundo. Hemos logrado un resultado para muchos inesperado: el gobierno del Ecuador ha resuelto desistir de su intento de cierre de Acción Ecológica.

Hemos sabido (entre ustedes y nosotros) defender nuestro derecho a la solidaridad, a la participación y a la denuncia contra las agresiones a la naturaleza. Aunque resulte extraño tener que celebrar esto, lo hacemos, porque el riesgo de perder estos derechos se veía cercano y era aterrador.

Nuestra defensa de la naturaleza puede resultar antipática a los grupos de poder, a las empresas tranasnacionales, quizás especialmente a las chinas, pues estas empresas están extendidas en todo el territorio nacional con sus proyectos extractivos y de construcción de mega infraestructuras. Pero reconocemos que nuestra organización es también profundamente querida y respetada por comunidades y personas con quienes hemos trabajado. Puestos en la balanza, antipatía y afecto, éste pesó más.

Vivimos en un país marcado por los conflictos ambientales, conflictos por la explotación de petróleo en áreas como el Yasuní, o de minería en la Cordillera del Cóndor, o de proyectos de agrocombustibles sobre nuestros bosques secos. Un asalto a territorios en donde la naturaleza vive bajo el cuidado de sus custodios que nos convocan a la participación, a la solidaridad y a la denuncia, allí seguiremos, con nuestro aporte intelectual y político, con nuestra presencia en la calle y en la construcción de espacios de trabajo compartido para enfrentar las diferentes causas y formas de agresiones a la naturaleza.

Conforme a nuestra visión y misión, nos comprometemos a seguir trabajando para que la inteligencia respete a la Tierra y para que la Tierra respetada sustente a la humanidad.

Gracias a todos y todas, por estar ahí, por animar nuestra voz y por tocar con nosotros los tambores de la paz que queremos, con justicia y dignidad.

ACCION ECOLOGICA

Juntos somos la fiebre inextinguible, la pequeña luz que cabecea y por la llanura de la noche cruza.

Disponible en inglés


Lo primero es la desigualdad

La distribución de tierras en Latinoamérica es la peor en el mundo
El dato surge de una investigación de la ong Oxfam. En Argentina, el 1 por ciento concentra el 36 por ciento de la tierra.

El 1 por ciento de las estancias más grandes de América Latina acapara la mitad de la tierra agrícola y el 80 por ciento de las fincas cuentan con solo el 13 por ciento del territorio. “América latina es la región del mundo más desigual en la distribución de la tierra”, asegura una reciente investigación de la ONG internacional Oxfam. En Argentina, el 1 por ciento de las estancias más grandes concentra el 36 por ciento de la tierra. La injusta distribución tiene directa relación con el avance minero, petrolero, agronegocio y forestal. “El extractivismo ha dado lugar a una crisis de derechos humanos en la región, amenaza derechos y libertades fundamentales”, alerta Oxfam.

“Desterrados: tierra, poder y desigualdad en América Latina”, es el nombre de la investigación que, en base a datos oficiales, analiza la situación de todos los países de la región. Colombia es el país más desigual en el reparto de la tierra. El 0,4 por ciento de las explotaciones agropecuarias domina el 68 por ciento de la tierra del país.

Sigue Perú, donde el 77 por ciento de la tierra está en manos del 1 por ciento de estancias. Le siguen Chile (74 por ciento) y Paraguay (71). En Bolivia el 1 por ciento de las chacras maneja el 66 por ciento de la tierra, y en México el 56 por ciento. En Brasil, el 44 por ciento del territorio agrícola es para el 1 por ciento de las fincas. En Argentina, el 36 por ciento está en manos de esa mínima porción de estancieros y pooles de siembra.

“La extrema desigualdad en el acceso y control de la tierra es una de las causas de los niveles intolerables de pobreza. Sin políticas que aborden este reto (la tierra) no será posible reducir la desigualdad económica y social”, afirma la investigación de Oxfam e interpela la concentración de tierra en pocas manos: “Es un orden social arraigado y más cercano al feudalismo que a una democracia moderna”.

La investigación, de cien páginas y con extensa bibliografía de referencia, vincula claramente la extrema desigualdad al modelo de explotación de recursos naturales. “El extractivismo se ha hecho con el territorio”, resume la investigación y advierte que tanto gobiernos de izquierda como derecha han optado por favorecer la explotación petrolera, minera, forestal y el agronegocio. “La explotación minera y petrolera se aceleró a partir del 2000. La nueva oleada fue atraída por reformas estructurales que desprotegían los territorios comunales y relajaban los controles medioambientales”, explica. Entre los numerosos ejemplos, cita la situación de Colombia, que en 2002 contaba con un millón de hectáreas en concesión minera y en 2015 ya era de 5,7 millones de hectáreas (el cinco por ciento del territorio nacional).

Precisa que la soja, la palma de aceite y la caña de azúcar tuvieron una “expansión sin precedentes en las últimas dos décadas”. En el apartado “geopolítica de la soja”, destaca que los gobiernos “han impuesto un modelo de organización territorial a la medida de las necesidades de transnacionales”. En base a datos de 2014, precisa los datos del monocultivo: el 68 por ciento del territorio cultivado de Paraguay tiene soja, le siguen Argentina (49), Uruguay (45), Brasil (37) y Bolivia (30 por ciento). “Los cincos países conforman lo que se conoce como ‘repúblicas unidas de la soja’, producen más de la mitad de la soja del mundo”, detalla Oxfam.

Las pequeñas explotaciones agropecuarias son mayoría, pero tiene muy poca tierra. En Colombia, el 84 por ciento de las fincas ocupa solo el cuatro por ciento de la superficie agrícola. Paraguay es otra mala referencia: el 91 por ciento de las chacras cuenta con sólo el seis por ciento de la tierra. En Argentina, el 83 por ciento de las explotaciones agropecuarias tiene sólo el 13 por ciento del territorio.

“La tierra se encuentra cada vez más concentrada en menos manos y sometida a un modelo de extracción y explotación de los recursos naturales que, si bien ha ayudado a crecer a las economías de la región, también ha acentuado la desigualdad. Los beneficios de este modelo extractivista se concentran en manos de unas élites”, resume la investigación. El informe llama a una “urgente y necesaria nueva distribución de la tierra en América latina”.

Entre los sectores más perjudicados se encuentran campesinos y pueblos originarios. “La impunidad con la que se asesina a los activistas indígenas debe terminar. Es urgente que los gobiernos en todo el mundo actúen de forma inmediata para protegerlos”, destaca el informe

La injusta distribución de la tierra se profundiza con el uso de violencia. “Con la expansión de las actividades extractivas se han multiplicado los conflictos territoriales y se han disparado de forma alarmante los índices de violencia contra quienes defienden el agua, los bosques y los derechos de las mujeres y las comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinas. Estos grupos son marginados, perseguidos, agredidos y criminalizados por defender su derecho a la tierra”, denuncia Oxfam.

Página/12