Archivo de la etiqueta: RSE

La gestión privada de lo público en Vaca Muerta

Las poblaciones que viven en las inmediaciones de los yacimientos son convertidas por las empresas en destinatarias de su “responsabilidad social empresaria” (RSE). Estas políticas corporativas permiten, paradójicamente, que quien ofrece la ayuda sea también quien obtiene los principales beneficios. La RSE en la Cuenca Neuquina.

Por: Fernando Cabrera Christiansen / Dibujo: Pablo Delcielo

Esta es una empresa que se preocupa por el entorno, por el medio ambiente y por los vecinos que viven en Plottier. Nos prestan tráileres, nos ceden máquinas para reparación de calles, además de aportar bateas con material para relleno de calles cuando las condiciones del tiempo anegan las superficies”, ensalzó el intendente comunal Andrés Peressini a la petrolera Pluspetrol, tras la firma de una donación de caños tubing que el municipio reacondicionó como juegos infantiles (La Voz del Neuquén, 19/05/2017).

En localidad, vecina a la ciudad de Neuquén, tres escuelas primarias y dos centros de salud tienen pozos gasíferos a metros de sus edificios, y miles de personas a menos de dos cuadras de sus casas. En ese contexto, como estrategia de responsabilidad social empresaria (RSE), Pluspetrol, además de donar ca­ ños, gestiona dos tráileres de atención médica, oftalmológica y odontológica, que se trasladan por distintos puntos de la ciudad. También ha entregado más de tres mil pares de anteojos, planta árboles, regala mobiliarios, computadoras e instrumentos musicales a escuelas, y mantiene proyectos en conjunto con ONGs, instituciones escolares y la Universidad Nacional del Comahue.

Estas son sólo algunas de las acciones con las que Pluspetrol pretende atenuar las inquietudes de vecinos y vecinas que conviven con los pozos. Las apreciaciones del intendente parecen demostrar que logran su objetivo. Si bien la particularidad de este caso está dada porque es la zona perforada con mayor población en las inmediaciones, el accionar de Pluspetrol es sólo un ejemplo de la relación que las petroleras establecen mediante sus respectivas políticas de RSE con quienes viven sobre o en las inmediaciones de los yacimientos. Casi todos los grandes actores del sector han definido políticas de RSE en las cuencas hidrocarburíferas. Así lo demuestra un reciente informe del Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG), que señala que en Neuquén, donde más expectativas e inversión se ha depositado después de la expropiación parcial de YPF, es la provincia en la que más acciones comunitarias realizaron las empresas en 2015. Le siguen empatadas Chubut y Salta y, en tercer lugar, Santa Cruz y Buenos Ares (IAPG 2016). “Las comunidades vecinas a los principales emplazamientos industriales poseen importancia crítica. Por lo general lindan con los principales centros productivos y se ven afectadas por sus impactos sociales y ambientales”, fundamenta un informe de un centro de investigación empresarial de la Universidad de San Andrés (Berger y Agrest, 2015: 31). La “importancia crítica” y el ser “afectados” convierte a quienes viven en las inmediaciones de zonas de operación hidrocarburífera en destinatarios de RSE.

Pozo de Pluspetrol entre las casas del barrio Valentina Norte Rural, en Neuquén

Lejos de la difundida humanización corporativa, estas políticas no poseen el objetivo de superar la condición desfavorable de quien recibe la ayuda, sino que tal objetivo es apenas una fachada detrás de la que esconden fines menos altruistas. Estas estrategias permiten, paradójicamente, que quien ofrece la ayuda sea también quien obtiene los principales beneficios. Incluso desde las publicaciones empresariales se puede ratificar esa afirmación. Así, por ejemplo, la mencionada investigación del Centro de Innovación Social de la Universidad de San Andrés explica los motivos de las corporaciones para desarrollar estrategias de RSE. “Los principales ‘drivers’ han sido la necesidad de: a) integrarse a la comunidad local, b) devolverle a la comunidad parte de lo que ella le ha dado a la firma, c) ganar y mantener la licencia para operar, y d) mejorar la imagen y reputación corporativa”, se­ ñala el informe (Berger y Agrest, 2015: 7). La enumeración de una publicación que dista mucho de ser crítica, destaca dos objetivos de la implementación de estas estrategias vinculados con obtener la legitimidad necesaria para operar. Habría que analizar, además, cuánto pesan en la decisiones de las compañías que este tipo de erogaciones sean deducibles del impuesto a ganancias.

Más allá de los problemas de emisiones de gases, explosiones, ruidos y degradación general del ambiente que se sufre al lado de los pozos, quienes habitan las localidades que se convierten en epicentros de zonas de explotación, y no necesariamente conviven diariamente con la explotación, “se ven afectados” de una forma particular. El aumento de todos los costos de la vida diaria, la dificultad de acceso a bienes y servicios por la multiplicación de personas, la masculinización de las localidades, el desplazamiento de las actividades económicas anteriores a la hidrocarburífera, entre muchos otros, son los impactos que no suelen ser analizados por economistas o ingenieros pero que constituyen un malestar generalizado y son el objetivo último de las estrategias de RSE.

Como lo ejemplifica la relación Pluspetrol-Plottier, la expansión de la lógica de la responsabilidad social empresaria extiende el dominio corporativo sobre espacios de la vida de los que permanecía alejado. Es por eso que algunos autores proponen que esas intervenciones sobre lo social sean denominadas “acción social empresaria” (Roitter y Carmello, 2005). Buscan así dar cuenta de la injerencia en ámbitos de lo que habitualmente se entiende como lo social, y que hasta hace poco estaba circunscrito casi con exclusividad al dominio estatal, comunitario y/o religioso.

Fondos privados, manejos públicos

La reforma de la Ley Nacional de Hidrocarburos en 2014 definió que los proyectos que ingresaran bajo el régimen de promoción -que esa modificación establecía- debían aportar, con destino de RSE, el 2,5% de la inversión inicial del proyecto a la provincia donde se instalaran. Se estableció así un virtual nuevo impuesto a través de una norma que también puso tope a las regalías y a los cánones provinciales, en beneficio de las compañías (YPF entre otras). Desde entonces, la provincia debegestionar esos fondos de una articulación privadoestatal. Así como YPF era una empresa con lógica privada pero propiedad estatal (García Zanotti, 2017), con esa reforma legal los fondos empresariales van al Estado para que éste los maneje como parte de la responsabilidad social corporativa. Un mixtura privado-público difícil de desentrañar.

Como antecedentes a esa norma, durante el proceso de acuerdos entre Chevron-YPF-Neuquén para iniciar el primer proyecto piloto de explotación de hidrocarburos de formaciones de lutitas en Latinomérica, se estableció, entre otras obligaciones, que YPF debía distribuir US$ 45 millones de programas de RSE. El destino de esos recursos estuvo sujeto a lo acordado por los funcionarios públicos y la Fundación YPF, en un claro ejemplo de los nuevos roles, responsabilidades y funciones que la empresa mixta propone.

En ese marco, el Ministerio de Energía y Servicios Públicos de Neuquén y la empresa YPF firmaron un acuerdo por el que ésta comprometió aportes por $ 1000 millones en concepto de RSE para realizar obras de infraestructura en diferentes localidades de la provincia afectadas por la creciente actividad, fundamentalmente en el área centro norte -Centenario, Rincón de los Sauces, Buta Ranquil, Zapala, El Cholar y Chos Malal-, pero focalizando principalmente en Añelo, epicentro de la actividad en Vaca Muerta, donde, entre otras cosas, se construiría el hospital. En concordancia con esa lógica, en 2015 se conoció que Chevron financiará parte del plan de salud en Añelo, al que destinará en los tres primeros años 750 mil dólares. Según se supo, la empresa aportaría en equipamientos y cuatro profesionales para el hospital. Sería el primer ejemplo en la provincia de un hospital público patrocinado por una petrolera.

La Fundación YPF, creada en 1996, puede dividir su actividad en dos grandes tareas: Educación y Comunidad. En lo que se refiere a la Educación, propone incentivar, educar y desarrollar nuevos profesionales a través de un programa llamado Sembrar Vocaciones, que otorga becas para fomentar carreras relacionadas con las áreas de petróleo, mecánica, física, ciencias de la tierra, medio ambiente, química y electrónica, entre otras. Sobre el eje Comunidad comprende talleres de pintura, percusión, fotografía y murga. Otras de las actividades que realizaría, según su página institucional, son las jornadas deportivas y motivacionales para niños, niñas y docentes, en las que convocan a alguna figura de renombre.

Durante el año 2015, la Fundación ejecutó algo más de $ 31 millones, de los que el 59% correspondió al área de Educación, un 15% a Proyectos Comunitarios y un 26% a Gastos de Estructura, Funcionamiento y Comunicación. El presupuesto 2016 tuvo un monto similar. Si bien esos números parecen abultados, al cotejarlos con los de la compañía, se modifica la idea inicial. Así, por ejemplo, en 2016 YPF facturó en el segmento upstream $18.745 millones, es decir, que el presupuesto de la Fundación es el 0,17% de lo facturado en sólo uno de los segmentos de la empresa.

Las capacitaciones de Shell

En paralelo con su arribo a la cuenca en 2011, Shell dio inicio a una serie de cursos de formación en las localidades de San Patricio del Chañar y Añelo en conjunto con los municipios. Se dictaron en ese marco capacitaciones en administración de empresas y en recursos humanos, también para mecánicos y soldadores, y cursos de oficios para mucamas y mozos. En 2015 hubo 159 egresados y hasta entonces se habían formado 350 personas en esos cursos.

“Este tipo de convenios de colaboración público-privada tienen un valor sumamente importante, pues las empresas y los gobiernos locales tenemos como objetivo común colaborar con el desarrollo sostenible de las comunidades y con el crecimiento y la formación de las personas, especialmente los jóvenes”, destacó Verónica Staniscia, directora de Asuntos Públicos de Shell Argentina, en la entrega de certificados (Futuro Sustentable, 14/12/2016). “No somos una localidad petrolera, Shell cambió nuestros horizontes”, había celebrado tiempo antes el intendente de San Patricio del Chañar, municipio que supo ser eje de un proyecto diversificación productiva a comienzos de 2000, cuando con préstamos oficiales se instalaron grandes bodegas: Schroeder, del Fin del Mundo y NQN (Vaca Muerta News, 07/07/2015).

Ver recuadro:  La contaminación social y política del Polo Petroquímico de Bahía Blanca

*Investigador del OPSur

Este artículo fue publicado en la edición Nº5 de Fractura Expuesta. [Descargar revista]

Fuentes

Berger, Gabriel y Agrest, Carolina (2015). “Patrones de compromiso social empresario industriales con alto impacto local”. En la Sociedad Internacional de Investigación para el Tercer Sector, Julio. Buenos Aires.

Futuro Sustentable (14/12/2016). “Entregan diplomas y certificados de cursos de capacitación en San Patricio del Chañar y Añelo”.

García Zanotti, Gustavo (2017). “El contrato entre YPF y Chevron: una forma desdibujada en la relación entre el Estado y el mercado”. En Cuadernos de Economía Crítica n° 6. Buenos Aires: Sociedad de Economía Crítica.

La Voz del Neuquén (19/05/2017). “Plottier: nueva donación de la empresa Pluspetrol de caños tubing”.

Oróstegui Durán, Sandra y Duarte Moreno, Ronald (2011). “La lógica de la ayuda: Una crítica a las políticas sociales”. Ponencia en X Congreso Nacional de Sociología, Colombia.

Roitter, Mario y Marcelo Carmello (2005). “Corporate Social Action in a context of crisis: Reflections on the Argentine Case”. En Cynthia Sanborn y Felipe Portocarrero (comps.). Philanthropy and Social Change in Latina America. Harvard University Press.

Río Negro (29/11/2015). “Las leyes de Sapag que quedaron en el olvido”.

Vaca Muerta News (07/07/2015). “RSE: Shell y su compromiso con San Patricio del Chañar”. 

Vaca Muerta


Transformación Democrática de Conflictos: Cambiar todo para que no cambie nada

Bajo el paraguas del desarrollo sostenible, la transformación de conflictos es un modelo de mediación que se ha insertado en distintas luchas contra la minería y la explotación de hidrocarburos en el país y el continente. A través de la construcción de confianzas entre sectores contrapuestos, como las empresas y las comunidades locales, se promueven plataformas de diálogo en la búsqueda de consensos que permitan el avance extractivo. Tras su desembarco en Vaca Muerta con el Grupo de Diálogo Neuquino, hacemos una radiografía de su pensamiento y formas de operar. También recordamos otro hito local, el intento de revertir el No a la Mina en Esquel.

Por OPSur

La resolución de conflictos es una disciplina presente a lo largo de la historia de la humanidad. Su desarrollo ha llevado a que coexistan distintas perspectivas y métodos de abordaje, como la mediación, resolución, gerencia o transformación de conflictos. Esta última corriente entiende los conflictos sociales como procesos naturales de la vida humana que hay que aprender a manejar. La transformación sería, entonces, un cambio constructivo del conflicto, de manera de evitar la violencia y la inestabilidad social. Su principal teórico es el sociólogo John Paul Lederach, académico de la universidad estadounidense de Notre Dame y uno de los referentes mundiales de la mediación.

Lederach sostiene que la transformación democrática de conflictos es “un modo de mirar y ver”, que provee de un conjunto de lentes a través de los cuales dar sentido a los conflictos sociales (Maiese y Lederach, 2004:3). Utiliza el verbo transformar porque considera que no busca sólo el control o la resolución de un conflicto, sino las modificaciones que resultan de éste. Es decir, más allá de cómo se puede finalizar un conflicto, la pregunta que se hace es cómo construir un horizonte deseado .

Hay dos conceptos que son transversales a este paradigma. El primero es la paz, entendida como la transformación no violenta de los conflictos y como un concepto no estático sino en evolución y desarrollo. Lederach afirma que este marco de referencia proviene de la iglesia cristiana menonita, de la que es miembro y junto a la cual desarrolló parte de su trabajo en América Latina. El otro concepto clave es el desarrollo sostenible o sustentable, entendido como un equilibrio entre el bienestar social y el “aprovechamiento responsable de los recursos naturales”, desde la perspectiva de Iván Ormachea, facilitador del Programa del Diálogo Democrático del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y uno de los referentes peruanos en la materia. Ormachea cree que “el desarrollo sostenible aplicado al campo de la minería implicaría (…) numerosos desafíos, entre ellos: el respeto a los bienes ambientales, la reducción o gestión óptima de la energía, otorgamiento de beneficios tanto para la comunidad del entorno del proyecto minero como para todo el país, respeto por la cultura de los pueblos y sus derechos en el caso de pueblos indígenas, y el fomento de la investigación científica” (Ormachea, 2015:11).

En términos de metodología, la transformación de conflictos promueve un abordaje colaborativo. Siguiendo con la metáfora de los lentes, Lederach propone tres miradas: una hacia el conflicto inmediato; otra hacia el contexto del conflicto; y finalmente, una plataforma que refiera al contenido, contexto y la estructura de las relaciones en conflicto, buscando soluciones creativas (Maiese y Lederach, 2004). ¿Cómo llevan adelante estos procesos? A través de fundaciones, mediadores y otras instancias que despliegan un arsenal de herramientas metodoló­ gicas. Entre ellas están los acuerdos negociados, la facilitación, los procesos colaborativos, las plataformas de diálogo, la evaluación de conflictos, el ordenamiento ambiental del territorio y los procesos de planificación colaborativa.

Un giro en 360 grados

De todas estas herramientas, las de mayor alcance en nuestro país son las plataformas de diálogo. Las fundaciones que las promueven están nucleadas a nivel regional en el Grupo de Diálogo Latinoamericano, junto a similares de Perú, Colombia, Brasil y Chile. En 2008 fue creada la Plataforma Argentina de Diálogo Minería, Democracia y Desarrollo Sustentable, integrada por las fundaciones Vida Silvestre, Cambio Democrático (FCD), Compromiso y Directorio Legislativo; además de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y el Área de Geología Minera de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Un año después, Pilar Robledo, coordinadora de la Plataforma, y Pablo Lumerman, entonces director de la FCD, explicaban el origen de la iniciativa. “El supuesto que subyace a este proyecto es el siguiente: con las herramientas adecuadas, es posible desarrollar procesos sensibles a las características (…) en la región y se puede evitar que las relaciones entre los actores involucrados a un conflicto se deterioren a tal punto que su conducta pueda causar no sólo un daño irreparable a los recursos naturales sino también la pérdida de procesos socio productivos y sus consecuentes disrupciones en el tejido social y cultural” (Robledo y Lumerman, 2009:97). El objetivo central que persigue el espacio es conseguir acuerdos que permitan el avance de las actividades mineras. Para esto, se plantea el “desarrollo de estrategias y la implementación de acciones para generar consensos entre el Estado, las empresas, las organizaciones de la sociedad civil y las comunidades locales” (Plataforma, 2012).

Robledo y Lumerman se preguntan “¿qué condiciones institucionales son necesarias para que la minería se pueda realizar de forma socialmente legítima y cuyos impactos ambientales tengan el control adecuado?”. Más explícito es su par peruano, el Grupo de Diálogo, Minería y Desarrollo Sostenible, cuya misión es conseguir “una minería responsable y sostenible, que garantice los derechos de la población, en un clima de seguridad jurídica, paz y democracia” (Grupo de Diálogo, s/f). Así, estas plataformas se inscriben dentro de la corriente de la minería responsable. Bajo esta órbita el mejor resultado posible para una comunidad en una negociación sería el de conseguir beneficios de la explotación minera. La negativa no está contemplada: sale de los márgenes de la plataforma que no habilita un debate en torno al discurso oficial minero.

Construyendo una plataforma petrolera

La transformación de conflictos desembarcó en Vaca Muerta con la constitución del Grupo de Diálogo Neuquino en 2014, que participa del Grupo de Diálogo Latinoamericano y es co-coordinado por Pablo Lumerman, ex director de Fundación Cambio Democrático. El GDN se reúne cada mes y congrega a “autoridades mapuches; empresarios del petróleo, la fruta y el comercio; representantes de ONGs; referentes del sector educativo; autoridades de colegios profesionales; periodistas; y autoridades religiosas, entre otros actores”, según señalan en el resumen del taller de Construcción de Consensos para la Incidencia Colectiva, uno de los pocos documentos públicos del Grupo.

Dicho encuentro se realizó con el apoyo del Consejo Federal de Inversiones, organismo que reúne a los gobiernos provinciales en la búsqueda del desarrollo y la atracción de inversiones. En esa línea no es casual que la perspectiva que guíe la coordinación del espacio –más allá de quienes intervienen en él– sea la del fracking seguro, un símil de la minería responsable, que publicita que la extracción de no convencionales puede desarrollarse sin conflictos sociales y ambientales, en determinadas condiciones. Dichas condiciones están dadas por la generación de consensos sociales que permitirían estas plataformas.

La evidente disparidad –social, cultural, económica, política y de poder– entre los sectores que se sientan en una misma mesa como si fueran iguales es abordada por la trasformación de conflictos, que sostiene que a través de una perspectiva de derechos se puede ayudar a equiparar estas asimetrías. ¿Efectivamente ocurre esto? ¿Es posible empoderar a las comunidades locales en el contexto de estas plataformas y procesos de diálogo? ¿O más bien estas comunidades han creado y concebido su demanda por derechos en el marco de conflictos?

En un documento presentado en la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF) sobre Diálogo Neuquino, Pablo Lumerman se pregunta ¿cuál es el mejor enfoque pa­ra construir apoyo comunitario de largo plazo para el desarrollo de los recursos no convencionales? Nuevamente no aparece la opción del “no”. Responde con elementos como la construcción de la Responsabilidad Social Empresaria (RSE), fortaleciendo las políticas de DD.HH. de las empresas, estableciendo diálogos sostenidos y un sistema efectivo de quejas. Además de crear “mecanismos adecuados de distribución de la renta que permitan a la comunidad ganar junto a la empresa y no ser variable de ajuste”. Inscribe, así, al Grupo de Diálogo Neuquino, dentro de una perspectiva que no puede pensar en horizontes más allá de los del capitalismo verde y el desarrollo sostenible. De este modo se ubica como una falsa salida: despliega un arsenal metodológico, que logra insertar un discurso colonial del poder, a través del cual naturaliza el relato oficial (gubernamental/ empresarial) de que no hay salida por fuera de la explotación de Vaca Muerta y que la mejor perspectiva posible es participar de manera justa de sus beneficios (1) .

Pero para que ese discurso oficial se transforme en narrativa social, aceptada por las mayorías, necesita de la construcción de consensos. ¿Dónde se cristalizan esos consensos? En este tipo de plataformas. Así, la perspectiva de derechos queda reducida a un elemento de la negociación. Siempre y cuando, advierte Lumerman, se acuerden “procedimientos que permitan identificar a los genuinos portadores del derecho de aquellos que lo hacen de forma oportunista”.

La construcción de este tipo de experiencias de diálogo lejos de provocar avances en las disputas en contra del crecimiento de la frontera extractiva, distrae y alimenta falsas expectativas en los sectores en lucha. Y en simultáneo permite a las empresas y otros grupos de poder aparecer como dialoguistas mientras construyen consensos en su favor. Todo esto rodeado de una retórica que suena bien porque es flexible: puede ser progresista o conservadora de acuerdo a los interlocutores, y hasta logra ocultar que es una herramienta de construcción de consensos en favor del extractivismo.

Audios, estrategias y Cambio Democrático [recuadro]
por Pablo Quintana*

El 23 de marzo de 2003 fue el plebiscito en Esquel, Chubut, en el que el 81% de la población dijo No a la Mina. Un mes después, la multinacional canadiense Meridian Gold contrató como consultora a la ONG Bussines for Social Responsability (BSR) para que realizara una investigación social sobre la comunidad, con el propósito de determinar las razones que impidieron conseguir la tan mentada “licencia social”. El diagnóstico sobre el fenómeno Esquel que realizó BSR tuvo como eje la mala comunicación.

En septiembre de ese año, la minera realizó una reunión en el hotel Crowne Plaza, de Buenos Aires, donde participaron figuras tales como Edward Colt y Darcy Edward Marud, vicepresidente ejecutivo y gerente de exploración de Meridian Gold, respectivamente; y Guillermo Mendoza, jefe de prensa de la empresa; Jim Bader, Matt Jeschke y Christina Sabater, por BSR, y Raúl Timerman, Jorge Azcárate y Juan Carlos Malagoli, por la agencia de publicidad Braga Menéndez y Asociados, entre otros. La filtración de los audios de ésta dejó al desnudo no sólo las estrategias sino los vínculos que buscan las empresas extractivistas para avanzar con sus proyectos. En estas grabaciones quizás muchos esquelenses escucharon por primera vez nombrar a la Fundación Cambio Democrático. Allí Timerman confirma que se habían establecido los primeros contactos con Graciela “Gachi” Tapia, la entonces Directora Ejecutiva de FCD, para que trabajase sobre los esquelenses.

Cambio Democrático trabajó desde entonces en el diseño de estrategias para dar vuelta la voluntad del pueblo patagónico. El informe, que se desarrolló entre junio y agosto del 2003, se titula Conflicto minero en Esquel: evaluación y análisis. Un trabajo que lleva la firma de Juliana Robledo, integrante del equipo técnico de la fundación, y Pablo Lumerman. Esa tarea se articuló con el accionar de otra ONG, la Red de Facilitadores de Bariloche, que ofició de mediadora y acompañamiento del proyecto.

Una de las tareas más notorias fue el Taller de Presentación y Consulta, que tenía el propósito de establecer una metodología que permitiera el desarrollo del sistema de información promovido a través del denominado Mapa de Conflictos Mineros, con el fin de desarrollar procesos de capacitación en construcción de consenso y de resolución y transformación de conflictos de distintos actores sociales (gobierno, organizaciones de la sociedad civil, sector privado). Además FCD, junto a la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), elaboró el proyecto Plataformas de Diálogo para el Desarrollo Minero Responsable en Argentina [ver nota central].

Cambio Democrático también reforzó la embestida que intentó Yamana Gold Inc., compañía que compró los activos de Meridian en el 2007. El entonces gerente de relaciones de la empresa extranjera, Ricardo Bustos, era el operador local que tenía la minera, pero poco y nada había logrado desde los micrófonos de una emisora FM en el intento por dar vuelta la voluntad popular de los esquelenses. Entonces enviaron a un equipo de profesionales que arribó a la ciudad chubutense en 2012, el mediador Francisco Diez y Jimena Psathakis, actual presidenta del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas y, hasta julio último, directora Nacional de Protección de Derechos y Resolución de Conflictos, ambos organismos dependientes del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. En ese entonces, Psathakis era coordinadora del Programa de Industrias Extractivas de la FCD y tenía como propósito destrabar el conflicto en favor del desarrollo minero. Hoy su figura muestra que la transformación de conflictos se hizo carne en política pública en el país; o al menos tomó un puesto dentro del Estado.

Los audios y la posterior divulgación por parte de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Esquel tuvieron sus derivados. No sólo la difusión de una información que era de interés público sino que fue el origen de la demanda judicial que la multinacional inició contra seis vecinos. Dos años después de instruida la causa, la Cámara Nacional de Apelaciones rechazó la demanda y en su falló sentenció: “hacer conocer la estrategia de la empresa para torcer la resistencia de los vecinos de Esquel a que, según ellos y con sobrados motivos, no se contamine el medio ambiente, jamás puede ingresar en el ámbito de la protección de secretos corporativos”

*Es periodista, co conductor del programa La Tijereta, que se emite por Radio Kalewche, de Esquel.

Este artículo fue publicado en la edición Nº5 de Fractura Expuesta. [Descargar revista]

 

(1) Ver Machado Araoz, 2013.

Referencias bibliográficas

Fundación Cambio Democrático (2006) Conflicto y Desarrollo. 

Grupo de Diálogo Neuquino (2016). “Construcción de Consensos para la Incidencia Colectiva”.

Grupo de Diálogo, Minería y Desarrollo Sostenible (s/f). ¿Quiénes somos? Lima.

Lumerman, Pablo (2015) ¿Cómo construir una estrategia de prevención de conflictos para el desarrollo de Vaca Muerta basada en los derechos humanos y porque necesitamos hacerlo?. Presentado en el taller “Vaca Muerta: problemáticas y desafíos, organizado por el CIEA-UNTREF.

Machado Aráoz, Horacio. (2014). Potosí, el Origen. Genealogía de la Minería Contemporánea. Mardulce, Buenos Aires.

Maiese, Michelle y Lederach, John Paul (2004) Transformation. Beyond Intractability, Heidi Burgess y Guy Burgess, eds. University of Colorado Conflict Research Consortium, 2004.

Ormachea, Iván (2015) Sistematización de la Experiencia del Grupo de Diálogo Latinoamericano: Minería, Demcoracia y Desarrollo Sostenible.

Plataforma de Diálogo Minería, Democracia y Desarrollo Sustentable (2012). ¿Qué es la Plataforma de Diálogo? 23 de febrero, Buenos Aires.

Robledo, Juliana y Lumerman, Pablo (2009) Análisis de la conflictividad socio ambiental en Argentina. En Informe Anual Ambiental, FARN.


La hípica épica de José Larocca

La actuación argentina en los Juegos de Río fue histórica, pero algunas historias son más olímpicas que otras.

 Jose_Larocca_500

Por Luis Manuel Claps

Las previsibles crónicas deportivas celebraron la participación de la delegación argentina en los recientes Juegos Olímpicos como “la mejor desde Londres 1948”. Entre centenares de artículos y millones de “like”, uno de Katharina Bart publicado en Finews.ch el 17 de agosto reveló algunos datos interesantes de uno de nuestros representantes en Río. Se trata del atleta José Larocca (47), quien defendió la celeste y blanca en las pruebas ecuestres de salto individual y salto por equipos.

Además de avezado jinete, el competidor nacido en Suiza es “head of oil and petroleum products” de Trafigura, la tercera mayor comercializadora mundial de minerales y petróleo. El olímpico Larocca ingresó a la firma en 1994 como “operador de naftas y gasolinas” y desde marzo de 2007 integra la Junta Directiva de la multinacional domiciliada en Amsterdam.

Según el artículo de Katharina Bart, “la fortuna personal de Larocca se estima en unos 200 millones de francos y figura en la lista de los más ricos de Suiza que compila anualmente la revista Bilanz“. “Si bien se expandió a otros recursos naturales en años recientes, el petróleo -liderado por Larocca- sigue siendo el corazón de la firma fundada en 1993 por Claude Dauphin, protegido del legendario petrolero y fugitivo de la justicia de los Estados Unidos, Marc Rich”, abunda la nota de Finews.ch.

Según la misma fuente, Larocca usa el dinero amasado en el negocio petrolero para realizar su sueño hípico: se hizo conocido en los círculos equinos en 2010, cuando invirtió millones en la compra de Oki Doki, una pura sangre holandés. Sin embargo, el legendario caballo falleció trágicamente en julio de ese año.

Crimen ambiental

El espectacular cierre de los Juegos Olímpicos de Río coincidió con el décimo aniversario del desastre de Probo Koala, vertido tóxico que mató a 17 personas y enfermó a otras 100.000 en la ciudad portuaria de Abiyán, en Costa de Marfil.

Probo Koala es el nombre del buque de bandera panameña cargado con cientos de toneladas de nafta de coquificaciónque fueron vertidas de forma ilegal por una empresa contratada por Trafigura, para deshacerse del problema por monedas. En julio de 2010, un tribunal holandés encontró a Trafigura culpable del delito de exportación de residuos contaminantes y por el ocultamiento de la naturaleza tóxica del cargamento.

Con motivo del décimo aniversario del crimen ecológico, un grupo de expertos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos reclamó a Trafigura revelar toda la información disponible sobre el incidente y apoyar los esfuerzos para atender los impactos en la salud de la población, que persisten hasta hoy. Sin bien jamás reconoció su responsabilidad, Trafigura se ha referido al caso como “un episodio muy triste en la historia de la compañía”.

Trafigura en Argentina

Trafigura opera en Argentina en el sector de combustibles y logística mediante la subsidiaria Petromining SA y construye una terminal portuaria en Campana, provincia de Buenos Aires. Su objetivo es abastecer de combustible a la Argentina, Paraguay y Bolivia desde la nueva terminal de almacenamiento y distribución bajo la marca Puma Energy.

Las inversiones del Grupo Trafigura en el país incluyen infraestructura como tanques de almacenamiento, instalaciones de acoplamiento y una red para suministro de combustibles; y es uno de los principales proveedores de productos de petróleo importados en la región.


Encuentro de Asambleas, Comunidades y Activistas en Lucha contra el Extractivismo

“Si la vida que nos imponen no es digna, nuestra dignidad está en luchar por construirla”.

encuentro27

A lxs compañerxs que se organizan, resisten y luchan desde diferentes espacios políticos, a las asambleas populares, a las comunidades, a la sociedad toda:

Lxs convocamos a participar del Encuentro de Asambleas, Comunidades y Activistas en Lucha contra el Extractivismo.

A 3 años de la firma del pacto YPF-CHEVRON, garantizado por el entonces gobierno nacional kirchnerista, lxs diputadxs del MPN y del resto de los partidos patronales, con el objetivo de profundizar la entrega, habilitando la usurpación y el despojo de comunidades mapuches, el saqueo de los bienes comunes del territorio y la contaminación. A 3 años de haber afirmado que no habría progreso para lxs de abajo, sino todo lo contrario. Para nosotrxs solo contaminación, enfermedad, pobreza y muerte. Para los de arriba, empresarios y gobierno, el lucro millonario y las garantías legales para saquearlo todo. Hoy, el actual gobierno del cambio, sostiene que Argentina tiene que “volver al mundo” y dirige su política económica a beneficiar aún más a grandes empresas trasnacionales, a costa del ajuste de la clase trabajadora.

En este marco, proponemos encontrarnos, compartirnos las luchas que venimos construyendo en distintos territorios, reconocernos compañerxs y hermanxs que no estamos solxs resistiendo contra el imperialismo extractivista, contra el capitalismo/patriarcado colonizador y racista. Proponemos un hecho político, que repudie a los responsables, que nos interpele como sociedad, que nos permita coordinar y unificar luchas, desde la solidaridad activa de nuestras identidades combativas, para seguir en este camino con el newen de un mismo puño que brota urgente desde lo más profundo de la tierra, de los cerros, de los ríos y los bosques.

Porque nunca compramos la idea de desarrollo que pretendieron vendernos los gobiernos y las empresas trasnacionales. Porque sabemos que las rutas del petroleo, de la minería y de la soja, también son las rutas de la trata con fines de explotación sexual. Porque las masculinidades que se producen en este sistema, generan la violencia machista que nos abusa, golpea y mata. Porque la tierra es apropiada y violentada de la misma manera que nuestros cuerpos. Porque con nuestros cuerpos resistimos en la calle, la feroz represión de aquel 28 de Agosto del 2013. Porque asumimos el compromiso de defender los cerros, los ríos, los bosques y las semillas. Porque continuamos denunciando la política de muerte del MPN, que desde hace más de 50 años detenta el poder del Estado neuquino, en base al clientelismo que se sostiene sumiendo a gran parte de la población en la miseria, persiguiendo, reprimiendo y criminalizando y judicializando a lxs que luchamos, con la policía matando a los pibes en los barrios, expulsándonos a los márgenes de la ciudad sin acceso a los servicios básicos, condenándonos a respirar el humo tóxico de los basureros petroleros donde se queman los residuos de la hidrofractura y a beber de los ríos contaminados con hidrocarburos. Porque queremos que la tortilla se vuelva.

Porque continuamos la lucha de nuestra lamngen Cristina Lincopan, que entregó su vida defendiendo el territorio de la voracidad capitalista, machista y racista de las petroleras y los gobiernos. Porque continuamos la lucha de Berta Cáceres, asesinada por defender el río de las represas, quien convencida nos contó que vamos a vencer, porque el Río Gualcarque se lo dijo. Porque en este rincón de la Patagonia, las Madres de Plaza de Mayo Filial Alto Valle no claudicaron la lucha de lxs 30.000, y nos enseñaron a no dar ni un paso atrás! Por nuestrxs hijxs. Por la vida digna. Lxs esperamos!

Organizan y convocan: Asamblea Fuera Basureros Petroleros y Asamblea Centenario Libre de Fracking. Lugar: Aulas 15, 17, 19 de Humanidades UNCo Desde las 8:30hs Acreditación. 9:00hs Apertura del Encuentro 10:00hs Trabajo en 2 comisiones, en paralelo. -Modelo extractivista. Consecuencia y alternativas. -Experiencias de resistencia y lucha frente al extractivismo. 13:00hs Almuerzo. 14:30hs Plenaria de Conclusiones. 18:00hs MARCHA (Solicitamos nos confirmen su presencia, aclarando si son vegetarianxs o veganxs, para garantizar el almuerzo de todxs, a la dirección de correo v.mora@live.com.ar)


Aseguran que hay 400 piletas petroleras sin tratar

Lo dijo Pereyra. Ambiente halló varias enterradas y sin declarar.

LMNEUQUEN PASIVOS AMBIENTALESLas empresas debían declarar sus pasivos ambientales, pero muchos no fueron informados.

NEUQUÉN

En plena disputa por los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores petroleros, el senador nacional y gremialista Guillermo Pereyra denunció que las compañías no realizan los trabajos de remediación ambiental y contaminan los cursos de agua.

Detalló que a través de una auditoría que realizaron con el gremio detectaron un total de 432 piletas viejas que fueron tapadas sin ningún tipo de tratamiento. “Eso está contaminando absolutamente todo, sumado a los derrames que han venido y las lluvias que han arrastrado petróleo hacia el río Colorado”, explicó en declaraciones a LU5.

“Los grandes problemas de la contaminación son las piletas enterradas con suelos empetrolados y los derrames por viejas instalaciones”.

Pereyra aseguró que las empresas petroleras están obligadas por contrato al tratamiento ambiental, pero que no “han hecho absolutamente nada y esto ha ido contaminando las aguas abajo del río Colorado”.

El sindicalista propuso que se emplee en ese tipo de tareas a los trabajadores que hoy están en sus casas. “Hay muchísimo para trabajar, por eso no digan que hay excedente de 1200 trabajadores porque les estoy diciendo que está faltando. Allí hay trabajo para más de 2 mil compañeros y por 10 años”, agregó.

El subsecretario de Ambiente, Ricardo Esquivel, dijo a LM Neuquén que, si bien su área no maneja las cifras que mencionó Pereyra, con frecuencia se encuentran piletas con tierras empetroladas enterradas que no habían sido declaradas.

“Si hay 432 piletas, las tenemos que identificar y sanear”, señaló el funcionario.

A su vez, coincidió con Pereyra en que “hay mucha tarea de remediación por delante”. Esquivel detalló que ya se trató el 50 por ciento del pasivo ambiental declarado por las empresas durante la renegociación de los contratos petroleros de la Ley 2615, y que se cumple con el cronograma pautado para dejar los yacimientos saneados al fin de las concesiones.

Indicó que uno de los mayores problemas son los derrames por instalaciones viejas. Señaló que en Chihuido de la Sierra Negra y Lomita -los yacimientos más críticos de la provincia- se realizó el recambio de 90 km de cañerías principales, pero que falta reponer líneas de conducción. “La política de la Provincia es llegar al objetivo de pérdida cero”, aseguró.

“Impulsamos un cambio de paradigma que intenta que las empresas consideren al cuidado ambiental como una inversión y no como un gasto. Hay yacimientos muy maduros que van perdiendo rentabilidad, y las empresas descuidan lo ambiental y no debe ser así”, comentó Esquivel.

FRASES

“Cuando llevamos adelante las tareas de saneamiento, muchas veces encontramos pasivos que no han sido declarados por las empresas. Se encontraron piletas con suelos contaminados por hidrocarburos que están enterradas”. Ricardo Esquivel Subsecretario de Ambiente

“En reuniones hemos planteado a las empresas que queremos una remediación del suelo porque están obligadas por contrato a hacerlo. Hay piletas a cielo abierto que taparon sin ningún tipo de tratamiento”. Guillermo Pereyra Titular de Petroleros Privados

La Mañana de Neuquén


28/05 Jornada intercultural en Neuquén: En defensa del ambiente, nuestros derechos y puestos de trabajo

Jornada en defensa del ambiente, nuestros derechos y los puestos de trabajo

Desde la Asamblea Fuera Basureros Petroleros convocamos a todxs lxs vecinxs, a las organizaciones sociales y políticas, comisiones vecinales, a la Jornada de lucha Intercultural, este sábado 28 de Mayo en el Oeste de nuestra ciudad.

Lxs invitamos a que nos acompañen, desde las 10:00 hs, a la volanteada que realizaremos en los Barrios Toma Norte y Newen Che. Concentraremos en las calles Rodhe y 1° de Mayo para arrancar el recorrido y charlar con lxs vecinxs. Compartiremos opiniones, información sobre la situación en que nos tiene el gobierno con respecto a los basureros y las pésimas condiciones materiales en las cuales vivimos.

Por la tarde, a partir de las 16:00 hs la jornada continúa con radio abierta y pintada de murales, en la Plaza frente al paredón de la cancha del Club Maronese, en el Barrio Toma Norte. Ahí compartiremos unos mates y realizaremos en conjunto el sorteo de una canasta familiar y una garrafa, con el objetivo de denunciar el tarifazo en todos los servicios (agua, luz, gas, garrafa, boleto de transporte,etc) y del aumentazo de la canasta familiar, que rebaja el bolsillo de lxs trabajadorxs. De esta forma, queremos denunciar que es el Estado el responsable de este ajuste brutal y las pésimas condiciones de vida, como así también, de la contaminación ambiental que desarrollan los basureros petroleros a los que llegan los residuos de la hidrofractura, para beneficio de las grandes empresas. Seguimos luchando para que la empresa deje de quemar y que se vaya porque no queremos más contaminación en nuestros barrios.

Lxs esperamos este sábado 28 de mayo. La contaminación nos está matando impunemente.

Reafirmamos una vez más que no queremos que suspendan ni despidan a los trabajadores de Comarsa, de Indarsa y de ningún basurero petrolero.

El gobierno y las empresas son los responsables de la contaminación y los despidos.

¡Fuera ya basureros petroleros de los ejidos urbanos!

Asamblea de Fuera Basureros Petroleros

fuera basureros


Declaración de los pueblos víctimas de las prácticas de Chevron en el mundo

chevron1

 CONSIDERANDO:

Que, en cada uno de nuestros territorios hemos sido víctimas de los abusos de la compañía petrolera: hemos presenciado la devastación de la naturaleza como consecuencia de su irresponsable operación, hemos sufrido la muerte y enfermedad de nuestros pueblos, se han violado nuestros derechos personales y colectivos, y hasta hemos sido calificados como delincuentes por elevar nuestra voz de protesta.

Que, históricamente, la avaricia y sed de ganancias de Chevron han primado por sobre la seguridad pública, los derechos ciudadanos, y el respeto a la Naturaleza. En los últimos tiempos, Chevron ha aplicado una serie de medidas sistemáticas de “exoneración de responsabilidad” en la que la petrolera explota, contamina, daña y se enriquece, pero nunca responde por sus actos.

Que, en países como Argentina o Rumania, Chevron se ha transformado en la punta de lanza de la exploración de yacimientos no convencionales, a través de la cuestionada técnica experimental del fracking, que magnifica las posibilidades de contaminación de nuestros territorios y las fuentes de agua subterráneas. Chevron ha sido el promotor de la explotación de estos yacimientos aliándose a los gobiernos que han reprimido las justas protestas de la población, violando nuestros derechos colectivos.

Que, la reunión general anual de accionistas de Chevron, donde sus directivos informarán acerca de la situación financiera de la compañía y su aparente solidez (producto de su sistemática irresponsabilidad), se llevará a cabo en la mitad del desierto de Texas, en donde no habrá comunidades, activistas, prensa, ni nadie que incomode a la opulencia y poder.  Chevron intenta esconderse.  Solamente su Gerente General, John Watson, podrá ejercer su derecho a expresarse.

Que, somos cientos de miles las personas afectadas por Chevron en Ecuador, Nigeria, Estados Unidos, Argentina, Rumania y muchos otros países. Esta cifra continuará creciendo cada día, debido al modus operandi de la empresa que sistemáticamente  violenta los derechos de las personas y la naturaleza en los lugares donde opera, negándose posteriormente a realizar la justa remediación de esos territorios, actitud que constituye una violación en sí misma.

La Unión de Afectados por las Operaciones Petroleras de Chevron-Texaco, en Ecuador

La Confederación Mapuche de Neuquén, en Argentina

Richmond Progressive Alliance, Asian Pacific Environmental Network y Gayle McLaughlin – Alcadesa de Richmond, enCalifornia – Estados Unidos

Environmental Rights Action/Friends of the Earth Nigeria y Kebetkache Women Development and Resource Centre, enNigeria

Las Comunidades de la Región de Vaslui, en Rumania

NOS UNIMOS EN UNA SOLA VOZ Y DECLARAMOS:

  • Nuestro rechazo a las prácticas abusivas e irresponsables de Chevron Corporation en el mundo. En particular, rechazamos:
  • Sobreponer sus intereses económicos por sobre los derechos de las personas y la naturaleza;
  • Devastar cientos de miles de hectáreas de suelo y millas marítimas, por su operación irresponsable y ambiciosa;
  • Contaminar, voluntariamente, las fuentes de agua, manteniendo a miles de personas privadas de su derecho a la salud y a un ambiente sano;
  • Aniquilar pueblos indígenas ancestrales y discriminar a los habitantes de los territorios donde opera;
  • Irrespetar y desconocer los derechos de las mujeres, niños y niñas;
  • Ocasionar, a través de prácticas negligentes, enfermedades respiratorias, reproductivas y cáncer en miles de niños, jóvenes, adultos y ancianos;
  • Violentar el derecho de autodeterminación de los pueblos al impulsar la cuestionada técnica del fracking para la exploración y explotación de yacimientos no convencionales;
  • Usar fuerzas militares para la seguridad privada de la compañía, con prácticas violentas en contra de los ciudadanos
  • Irrespetar y abusar los derechos de los trabajadores en virtud de la productividad de la compañía;
  • Irrespetar los sistemas jurídicos nacionales e internacionales, antes, durante y después de su operación, con el fin de maximizar sus ganancias por sobre los derechos de la población y evadir el cumplimiento de sus responsabilidades;
  • Abusar de los principios de la ley societaria, escondiéndose detrás de docenas de subsidiarias para evadir sus responsabilidades;
  • Despilfarrar innumerables recursos económicos para limpiar su imagen, en lugar de invertirlos en reparar los derechos que ha vulnerado;
  • Abusar de su poderío económico y político para acallar la voz de quienes reclaman  a la compañía para que  asuma su responsabilidad;

INVITAMOS:

A participar, activamente, en el Día Internacional Anti Chevron, el  sábado 21 de mayo de 2016, para que el mundo se sume con acciones públicas y mensajes de rechazo a las malas prácticas de Chevron Corporation.
  • A elevar una voz conjunta para que, sin importar el rincón donde se esconda,  Chevron Corporation, sus directivos y sus accionistas, escuchen que:

  • No toleraremos la irresponsabilidad e indiferencia de la compañía frente a los daños que ha ocasionado en nuestros territorios;
  • No permitiremos que pretenda eximirse de su responsabilidad inculpando a los gobiernos locales o a terceros relacionados;
  • Chevron debe pagar por la contaminación y devastación de la naturaleza y los ecosistemas terrestres y marinos;
  • Exigimos el respeto a la autodeterminación de los pueblos que rechazan la utilización del fracking y otras técnicas contaminantes en sus territorios;
  • Exigimos respeto por los pueblos y comunidades nativas de los territorios donde opera;
  • Exigimos respeto a los niños, jóvenes, adultos, ancianos; hombres y mujeres por igual;
  • Exigimos el respeto a los trabajadores y condiciones óptimas y dignas para el desempeño de sus funciones;
  • Exigimos el cumplimiento de las obligaciones impuestas por los sistemas judiciales de los países en los que opera y en los que mantiene conflictos;
  • Exigimos que Chevron Corporation, por sí misma o a través de sus subsidiarias, responda con su patrimonio por los daños que ha ocasionado en el mundo;
  • No descansaremos en nuestras luchas hasta que Chevron Corporation modifique sus prácticas, asuma sus responsabilidades y cumpla con sus políticas de responsabilidad corporativa.
  • No consumiremos ni negociaremos con productos que lleven la marca de Chevron.

Más información del Día Internacional Anti Chevron


Entrevista a Felipe Gutiérrez Ríos: Presentación de cortos documentales Territorio crudo

El programa Charco de Arena que se emite por FM La Tribu, entrevistó al investigador del Observatorio Petrolero Sur, Felipe Gutiérrez por la reciente presentación de la seríe Documental Territorio crudo realizado en co-producción con el Colectivo Vaca Bonsai.

Acá la entrevista completa: Territorio crudo en FM La Tribu

02 SERIE

 


Los primeros frutos del extractivismo

En marzo de 2014, el incendio de un pozo de la empresa YSur dejó al descubierto la peligrosa convivencia con el sector hidrocarburífero en Allen, lugar poblado en la zona de mayor producción de frutas del Alto Valle. El inédito avance de la extracción gasífera en los últimos seis años ha dejado una estela de contaminación e impactos. Primeramente bajo responsabilidad de la norteamericana Apache, es hoy continuada por la subsidiaria de YPF antes mencionada. En contrapartida, vecinos y organizaciones locales han logrado una organización que permitió, en su momento, declarar a Allen como libre de fracking, municipio enclavado en el corazón de la industria del tigth gas provincial y quinta provincia productora a nivel nacional.

Pozo en perforación en plena zona productiva Allen - Rio NegroPozo en perforación en plena zona productiva Allen  / Martín Barzilai (SubCoop)

Por OPSur.- Desde 2008, cuando el gobierno nacional a través de la Secretaria de Energía impulsó el programa Gas Plus, se inició un inédito avance de la extracción gasífera en la zona de Allen. Con la intensión de incentivar la producción gasífera y revertir el saldo negativo de la importación de gas por el país, el gobierno nacional concedió una serie de beneficios entre los que se destaca el aumento del valor del gas producido. En 2009, Estación Fernández Oro [EFO], de la mano de la norteamericana Apache, entra en el programa Gas Plus III, lo que motivó el desarrollo de la explotación de tight gas y produjo un crecimiento de pozos en medio de zonas productivas frutícolas. Pero es ya con el boom de Vaca Muerta en 2013, y el fuerte impulso al mundo de los no convencionales donde este tipo de explotación encuentra las mejores condiciones de desarrollo: baja de costos asociados al aumento de la explotación, mayor ingreso de tecnología propiciado por Nación, llegada de nuevas empresas de servicio compitiendo, mejor logística, explotación con múltiples pozos por locación, baja en los tiempos de perforación y fractura, entre otros factores. Según la petrolera norteamericana Apache en 2013 existían unos 87 pozos, mientras que a fines del 2014 a YSur se le contabilizó 160 en toda el área.

Este avance acelerado de los últimos dos años, trajo consigo numerosas consecuencias negativas, como peligrosos accidentes, denuncias por malos procedimientos y la afectación directa a miles de personas que conviven diariamente con pozos y ductos, plantas, basureros, etc. Estas situaciones son propias de la actividad extractiva a gran escala y el cambio de empresa no lo excede. Apache es una empresa altamente cuestionada por su forma de operar, tanto en el Alto Valle como en la zona centro de Neuquén por comunidades mapuche. La compra de la empresa por parte de YPF, que la convirtió en una subsidiaria llamada YSur, modificó la forma de relacionarse pero no los impactos.

Conviviendo con pozos

El miércoles 19 de abril del 2014, Rubén Ibáñez y su familia miraban televisión mientras compartían la cena. A las 21 horas, una gran explosión rompió con la armonía de la mesa y todo se convirtió en un caos; “pensamos que habían chocado camiones, fue una explosión tremenda, el olor entró por la puerta y comenzamos a sentir un ardor de la san putas, y vimos las llamas que salían como a cuarenta metros. Los trabajadores no hallaban que hacer, se comenzaron a juntar, llegaron los bomberos pero qué iban a hacer si no tienen nada. Ahora dicen que la empresa petrolera le regaló espuma para los incendios después del hecho”, cuenta Rubén.

Rubén es cuidador del vivero de una chacra de la zona, tiene 63 años y hace seis llegó al lugar junto a su familia. A los dos años de instalarse, llegaron los pozos y desde ese momento comenzaron los problemas de salud; “llegó a haber más de veinte tremendos motores todo el día prendidos, a la noche cuando uno se levantaba al baño, escupía todo negro y estábamos con las ventanas cerradas, parecía que uno había tomado aceite quemado. También me daba un ardor de vista”.

Vivero en donde vive Ruben Ibañez afectado por la explosión del pozo gasifero EFO 141Vivero en donde vive Ruben Ibañez afectado por la explosión del pozo gasifero EFO 141 /Martín Barzilai (Subcoop)

Toda la primera etapa de construcción del pozo suele ser el momento más traumático para los vecinos. Se inicia con el desmonte de las chacras hasta quedar un desértico rectángulo que va desde 1 a varias hectáreas. Los vecinos deben soportar insufribles ruidos por el constate movimiento de los equipos para la perforación, las enormes cantidades de camiones circulando con agua, químicos, gasoil, arena y los equipos prendidos todo el día en el momento de la fractura hidráulica. Estos emanan grandes cantidades de gases, venteos que tienen como función descomprimir la presión del pozo y se queman emitiendo al aire un sinnúmero de gases contaminantes. Todo esto, hasta el trabajo de terminación del pozo en donde tan solo quedan unas válvulas a la vista, llamadas “árbol de navidad”, el proceso es increíblemente molesto y extremadamente peligroso para los vecinos. Últimamente, para contener las altas e intensas llamas del venteo colocan unos bloques muy altos de cemento nos cuentan las personas entrevistadas.

El EFO 141 es el pozo vecino de Ibáñez que explotó en marzo del 2014 y dejó como consecuencia la agudización de su ya afectado estado de salud, una casa llena de fisuras en las paredes, animales muertos y su familia con afecciones. A tan solo unos meses, el 14 de julio del 2014, una nueva explosión conmovió a los vecinos del barrio Costa Oeste. Grandes llamas iluminaron la noche del rural barrio mientras el humo negro penetraba las casas. En una locación que se encuentra a metros de las ruta nacional 22, el EFO 236 era perforado en medio de otros pozos ya existentes. La torre 146 estaba a cargo de la empresa noruega DLS Archer Limited, como tantas otras veces en el área. Si bien el incendio y explosión no pasó a mayores y fue controlado por los bomberos, cabe destacar que esta empresa lleva ya varios episodios contaminantes y peligrosos en lo que va de la corta vida del boom no convencional.

La historia de Ibáñez no es particular, sino más bien algo generalizado. Gustavo Ferreira tiene 41 años, hoy trabaja en una escuela y nació en una de las siete casas de barro que se fueron construyendo sobre tierras fiscales –sobrantes de chacras- en la costa del Río Negro. Éstas fueron impulsadas por trabajadores que venían a hacer la temporada y encontraron en el Valle una posibilidad de vivir y quedarse a trabajar en la fruta, actividad que él también realizó desde los 12 a los 30 años. Según recuerda, en su niñez ya estaban los primero pozos exploratorios de YPF en cercanías del barrio; “ahora no se derrama el crudo como en esos tiempos, antes tiraban a baldes de petróleo, el pozo derramaba y nosotros jugábamos con el petróleo derramado. Después se llevaron todo y lo cerraron, volvieron pero mucho más cerca de las casas en el 2010”, recuerda.

Pozos del área Estación Fernadéz Oro en Allen -Rio NegroPozos del área Estación Fernadéz Oro /Alexis Vichich

El ruido que genera el pozo en frente a las casas de los vecinos se torna insufrible al comenzar el diálogo, “ahora que están las nubes bajas se escucha más fuerte”, nos aclara Gustavo mientras señala el pozo que se ve por la puerta sentado desde la mesa de su casa. Irene, es su hermana, tiene 36 años y es también nacida y criada en el lugar. Nos cuenta que apenas llegó la empresa Apache en 2010 comenzaron los problemas, “lo primero que nos pasó fue con el agua, se nos desapareció del pozo, perdimos la napa. Después nos vinieron a retar, nosotros en otoño juntamos las hojas que caen de los árboles y las prendíamos fuego, nos dijeron que eso no lo hagamos más”.

Gustavo levanta su mano como pidiendo permiso, también quiere hablar del agua. “Nosotros tomamos el agua de pozo, tuvimos que hacerlo más hondo y ponerle bomba, a veces salen una cosas blancas que antes no salían, realmente no sabemos qué estamos tomando, tendríamos que analizarla”. Irene interrumpe y cuenta que sus intenciones de saber qué consumen día a día la motivó a hacer algo. “Una vez, llevé una botellita con agua al municipio para analizarla, me dijeron que la dejara, que venían de Cervantes – a 40 km de Allen- u otro lado a analizarla, pero nunca nos dieron respuesta. Nosotros tenemos dudas del agua, hubo un tiempo en que la comprábamos, pero cuando se puso más cara ya tuvimos que dejar”.

El paisaje de los barrios de la costa del río Negro, en Allen, está cambiando notablemente. Gustavo comenta que “antes se escuchaban los pajaritos, los patos, ahora amaneces con el ruido éste del pozo. Antes también pescábamos percas, ahora ya no hay más”. Para muchos vecinos ya no es nada grato amanecer con una chacra menos y como vecino un pozo pero Irene cuenta que cuando la petrolera llegó, hasta se pusieron contentos. “Nosotros pensamos cuando pusieron los pozos, que ésto iba a ser para bien, que quizás nos daban la posibilidad de tener una casa mejor, pero la verdad que ha sido para peor todo”, remata mientras el más ruidoso de los pozos no para de chillar.

Ductos sobre el río y los cambios de mandos

La Pasarela es un pequeño barrio semi rural ubicado en el sobrante de chacra del lote 26, su nombre es producto del puente colgante que la actividad petrolera colocó. Alfredo Svampa, productor de la zona, nos cuenta la historia de esta pasarela; “habían tres tanques grandes en la planicie, los camiones tenían que ir por Paso Córdoba –puente ubicado a 30 km de Allen- y llegar hasta los taques para descargarlos y cargarlos. Lo hicieron durante años ese traslado y lo dejaban en la planta Fernández Oro, en donde se destilaba. YPF le vendió a Bridas la concesión del área y ésta considero que no era práctico y que era muy costoso, entonces comenzó a trabajar armando los ductos, para evitar esos viajes. Hicieron una planta colectora del otro lado del río y buscaron conectarla con la planta, así fue que conectaron esos caños sobre el río, que son tres, uno de petróleo, uno de gas y otro que lleva agua para las perforaciones”. Los ductos ahora están desconectados pero lejos de estar abandonados. YSur parecería esperar destrabar los problemas que tuvo con el superficiario durante las negociaciones.

Planta gasificadora Estación fernadéz Oro en Allen-Rio Negro IIPlanta gasificadora Estación Fernandéz Oro en Allen / Alexis Vichich

Celia e Isabel son la presidenta y vice respectivamente de la Comisión Vecinal del barrio La Pasarela donde actualmente viven unas 25 familias. Orgullosas de sus gestiones nos dicen que consiguieron que les mensuren la tierra y les den certificado de derecho de ocupación, “con ello ya pudimos colocar la luz, antes llegaba el tendido eléctrico para la pasarela y no había para el barrio”. Celia tiene un pequeño mercadito de barrio en donde los vecinos pueden encontrar las cosas necesarias para el día a día, ella nos cuenta que el agua que toman “es toda de bombeo, viene de pozo”. “No tenemos gas, que es algo insólito, vivimos cerca del venteo de gas y nosotros no tenemos gas, para cocinar usamos garrafas y para calefaccionarnos usamos leña en el invierno”.

Isabel vive a escasos metros de Celia, al final de la calle, y su casa está literalmente conviviendo con un pozo de la EFO. Recuerda que no había calles en el lugar, “íbamos a la escuela 54 de Fernández Oro, para salir cruzamos por la chacra de Pirí, hoy ya los chicos van más cerca a la escuela 79. El pozo está desde que yo era chiquita, tendría unos 10 años, recuerdo a las torres cuando venían a trabajar, los empleados comían asado a la orilla del río, ahora tengo 41 años, los pozos estuvieron toda la vida ahí. La empresa petrolera hizo la calle que llega hasta mi casa y arregló el puente de hierro que nos conecta con los demás barrios”.

La convivencia para Isabel es soportable. “No podemos quejarnos con dos meses que vengan a hacer ruidos si después vivimos todo el año en una tranquilidad. Lo que sí se escucha es el ruido que se hace desde planta –batería I y II de clasificación de gas y petróleo- porque las torres hace años que no vienen. Nunca tuvimos ningún problema de salud, para ser sinceros, seguro alguna consecuencia a futuro tengamos, pero por ahora no hubo ningún drama”. Con fondos de responsabilidad social empresaria [RSE] que les aporto YSur, los vecinos pudieron organizar desde la Comisión el primer Día del Niño en el barrio. “Nos acercamos a la empresa a pedirle una ayuda y nos pusieron los peloteros, los regalos para los chicos, no tuvieron ningún problema. Ahora estamos viendo si nos pueden ayudar con el arreglo de las calles porque queremos que el colectivo entre al barrio dos o tres veces al día aunque sea, hoy para tomar un colectivo tenemos que ir hasta la ruta 22 –2,5 km-. La empresa de colectivos nos dijo que si las calles estaban arregladas podían meterse al barrio, y son las camionetas de la empresa petrolera la que más usa las calles”.

Según las vecinas, el cambio de manos de la empresa se nota, YSur modificó la dura política de no diálogo con la que Apache operó durante años para darse un principio de acercamiento a los vecinos. Las opiniones vertidas de la Comisión Vecinal dan cuenta de ello, Celia comenta que “la empresa ha tomado gente del barrio para trabajar pero esto recién se dio con YSur”. También el reciente lanzado plan “EFO Sustentable” es parte de la búsqueda de consenso que la empresa está llevando adelante con fondos de RSE; se ha invertido tanto en comunicación en medios como aportes instituciones para el hospital, los bomberos y las comisiones vecinales.

Las voces que dicen no y los avatares del fracking

En 2012, cuando las críticas al fracking en la zona comenzaban a emerger fruto de activistas nucleados en la Asamblea Permanente del Comahue por el Agua (APCA), autoridades rionegrinas y empresas negaron rotundamente que la técnica se estuviera utilizando en la región. La llegada y avances entonces varias idas y vueltas, lo que genera preocupantes antecedentes en cómo se trata la problemática en la región.

El joven periodista Diego von Sprecher, diario Río Negro, es quien más tinta ha vertido en contar lo que fue ocurriendo en EFO. A fines del 2012 entrevistó a Claudio Barone, Jefe de Asuntos Públicos de Apache, quien negó las denuncias bajo el argumento de que no estaban explotando shale ni haciendo multi-pozos. Esto es una verdad a medias. Que en la EFO no se hace shale es verdad, como así también que no se usa el sistema multi-tap; hechos que si ocurren en el área neuquina Loma Campana (YPF-Chevron) con las torres walkings rigs –son más conocidas como arañas y destacan ya que se mueven mecánicamente sin necesidad de desarmar para cada pozo la torre de perforación. Pero lo que ocultó Apache es que están extrayendo hidrocarburos no convencionales, más precisamente tight gas (o de arenas compactas) y que estaban utilizando la fractura hidráulica. La otra verdad a medias es que estaban trabajando con pozos verticales y no horizontales, pero en cuanto tengan la necesidad de hacer perforaciones horizontales las iban a realizar. Por último en las perforaciones que estaban llevando adelante, había multi-pozos hechos con torres más chicas y desmontables.

Este mismo discurso reapareció en agosto del 2013 en marco de la presentación de la ordenanza que prohibía el fracking en el ejido urbano por parte de APCA al Concejo Deliberante de la ciudad. Para ese entonces ya era la segunda ordenanza en la Provincia que declaraba al municipio libre de fracking. El 15 de julio en Cinco Saltos, ciudad de la misma provincia, el concejal José Chandía presentaba la primera ordenanza del país que excluía al método de fractura hidráulica en un ejido.

Si bien la de Cinco Saltos sigue vigente, en el caso de Allen, tres meses después de su sanción, la ordenanza fue declarada inconstitucional por el provincial Tribunal Superior de Justicia, quien argumentó que no son facultades de los municipios legislar en materia de hidrocarburos, dando el guiño a las primeras manifestaciones gubernamentales. La ironía de la vida hizo que los argumentos más fuertes en contra de la ordenanza promovida por el APCA, provengan del juez del tribunal Ricardo Apcarian.

La resolución del caso había generado reacciones adversas en el poder provincial que anunció líneas para resistir la medida. Una vez aprobada esta por unanimidad la ordenanza, el gobernador de la provincia Alberto Weretilneck manifestó su enojo y fue categórico: “Vamos a ver la ordenanza en su detalle, lo está analizando la Fiscalía de Estado. Vamos a tener una reunión con las áreas involucradas para analizar las acciones provinciales pero lo que está claro es que no hay fracking en Río Negro y que la materia ambiental es potestad provincial” espetó en declaraciones a la AM local La Carretera. De esta manera el discurso de la empresa calo a planos gubernamentales, ocultado que el tight gas también es no convencional y que utiliza fractura hidráulica masiva.

Pero el gobernador no fue el único en tomar en voz propia las palabras de la empresa. El senador por Río Negro del FPV y futuro candidato a gobernador para enfrentar al actual mandatario, Miguel Pichetto, también recayó en reafirmar el discurso. “Yo entiendo la inquietud que lleva a los concejales a tomar decisiones de esta naturaleza pero el mensaje tiene que ser tranquilizador. Nuestro sistema es convencional. No hay fracking ni yacimientos para hacer fracking en Río Negro”, dijo también en la AM La Carretera y, de la misma manera que el gobernador, remarcó que ciertos temas no son de incumbencia municipal. “Estamos hablando de temas que no nos competen. Uno puede tener preocupaciones en lo ambiental pero es el Estado quien debe salvaguardar el medio ambiente. Los hidrocarburos son competencia del estado provincial”.

Pero éste no es el único hecho que ocurrió en torno al avance de la frontera extractiva petrolera, un mes antes –en julio- se subastó el emblemático predio de la ex Millacó, todo un símbolo de la producción frutícola. Graciela Vega es profesora de Historia e investigadora de la organización local Proyecto Allen. Fruto de un extenso trabajo de reconstrucción realizado junto a un grupo de investigadores resume la historia de la cooperativa: “Millacó fue una bodega muy recordada pues inició su actividad en los albores de Allen. En 1933 un grupo de agobiados y desesperados productores de la ciudad de Allen decidieran reunirse para formar una cooperativa y así hacer frente al monopolio de la empresa inglesa AFD (Association Fruit Corporation).” (Julio, 2013)

Aerea del deposito regional de arenas para fractura hidraulica Allen- Rio NegroAerea del deposito regional de arenas para fractura hidraulica Allen en la ex Millacó/ Alexis Vichich

La unidad, la solidaridad y la hermandad en pos de un futuro mejor, llevó a estos productores a buscar la asociación y el cooperativismo como herramienta ante el avance de las multinacionales. Seguro que ninguno de ellos se imaginó que, 80 años después, en una escandalosa subasta pública a puertas cerradas se le entregaría el predio y los galpones a la empresa de servicios petroleros TSB, propiedad del empresario neuquino Claudio Urcera. El depósito almacena los sacos de arena para fractura hidráulica provenientes de China y Brasil, éstos llegan en trenes desde el puerto hasta Allen y se distribuyen en camiones a las distintas áreas de la cuenca neuquina. Productores locales asociados, mostraron su asombro y enojo ya que las promesas gubernamentales habían sido abrir en ese lugar un mercado concentrador para comercializar las frutas y hortalizas de la zona.

Tanto APCA como Proyecto Allen han hecho un trabajo de concientización en la zona con videos, talleres, charlas, muestras, marchas, festivales, etc. En marzo de 2015, organizado por Proyecto Allen, se presentó el libro “20 mitos y realidades del fracking” con una parte del colectivo que lo escribió, como el abogado ambientalistas Enrique Viale, el geógrafo Roberto Ochandio y la socióloga Maristella Svampa, quien manifestó su indignación ante el nombramiento en la Ingeniera química Dina Magani a la Secretaria de Medio ambiente de la provincia. Según Svampa, es incompatible ser parte de una empresa que entre su cartera de clientes tiene a las empresas a las que debe como Secretaria de Medio Ambiente controlar.

En Allen el futuro es incierto y pujante. En este articulo, intentamos mostrar los primeros frutos del “mal desarrollo” -al decir de Maristella Svampa-, el avance de fronteras de actividades extractivas que atentan contras las economías regionales centenarias como en el caso la fruticultura, afecciones en la salud de los vecinos, cambio de la configuración del entorno ambiental, desarticulaciones de las relaciones de los productores, cooptación de vecinos e instituciones, proceso acelerado de inflación, modificaciones de la relación entre las instituciones zonales con la entrada de YPF, entre otras.

La siembra de hoy, será la cosecha del mañana, solo es cuestión del que digno trabajo de concientización y organización que llevan adelante las organizaciones, vecinos, intelectuales, periodistas tenga sus frutos. El dialogo y el futuro es abierto, el debate comenzó desde el primer momento en que alguien le dijo no al fracking en Allen.

*Sexta nota de la serie Alto Valle Perforado, realizado en cooperación con la Fundación Heinrich Böll Cono Sur. Ver también:

Alto Valle Perforado: postales de la desigualdad petrolera

Basureros petroleros: cuando el remedio es peor que la enfermedad

-Tres razones para la desigualdad del barrio Valentina Norte

-Mi vecino Pluspetrol

-Cosecharás tu siembra

Fuentes consultadas

Diario Rio Negro (28/08/2013) Se usa fracturación hidráulica

Proyecto Allen (04/03/2015) Relevamiento de pozos en Allen

Diario Rio Negro (26/11/2012) Impacto de un yacimiento que convive con las chacras.

Diario Rio Negro (31/03/2014) Alerta entre vecinos de Allen por venteo de pozo de gas.

Diario Rio Negro (15/07/2014) Incendio en un pozo petrolero en Allen reactivó el alerta.

Diario Rio Negro (13/12/2014) EFO, el corazón gasífero de Río Negro.

Am 740 La Carretera (25/08/2013) Weretilneck: “No hay fracking en Rio Negro”

Am 740 La Carretera (25/08/2013) Pichetto: “No hay mayor contaminación que la pobreza extrema”

Observatorio Petrolero Sur (15/08/2013) Cinco Saltos libre de Fracking: Entrevista al concejal José Chandia en Cartago tv

Diario Rio Negro (27/11/2013) Es inconstitucional la ordenanza antifracking de Allen

Proyecto Allen (20/07/2013) Millacó

Diario Rio Negro (25/07/2013) Escandalosa subasta de la ex-Millacó, en Allen

Alto Valle Perforado


Convocan a Universidades Canadienses para disolver Instituto Minero

5 de enero de 2015 LLAMADO A LAS UNIVERSIDADES PARA TOMAR ACCIÓN: PETICIÓN PARA DISOLVER EL INSTITUTO MINERO VANCOUVER, BC – Más de 1000 individuos y organizaciones de la sociedad civil han firmado una carta de petición para pedir que la coalición de universidades en Canadá disuelva el instituto minero, petrolero y gas que tiene su centro de operaciones en la Universidad de British Columbia ubicada en Vancouver. Entre los signatarios se encuentran profesores de la Universidad de British Columbia incluyendo a Glen Coulthard, y profesores de la Universidad de Simón Fraser como a Stephen Collis, el profesor emérito David Suzuki, y la escritora Naomi Klein. A ellos se suman signatarios notables de América Latina y del mundo que incluyen al líder indígena y editor de la revista Lucha Indígena de Perú, Hugo Blanco, el economista y ex-miembro de la Asamblea Constituyente de Ecuador Alberto Acosta, el periodista uruguayo Rául Zibechi y el conocido profesor Boaventura de Sousa Santos de la Universidad de Coimbra, Portugal. Financiado con $24.6 millones del gobierno federal y alrededor de $21 millones por las universidades de la coalición y sus socios estratégicos, el Instituto Canadiense de los Recursos Internacionales y el Desarrollo – CIRDI (por sus siglas en inglés, y antes llamado CIIEID) – ha sido objeto de oposición constante tanto por académicos como de la sociedad civil. La petición que está dirigida a los Presidentes y la junta administradora de la Universidad de la Columbia Británica, la Universidad de Simón Fraser y la Escuela Politécnica de Montreal, específicamente menciona que: la pérdida de la libertad académica, la representación parcializada, conflictos de interés, la falta de credibilidad, de confianza, y de rendición de cuentas son las razones para salir del acuerdo con el gobierno federal. Destaca que los signatarios ven dañino los vínculos de universidades con una industria que se encuentra rechazada por varias comunidades en Canadá y en todo el mundo por sus impactos destructivos en comunidades y en el medio ambiente. CIRDI es un proyecto con orígenes en la oficina del Primer Ministro cuando en 2013 la coalición de tres universidades firmó un acuerdo con el gobierno federal para gestionar el instituto con el mandato de intervenir en “las políticas, leyes, desarrollo e implementación regulatorio, capacitación, asistencia técnica e investigación aplicada relacionada a sus propios sectores extractivos de los países en vías de desarrollo.” Una incoherencia fundamental en el mandato de CIRDI es que los sectores extractivos de los llamados “países en vías de desarrollo”  están compuestos en mayoría por transnacionales basadas en Canadá. Las comunidades indígenas, no indígenas, y organizaciones de base en solidaridad con los pueblos afectados por proyectos extractivos han hecho continuos llamados para tomar cartas en el asunto y poner fin a la impunidad de las empresas canadienses. Así mismo, han exigido mecanismos de rendición de cuentas en la legislación canadiense para que dichas empresas se hagan responsables en nuestras cortes por los abusos cometidos en el extranjero. Ahora académicos, ex-alumnos y miembros de la comunidad impactados en Canadá y América Latina han dejado en claro a los que toman las decisiones en las universidades que en vez de intentar reparar un experimento irremisiblemente defectuoso y dañino, es hora de establecer un precedente y disolver el CIRDI y promover en su lugar investigación sobre el rol y los impactos que tiene el extractivismo canadiense en el extranjero y que sea realmente libre de conflictos de intereses. La carta destaca que “un instituto apropiado debería rendir cuentas a las comunidades impactadas por proyectos extractivos, y enfatizaría sus derechos al consentimiento libre, previo e informado, el cual incluye el derecho de rechazar cualquier proyecto extractivo. El enfoque apropiado de tal instituto sería sobre la responsabilidad de Canadá en los conflictos causados por la extracción de recursos, tanto en Canadá como en el extranjero, así como abordar la escasa rendición de cuentas por las multinacionales canadienses acusadas de alguna participación en abusos en el extranjero.” Los signatarios de la carta de petición esperan que la Junta Directiva se comprometa a disolver el Instituto Internacional Canadiense de Desarrollo de Recursos. Más información: La página web de estudiantes stoptheinstitute.ca contiene información sobre CIRDI, análisis, recomendaciones, un comunicado abierto y un blog con información actualizada sobre la campaña para disolver el instituto. Vean también la página web de CIRDI   y este  informe  de marzo de 2014 de MiningWatch Canadá sobre el nuevo instituto (entonces llamado CIIEID). Ver el texto completo de la petición aquí. [con copia abajo] y firme la peticion Contactos: Información general: info@stoptheinstitute.ca Samuel Stime (estudiante en UBC) samuel.stime@gmail.com +1.604.831.3440 En Línea: http://stoptheinstitute.ca/petition-demands-closure/