Archivo de la etiqueta: Trabajadores

soberania-energetica

Audios Encuentro Alternativas para la Soberanía Energética

Compartimos audios de la actividad realizada el 24 de noviembre en el Centro Cultural de la Cooperación. Para descargar audio hacer click sobre el reproductor con el segundo botón y seleccionar “Guardar como”.

soberania-energetica-2

Mesa 1: La crisis energética desde las organizaciones sociales

Andrés Arnone, La Izquierda Diario / PTS (00:00-10:45)

Peto Dorin, Patria Grande (10:46-17:12)

Nicolás Cannone, Frente Popular Darío Santillán (17:13-26:53)

Luján Rodríguez, COB La Brecha (00:00-11:30)

Nicolás Núñez, Izquierda Socialista (11:31-49:49)

soberania-energetica

Mesa 2: Soberanía Energética, propuestas y proyectos para un debate urgente

José Rigane, Fetera

Gabriel Soto, AUTE

Pablo Bertinat, Taller Ecologista

Palabras de cierre

Pablo Bertinat, (00:00-05:05)

Gabriel Soto, AUTE (05:06-09:55)

José Rigane, Fetera (09:56 – 11:00)

Felipe Gutiérrez, OPSur (11:01-14:00)

 


jose-rigane

“El tarifazo es una consecuencia, la causa es el modelo energético”

José Rigane, secretario general de la Federación de Trabajadores de la Energía y secretario adjunto de la CTA-A, analiza la actual crisis. Sostiene que el modelo fracasó porque responde a intereses mercantiles y no reconoce a la energía como un bien social. Para revertir esta situación, postula que lo primero que se requiere es recuperar la soberanía política, para después dar vuelta a los conceptos de la democracia liberal en nuestro país “y, por lo tanto, tratar la energía como lo que es: un bien social, un derecho humano, un problema de todos y, en ese contexto, terminar con la dependencia”.   

jose-rigane

Por: OPSur       

-¿Consideras que hay una crisis energética en el país?

Indudablemente este modelo energético ha fracasado y está en una profunda crisis, porque es un modelo basado en la privatización y, fundamentalmente, en la extranjerización, que se puso en marcha en la década del ´90. Como modelo responde a los intereses del sistema capitalista y tiene como objetivo sustancial tratar la energía como una mercancía, sin reconocerla como un derecho y como un bien social.

Pero resulta que la energía es insustituible, no es como un paquete de fideos, que podés remplazar por un kilo de arroz o de papas. Sin electricidad, agua y gas no hay vida digna. Para nosotros se trata de un bien social, de la misma manera entendemos que es un derecho humano. Pero este modelo no contempla ninguno de esos aspectos y lo que sí contempla es a la energía como un instrumento para tener ganancia por parte de las empresas multinacionales de la manera más rápida y concreta posible. Y para esto, el Estado ha funcionado como un Estado bobo, que inclusive le ha pagado a las empresas el barril de petróleo a un precio superior a lo que existe a nivel internacional, lo que demuestra que las empresas han logrado lo que cualquier multinacional pretende: una renta extraordinaria.

Entonces claro que hay crisis, porque a pesar de todo eso tenemos corte de energías si llueve, si hace calor, si hace frío, si hay sequía. La crisis permanece, se desarrolla,  se acrecienta en tanto y en cuanto no cambiemos este modelo energético que tenemos en Argentina, que es de supeditación, entrega y pérdida de la soberanía.

 

-¿Cree que hay un atraso de la reconversión de la matriz energética, que hoy depende casi en un 90% de hidrocarburos?

Nosotros necesitamos una diversificación de la matriz energética más allá de la discusión que hay: si hidroeléctrica sí, hidroeléctrica no; si nucleares sí o nucleares no, etc. Lo concreto es que tenemos tender hacia una matriz diversificada, pero eso solamente lo puede hacer un pueblo que recupere la soberanía popular, para después discutir qué es lo que nos conviene desarrollar, que es un poco lo que no termina de entender la gran urbe capitalina. No ve y no siente lo que es capaz de provocar el extractivismo, no lo entiende como una consecuencia nefasta para el pueblo argentino, de la misma manera que no ve lo que significa la contaminación de los ríos o en la cordillera. Pero aquellos que viven en esas regiones se manifiestan y por supuesto pelean, luchan, se movilizan contra una política que les hace un daño profundo.

Entonces está muy claro que la diversificación de la matriz energética viene de la mano de recuperar la soberanía popular y de recuperar la soberanía energética. En esa dirección, seguramente los argentinos nos vamos a dar una matriz compensando con energías alternativas que nos permitan tener una ecuación mucho más equitativa y que nos pongan lejos de la dependencia del petróleo y del gas que no tenemos, y que además de no tenerlo, seguimos permitiendo que se exporte.

El capitalismo verde de Macri

-¿Consideras que el macrismo transformó a las energías renovables en una línea de negocio?

Sin lugar a dudas. El sistema capitalista ha desarrollado la economía verde, que tuvo un verso que yo lo asemejo, en términos laborales, a la iniciativa que se desarrolla a nivel internacional con el trabajo decente. O también la utilización del vocablo sustentable, que muchas veces lo terminamos usando todos nosotros sin darnos cuenta que es una frase creada por los organismo internacionales, y que queda bien en cualquier lugar donde lo pongamos.

El macrismo hoy está desarrollando una iniciativa política que tiene como objetivo central hacernos creer que se ocupa del medio ambiente, que se ocupa del clima, que se ocupa de la energía alternativa; pero en realidad de lo que se ocupa centralmente es de generar negocios sobre todo, y en particular para quienes poseen la tecnología de estas energías, que son los Estados Unidos.

-Revisando la política energética del gobierno, ¿qué continuidades y rupturas tiene el macrismo respecto del kircherismo?

No hay diferencias sustanciales, porque los dos trabajan para los grupos multinacionales y su recaudación. En mi opinión personal, el kirchnerismo lo que hizo fue profundizar el modelo y trabajó en función de los intereses de la multinacionales, aunque trató de tener un relato que buscaba demostrar lo contrario. Por eso desarrolló la política de los subsidios, que mantenían la tarifa final congelada, pero era plata de los argentinos la que terminaba yendo a las manos de los grupos multinacionales.  ¿Qué hizo Macri? Trata de mostrar que quita los subsidios, pero entonces le mete la mano en el bolsillo a los usuarios. Le saca esa plata que no viene por el subsidio sino en forma directa de los bolsillos de los usuarios, y la transfiere directamente a los grupos multinacionales.

Entonces el tarifazo es una consecuencia. La causa es el modelo energético y si nosotros no cambiamos la causa, los efectos van a continuar.  Si hay algo que cambiar, si hay algo con lo que pelear es con la transformación del modelo energético.

tarifazos

Soberanía popular para la soberanía energética

-Pensando esa transformación, desde distintos ámbitos han surgido conceptos, paradigmas alternativos al modelo, como la idea de soberanía energética, ¿estás de acuerdo con esto como horizonte superador?

Yo creo que lo primero que necesitamos los argentinos es unificarnos y creo que la asignatura pendiente es recuperar la soberanía popular, volver a ser soberanos. Después hay que recuperar la soberanía energética, lo que significa dar vuelta los conceptos que ha venido estableciendo la política liberal en nuestro país y, por lo tanto, tratar a la energía como lo que es: un bien social, un derecho humano, un problema de todos y, en ese contexto, terminar con la dependencia del kirchnerismo. Porque si es una mercancía, solamente la puede obtener el que la paga, y si la obtiene solo el que la paga, no somos usuarios, somos clientes. Y la diferencia es sustancial para mostrar esto, que los servicios tienen que ser servicios públicos.

Por ejemplo la garrafa, que es el gas licuado del petróleo, ¿por qué hay que crear una garrafa a un precio social? Porque la garrafa la cobran a lo que no vale, y están pintadas todas de colores diferentes de acuerdo a la empresa ¿Y eso por qué? Porque el Estado nunca ha declarado a la garrafa como un servicio público. Si lo hubiera declarado un servicio público, la garrafa tendría un precio establecido por el Estado nacional y, por lo tanto nadie, podría cobrar un peso más de lo que se establecería. Pero como el Estado no lo hace, entonces las empresas supuestamente trabajan en un mercado de oferta y demanda, que es mentira. Hay 14 millones de argentinos que están supeditados al gas licuado de petróleo,  que deviene de un modelo energético que no ha permitido, ni posibilitado, ni invertido en desarrollar los gasoductos necesarios para hacer llegar gas natural a todos aquellos a los que les hace falta en la Argentina.

-¿Cuál es el rol de las trabajadoras y trabajadores en ese proceso?

Es un rol muy importante y significativo. Yo debería decir acá que el problema de la energía no es un problema para los que supuestamente saben, sino es un problema de todos. Entonces el rol de los trabajadores es altamente significativo, porque si los trabajadores no tienen compresión y conciencia de esta situación, terminan siendo funcionales de los intereses de las empresas. Porque las empresas, como hacen ahora las petroleras, van en la busca de la renta extraordinaria permanentemente. Si no la obtienen, van directamente a apretar a los trabajadores.  Dicen: “bueno, si a nosotros no nos dan un mejor precio, estamos obligados a cerrar pozos y resulta necesario suspender gente”. Entonces la gente reacciona rápidamente, dándole la razón a la empresa sin pensar, porque lo que pretende es defender su fuente de trabajo.

Por eso ante el modelo de flexibilización [laboral] de este gobierno que encabeza Macri, y que pretende desarrollar hacia todos los obreros, es muy importante no quedarse en una actitud economicista en el ámbito de movimiento obrero. Es imprescindible y necesario tener una mirada más elevada, porque esto no se resuelve con un aumento salarial o con una apertura de paritarias -siendo importante-, sino que es imprescindible y necesario tener un posicionamiento en términos políticos y gremiales más contundente, más claro.

-¿Cómo podría avanzarse hacia esa soberanía energética?

La primera decisión tendría que ser suspender todo tipo de exportación de petróleo: no tenemos petróleo para abastecer el mercado interno, no tenemos por qué exportar. Si no se puede refinar, deberíamos discutir por qué no se hace la inversión, si recién acabamos de condonar deudas a las eléctricas por 19 mil millones,  bueno todo, ese dinero se ve que lo tenemos.

Después, declarar servicio público todo lo que es servicio público y que hoy no está declarado: la transmisión, generación y la distribución de energía. Por haberse declarado solo la generación de interés general, las únicas que se benefician son las empresas termoeléctricas, de las cuales el 60 % está en manos de privadas.

Tercero, una intervención del Estado con poder de decisión para la planeación y ejecución de la política energética que tenga como objetivo resolver el problema del acceso de todos los ciudadanos argentinos a la energía. Esto no significa establecer la gratuidad. En esa línea, comenzar a planificar algo que no se resuelve de un día para otro, es el tema de la diversificación de la matriz energética.

Y luego una integración de carácter regional en función de los intereses y la necesidad de los pueblos, no de los gobiernos, y menos aún de los grupos multinacionales. En términos energéticos esto resulta imprescindible.

 

Ver también

“No se ha profundizado en el efecto transformador social que tiene la energía renovable”, entrevista a Enrique Martínez ex director del INTI

“Si el sistema energético no mejora la calidad de vida, estamos en un problema”, Entrevista a Pablo Bertinat de Taller Ecologista

Serie de artículos “Alternativas para la Soberanía Energética” producidos por el OPSur con el apoyo de la Fundacion Rosa Luxemburgo con fondos del BMZ.
 logo rosa luxemburgo es


encuentro-internacional-crisis-y-soberania-energetica

Declaración del Encuentro Internacional ‘Crisis y Soberanía Energética’

Declaración de Mar del Plata difundida al cabo del “Encuentro Internacional Crisis y Soberanía energética. La energía como derecho del pueblo” realizado duratne el fin de semana pasado. 

encuentro-internacional-crisis-y-soberania-energetica

En el marco del 73° Aniversario de la fundación del Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata, nos reunimos trabajadores y trabajadoras del sector energético de Brasil, Chile, Francia, México, Puerto Rico, Uruguay y Argentina para participar del Seminario Internacional “Crisis y Soberanía Energética – La Energía como derecho del pueblo”, bajo la firme intención de continuar y profundizar el proceso de intercambio regional de manera regular, a partir de diversas formas y medios que nos permitan un mayor contacto y conocimiento con las realidades de los distintos países y frentes de lucha.

La clase trabajadora sufre una ofensiva feroz del capital en todo el mundo, donde ya no se pretende sólo expoliarnos a través de la súper explotación y la creciente flexibilización laboral. Podemos denunciar con certeza que el capital tiene como objetivo en las últimas cuatro décadas desarmar un camino de conquistas que el pueblo trabajador alcanzó por medio de la histórica lucha del movimiento obrero, y que significaron un período de construcción y acumulación de poder popular con perspectiva emancipadora. La década de los noventa, la ruptura de la bipolaridad y el “Fin de la historia” implicó el desembarco del neoliberalismo como la expresión más salvaje del capitalismo y sus políticas de liberalización del mercado y recorte fiscal tuvieron a los Estados como los grandes focos de ataque. La privatización de las empresas públicas en favor del libre comercio y la competencia significó una derrota brutal para la clase trabajadora y los pueblos, en términos de la pérdida de derechos adquiridos. Nos ocupa y preocupa la defensa del papel de la energía como servicio público y su relación con el tema derechos y acceso digno para el conjunto de la población. La importancia política en manos de quien está siendo administrado o quien detente la propiedad sobre los recursos y las empresas en muchas ocasiones no se escapa a la lógica mercantil que impregna el desarrollo energético de la región, y esto debe ser una preocupación que genere acciones para posibilitar su revisión. Desde ese momento, estamos embarcados en una batalla ideológica y cultural donde el capital impone en el imaginario popular la lógica de la mercancía por sobre la lógica de los derechos. El ciudadano pasó a convertirse en cliente y el derecho en una mercancía, a la cual sólo accede aquel que puede pagarla. Esta batalla se encuentra aún vigente y es nuestra responsabilidad el recuperar la conciencia de nuestro pueblo para la defensa de lo que nos pertenece. El caso argentino, con la venta de la petrolera YPF y la privatización de la totalidad de su sistema energético, es el ejemplo paradigmático de cómo los intereses de los capitales transnacionales se impusieron frente a los intereses y las necesidades del pueblo. Sin embargo, es un camino que acontece en el ámbito mundial. Esto no es más que la cruda expresión de la lucha de clases. El pueblo francés resiste hoy la privatización de su sistema energético, así como el pueblo uruguayo frenó en los noventa el remate de sus empresas públicas y aún hoy sigue enfrentando las privatizaciones. Los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas y la huelga magisterial de la CNTE -Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación- se convierten en ejemplo de lucha contra las políticas criminales y neoliberales de Peña Nieto. Los compañeros brasileños se ponen al hombro la defensa de la soberanía popular energética ante los intentos de la derecha golpista por entregar el yacimiento petrolero del Pre-Sal a las transnacionales. El pueblo chileno demuestra que la lucha es una sola, fundiendo en la calle los reclamos estudiantiles y la necesidad de recuperar el cobre, y actualmente en el cambio previsional con el movimiento “No + AFP”, sistema que está dando pensiones de hambre. Los puertorriqueños avanzan firmemente en la generación comunitaria de la energía y la defensa del modelo público, construyendo diariamente la soberanía popular. Hoy las transnacionales gritan a los cuatro vientos el discurso de la transición energética, o cambio de la matriz energética. Es innegable la necesidad de cambiar la matriz productiva energética mundial, hoy sostenida en un 87% por recursos fósiles. Sin embargo, debemos alertar que la transición hacia las energías verdes no puede darse de la mano de las empresas privadas. Esta es la forma en que el capitalismo se reinventa en su intento de mercantilizar la energía en todos los rincones del mundo, de imponer el lucro en donde debe primar el derecho. Los Estados que asumen hoy el discurso “verde” muestran a las claras cómo las transnacionales pretenden penetrar en los mercados para condicionar la capacidad de abastecerse en materia energética de manera soberana. Estamos convencidos que el problema es el capitalismo y la lógica de la acumulación. Lo que ocurre no es más que una lucha en la que se enfrentan un proyecto impulsado por las empresas energéticas del gran capital transnacional, contra las necesidades y anhelos de los pueblos. En esa lucha, defendemos la concepción de la energía como un bien social y un derecho humano ya que sin ella no es posible vivir. Buscamos la Soberanía Energética, no entendida en los términos formales territoriales sino como el derecho de los pueblos a participar en la toma de las decisiones para definir una política energética que atienda sus reales intereses y busque su bienestar general, bajo una perspectiva anticapitalista y promoviendo la integración no subordinada con la región y el mundo. Para enfrentar al capitalismo, ofrecemos desde la clase trabajadora el fortalecimiento de lo público, lo participativo, lo colectivo y lo realmente democrático. Hay que discutir el para qué de la energía y cómo se atiende la demanda del derecho social a la energía. En un contexto mundial donde existen 2 mil millones de personas que no acceden a ningún tipo de energía, la provisión de los bienes energéticos y el suministro de los servicios públicos de gas, electricidad, combustibles, transporte público, agua y servicios sanitarios, deben ser asumidos por la clase trabajadora como una lucha intransferible en la defensa de la calidad de vida. Hacemos propias las consignas que se desplieguen en cada país para defender el derecho del pueblo al ejercicio de la soberanía energética, como lo son las luchas por el acceso a la tarifa social o contra la pobreza energética. La predominancia de la generación energética basada en combustibles fósiles expresa e implica una dependencia a este tipo recursos que nos obliga a realizar un esfuerzo sostenido por disminuir el peso de esos combustibles fósiles en la matriz energética y sus efectos netamente negativos sobre el medio ambiente. El mantenimiento del nivel actual de explotación de los bienes comunes es inviable y autodestructivo para la humanidad. El capitalismo no sólo explota a la clase trabajadora sino que avanza en la mercantilización de los recursos naturales, convirtiéndolos en meros commodities y atentando así contra la supervivencia del planeta. En definitiva, se vuelve imprescindible repensar desde los pueblos también el para qué y cómo utilizar los bienes que la naturaleza nos brinda, trabajando contra la escasez pero también el derroche, de manera de satisfacer nuestras necesidades reales y no alimentar la filosofía híper consumista que hoy impera. Debemos, como clase trabajadora, fortalecer los procesos que impliquen la generación de la conciencia en torno a la importancia de ejercer la soberanía popular sobre las energías. El único camino para frenar el avance del capital es a través de la construcción de prácticas anticapitalistas, de desarrollo comunitario y democrático. En este sentido, el éxito de la autogestión de los trabajadores en la producción es el claro ejemplo de que un mundo mejor es posible, ordenado por las necesidades definidas de manera social y colectiva y no impuestas por una minoría que se enriquece a costa del empobrecimiento de las grandes mayorías. Nuestro fortalecimiento implica pensar en procesos de transición que nos permitan tener un norte superador de lo existente, donde no sólo estemos ocupados en resistir a los avances propios de las clases dominantes en torno al control de las posibilidades de vida de las mayorías dominadas, sino también construir de manera amplia alternativas a partir de las cuales tender y consolidar otras formas, otros paradigmas que sostengan una sociedad de iguales. Debemos reconocer también un frente de lucha en la reformulación de los marcos legales vigentes que varían en cada país, pero que presentan aspectos comunes. Así, avanzar en una legislación hacia la desmercantilización de la energía que garantice su acceso universal. Como clase trabajadora nos debemos un primer balance de lo que han sido los gobiernos progresistas y las políticas que éstos llevaron a cabo en materia energética, en la perspectiva de fortalecer nuestros diagnósticos para avanzar en los procesos de transición hacia una sociedad justa, sin explotados ni explotadores. Las organizaciones participantes de este seminario declaran: - Reafirmamos que la Energía es un bien social, un derecho humano, que debe tomarse como un problema de todos ya que es insustituible. - Rechazamos el brutal tarifazo aplicado en los servicios públicos de luz, gas y agua que el pueblo argentino sufrió en 2016 y que demostraron ser una nueva transferencia de riquezas hacia los sectores concentrados de la economía. - Adherimos y hacemos propia la Jornada Continental del 4 de noviembre “En Defensa de la Democracia y en Contra del Neoliberalismo”, porque entendemos que luchar por la defensa de la energía como un derecho de los pueblos es luchar contra el capitalismo, el saqueo que promueve y la vulneración de derechos de los más postergados. - Expresar nuestra solidaridad con el pueblo de Jáchal (San Juan) en su lucha contra la mega-minera Barrick Gold que contamina y saquea nuestro país, así como con todos aquellos que resisten las consecuencias de la mega-minería y el fracking en toda América Latina. - Luchar por la integración energética autónoma en América Latina y el Caribe. - Exhortar a las autoridades públicas de Argentina y de Uruguay a que se hagan todos los esfuerzos necesarios para renovar los permisos de suministro de Gas de Argentina hacia Uruguay. Reafirmamos la necesidad de la construcción de la re gasificadora como complemento del respaldo energético y desarrollo productivo, tanto de Uruguay como de Argentina. - Partiendo de la convicción de que la clase trabajadora es solidaria y se fortalece en la unidad, damos nuestro apoyo y aporte simbólico, de carácter solidario, a los compañeros del SME en el proceso y desafío que se aprestan a promover en la autogestión obrera. - Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo brasileño y su lucha por “Ni un derecho menos”, que sufre los embates de un gobierno golpista; así como con el pueblo venezolano, quien viene resistiendo heroicamente los ataques de las clases dominantes y el imperialismo estadounidense. - Saludamos al pueblo cubano, venezolano, ecuatoriano y boliviano, que luchan por mantener la dignidad. - Rechazamos la imposición Congresional de los Estados Unidos de una Junta de Control Fiscal federal, en contra del pueblo de Puerto Rico por considerarlo el acto más denigrante, despectivo, antidemocrático y colonial que se haya visto en tiempos modernos con el único propósito de garantizar el cobro de la deuda pública que es impagable. - Exigimos la excarcelación del preso político más antiguo del mundo que se encuentra en cárceles de Estados Unidos, compañero Oscar López Rivera. Ratificamos la validez de nuestros encuentros para fortalecer la solidaridad internacional de los trabajadores, en la lucha por nuestros derechos y la materialización de nuestra máxima por una energía como bien social insustituible”. Presentes:José Rigane, Secretario General de FeTERA-CTA (Argentina); Julio Acosta, Secretario Adjunto de FeTERA-CTA (Argentina); Antonio Goulart, Consulta Popular (Brasil); Gerson Castellano, FUP (Brasil); Humberto Montes de Oca, SME (México); Mario Oyarzun, Sindicato Chilquinta (Chile); Hugo Navarro Torres, Sindicato Chilquinta (Chile); Gabriel Portillo, Frente Sindical L. Duarte (Uruguay); Cecilia Vercellino, Frente Sindical L. Duarte (Uruguay); Sebastien Viscuso, CGT (Francia); Marc Bontemps, FNME-CGT (Francia); Ángel Figueroa Jaramillo, UTIER (Puerto Rico); Marcelo Elizalde, AUTE (Uruguay); Gabriel Soto, AUTE (Uruguay); Jorge Berón, AUTE (Uruguay); Oscar Duarte, FANCAP (Uruguay); Dimitri Guchín, FANCAP (Uruguay); Álvaro de la Cruz, FANCAP (Uruguay); Gustavo Bello, FANCAP (Uruguay); Martín Guerra, Sindicato del Gas (Uruguay); Pablo Sequeira, Sindicato del Gas (Uruguay). Mar del Plata, 08 de octubre de 2016
Fuente: RedEco


informe-ntn

Syngas: la energía del infierno

informe-ntnEn 1913, Vladímir Lenin describió la gasificación subterránea del carbón (UCG, por su sigla en inglés) como la “gran victoria de la tecnología” que liberaría a los obreros de los peligros del trabajo en las minas. Hoy, en el sudeste de Queensland, Australia, la llaman “Syngas: la energía del infierno”. La gasificación subterránea del carbón es un proceso industrial que genera grandes cantidades de contaminantes del aire y también del agua. No es solo por ello que el medio ambiente está en peligro, sino también por la industrialización de tierras agrícolas estratégicas. La experiencia australiana ha demostrado que la industria no puede controlar completamente las emisiones tóxicas y que la UCG conlleva riesgos importantes para la salud humana, la agricultura y el medio ambiente.

Con ese breve resumen y sugerente título se inicia el informe sobre la gasificación subterránea de carbón elaborado por la Dra. Mariann Lloyd-Smith, de la National Toxics Networks (NTN), publicado en Australia en noviembre de 2015. Se trata de un trabajo de gran valor, que nos introduce al mundo de la UCG a la luz de la experiencia australiana. Esa misma que en los últimos años fue presentada como modelo a seguir… Les compartimos el lado B.

Descargar informe.

Carbón


petroleo

La CTA denuncia Flexibilización Laboral de empresas petroleras

La CTA de Santa Cruz rechaza y denuncia a las empresas petroleras radicadas en esa provincia que vienen maniobrando contra los trabajadores del sector. ACTA reproduce el comunicado de CTA Santa Cruz. Por Equipo de Comunicación de la CTA Santa Cruz

petroleo

“Claramente se demuestra en las acciones de achicar costos, reducir salarios, disminuir los puestos de trabajo, la anulación de derechos, la aplicación de una evidente ’flexibilización laboral’.

“Oportunamente amenazaron con producir 8000 despidos en la cuenca del golfo San Jorge, para luego avanzar en una llamada ’reestructuración productiva’ que implica la ’multifunción, la cual consiste en que un trabajador realice diferentes tareas o funciones realizando en muchas oportunidades el trabajo de dos o más personas, la jubilación compulsiva, la reducción de la jornada laboral achicando los salarios al 50% y la anulación de una cantidad de cláusulas convencionales ligadas al modo de organización de los equipos de trabajo en el sector, lo que a su turno pone en riesgo la seguridad y salubridad en el trabajo y la vida de los trabajadores (Trabajo nocturno, con viento, cantidad de operarios por equipo etc.).

“Entendemos que toda esta reducción de costos, NO EXCLUYE despidos masivos y suspensiones sin goce de haberes, que es la decisión que ha aplicado en primer momento la empresa San Antonio, en violación de acuerdos y plazos fijados por la Resolución 365 del MTSS. Esta decisión violatoria de los acuerdos realizados con los gremios ha desatado medidas de fuerza en el norte de la provincia por parte de los compañeros de esa empresa afectada.

“San Antonio Internacional ha producido el despido de todo el cuerpo de delegados y de 40 obreros de Caleta Olivia más otros 8 de Las Heras, violando una vez más los acuerdos pactados.

“Entretanto se sigue discutiendo la ’reestructuración productiva’ en el seno de una comisión en el MTSS. Este despido constituye claramente una práctica desleal por parte de esta empresa y un avasallamiento a la ley de asociaciones sindicales.

“Sin embargo lo más importante es que se trata de un avance de despidos y de una acción evidentemente ’disciplinadora’ que apunta a que todos los trabajadores petroleros terminen aceptando que las variables de ajuste de las patronales sean los puestos de trabajo, los salarios y las condiciones de trabajo de los compañeros.

“La CTA a su vez denuncia que el gobierno Macrista de igual forma que el anterior gobierno Kichnerista continúa con la política de subsidiar el barril de petróleo, pagando 64 y 54 dólares el barril, respectivamente en boca de pozo, y con las naftas mucho más caras que en el mercado internacional.

“Tanto el subsidio al precio en boca de pozo como el alto precio de los combustibles los pagamos todos los argentinos, en beneficio de los mismos grupos economicos empresariales que despiden y recortan derechos a los compañeros del sector petrolero.

“El gobierno provincial se ha colocado del lado de las empresas dejando pasar los despidos y apurando los acuerdos de ’flexibilización laboral’ contra los compañeros.

“Desde la CTA manifestamos nuestra solidaridad con todos los compañeros despedidos y consideramos que es preciso hacer retroceder estas decisiones ya que de lo contrario las empresas en pacto con el gobierno provincial avanzarán afectando los puestos de trabajo de miles de compañeros del petróleo”.

Fuente: ACTA-CTA

Red Eco Alternativo


ejes 2

Para leer y pensar sobre los hidrocarburos

“EJES es una iniciativa entre el Taller Ecologista y Observatorio Petrolero Sur (OPSur) cuyo objetivo principal es dar seguimiento y generar herramientas de análisis y de intervención política en torno a la aventura de los hidrocarburos no convencionales, especialmente Vaca Muerta, que es la punta de lanza, la estrella, la de mayor desarrollo productivo y de nivel de intervención territorial”. Así definió Diego Di Risio, integrante de OPSur, al Enlace por la Justicia Energética y Socioambiental (EJES), en una entrevista de Red Eco Alternativo.

ejes 2

(Red Eco) Argentina – Un boletín mensual ha comenzado a distribuirse y es la herramienta comunicacional de este espacio que articula organizaciones involucradas en el debate energético y socioambiental de la Argentina desde una mirada interdisciplinaria y federal. Su contenido está dirigido a un primer grupo al que definen como prioritario, constituido por las organizaciones movilizadas que intervienen en los debates o que están directamente afectadas por este tipo de explotación: “organizaciones de bases, cámaras de agricultores, sindicatos estatales,  donde la economía de la región gira alrededor de los hidrocarburos”, detalló Diego Di Risio.

El boletín se nutrirá en una primera instancia con investigaciones propias elaboradas por quienes conforman EJES desde las ramas universitarias de Ciencias Políticas, Comunicación, Economía e Ingeniería. Pero el objetivo es ir sumando a otros grupos y personas a quienes Di Risio definió como “los que están del otro lado del pozo” en esta problemática en la que intervienen múltiples dimensiones.  “No tenemos un grado de respuesta acabada o conclusiva sino que hay suficiente información para decir la poca información que tenemos”, afirmó el integrante de OPSur.

Otro de los objetivos de EJES es mostrar que en el debate energético no solo deberían sentirse involucrados los afectados directos: “todos, en alguna medida, tenemos un grado de imbricación con este debate, desde asociaciones de consumidores hasta todos los que se están movilizando en contra de los tarifazos”, agregó Di Risio.

Además del boletín mensual, donde se da una abordaje general y sistemático de la coyuntura sobre ciertas líneas temáticas que van desde la macroeconomía hasta los afectados en forma local con la explotación de los hidrocarburos, se plantean a futuro realizar informes y actividades públicas “de estudios realizados con mayor profundidad y de temas que no se están debatiendo con la fuerza que nos parece crucial para dar resoluciones más estratégicas como pueblo”, explicó Di Risio.

Hoy el tema de las tarifas ocupa no solo los medios sino la preocupación y cierto grado de organización de los afectados. La explicación de la alianza Cambiemos parte de la definición de una “crisis”. Red Eco consultó a Di Risio quien manifestó que el actual gobierno adopta medidas pensando en los “costos” desde un punto de vista economicista y de las empresas, viéndola en función de tasa de ganancias y de cómo mejorárselas para solucionar la tan mentada crisis.

“Hay que abrir la discusión de los ‘costos’ para ver qué implican para una empresa petrolera. Y que no es únicamente la empresa petrolera la que paga costos. Por eso tratamos el tema de los grupos en la localidad de Allen que se estaba viendo destruida su fuente de trabajo, su medio de vida y cómo esto también provocaba que ciertos costos quedaran ocultos como pueden ser los pozos abandonados”, dijo a Red Eco. Respecto a la “crisis”, Di Risio afirmó que lo que existe es una búsqueda solamente de las situaciones más críticas: “por eso para nosotros era un punto importante discutir qué tipo de solución se iba a buscar y para quién. Acá hacíamos foco en lo que era la composición y una radiografía del gabinete nacional y las empresas controladas por el estado nacional, como también los subsidios, de los que solo se discute un tipo y no la totalidad, como los que reciben las empresas petroleras que no son informados”. La crisis no es de las petroleras

En su boletín de julio, EJES da cuenta de cómo la devaluación y el precio interno del barril generan millonarias transferencias en favor de las compañías petroleras que representan entre diciembre 2014 y enero 2016 el equivalente al presupuesto 2015 para todas las Universidades Públicas. Así lo explica:

Entre diciembre de 2014 y enero de 2016 existió en Argentina una trasferencia por diferencial de precios interno e internacional de petróleo de 4.166,34 millones de dólares (40.527,67 millones de pesos). Esto ocurre ya que el precio internacional comenzó a bajar desde el segundo semestre del año 2014, mientras que la comercialización interna se mantuvo a un precio por encima del internacional.

Cabe destacar que el precio del barril interno se fija en dólares. En consecuencia, la sociedad argentina en su conjunto transfirió recursos a la actividad petrolera en dicho período y llegó a pagar en enero de 2016 un barril de petróleo crudo un 89% más caro que internacionalmente. Los 40 mil millones de pesos equivalen al presupuesto 2015 de todas las Universidades Públicas de Argentina, y más de una vez y media al presupuesto de la Asignación Universal por Hijo.

El shock devaluatorio del 17 de diciembre de 2015 significó una transferencia al sector extractivo de petróleo de 5.277 millones de pesos, un monto equivale a la construcción de 34 hospitales como el de Allen Dr. Ernesto Accame. Ese valor surge de comparar las facturaciones de los meses de noviembre y diciembre del 2015 y enero de 2016 de la actividad petrolera con el tipo de cambio anclado a noviembre de 2015, y las facturaciones más la devaluación.

Cabe destacar que el precio internacional del petróleo cayó en esos meses, por lo tanto si no fuera por la política de sostenimiento de precios en el mercado interno hubiera habido una fuerte caída de la facturación de las petroleras. A su vez como el precio interno acompañó (en una proporción menor) la baja de precio internacional, la facturación de las petroleras debió caer en 1.043 millones de pesos. Pero, por el contrario, debido al shock devaluatorio, las petroleras aumentaron su facturación 2.635 millones de pesos entre noviembre de 2015 y enero de 2016.

El gas no se queda atrás

Las empresas petroleras fueron subsidiadas por la extracción de gas durante 2015 por un importe equivalente al presupuesto de Pro.Cre.Ar, más el Programa ARSAT, más Fútbol para Todos. Así lo explica EJES:

Desde la implementación del “tarifazo” el gobierno de la alianza Cambiemos afirma que las empresas petroleras no reciben suficiente incentivo para aumentar la dotación de energía. Sin embargo, desde 2013 la Argentina subsidia la extracción de gas. Solo en 2015 se destinaron más de 15 mil millones de pesos, es decir que el subsidio representó el 51% de la facturación por extracción de gas natural. Si además sumamos los ingresos por gas natural en boca de pozo, la facturación promedio sería de 3,15 dólares por millón de BTU, superior al precio internacional de 2,62 dólares por millón de BTU. Para alcanzar el monto del subsidio a las petroleras en 2015 tendríamos que sumar el presupuesto de Pro.Cre.Ar (10.000 millones de pesos), más el Programa ARSAT (4.000 millones de pesos), más Fútbol para Todos (1.634 millones de pesos).

Red Eco Alternativo


trabajadores mineria

Trabajadores del Ministerio de Aranguren denuncian amenazas de despidos y convocan a movilizar

COMUNICADO DE PRENSA

izq comu

Buenos Aires, martes 16 de agosto de 2016

La delegada del Ministerio de Energía y Minería por la Lista Negra y Blanca, Valeria Mustoni, denunció que “mientras el Ministro de Energía sigue garantizando los negocios propios y ajenos, (recordemos que Aranguren está acusado de favorecer a Schell, empresa de la cual es accionista, con la importación de gas desde Chile) los trabajadores de la cartera siguen trabajando bajo contratos sumamente precarizados y con la amenaza de posibles despidos”.

Por esto, Mustoni convocó: “Este miércoles 17 a las 9 hs, a todos los trabajadores del ministerio, otras juntas internas y delegados a solidarizarse con nuestro conflicto”.

Por otra parte dijo que “los trabajadores del call center que atienden reclamos por cortes de luz y solicitudes de tarifa social quieren ser desvinculados por esta gestión y que sean contratados por la Universidad de La Matanza. Estos compañeros ya fueron trasladados a las instalaciones de la Universidad a fines del año pasado padeciendo condiciones sumamente malas de trabajo e higiene y maltratos por parte de las autoridades de la Universidad. Estas problemáticas no sólo nunca fueron escuchadas por las autoridades del Ministerio sino que ahora intentan sacarse a los trabajadores de encima”.

Además la delegada gremial aclaró que “el menos el 70% de los trabajadores del Ministerio de Energía aún están bajo contratos tercerizados con la promesa de que nos pasarán a la contratación de Ley Marco (una especie de planta transitoria) pero con el riesgo de rebaja salarial”.

¡PORQUE SI TOCAN A UNO TOCAN A TODOS!

Contacto:

Valeria Mustoni (1549472528)

Delegada del Ministerio de Energía y Minería Lista Blanca y Negra


ejes 2

El fracking en debate – EJES / agosto 2016

EJES – Enlace por la Justicia Energética y Socioambiental– presenta el segundo número del boletín electrónico mensual.

ejes 2

Esta iniciativa motorizada por Taller Ecologista (Rosario) y Observatorio Petrolero Sur, (Buenos Aires y Neuquén) pretende ser una nueva articulación de organizaciones involucradas en el debate energético y socioambiental de la Argentina.

Teniendo en cuenta las políticas y territorios implicados abordará distintas aristas del megaproyecto Vaca Muerta. El foco está puesto sobre los ángulos económico‐financieros y de justicia socioambiental para exponer las implicancias ocultas de la obstinación hidrocarburífera.

Por esta razón, el boletín contiene información vinculada a grupos afectados, análisis económicos, datos sobre degradación ambiental y deterioro democrático. Además, le dedica una sección especial al desarrollo de YPF-Chevron en Neuquén y una ventana con vínculos externos que acercan recursos, materiales y noticias relacionadas a la temática.  También aporta un pequeño resumen en inglés.

En este segundo boletín, abordamos cómo el sector hidrocarburífero ha incrementado sideralmente el acceso a subsidios para el gas, de manera similar a lo que ya expusimos con el petróleo. Al mismo tiempo, explicitamos beneficios indirectos, como permitir que se oculte información contractual clave, hecho referido en el seguimiento del caso YPF-Chevron, el cual ha acumulado sideral renta en lo que va del proyecto. Por otro lado, la presente definición de “crisis” es económica y no aborda cuestiones sociales y ambientales, quitando responsabilidad a los privados y al Estado, aunque sean desbordados de forma constante. Para esto, nos referimos en el presente boletín a la paralización de pozos por trabajadores y familias rurales de Allen, quienes demandan subsidios por la destrucción de su medio de vida. En la misma línea, planteamos la poca claridad que existe sobre casi tres mil pozos abandonados, un pasivo ambiental extendido en la norpatagonia con fecha no conocida de resolución. Por último, bajo la pregunta de quiénes son los funcionarios de Cambiemos, vemos una planta de casi todos hombres del sector privado, donde los puestos clave en hidrocarburos están especializados por Total, Shell y PAE en no convencionales y fracking.

Boletín EJES Nro 2/ Agosto 2016

Suscribirse al boletín

Vaca Muerta


la-doctrina-del-shock-petrolero-728x375-1470841117

Las empresas presionan a los petroleros para reestructurar el trabajo

la-doctrina-del-shock-petrolero-728x375-1470841117

Por David Mottura

Avanzan un casillero, retroceden dos. A veces, los petroleros; a veces, las empresas. La crisis que arrastra Chubut hace más de seis meses arrinconó a los sindicatos a pelear contra la flexibilización laboral, que les quita derechos adquiridos. Las operadoras y las empresas de operaciones especiales tiran la cuerda con el dominio del juego porque tienen a YPF a su favor, es decir, al gobierno nacional.

Los sorpresivos telegramas de suspensión de San Antonio Internacional a 260 operarios fue una estocada contra los sindicatos para obligarlos discutir la reestructuración del trabajo en los yacimientos. Los dirigentes saben que los “viejos” no aceptarían planes de flexibilización laboral que los afecten directamente y que haya despidos en el camino. Jorge Ávila no está dispuesto, además, de tropezar a riesgo de que las bases traduzcan su bronca en las urnas el 4 de noviembre, la fecha de las elecciones sindicales.

La promesa de YPF es que redefinirá su plan de inversiones en la cuenca del Golfo San Jorge, con la mirada puesta en sostener los puestos de trabajo. El reclamo de los sindicatos es que tienen que subir 14 equipos de torre, pero los delegados en las rutas comentaban el martes que una alternativa sería subir menos equipos. Mejor algo que nada, por ahí viene la primera propuesta de la operadora controlada por el Estado nacional.

Breve historia de la crisis

Los sindicatos y las operadoras fijaron una tregua de seis meses el 1 de febrero de este año, una tregua que fue puesta al límite de manera permanente: el primer semestre petrolero incluyó piquetes, telegramas y negociaciones. El gremio empresarial más duro es la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE) que tiene como socios a gigantes como Halliburton, Weatherford, Baker Hughes, Key Energy, Schlumberger, San Antonio Internacional, entre otras. El presidente es Adolfo Sánchez Zinny, de Bolland.

“La secuencia lógica era empezar por Neuquén porque es la provincia que dio muestras en sus gobernantes, empresarios y dirigentes sindicales que está dispuesta a hacer su aporte, pero la continuidad es que las otras cuencas petroleras deberían tener un esquema similar más rápido que lento. Por eso esperamos tener homologado este acuerdo en la semana para ir a buscar lo mismo en Chubut y Santa Cruz”, afirmó el empresario a Télam el 9 de febrero.

Las declaraciones agravaron la relación con los sindicatos de la cuenca del Golfo San Jorge con la CEOPE y abrió, aún más, la grieta con el neuquino Guillermo Pereyra, que firmó el procedimiento de crisis en su área de influencia que abarca a operarios de Neuquén, Río Negro y La Pampa. Las suspensiones rotativas de la mano de obra ociosa fueron rechazadas porque el objetivo sindical era sostener la totalidad de las fuentes laborales sin reducción salarial.

Al no tener éxito con el Plan A, CEOPE pasó al Plan B: el esquema de ocho horas para redistribuir personal en los turnos, siempre que haya ajustes en las horas taxi que, en concreto, significa una baja en los sueldos. Al mismo tiempo, el sector empresarial apuesta fuerte a las negociaciones dentro de la Comisión Técnica, creada en el ámbito del Ministerio de Trabajo de la Nación, para aplicar cambios en el trabajo con viento, las tareas en turnos nocturno y la reubicación del personal que está sin tareas (algo de estas intenciones adelantamos en marzo).

El gobierno nacional se comprometió a prestar el Ministerio de Trabajo e incluso la Casa Rosada para las “mesas de monitoreo de la crisis”, de modo de mantenerse al día del acuerdo de paz social. Lo cierto es que se concretaron muy pocas de estas reuniones pese a que iban a efectuarse  todos los días 25 de cada mes. Mientras tanto, las operadoras, en especial Pan American Energy, YPF y Tecpetrol, embolsaron el “barril criollo”; los 10 dólares adicionales por barril de exportación; la deuda de 2000 millones de dólares de Petróleo Plus, Gas Plus y Refino Plus; y los reembolsos por puertos patagónicos que se estima en cuatro dólares por barril comercializado en esa vía.

Hasta fin de año la administración de Mauricio Macri avala el acople de los precios internos del crudo con los internacionales; así se pondrá fin al “barril criollo” (67,50 dólares para el Medanito y 54,90 dólares para el Escalante). La industria deberá acomodarse a los nuevos precios -o redimensionar la situación, como gusta decir en el sector- y Chubut tiene que pensar en las regalías que perderá al liquidarse con precios bajos. Luego del “Julio Negro”, quedó claro que la volatilidad de los precios del petróleo seguirá un buen tiempo, una controversia mundial entre potencias petroleras que está fuera del control de la cuenca del Golfo San Jorge.

BIG Sur.