Archivo de la etiqueta: Trabajadores

“El acceso a la energía es un derecho indispensable”

El 24 de noviembre realizamos el encuentro Alternativas para la Soberanía Energética.  Qué energía y para quién en el Centro Cultural de la Cooperación, en Buenos Aires. Esta iniciativa de encontrarnos con organizaciones sociales, sindicales, ecologistas y de izquierda; de generar condiciones para escucharnos y debatir, surge ante la necesidad de articular alternativas a la matriz fósil vigente, de iniciar una transición hacia un sistema energético limpio y renovable desde una perspectiva democrática, participativa, justa y socioambientalmente sustentable.

A la convocatoria respondieron compañeros y compañeras de COB La Brecha, Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA), Frente Popular Darío Santillán, Izquierda Socialista, Patria Grande, Partido de los Trabajadores Socialistas – La Izquierda Diario, sindicato de funcionarios de la empresa de energía estatal del Uruguay (AUTE) y Taller Ecologista.

Nicolás Nuñez, de la Federación Universitaria Argentina (Izquierda Socialista), afirmó que “es importante discutir la energía porque tenemos que avanzar en nuestro país (para que) se entienda que el acceso a la energía es un derecho indispensable para el conjunto de los trabajadores y el pueblo, y para garantizar eso hay que terminar con el lucro de las empresas privadas y las privatizadas, que en los últimos 25 años saquearon al país sin invertir un peso”. Además, proyectó que una “sociedad distinta, una sociedad socialista, organizada por los propios trabajadores, de forma democrática donde la discusión de cómo desarrollar la energía va a ser uno de los pilares fundamentales de pensar una sociedad de una forma distinta, sin el lucro capitalista”.

Más información del Encuentro Alternativas para la Soberanía Energética

Escuchá los audios completos de las exposiciones del Encuentro

En el Encuentro propusimos dos puntos centrales. El primero, que cualquier modificación de la matriz energética debe centrarse en fuentes renovables no convencionales, como la eólica, solar, minihidro y mareomotriz. Y el segundo, que debe  superar el debate planteado por el capitalismo verde, que centra la discusión solo en las fuentes y no el destino de la producción energética. Para abrir y contextualizar la discusión realizamos una radiografía del sistema energético nacional, en particular el eléctrico, de manera de cuestionar las nociones de qué fuentes de energía se utilizan en el país y para qué están destinadas y lo presentamos en el video ¿Por qué la crisis energética?

Serie de videominutos “Alternativas para la Soberanía Energética” producidos por el OPSur con el apoyo de la Fundacion Rosa Luxemburgo con fondos del BMZ.

 logo rosa luxemburgo es

Ver otro videominuto de la serie: “Generar conciencia para que no seamos marionetas de las exigencias de las empresas” – José Rigane, Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA)

Ver otro videominuto de la serie: “Saber de qué se trata para poder dar una respuesta desde el campo popular” –   Luján Rodríguez, integrante de COB La Brecha.

Ver otro videominuto de la serie: “Desmercantilizar, democratizar, construir escenarios alternativos y luchar por la soberanía” –  Pablo Bertinat, integrante de Taller Ecologista.

Ver otro videominuto de la serie: “Energía participativa y limpia para generar una vida digna”. Nicolás Cannone, integrante del Frente Popular Darío Santillán.

 


“Energía participativa y limpia para generar una vida digna”

El 24 de noviembre realizamos el encuentro Alternativas para la Soberanía Energética.  Qué energía y para quién en el Centro Cultural de la Cooperación, en Buenos Aires. Esta iniciativa de encontrarnos con organizaciones sociales, sindicales, ecologistas y de izquierda; de generar condiciones para escucharnos y debatir, surge ante la necesidad de articular alternativas a la matriz fósil vigente, de iniciar una transición hacia un sistema energético limpio y renovable desde una perspectiva democrática, participativa, justa y socioambientalmente sustentable.

A la convocatoria respondieron compañeros y compañeras de COB La Brecha, Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA), Frente Popular Darío Santillán, Izquierda Socialista, Patria Grande, Partido de los Trabajadores Socialistas – La Izquierda Diario, sindicato de funcionarios de la empresa de energía estatal del Uruguay (AUTE) y Taller Ecologista.

Nicolás Cannone, integrante del Frente Popular Darío Santillán, afirmó que “Tenemos que discutir el cómo producimos y el cómo consumimos la energía y esa discusión tiene que ser participativa. También entendemos que hay posibilidades de poder desarrollar energías no capitalistas, que sean participativas, por parte del pueblo, que sean alternativas y no perjudiquen al medio ambiente, pudiendo generar una vida digna para todos y todas”.

Más información del Encuentro Alternativas para la Soberanía Energética

Escuchá los audios completos de las exposiciones del Encuentro

En el Encuentro propusimos dos puntos centrales. El primero, que cualquier modificación de la matriz energética debe centrarse en fuentes renovables no convencionales, como la eólica, solar, minihidro y mareomotriz. Y el segundo, que debe  superar el debate planteado por el capitalismo verde, que centra la discusión solo en las fuentes y no el destino de la producción energética. Para abrir y contextualizar la discusión realizamos una radiografía del sistema energético nacional, en particular el eléctrico, de manera de cuestionar las nociones de qué fuentes de energía se utilizan en el país y para qué están destinadas y lo presentamos en el video ¿Por qué la crisis energética?

 

Serie de videominutos “Alternativas para la Soberanía Energética” producidos por el OPSur con el apoyo de la Fundacion Rosa Luxemburgo con fondos del BMZ.

 logo rosa luxemburgo es

Ver otro videominuto de la serie: “Generar conciencia para que no seamos marionetas de las exigencias de las empresas” – José Rigane, Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA)

Ver otro videominuto de la serie: “Saber de qué se trata para poder dar una respuesta desde el campo popular” –   Luján Rodríguez, integrante de COB La Brecha.

Ver otro videominuto de la serie: “Desmercantilizar, democratizar, construir escenarios alternativos y luchar por la soberanía” –  Pablo Bertinat, integrante de Taller Ecologista.

Ver otro videominuto de la serie: “El acceso a la energía es un derecho indispensable”. Nicolás Nuñez, de la Federación Universitaria Argentina (Izquierda Socialista).


“Desmercantilizar, democratizar, construir escenarios alternativos y luchar por la soberanía”

El 24 de noviembre realizamos el encuentro Alternativas para la Soberanía Energética.  Qué energía y para quién en el Centro Cultural de la Cooperación, en Buenos Aires. Esta iniciativa de encontrarnos con organizaciones sociales, sindicales, ecologistas y de izquierda; de generar condiciones para escucharnos y debatir, surge ante la necesidad de articular alternativas a la matriz fósil vigente, de iniciar una transición hacia un sistema energético limpio y renovable desde una perspectiva democrática, participativa, justa y socioambientalmente sustentable.

A la convocatoria respondieron compañeros y compañeras de COB La Brecha, Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA), Frente Popular Darío Santillán, Izquierda Socialista, Patria Grande, Partido de los Trabajadores Socialistas – La Izquierda Diario, sindicato de funcionarios de la empresa de energía estatal del Uruguay (AUTE) y Taller Ecologista.

Pablo Bertinat, integrante de Taller Ecologista, afirmó que para poder pensar en la soberanía energética hay que “lograr un proceso de desmercantilización de la energía, sacarla de la esfera del mercado, lograr democratizar el sector de la energía, lograr construir escenarios alternativos diferentes a los tendenciales, y poder construir una alianza que nos permita dar una lucha de poder por la soberanía”.

Más información del Encuentro Alternativas para la Soberanía Energética

Escuchá los audios completos de las exposiciones del Encuentro

En el Encuentro propusimos dos puntos centrales. El primero, que cualquier modificación de la matriz energética debe centrarse en fuentes renovables no convencionales, como la eólica, solar, minihidro y mareomotriz. Y el segundo, que debe  superar el debate planteado por el capitalismo verde, que centra la discusión solo en las fuentes y no el destino de la producción energética. Para abrir y contextualizar la discusión realizamos una radiografía del sistema energético nacional, en particular el eléctrico, de manera de cuestionar las nociones de qué fuentes de energía se utilizan en el país y para qué están destinadas y lo presentamos en el video ¿Por qué la crisis energética?

Serie de videominutos “Alternativas para la Soberanía Energética” producidos por el OPSur con el apoyo de la Fundacion Rosa Luxemburgo con fondos del BMZ.

 logo rosa luxemburgo es

Ver otro videominuto de la serie: “Generar conciencia para que no seamos marionetas de las exigencias de las empresas” – José Rigane, Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA)

Ver otro videominuto de la serie: “Saber de qué se trata para poder dar una respuesta desde el campo popular” –   Luján Rodríguez, integrante de COB La Brecha.

Ver otro videominuto de la serie: “Energía participativa y limpia para generar una vida digna”. Nicolás Cannone, integrante del Frente Popular Darío Santillán.

Ver otro videominuto de la serie: “El acceso a la energía es un derecho indispensable”.  Nicolás Nuñez, de la Federación Universitaria Argentina (Izquierda Socialista).


“Saber de qué se trata para poder dar una respuesta desde el campo popular”

El 24 de noviembre realizamos el encuentro Alternativas para la Soberanía Energética.  Qué energía y para quién en el Centro Cultural de la Cooperación, en Buenos Aires. Esta iniciativa de encontrarnos con organizaciones sociales, sindicales, ecologistas y de izquierda; de generar condiciones para escucharnos y debatir, surge ante la necesidad de articular alternativas a la matriz fósil vigente, de iniciar una transición hacia un sistema energético limpio y renovable desde una perspectiva democrática, participativa, justa y socioambientalmente sustentable.

A la convocatoria respondieron compañeros y compañeras de COB La Brecha, Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA), Frente Popular Darío Santillán, Izquierda Socialista, Patria Grande, Partido de los Trabajadores Socialistas – La Izquierda Diario, sindicato de funcionarios de la empresa de energía estatal del Uruguay (AUTE) y Taller Ecologista.

Además, propusimos remarcar algún aspecto de estas discusiones en un videominuto. Así, en pocas palabras nos compartieron una reflexión sobre este debate. En este marco le preguntamos a Luján Rodríguez, integrante de COB La Brecha por qué considera importante que las organizaciones y movimientos sociales se involucren en la búsqueda de soberanía energética.

“Para dar una respuesta desde el campo popular a cómo podemos pensar una forma democrática y socialista de esa producción energética, en principio, tenemos que saber de qué se trata, cuáles son sus patas, cuáles son sus formas de relaciones actuales”.

Más información del Encuentro Alternativas para la Soberanía Energética

Escuchá los audios completos de las exposiciones del Encuentro

En el Encuentro propusimos dos puntos centrales. El primero, que cualquier modificación de la matriz energética debe centrarse en fuentes renovables no convencionales, como la eólica, solar, minihidro y mareomotriz. Y el segundo, que debe  superar el debate planteado por el capitalismo verde, que centra la discusión solo en las fuentes y no el destino de la producción energética. Para abrir y contextualizar la discusión realizamos una radiografía del sistema energético nacional, en particular el eléctrico, de manera de cuestionar las nociones de qué fuentes de energía se utilizan en el país y para qué están destinadas y lo presentamos en el video ¿Por qué la crisis energética?

 

Serie de videominutos “Alternativas para la Soberanía Energética” producidos por el OPSur con el apoyo de la Fundacion Rosa Luxemburgo con fondos del BMZ.

 logo rosa luxemburgo es

Ver otro videominuto de la serie: “Generar conciencia para que no seamos marionetas de las exigencias de las empresas” – José Rigane, Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA)

Ver otro videominuto de la serie: “Desmercantilizar, democratizar, construir escenarios alternativos y luchar por la soberanía” –  Pablo Bertinat, integrante de Taller Ecologista.

Ver otro videominuto de la serie: “Energía participativa y limpia para generar una vida digna”. Nicolás Cannone, integrante del Frente Popular Darío Santillán.

 Ver otro videominuto de la serie: “El acceso a la energía es un derecho indispensable”.  Nicolás Nuñez, de la Federación Universitaria Argentina (Izquierda Socialista)


El acuerdo de Vaca Muerta hace “un abordaje neoliberal y mercantil de la energía”

Ambientalistas denuncian que no se toman en cuenta los crecientes costos, la baja productividad, el contexto de crisis climática ni la grave exposición de los trabajadores al fracking.

El Enlace por la Justicia Energética y Socioambiental (EJES) repudió a través de un comunicado el acuerdo para explotar Vaca Muerta presentado por el presidente Mauricio Macri, y que este reivindicara como una forma de lograr mayor competitividad.

Constituido por el Observatorio Petrolero Sur, con sede en Buenos Aires y Neuquén, y el Taller Ecologista de Rosario, el agrupamiento EJES denunció que el acuerdo “significa un incremento de la desregulación y la autonomía empresarial, beneficios para pocos y costos para la mayoría de la sociedad y la naturaleza”.

“Manifestamos nuestro profundo rechazo al conjunto de medidas impulsadas para explotar Vaca Muerta y otros yacimientos no convencionales, y alertamos de las graves consecuencias que podría acarrear acentuar la escala e intensidad del megaproyecto, donde no se toman en cuenta los crecientes costos y baja productividad de los no convencionales ni el contexto de crisis climática acuciante”, señalaron.

Según indicaron los opositores al acuerdo, este implicaría un mayor autogobierno y autonomía por parte de los ámbitos estatales y privados, y una reducción de la capacidad y acceso a la toma de decisiones y planificación de la vida por parte del conjunto de la sociedad. Además, denuncian que no fueron consultadas “las organizaciones sociales, indígenas, ambientales y otros sectores sindicales y de la ciudadanía en general, olvidando que por las implicancias del megaproyecto, millones de personas estamos siendo afectadas”. Además, advirtieron también sobre “la flexibilización laboral y al enorme riesgo al que se somete a los trabajadores, primera línea de fuego de exposición a la fractura hidráulica y otras instancias de la cadena productiva, como la extracción misma de arenas”.

Quizás te interese: ¿Harto de los cortes de luz? Mirá este video sobre la crisis energética

Diego di Risio, politólogo e investigador miembro cofundador del Observatorio Petrolero Sur señaló: “No nos cansaremos de decirlo: el fracking daña la reproducción misma de la vida y no existe un mecanismo que permita balancear los beneficios y costos que implica sobre el conjunto de la sociedad. A esta conclusión han llegado numerosas instituciones públicas y países, por lo que las acciones anunciadas por el ejecutivo no pueden pretender omisión”.

Por su parte, Marco Kofman, economista y miembro de Taller Ecologista, indicó que “pedir el ahorro en función de expandir la capacidad productiva no es “cuidar el planeta”, sino transferir el costo de acumulación del capital de un sector a otro. En un escenario de ajuste, las ingentes masas de subsidios públicos a las petroleras se incrementan, al tiempo que nuestras tarifas de servicios públicos se dolarizan y se atan a las variables más onerosas, conjunto de medidas que responden a políticas de manual de corte neoliberal”.

Mauricio Macri señaló en la conferencia de prensa realizada el 10 de enero, en la cual anunció el acuerdo de Vaca Muerta, que “necesitamos realmente volver a darle el valor que tiene la energía en una sociedad y el planeta”, sin embargo, para EJES “darle valor es crear cambios estratégicos que logren transiciones productivas y energéticas, políticas que busquen una sociedad pospetrolera sobre la base de la justicia socioambiental y energética”.

“Sin estos cambios estaremos reeditando y acentuando los viejos problemas de desigualdad, explotación y degradación ambiental”, sentenciaron.

La Izquierda Diario


Informe Última Fronteira – Portugués

Informe “Última Fronteira: Políticas Públicas, impactos e resistências ao fracking na América Latina”

O Informe “Última Fronteira: Políticas Públicas, impactos e resistências ao fracking na América Latina” dirigido a autoridades públicas e sociedade civil da região, organizações nacionais e internacionais que integram a Aliança Latinoamericana de Enfrentamento ao Fracking recomendam que as atividades de fracking ou fraturamento hidráulico sejam proibidas segundo a aplicação do Princípio de Precaução devido a, entre outros impactos, o risco de gerar danos graves e irreversíveis na saúde  das pessoas, contaminar águas superficiais e subterrâneas de consumo humano, e emitir gases de efeito estufa que contribuem com as mudanças climáticas.

Durante o ciclo de extração, processamento, armazenamento, transporte e distribuição de hidrocarbonetos não convencionais extraídos via fracking, se libera metano que, como gás de efeito estufa, é 87 vezes mais efetivo que o dióxido de carbono em um prazo de 20 anos, o que agrava as mudanças climáticas, se explica no informe.

Apesar de suas obrigações legais em matéria de direitos humanos, proteção do meio ambiente e mudanças climáticas, os países latinoamericanos não estão implementando medidas efetivas para evitar os prejuízos graves e irreversíveis que esta técnica implica, como são as proibições ou moratórias desta atividades. Pelo contrário, as normas nacionais foram modificados para abrir as portas e facilitar o acesso desta técnica aos territórios.

Neste contexto desde México a la Patagônia, as operações de fracking estão se disseminando pela região com a promessa de acesso a novas reservas e recursos de hidrocarbonetos que permitam manter as altas taxas de extração. Esta promessa se reparte por igual entre países historicamente produtores de hidrocarbonetos, como Colômbia e Bolívia, assim como os importadores, como Chile e Uruguai. No Brasil não foi diferente, a ameaça começou em 2013 com a 12. Rodada de leilões que previa a exploração destas fontes e mesmo com toda a resistência, continua sendo uma fonte considerada pelo governo no Plano Decenal de Energia.

O fracking está avançando as cegas na América Latina, sem que existam estudos integrais e de longo prazo sobre os riscos e danos graves e irreversíveis que pode causar na saúde das pessoas e ao ambiente”, disse Carlos Lozano, advogado da Associação Interamericana para Defesa do Ambiente. “As operações deste tipo na região não respeitando direitos humanos fundamentais como a consulta e o consentimento prévio, livre e esclarecido; o direito a participação e controle social; e o direito à informação”, afirmou Milena Bernal, advogada da Associação Ambiente e Sociedade da Colômbia.

“O fracking está se desenvolvendo na Argentina em comunidades indígenas, rurais, bairros urbanos e em Unidades de Conservação Natural. Isso gerou o desalojamento de pessoas e de atividades produtivas como a pecuária e agricultura, cuja convivência com esta técnica é impossível”, afirmou Felipe Gutiérrez, pesquisador do Observatório Petroleiro Sul.

Da mesma forma ao início destas operações, tem crescido a resistência a elas. “Prova disto são as redes nacionais e internacionais de oposição a esta técnica, assim como os mais de 50 municípios e comunidades “livres de fracking” na Argentina, Brasil, Uruguai e México”, ressaltou Caroline Schroeder, comunicadora da Fundação Heinrich Böll – México e membro da Aliança Mexicana Contra o Fracking.

A decisão política de se avançar com o fracking prolonga nossa dependência dos combustíveis fósseis e atrasa as políticas para a adoção de energias renováveis mais justas e sustentáveis nos países da região, e a implementação de medidas para racionalizar o consumo energético. Neste sentido, os hidrocarbonetos não convencionais extraídos via fracking não podem nem devem ser considerados como energias de transição, nem energias mais limpas, já que a emissão de gases de efeito estufa é alta assim como os danos ambientais e agravos à saúde pública.

“O fracking é uma técnica experimental e nem governos, nem empresas deveriam realizar experimentos que ponham em risco a vida e à saúde das pessoas, os direitos humanos, o ambiente e o clima” expresa a Aliança Latinoamericana de Enfrentamento ao Fracking no seu informe. Espera-se que as informações do mesmo auxiliem a ampliar a discussão sobre o tema.

Ver/descargar Informe en Portugués

Ver/ descargar Informe en Español

 


“Generar conciencia para que no seamos marionetas de las exigencias de las empresas”

El 24 de noviembre realizamos el encuentro Alternativas para la Soberanía Energética. Qué energía y para quién en el Centro Cultural de la Cooperación, en Buenos Aires. Esta iniciativa de encontrarnos con organizaciones sociales, sindicales, ecologistas y de izquierda; de generar condiciones para escucharnos y debatir, surge ante la necesidad de articular alternativas a la matriz fósil vigente, de iniciar una transición hacia un sistema energético limpio y renovable desde una perspectiva democrática, participativa, justa y socioambientalmente sustentable.

A la convocatoria respondieron compañeros y compañeras de COB La Brecha, Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA), Frente Popular Darío Santillán, Izquierda Socialista, Patria Grande, Partido de los Trabajadores Socialistas – La Izquierda Diario, sindicato de funcionarios de la empresa de energía estatal del Uruguay (AUTE) y Taller Ecologista. La propuesta fue remarcar algún aspecto de estas discusiones en un videominuto. Así, en pocas palabras nos compartieron una reflexión sobre este debate.

José Rigane, Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía CTA-A, definió cuál es el rol de trabajadores y  trabajadoras para ir hacia la soberanía energética.

“Generar comprensión y conciencia para que los trabajadores y trabajadoras no seamos marionetas de las empresas multinacionales en la exigencia de las políticas a implementar, en la que con la amenaza de que nos dejan sin trabajo, que nos suspenden, terminamos siendo  funcionales a los intereses de las empresas multinacionales.”

Más información del Encuentro Alternativas para la Soberanía Energética

Escuchá los audios completos de las exposiciones del Encuentro.

En el Encuentro propusimos dos puntos centrales. El primero, que cualquier modificación de la matriz energética debe centrarse en fuentes renovables no convencionales, como la eólica, solar, minihidro y mareomotriz. Y el segundo, que debe  superar el debate planteado por el capitalismo verde, que centra la discusión solo en las fuentes y no el destino de la producción energética. Para abrir y contextualizar la discusión realizamos una radiografía del sistema energético nacional, en particular el eléctrico, de manera de cuestionar las nociones de qué fuentes de energía se utilizan en el país y para qué están destinadas y lo presentamos en el video ¿Por qué la crisis energética?

Serie de videominutos “Alternativas para la Soberanía Energética” producidos por el OPSur con el apoyo de la Fundacion Rosa Luxemburgo con fondos del BMZ.

 logo rosa luxemburgo es

Ver otro videominuto de la serie: “Saber de qué se trata para poder dar una respuesta desde el campo popular” –  Luján Rodríguez, integrante de COB La Brecha

Ver otro videominuto de la serie: “Desmercantilizar, democratizar, construir escenarios alternativos y luchar por la soberanía” –  Pablo Bertinat, integrante de Taller Ecologista.

 


En el acuerdo sobre Vaca Muerta prima una lógica neoliberal

“A raíz del anuncio del presidente Mauricio #Macri sobre Vaca Muerta, en Otra Vuelta nos comunicamos con Martin Alvarez, integrante del Observatorio Petrolero Sur. Entre Otras cosas nos dijo que “esto no es ni mas ni menos que buscar nuevas reglas de juego para haya una tasa mayor de ganancia para las empresas”.

Programa Otra Vuelta. – Megafon – Universidad Nacional de Lanús

 

Vaca Muerta


El gran pacto: diálogo de la imposición

Tras declarar el 2017 como el año de las energías renovables, el presidente Mauricio Macri anunció en los primeros días de enero que, teniendo como meta de largo plazo exportar masivamente y traccionar la industria nacional, se llegó a un acuerdo macro para la explotación de Vaca Muerta y otros yacimientos no convencionales. El objetivo es brindar mayores condiciones de ‘competitividad’ al elefante dormido, gravemente afectado por la caída de los precios internacionales. El anuncio público puso el moño a meses de negociaciones y modificaciones subterráneas donde, a la par de reducir costos laborales específicos para este tipo de proyectos, se incrementó la desregulación y la autonomía empresarial. Tanto los medios como los fines, como se detalla a continuación, comprenden un abordaje neoliberal y mercantil de la energía. En beneficio de unos pocos, se traslada el peso y costos a la mayoría de la sociedad y la naturaleza, como ya viene ocurriendo tanto con las áreas explotadas como con el tarifazo.

Foto: Río Negro

“[Las campañas del ministro Aranguren] buscan decirles a todos: cuidemos, seamos solidarios, estemos juntos en esto, porque necesitamos realmente volver a darle el valor que tiene la energía en una sociedad y en el planeta.” Mauricio Macri, 10/01/2017

El primer acto público de Mauricio Macri al volver de vacaciones fue el postergado anuncio de un gran acuerdo de gobernabilidad para convertir, una vez más, a Vaca Muerta y otros no convencionales en un polo de exportación. En un proceso de “diálogo” y “construcción de equipo”, los actores citados (Nación, provincias, trabajadores, empresas) lograron un acuerdo que, en palabras de Macri, permitirá abastecer “al mundo” de energía, asentándose en una “revolución del empleo” donde habrá “decenas de miles y miles de familias que se van a mudar a la zona de desarrollo”. Todas las partes asumieron compromisos en pos de “generar confianza” y brindar garantías y “certidumbre a los inversores”. Para los “consumidores”, el presidente reclamó ahorrar “la mayor cantidad de energía posible porque es escasa, cara y contamina”. Aseguró que “tenemos que privilegiar usarla para desarrollarnos y minimizar nuestro consumo personal”. El hito “histórico” pretende ser un “punto de solución” al “quiebre de reglas, la no inversión, el derroche, la corrupción” y otras “vivezas criollas” del pasado.

Tales resultados no se plasman en un solo acuerdo, sino en una constelación de modificaciones que, a modo de lectura propia, hemos sistematizado en este documento.

Energía como derecho, planificación democrática para el bien común

Como organizaciones, manifestamos nuestro profundo rechazo al conjunto de medidas impulsadas para explotar Vaca Muerta y otros yacimientos no convencionales, y alertamos de las graves consecuencias que podría acarrear acentuar la escala e intensidad del megaproyecto, donde no se toman en cuenta los crecientes costos y baja productividad de los no convencionales ni el contexto de crisis climática acuciante.

En primer lugar, manifestamos que las medidas vertidas implican un mayor autogobierno y autonomía por parte de los ámbitos estatales y privados,  que reduce la capacidad y acceso a la toma de decisiones y planificación de la vida por parte del conjunto de la sociedad.  Los nuevos acuerdos firmados no han sido divulgados abiertamente y tenemos como alerta el éxito parcial obtenido en el acceso al contrato entre YPF y Chevron y los resultados encontrados. El llamado “proceso de diálogo” se centró en una cooperación y negociación a puerta cerrada de algunos actores, olvidando que, por las implicancias del megaproyecto, millones de personas estamos siendo afectadas.

Es así que, como segundo punto, tales medidas no han sido consultadas a las organizaciones sociales, las indígenas, las ambientales, otros sectores sindicales y la ciudadanía en general, que también tendrían mucho que decir de Vaca Muerta y otras formaciones no convencionales, incluído el creciente veto al desarrollo mismo. Cuando se elige este último camino, la respuesta muchas veces es la violencia institucional, represión de la protesta y judicialización de quienes se manifiestan.

Si bien se han perforado poco más de mil pozos de la decena de miles proyectadas, el camino emprendido por este tipo de iniciativas nos ha dejado un tendal de degradación ambiental en amplias zonas y ha generado daños concretos tanto en el presente como pasivos y reducción de caminos alternativos a futuro. Advertimos también sobre la flexibilización laboral y al enorme riesgo al que se somete a los trabajadores, primera línea de fuego de exposición a la fractura hidráulica y otras instancias de la cadena productiva, como la extracción misma de arenas. No nos cansaremos de decirlo: el fracking daña la reproducción misma de la vida y no existe un mecanismo que permita balancear los beneficios y costos que implica sobre el conjunto de la sociedad. A esta conclusión han llegado numerosas instituciones públicas y países, por lo que las acciones anunciadas por el ejecutivo no pueden pretender omisión.

En tercer lugar, en cuanto a usuarios y usuarias, (más que “consumidores”), la decisión de aumentar sideralmente las tarifas para garantizar pisos de rentabilidad y dar señales de precio atenta contra el acceso y ejercicio de derechos, donde se incluye la energía como elemento central. Pedir el ahorro en función de expandir la capacidad productiva no es “cuidar el planeta”, sino transferir el costo de acumulación del capital de un sector a otro. En un escenario de ajuste, las ingentes masas de subsidios públicos a las petroleras se incrementan, al tiempo que nuestras tarifas de servicios públicos se dolarizan y se atan a las variables más onerosas, conjunto de medidas que responden a políticas de manual de corte neoliberal. En la misma línea, es preocupante que se anuncien, una vez más, obras de infraestructura específicas financiadas por el ámbito público. Tales resultados se reflejarán como mayor eficiencia en los balances contables de las empresas antes que en la mejora concreta a la población en general.

En cuarto lugar, como detallamos abajo, la creación de consensos rápidos en torno a propuestas mesiánicas obedece a intereses particulares específicos, y no pueden ser extrapolables al conjunto de la sociedad como dice el presidente. A nuestro entender, la creciente fijación de inversión pública en proyectos hidrocarburíferos, la degradación ambiental inherente, el daño social y sanitario, la capacitación de trabajadores en la industria y otro sinnúmero de decisiones que apuntan a reforzar el poder de fuego extorsivo de las empresas, más que abrir espacios de posibilidad para la surgencia de bien común.

Por último, queremos resaltar que este tipo de ecuaciones y estrategias encuentran también eco en otras latitudes del continente. En México, revueltas populares con decenas de personas detenidas están buscando frenar el aumento del llamado ‘gasolinazo’. La lógica aplicada (dar señal de precios para estimular inversión extranjera) como medio para ‘liberar’ la energía en 2018, son puntos desprendidos de la Reforma Energética, proceso de cuña neoliberal que comprendió en parte una privatización de Pemex. Dentro del mismo, el peso de los subsidios a petroleras se pasa del Estado a quienes usan y consumen energía. Como aquí, la pregunta se limita a quién paga y no el por qué y para qué se paga a las petroleras y energéticas.

En suma, creemos que “volver a darle el valor que tiene la energía en una sociedad y en el planeta” es crear cambios estratégicos que logren transiciones productivas y energéticas, políticas que busquen una sociedad pospetrolera sobre la base de la justicia socioambiental y energética. Sin estos cambios, estaremos reeditando y acentuando los viejos problemas de desigualdad, explotación y degradación ambiental.

Taller Ecologista y Observatorio Petrolero Sur, en EJES (Enlace por la Justicia Energética y Socioambiental) – 10/01/2017

Vaca Muerta


Llamado a la acción: un nuevo Seattle en Buenos Aires

LLAMADO A LA ACCION!

¡Frenemos la agenda de la Organización Mundial de Comercio y de los Tratados de Libre Comercio e inversiones!

¡Construyamos relaciones comerciales al servicio de los pueblos y el medioambiente!

En 2017, ¡hagamos un nuevo Seattle en Buenos Aires!

 

En los últimos años, la liberalización comercial a nivel mundial ha aumentado sin pausa. Hemos visto la proliferación de Tratados de Libre Comercio (TLC) bilaterales o regionales, especialmente tras el declive de la multilateralidad de la OMC. Los efectos sobre los pueblos son notorios: las economías volcadas a la exportación han generado la ruptura de las cadenas de producción y consumo locales, generando desempleo y pobreza, y lanzando a millones al hambre y la desesperanza. Los efectos medioambientales de estas políticas también han sido desastrosos, profundizándose la expoliación de los territorios de acuerdo a las necesidades empresarias.

Estos efectos han dejado al descubierto que los TLC no son meros tratados sobre comercio de bienes, y el objetivo no es el acceso a mercados en sí mismo. Hoy, los grandes TLC megaregionales empujados tanto por EEUU como la UE y China (TPP, TTIP, CETA, TISA y RCEP) implican un avance en los derechos y privilegios de las grandes corporaciones transnacionales, pretendiendo la apertura y privatización en todos los sectores económicos que aún se encuentran regulados. Avanzan también en la protección de los inversores y del capital extranjero, garantizando su capacidad para demandar a los Estados ante tribunales de arbitraje internacional por cualquier política que consideren que afecta sus ganancias esperadas. Lo que esto nos muestra es que el “libre comercio” no es más que una máscara que oculta los intereses de las corporaciones, que pretenden garantizarse mayores ganancias a costa de los derechos sociales, laborales y medioambientales de nuestros pueblos.

El cuestionamiento del sistema de libre comercio se ha multiplicado en las últimas décadas y va en aumento. Un hito en el proceso de descrédito ha sido la movilización masiva de las organizaciones sociales que en 1999 pusieron en evidencia los impactos negativos del proyecto de liberalización comercial en el marco de la Organización Mundial de Comercio (OMC), en la ciudad de Seattle, EEUU. Pero este descrédito no solamente se produce desde el campo social. Actualmente, muchos gobiernos también cuestionan que la liberalización comercial traiga el bienestar a sus pueblos. Hoy está en claro que la agenda aperturista no posee el mismo apoyo entre los sectores dominantes y actores políticos que poseía en los años noventa.

Cómo afecta esta nueva Ministerial a América Latina

Desde el fracaso del ALCA en 2005, varios países de América Latina avanzaron en propuestas alternativas al libre comercio en la región, elaborando proyectos novedosos de integración regional que ponen en el centro la construcción del buen vivir en nuestro continente. Proyectos como el ALBA-TCP (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos) y de una Nueva Arquitectura Financiera Regional sostenían la construcción de relaciones de complementariedad y solidaridad entre nuestros pueblos, oponiéndose a la competencia absoluta bajo los marcos del libre comercio. El avance de la derecha ha desmantelado muchos de los objetivos alternativos propuestos. De hecho, los países que se volcaron a firmar TLC de forma masiva como México, Chile, Perú y Colombia (que se conformaron en la Alianza del Pacífico para contrarrestar a los bloques anti hegemónicos) son puestos de ejemplo de lo que debe hacerse: atraer inversiones extranjeras mediante el otorgamiento de seguridad jurídica a los capitales, a cualquier precio, y volcar sus economías a los mercados de exportación.

En ese contexto se realizará una nueva Reunión Ministerial de la OMC en Buenos Aires, Argentina, entre el 11 y 14 de diciembre de 2017. Se trata de la primera reunión de este organismo que se realice en Sudamérica, y esto no es casual. El avance de las derechas en el continente implica frenar cualquier plan de integración alternativo, y en cambio volver a instalar la idea de que el libre comercio es el único camino posible para nuestros pueblos.

 Veinte años de TLC en la región nos muestran los efectos nefastos de la desregulación y del avance de los derechos corporativos sobre nuestros pueblos y el medio ambiente. La liberalización nos ha quitado la capacidad de decidir sobre los servicios públicos como el agua o la energía, ha generado la privatización de la educación y la salud, convirtiendo la economía en un asunto de técnicos y burócratas y al servicio del gran capital. Frente a esto, es hora de poner en marcha las alternativas económicas y políticas que regulen el poder corporativo, den primacía a los derechos humanos y garanticen la armonía con el medio ambiente. Por eso rechazamos la agenda de “libre” comercio y protección de inversiones en todas sus formas, sea mediante acuerdos bilaterales o por medio del ámbito multilateral como la OMC.

Ante esta nueva ofensiva de la agenda de libre comercio e inversiones, es necesario re articular las agendas y campañas de las organizaciones sociales en la región y a nivel global. Es necesario volver a juntar luchas y movilizarnos contra el “libre” comercio y la protección de inversiones. Es por esto, que desde la Asamblea Argentina mejor sin TLC y todas sus organizaciones aliadas, realizamos un llamamiento a las organizaciones sociales, políticas, laborales, ambientalistas, de mujeres y de jóvenes, en definitiva, a todos los pueblos del mundo, a movilizarse hacia Buenos Aires entre los días 11 y 14 de diciembre de 2017. Es necesario que las organizaciones de todo el globo analicemos la situación actual de avance de la liberalización y volvamos a pensar y discutir alternativas al capitalismo expoliador de nuestros pueblos y del medioambiente. Juntos, podemos derrotar el neoliberalismo y construir ese otro mundo posible.

 ¡La lucha es global!

¡Abajo el libre comercio en todas sus formas!

 

Asamblea Argentina mejor sin TLC