Archivo de la etiqueta: Transición energética

bertinat

“Si el sistema energético no mejora la calidad de vida, estamos en un problema”

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Pablo Bertinat, referente de Taller Ecologista, abordó distintas aristas de la crisis energética del país. Afirma que el modelo argentino es excluyente, liberalizado y poco democrático. Critica el sello mercantilizador que le ha dado el macrismo a las renovables y sostiene que ante este modelo utilizar menos energía tiene un contenido contra-sistémico. En esa línea, comparte algunos elementos claves para pensar en una transición pero advierte que “discutir energía sin discutir políticas de desarrollo tiene patas cortas”.

bertinat

Por: OPSur.-Coordinador del Área de Energía de Taller Ecologista, el ingeniero Pablo Bertinat es uno de los principales referentes nacionales que discute de manera crítica la energía. Es autor de diversos libros y artículos donde aborda el modelo, sus impactos y posibles alternativas. Los tarifazos y las continuidades y rupturas que significan las nuevas políticas del macrismo, nos impulsaron a entrevistarlo para poder desmenuzar la crisis energética. Bertinat aborda el desigual consumo, apunta sobre cierta industria electrointensiva, como la papelera, y discute algunos pasos mínimos para avanzar en una transición, pensando en una alternativa que permita discutir no solo una soberanía energética, sino cómo esta se encuentra con otras soberanías -como la alimentaria- y permite discutir las políticas de desarrollo.

 

-¿Consideras que hay una crisis energética en el país?

Sí, considero que hay una crisis, pero habría que discutir el concepto de crisis primero. Lo que sí sé es que hay una situación bastante compleja en torno a la cuestión energética en el país por diferentes razones. La preocupación por la matriz energética es una parte: al tener una matriz tan dependiente de los combustibles fósiles, es muy difícil de permear con otro tipo de fuente. Pero si hablamos de una crisis, es una crisis bastante amplia del sistema energético, que no tiene que ver solamente con las fuentes sino con muchos otros aspectos del sistema que son preocupantes.

Es un sector cuyo sistema está fuertemente mercantilizado, copado por un grupo de empresas bastante reducido, concentrado, y fuertemente liberalizado. Todo el sector energético, sea electricidad o hidrocarburos, tiene que ver con un marco de leyes que o bien se hicieron en período de dictadura o durante el neoliberalismo de los noventa en Argentina. Es un sistema energético excluyente, o sea, que no alcanza o no permite satisfacer necesidades energéticas de un gran conjunto de la población. Es fuertemente desigual o inequitativo,los sectores de menos recursos pagan más por la energía que los sectores de mayores recursos con respecto a su ingreso.Y también es muy antidemocrático, deciden muy pocas personas. Porque en definitiva si el sistema energético no mejora la calidad de vida de la gente, estamos en un problema.

-Pensando en las fuentes, ¿cuáles serían los primeros pasos para desfosilizar la matriz?

Todos los que han trabajado escenarios alternativos han encontrado que la primera forma de bajar el contenido de fósiles o de alterar en algo la matriz es trabajando en la eficiencia energética. El potencial mayor que tenemos hoy en día es éste, no solo considerando equipos que consumen menos energía para producir lo mismo sino revisando los usos que se hacen de esa energía, sobre todo en el sector transporte. Estas políticas en algunos casos son contra-sistémicas: en un modelo fuertemente mercantilizado y atado al crecimiento permanente del uso de energía, pensar en el objetivo de usar menos energía es bastante contra-sistémico y presenta algunas dificultades importantes para llevarlo adelante. Por algo han fracasado en América Latina casi todo los programas de eficiencia.

Después hay que pensar en un segundo paso, un proceso de transición que permita ir des-fosilizado la matriz desde los sectores en donde es más fácil: en primer lugar, el sector eléctrico, que es en donde las fuentes renovables están más maduras para ingresar, y por otro lado ir hacia una mayor electrificación de la matriz. También que la electricidad tenga mayor peso en la matriz en detrimento del gas y que esa electricidad sea generada con energías renovables, es un sendero deseable. Habría que pensar en un proceso de transición, que en un período corto, avance en tres pasos: primero eficiencia, segundo renovables para el sector eléctrico y, tercero, darle un mayor peso al sector eléctrico. Creo que ese es un camino de transición posible y deseable.

 

20160713161103_marcha_tarifazo-620x330

Los tres grandes sectores de consumo

-Según el último balance del Ministerio de Energía, del año 2014,la industria consume el 24% de la energía del sistema,  ¿cómo se podría caracterizar a este sector?

En el sector industrial hay que poner la atención sobre las ramas de uso intensivo de energía y cuestionarnos para qué se subsidian y qué gana o pierde el país con subsidiar a estos sectores, comprendidos por grandes empresas que no producen mucha cantidad de mano de obra y que en general están destinadas a la exportación. Lo que ocurrió es que en el período 2007-2009 hubo un proceso de transferencia de industrias electrointensivas desde los países desarrollados a los países en vías de desarrollo. Estamos hablando de un conjunto de ramas industriales casi completas como la petroquímica, celulosa, cemento y aluminio, que son industrias que requieren mucha energía, que en general son bastantes contaminantes y que los países desarrollados prácticamente se sacaron de encima. Esa es la rama industrial que más consume energía en el país.

Algunos lo ven como una mejora en la competitividad externa del país, habría que ver cómo lo ubicamos, pero lo que sí está claro es queen Argentina no tenemos estudios claros de cuál es el peso de la energía, del costo de la energía en el valor bruto de producción, como para compararlo con otros países. Los estudios que hay son bastantes antiguos, tienen casi 20 años, y sería muy interesante poder conocer ese dato.Porque es muy probable que haya habido, en todos estos años, un proceso de transferencia muy grande de recursos, vía subsidios energéticos, a sectores que no lo necesitaban.

-Sin embargo el sector que más consume energía, sobre todo nafta y gasoil, es el transporte (28%)

En el caso de Argentina hay una estructura modal de transporte sumamente perversa, porque más del 70 % de las cargas la transportamos por camiones, que es el medio menos eficiente para este fin. Eso ya te da un piso de consumo muy alto. Entonces ahí hay que atacar ambos aspectos, por un lado, el sistema modal, y por otro lado, hay que pensar en el largo plazo en los sistemas de producción locales que permitan que las cosas den menos vueltas alrededor del país o del planeta.

-Y finalmente, el último sector de alto consumo es el residencial, que generalmente es el que más aparece atacado en los discursos de “eficiencia energética” del macrismo, aunque utiliza el 26% del sistema energético, menos que el transporte, por ejemplo.

En el sector residencial hay una gran desigualdad interna. Los dos insumos más importantes de este sector son electricidad y gas. Pero más del 40% de la población no tiene acceso al gas natural y son las poblaciones de menores ingresos, que además de no tener gas natural, pagan más por él, ya que consumen gas de garrafa.

En el sector eléctrico hoy hay una preocupación mayor debido al tarifazo, que aumentó la desigualdad, porque imprimió el mismo tipo de tarifa para casi todos lossectores, y aquellos que tienen ingresos bajos tienen un mayor costo de energía que los sectores de mayores ingresos, en términos relativos. Otro aspecto invisibilizado del sistema eléctrico es que los sectores más vulnerables ni siquiera pagan energía y tienen un acceso irregular, inseguro, precario. Deesos sectores no habla nadie, están conectados ilegalmente o no están conectados, ahí también hay una pata para trabajar muy fuerte.

light-bulbs-406939_960_720

Renovables para otro modelo energético

-A partir de la crítica que se le hace al sistema energético, ¿cuál crees que podrían ser los puntos elementales para un sistema alternativo pensado, por ejemplo, como Soberanía Energética?

Es muy difícil pensar la soberanía energética al margen de otras soberanías, como la soberanía alimentaria, la soberanía territorial y de otros conjuntos de soberanías. En realidad uno lo que plantea es que la energía es solamente una herramienta que debería servir para mejorar la calidad de vida de la gente. Y a su vez uno sabe que las políticas energéticas son una política sectorial de las políticas de desarrollo, con lo cual discutir energía sin discutir políticas de desarrollo tiene patas cortas. A mí me da la impresión de que pensar en un proceso de soberanía energética, significa pensar cuál es el modelo productivo del país y qué rol juega la energía en ese modelo. Y por otro lado, significa discutir necesidades humanas y cómo satisfacerlas: cuánta energía necesito para mejorar la calidad de vida, qué sectores tienen que consumir más energía, cuáles menos, cómo satisfago necesidades, en definitiva.

 

-¿Cómo podría avanzarse en una transición hacia otro sistema energético?

Si el problema se enfoca desde la matriz exclusivamente, y mediante un  proceso de lobby político para que haya más energía renovable, probablemente lo que ocurra es lo que está ocurriendo actualmente: que esta energía sea generada por grandes empresas concentradas. Entonces debemos atacar todos los puntos débiles del sistema, contemplando no solo la inclusión de fuentes renovables sino que a su vez sea un sistema más democrático, más desconcentrado y descentralizado. Ese punto de vista ayuda a vincular la discusión energética con el desarrollode los espacios locales. Una transición deseable debería arrancar de esos espacios, generando alternativas de trabajo que permitan discutir realmente con la ciudadaníaqué es la energía, cómo se usa, cómo se puede usar de otra forma, y cuáles son nuestras necesidades energéticas. Y de esa manera poder garantizar acceso a la energía con  participación, descentralización, desconcentración, peleándolo desde abajo, como a través de las cooperativas o los municipios. Esto no quita que se deba operar por otros lados para mejorar las leyes, como, por ejemplo,para tener más fuentes renovables.

-¿Qué entiendes por energías renovables? ¿Renovables es sinónimo de sustentables?

Está claro que las fuentes o son renovables o no son renovables, medidas en términos generacionales. Eso dice algo de las fuentes, pero no todo, por eso habitualmente nosotros trabajamos con una doble caracterización de la fuentes energéticas: renovabilidad y sustentabilidad. Sustentable desde el punto de vista ambiental, económico, político, social. Sabemos que hay fuentes renovables que han producido impactos fuertes, es bueno tenerlo en cuenta para establecer una matriz de análisis que nos permita discernir qué opciones son deseables y qué opciones no son deseables. Eso hay que analizarlo caso por caso, es importante no quedarse con la idea de energías limpias o sucias, renovables o no renovables solamente, sino que hay que complementar el análisis para que dé cuenta de la problemática energética como sistema y no solamente como fuente física de generación.

¿Por qué el peso de las energías renovables es mucho más bajo en la Argentina en comparación con países como Brasil, Uruguay y Chile?

Yo creo que, a diferencia de otros países, en Argentina hay un conjunto de consensos, un lobby empresarial, académico y corporativo que sostiene a la matriz fósil y que no ve alternativas a esa matriz todavía, que además ve a las energías renovables como marginales. Es un consenso muy fuerte y son los que deciden.

Para tener una idea, el peso de las energías renovables, sacando la hidráulica grande, no llega al 2 % de la electricidad del país, y la electricidad es un porcentaje de la matriz muy bajo, por lo cual el peso es prácticamente insignificante aún de las fuentes renovables. El oficialismo, que hoy en día pareciera que tuviera impulsando algo renovable, licitó un porcentaje bajísimo al lado de lo que se podría hacer.Y mientras hizo la licitación de renovables, en mucho menor tiempo, hizo una licitación más grande por térmica orientado a satisfacer la demanda eléctrica.

 

¿Cuál crees que es la agenda del gobierno en torno a las renovables?

Yo creo que es una agenda de negocio en torno a las renovables. Hay un lobby empresarial muy grande para capturar líneas de negocio alrededor de las energías renovables y en algunos lugares se le está dando tiempo a la reconversión de sectores industriales para transformar lo renovable en un negocio. Esa es mi preocupación, que en definitiva el sector de las renovables sea totalmente capturado por las corporaciones internacionales energéticas, cosa que ya está pasando. Todas las grandes empresas, inclusive la petrolera BP (antes British Petroleum), se están mudando a sectores renovables porque está claro que de alguna manera es el futuro, que hay una perspectiva de negocio.

El Ministerio de Energía abrió la licitación para la generación de energía de fuentes renovables, ¿cómo se va conformando el tablero de actores en este nuevo sector?

Viendo la licitación, es claro que lo que primó fue el temor que tenía el Ministerio de que fracase. Por eso fue un pliego que prácticamente está destinado a las grandes corporaciones, ya que en función de las garantías que pide, yo diría que la mayoría de las empresas medianas y pequeñas nacionales que podían haberse presentado, no pudieron hacerlo. Por eso se están presentando las grandes corporaciones que ni siquiera trabajaban en renovables, sino que ven una oportunidad de negocio, como Pampa Energía y Dow Chemical.

Entonces, puede ser que el ingreso de fuentes renovables sea interesante, pero desde otro punto de vista, hay otros criterios para desarrollar el sistema energético y lo preocupante es que se podría haber encarado de otra manera.

Bertinat finaliza la conversación comentando un caso en particular, en Amstrong, Santa Fe, en el cual están trabajando junto a INTI,la Facultad Regional Rosario de UTN, la municipalidad y la Cooperativa de Provisión de Obras y Servicios Públicos y Crédito de Armstrongpara desarrollar un modelo de generación con participación ciudadana. “Lo que estamos encontrando es muy buena predisposición de la gente para poder avanzar, recién estamos empezando con talleres ciudadanos para discutir dónde se van a colocar las instalaciones solares y cómo se van a apropiar colectivamente de ellas a través de la cooperativa”. Pablo dice que es una experiencia piloto que pueda dar algunas puntas para pensar otro modelo; “esa es la idea, poder producir modos de relación que debiliten las formas capitalistas. Pero está claro que eso implica otro tipo de políticas, no alcanza con ir hacia renovables, hay que hacerlo de manera desconcentrada, descentralizada, en mano de la ciudadanía y ahí hay un proceso mucho más complejo que va más allá de las energías renovables”, sostiene.

Serie de artículos “Alternativas para la Soberanía Energética” producidos por el OPSur con el apoyo de la Fundacion Rosa Luxemburgo con fondos del BMZ.
 logo rosa luxemburgo es


libro fornillo

Sudamérica Futuro. China global, transición energética y posdesarrollo

[wp_easy_bubble_menu id='1']

libro fornilloEsta publicación aborda la situación que despunta en América del Sur a raíz del cambio ambiental global, el declive del patrón energético fósil y la descomunal re emergencia asiática.

Al inicio, presenta el escenario abierto a la “confrontación del Pacífico”, que opone los intereses de la potencia estadounidense a la China en ascenso, originando una tensión interimperial global que impacta decisivamente sobre el hemisferio Sur.

En este marco, discute el lugar reservado a nuestro subcontinente como exportador de naturaleza, energía y trabajo, para así pensar el modo en cómo considerar nuestra riqueza natural, la transición energética, las vías de articulación entre ciencia, industria y política, vislumbrando un nuevo sendero hacia el posdesarrollo.

A la par, historiza la nutrida tradición del pensamiento geopolítico de la región, que ha sabido tener una influencia decisiva en la orientación de nuestros estados, y que hoy se alimenta de nuevas vertientes. Sudamérica Futuro trae a colación problemáticas actuales cuyas consecuencias se abren a un horizonte amplio de tiempo, en el que la subsunción de la naturaleza se mixtura con irreductible tensión entre el capital y el trabajo vivo.

Descargar Sudamérica Futuro. China global, transición energética y posdesarrollo 

Autor Bruno Fornillo.

El Colectivo. CLACSO. Buenos Aires. Agosto de 2016

ISBN 978-987-1497-78-2


energia-verde-energia-renovable-150x150

Energía para la sociedad: ¿Gestión o beneficios privados concentrados?

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Los incrementos de las tarifas de gas y de electricidad pusieron nuevamente en la agenda mediática y política el discurso del uso racional de la energía y la necesidad de conocer las estructuras de costo de esos servicios que el relato oficial no revela.

El discurso oficial centra su discurso en la racionalidad ahorrativa en el uso y oculta la necesidad de la racionalidad en la generación. También hace referencia a que el incremento de la tarifa, a pesar de su descomunal incidencia en los presupuestos de las familias, llega a cubrir sólo las dos terceras partes del costo total, sin explicar esa estructura de costo. Adquieren así actualidad los trabajos publicados en el 2013 y 2014:

  • Política argentina: más de 500 millones de dólares en gas desperdiciado. La invisibilidad del ambiente, la energía y el dinero. Publicado en mayo 2013[i]. Describe la pérdida de divisas y de energía por los pilotos de llama de los calefones, termotanques y calefactores a gas; y la oportunidad de ahorro en divisas, energía y emisiones de gases de efecto invernadero, así como la posibilidad de generar puestos de trabajo con el reemplazo por encendedores piezoeléctricos. Esos números tienen que ser actualizados a los valores de hoy, pero la argumentación es tan válida como entonces.
  • Matriz Energética. Ambiente y complejidades. Publicado en octubre 2013 en su versión resumida en el suplemento Cash de Página 12[ii] y en su versión completa en Observatorio Petrolero Sur[iii]. Dice al comienzo:

Las notas de Claudio Scaletta en el Suplemento Cash de Página 12 muestran las grandes dificultades que tienen los economistas, políticos, científicos y profesionales simplificadores y lineales en incorporar la complejidad. El escaso contenido de análisis no lineales llega a duras penas hasta donde termina el análisis monetario. […] pertenece al grupo de […] que confunden crematística con economía; que explicitan que toda tecnología es neutra en sí misma; que construyen el discurso de que lo que mide la calidad de vida es el producto bruto interno, ese precario indicador de casi todo lo que se le pretende asignar. Que el único desarrollo posible es el material, sin importar a que costo ni de qué manera.

  • Atucha 2. El mayor peligro ambiental y la peor inversión en energía. 1.700% de ineficiencia en la gestión de la balanza energética, elaborado junto con Silvana Buján, y publicado entre otros, por RENACE y Observatorio Petrolero Sur[iv]. Luego de indicar las perjudiciales características energéticas, económicas y ambientales de la central nuclear, se listan algunos de los otros usos racionales y otras opciones energéticas:

La sustitución de los pilotos a gas por pilotos piezoeléctricos es sólo una de las pequeñas posibilidades de uso racional de la energía y cambio de la matriz energética.

El uso racional de la energía y la diversificación de la matriz energética tiene múltiples alternativas, de la cual la energía nuclear es claramente muy perjudicial y largamente más ineficiente.

Entre las alternativas en la producción y uso racional de energía se enumeran:

=       Aprovechamiento de las energías renovables

o      Solar (térmica, eléctrica y biológica)

o      Eólica (molinos y turbinas, mecánica y eléctrica)

o      Geotérmica (electricidad y calefacción)

o      Mareomotriz (eléctrica)

o      Biocombustibles líquidos a partir del cultivo de algas

o      Otros biocombustibles

=      Desarrollo del hidrógeno como vector energético que permite, entre muchas otras virtudes, superar las limitaciones temporales de las energías renovables.

=       Revisión de diseño en las estufas de tiro balanceado que, así como están diseñadas e instaladas, pierden por lo menos la mitad de la energía calórica.

=       Promoción de la producción y uso de estufas y cocinas a leña de alto rendimiento y eficiencia.

=       Promoción y planificación de forestaciones diversificadas con fines múltiples, que incluya el aprovechamiento energético.

=       Promoción de la producción agroecológica, de bajos insumos energéticos.

=       Producción de gas a partir de residuos orgánicos urbanos y rurales.

=       Ahorro energético con programas masivos de reciclado de residuos (como papel, vidrio, plástico, metales).

=       Promoción de la instalación de calefones y calefactores solares.

=       Desarrollo de la refrigeración solar.

En lo que se refiere a la reducción de consumo energético en transporte, se mencionan:

=       Desarrollo del transporte fluvial.

=       Promoción de la producción local para disminuir la necesidad de transporte a media y larga distancia.

=       Promoción del uso del transporte colectivo en vez del transporte individual.

=       Promoción de la fabricación y uso de la bicicleta como transporte urbano.

=       Promoción del transporte eléctrico urbano, con el correspondiente desarrollo de la fabricación de motores eléctricos y baterías de alta eficiencia, con su recuperación y reciclado.

Nuestros equipos de investigadores, en vez de estar orientados al desarrollo de la peligrosa y obsoleta energía nuclear, con los inmensos riesgos que genera, se dedicarían, por ejemplo, a la optimización del aprovechamiento de las energías alternativas, el hidrógeno como vector energético y la producción de motores eléctricos y baterías de alta eficiencia contemplando todo su ciclo de vida.

En pocas palabras, hay numerosas posibilidades que merecen ser exploradas, desarrolladas e implementadas para diversificar la matriz energética y promover el uso racional de la energía reduciendo los costos.

El consumo de gas en nuestros hogares

Este subtítulo es demasiado pretencioso. Me referiré sólo al consumo en mi hogar y otro de unos amigos. Cada uno puede hacer sus propios cálculos con su boleta de gas en la mano.

En el bimestre julio-agosto, el más frío del año, se utiliza gas para el calefón, para una estufa en el living comedor (de leños de cerámica) que calienta toda la casa, y para la cocina. En los últimos 10 años, el consumo del bimestre indicado en la boleta dio un promedio de 70m3. La estufa tiene termostato pero no tiene piloto. El calefón tiene piloto de llama, de esos que consumen 0,5 m3/día de gas, lo que implica un acumulado de 30m3 por bimestre. Esto significa que el piloto consume entre el 40 y el 50% del gas en los meses más fríos, pero que la proporción sube hasta el 70-80% en los bimestres en que no es necesario prender la estufa.

La otra casa, más grande, tiene un termo tanque y una caldera para calefaccionar muy ineficiente, lo que incrementa el consumo en los bimestres fríos hasta 800 m3, que bajan a 55 m3 en los cálidos; el piloto de llama del termotanque representa más del 50% del consumo en los meses cálidos y menos del 2% en los fríos. Aquí la racionalidad pasa principalmente por el cambio de sistema de calefacción.

Esta información, y mucho más, la tienen todas las empresas de gas y también en el ENARGAS, el Ente Nacional de Regulación del Gas. Si los gobiernos y el ente regulador, tanto el que terminó en diciembre/2015 como el actual, ni siquiera promueven y gestionan el cambio de los pilotos de llama, es porque no les interesa el uso racional de la energía, ni mucho menos las alternativas muy simples y ahorrativas como los calefones y calefactores solares.

Así, el discurso sigue siendo sólo un relato para la concentración del ingreso proveniente de los servicios públicos en pocas empresas.

Ingeniero Forestal Claudio Lowy

Master en Desarrollo Humano Sostenible

Bios-RENACE

011-15-64675187

ecolowy@gmail.com

RENACE


pico energetico

¿Pico energético en Latinoamérica?

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Las energías fósiles son la sangre de la civilización industrial. Latinoamérica es parte de esta compleja civilización. Nuestra sangre es bastante negra: de todas las energías, el petróleo representa el 48 % de lo bombeado por nuestro corazón industrial. Con él transportamos la harina para la arepa al supermercado y con él tu carro da vueltas por toda Caracas hasta encontrar dónde estacionar. De las otras energías, el gas (que cocina tu arepa) es la segunda con un 26 % y el carbón (que se usa para electricidad y en gran medida se exporta) ocupa el 5,5 % de nuestro consumo. Por fuera de las fósiles, las hidroeléctricas nos dan el 18 % para electricidad (así puedes iluminar la cocina por la noche), luego los biocombustbles, las centrales nucleares, la biomasa, geotérmica, eólica y solar.

La producción latinoamericana de petróleo disminuye sin tregua desde su pico en 2006, algún año más deprisa y otros sube un poco, en 2014 por ejemplo subió gracias a tres años de barril a 100us$ (y a Brasil). Sin embargo desde ese 2014, con la caída del precio, las empresas y Estados que basan su economía en el petróleo fueron de a poco bajando los brazos, dejaron de explorar, de investigar, de proyectar mientras producían todo lo que podían para no perder competitividad. El resultado del sacudón del precio se ve en la caída de las plataformas de perforación pero aún no en las estadísticas de BP, o al menos no en toda su profundidad.

El efecto de este desplome anunciado (al menos por nosotros) depende de la capacidad de cambiar nuestros otros productos (alimentos, hierro, cobre, etc.) por la energía que nos faltará. Pero la caída del precio de las materias primas es probable que nos dé un par de golpes en otros lados (el esternón y el estómago).

La desglobalización económica [1] deberemos irla monitoreando porque la estrategia que guió el inicio del Siglo XXI puede que no sea válida en este contexto. Es probable que no necesitemos más energía porque no necesitemos producir otras materias primas porque no hay compradores.

Las otras energías aún muestran una capacidad de aumento bastante considerable, hay reservas suficientes para algunos años de aumento de la producción pero se podrán ver limitadas si no hay aumento de la demanda que justifique seguir buscando gas, crear nuevas represas o construir parques eólicos, o bien, no hay capacidad de pedir créditos para realizar estas obras, en general costosas.

Acá nos cruzamos con ese otro límite, el del consumo. ¿Necesitamos seguir aumentando nuestro consumo de energía o, al contrario es hora de decrecer? Esta hora no la fija ni siquiera nuestro deseo ecologista sino el seguimiento de la lógica de los límites del crecimiento.

Obsérvelo usted misma/o

El 8 de junio BP dio a conocer su Statistical Review [2], un informe que desde 1965 es uno de los más completos en cuanto a reservas, producción y consumo de energía. Si bien para Latinoamérica los mismos datos se pueden encontrar en los informes estadísticos de cada País, aquí se aúnan los criterios de unidades de medidas. De todos modos no está de más comparar con los informes de la IEA (Agencia Internacional de Energía de la OCDE) y la OLADE (Organización Latinoamericana de Energía) aunque sus datos abiertos al público son mucho más acotados. El principal problema para sacar conclusiones determinantes es la oscuridad en los datos de Venezuela, los cuales no se publican mes a mes, sino anualmente cubiertos de gran sospecha.

El petróleo es la gran debilidad.

Debido al espectacular crecimiento económico de la región en el Siglo XXI, ha aumentado el consumo de petróleo y el dinero para invertir en este alabado Dios negro. Especialmente en Brasil que es responsable de más de la mitad del crecimiento total de la región. Sin embargo en los últimos años la desaceleración en ese país unida al descenso ya conocido del consumo en México y al hundimiento Venezolano dan cuenta del mayor descenso del consumo en, al menos, los últimos 30 años.

Sin embargo la geología manda. La producción de nuestro principal insumo energético lleva casi 20 años de estancamiento. Venezuela y México, los grandes productores tradicionales, dan cuenta de la gran mayoría del declive, que solo se ha compensado, aunque parcialmente, por el espectacular crecimiento de Brasil, seguramente el mayor productor de la región en el lustro que viene.

No es menos cierto que ha habido crecimiento en algunos lugares, pero este crecimiento que, insistimos, no ha logrado compensar del todo el declive, necesita de altos niveles de inversión y lleva a complicaciones políticas y ambientales: petróleos extrapesados en Venezuela, Presal en Brasil, por medio de fracking en Argentina o en el Amazonas ecuatoriano o las llanuras Colombianas enfrentándose a las poblaciones originarias.

Las otras energías se encuentran en mejor estado y aún tienen la posibilidad de crecer si así lo requiere la demanda, la cual está en jaque. Sin embargo los costos en relación a los beneficios pueden hacer claudicar los esfuerzos por aumentar cada una de estas fuentes.

La producción de gas ha caído en dos grandes productores: Argentina y México. Si bien Argentina tiene las segundas reservas más importantes del denominado shale gas (que se extrae por medio del fracking) la realidad por ahora es que las costosas inversiones no han dado los beneficios esperados y los bajos precios para comprar en el mercado global o a los socios regionales son mucho más convenientes que la puesta en marcha de un boom como se dio en EEUU (que no está demás decir que duró relativamente poco y a base de una burbuja financiera que se está pinchando). Los otros dos grandes productores Trinidad y Tobago y Venezuela, siguen en su particular meseta ondulante. Ya veremos qué pasa cuando salgan de ella.

 

En cuanto al consumo apenas crece en el último año y en México, el mayor consumidor, cae casi 4 mil millones de metros cúbicos.

En cuanto al carbón todos los ojos están puestos en Colombia. La caída del precio desde 2011 sumado al desapego global por sus fuertes emisiones de CO2 por unidad energética puede que haga difícil levantar la meseta, mientras el consumo en ese país se ha disparado multiplicándose por 5 en los últimos 10 años.

Sin embargo, el detalle para analizar es cómo ha crecido su consumo regional mientras la producción se estancaba. En el último año cae con fuerza en Chile y más moderadamente en Brasil, Argentina, Perú, Venezuela y el resto de países y solo aumenta significativamente en Colombia y marginalmente en México.

Las energías “renovables” han podido despegarse al menos un poco de la principal fuente de producción de electricidad que es la energía hidroeléctrica, el desarrollo de la energía eólica es especialmente importante en algunos países importadores netos de energía como Uruguay que se convirtió en el País con mayor porcentaje de energía eólica en su mix de producción eléctrica. México por su parte ha impulsado la geotermia mientras que en algunas regiones el aumento de la biomasa (carbón vegetal, madera y residuos del agro) fue fundamental para sostener el desarrollo. Si bien hay varios proyectos en los campos eólico, solar (ni siquiera visible en la gráfica) e incluso nuclear, todo parece depender de los referidos a nuevas represas.

La mayor caída en el consumo de los últimos 20 años.

Evidentemente la recesión económica llegó a nuestro continente y eso tiene un efecto en el consumo energético. Si bien este efecto es un rebote de la economía global, donde la caída de las importaciones chinas ha sido la gran protagonista en 2015 y Brasil su actor secundario, Latinoamérica no ha tenido mucho que ofrecer para amortiguar el impacto.

La imposibilidad latinoamericana de producir energía barata para sostener el crecimiento industrial es anterior a este pinchazo y por tanto la región se volvió totalmente dependiente de otras materias primas para su crecimiento. La velocidad de los acontecimientos puede dejarnos con el pie cambiado si no reaccionamos a tiempo.

Recordemos que el petróleo representa casi la mitad del consumo energético y el gas un cuarto del total. Con la caída del precio del barril a mediados de 2014 las empresas (privadas y estatales) sostuvieron el bombeo pero dejaron de perforar nuevos pozos. La relación entre las perforaciones y la producción es fundamental para comprender el futuro, en los últimos diez años las perforaciones aumentaron pero sólo para sostener la producción, luego de la caída del precio las perforaciones descendieron de manera vertiginosa y lo que estamos viendo a principios de 2016 es una caída en la actividad mucho más aguda que en los últimos años.

Esta caída energética es parte de una espiral de caída de oferta y caída de demanda de todos los productos para la industria y el consumo, que para el ciudadano se verá reflejado en crisis económicas que podrán ondular dependiendo País y año pero que en su conjunto continuarán durante décadas hasta estabilizarse en algún punto muy lejano al final de la denominada era industrial. Cómo actuarán gobernantes y ciudadanos depende de lo informados que estén, para tomar decisiones, más que de volver a estrategias que en el pasado hayan funcionado. Aún no se oyen debates sobre cómo llevar el declive ni en el ala derecha ni tampoco en las izquierdas de la región. El mantra parece ser cómo “reindustrializar el País” o cómo “volver a la senda del crecimiento”, dos imposibles.

El camino lleno de amenazas es el único que tenemos para recorrer. Es esperable que así sea para evitar mayores problemas climáticos y evitar también que crezca la ya avanzada contaminación de suelo, agua y extinción masiva de seres vivos. El cómo recorrerlo merece un trabajo aparte y no es nuestra intención delinearlo en este texto ya que sólo tiene sentido si previamente logramos entender el trasfondo y no echar todas las culpas a la corrupción, el narcotráfico o al FMI. El fondo de la cuestión, en este momento es la relación entre geología, tecnología y sociedad. La geología tiene límites, la tecnología encuentra límites y la sociedad deberá aprender a limitarse.

The Oil Crash


BARCELONA

Barcelona creará una empresa para comprar y vender electricidad

[wp_easy_bubble_menu id='1']

La comercializadora ofrecerá la energía fotovoltaica producida por vecinos y el Ayuntamiento BARCELONA

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, creará una empresa municipal para comprar y vender electricidad producida por placas fotovoltaicas en la ciudad. La comercializadora comprará y venderá la electricidad que produzcan tanto las comunidades de vecinos que tienen placas para autoconsumo y excedente, como la que se genere en instalaciones municipales, como las enormes placas de la plaza del Fòrum.

La creación de una comercializadora energética municipal, que fue promesa electoral de Barcelona en comú y estará operativa en otoño de 2018, es una de las acciones previstas en una medida de Gobierno que se presentará en el pleno de la próxima semana. En global, la medida prevé actuaciones por valor de 130 millones de euros hasta 2019.

La idea es que el Ayuntamiento sea el canal para facilitar cualquier aspecto relacionado con la producción y consumo de energía limpia, porque el ejecutivo considera que debe volver a ser un servicio público, ha explicado la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz. “Barcelona quiere liderar la transición energética y quiere desafiar el decreto de autoconsumo del gobierno del Estado que consideramos injusto. Acabó el tiempo de generar miedo entorno al autoconsumo”, ha dicho en referencia al polémico decreto del gobierno de Rajoy que penaliza la generación doméstica de electricidad.

Sanz ha defendido el tránsito “de los combustibles fósiles a la producción ciudadana de kilómetro cero, con una política pública que recupere el verdadero objetivo de que la energía es un servicio público basado en la garantía de derechos”. “Basta de oligopolio eléctrico, a su modelo fosil y apostemos por una producción descentralizada y ciudadana de energías renovables”, ha añadido el concejal de Energía, Eloi Badia.

Lo primero que hará el Ayuntamiento es una diagnosis (200.000 euros) de la potencia instalada y las posibilidades que hay de aumentarla. Pero del total de los 130 millones la mayor parte se la llevarán la ayudas a los vecinos para ahorrar y para hacer obras de eficiencia energética (76 millones) y las ayudas y trámites para que las comunidades puedan instalar placas (36 millones). A la comercializadora en sí misma se destinarán 8,4 millones, además de otros 10 a campañas de divulgación y a capacitar profesionales para el sector.

Entre los objetivos concretos y cuantificados del plan figura un ahorro del 10% en el consumo de la ciudad –“Hay mucha energía que consumimos pero no utilizamos”, ha dicho la comisionada de Ecología, Eva Herrero–, la reducción de un 10% de gases de efecto invernadero, doblar la producción pública de energía en edificios municipales (2.160 kilovatios por hora y año) y aumentar un 10% la que producen los vecinos en sus azoteas (12.000 kilovatios por hora y año).

Barcelona fue pionera en 2005 al crear una ordenanza que obliga a cualquier edificio de nueva construcción a instalar placas solares térmicas, para calentar el agua. La medida del ejecutivo de Colau da un paso más y se refiere a las placas solares fotovoltaicas, las que generan energía para autoconsumo y que suelen generar excedentes. Justo los que comercializaría el Ayuntamiento.

El plan municipal se llevará a cabo a pesar del controvertido real decreto sobre autoconsumo que el gobierno de Mariano Rajoy aprobó en otoño de 2015, que grava el autoconsumo de la energía a través de paneles fotovoltaicos. En este sentido, la teniente de alcalde se ha mostrado convencida de que se acabará derogando, porque todos los partidos de la oposición se han comprometido a hacerlo.

En cualquier caso, el concejal de Energía, Eloi Badia, ha precisado que el Ayuntamiento actuará dentro de sus competencias. “Garantizaremos que el vecino puede generar, el Ayuntamiento facilitará todos los trámites y le ayudará a superar las trabas”. Se trata, han insistido Sanz, Herrero y Badia, de “generar confianza, creando un clima de cambio eliminando las barreras que existen”. Badia ha defendido que los 130 millones son “un presupuesto sólido que permitirá desarrollar todo el modelo”. Sobre la posibilidad de que, más allá de las azoteas de los edificios municipales el Ayuntamiento cree alguna gran instalación, Badia ha explicado que no lo descartan, pero que la idea sería hacerlo de acuerdo con otros municipios, a nivel metropolitano.

LA COMERCIALIZADORA ESTARÁ VINCULADA A TERSA

El Ayuntamiento de Barcelona preparaba a finales del mandato del ex alcalde Xavier Trias la creación de un operador eléctrico de capital público que debía tener su embrión en la actual sociedad municipal Tersa, la empresa municipal de tratamiento de residuos. En ese caso, la idea era aprovechar los excedentes que genera Tersa (que se pierden) para abastecer la propia planta o equipamientos municipales. El Gobierno de Xavier Trias tenía la idea de modificar los estatutos de la compañía en mayo de 2015. Las elecciones lo congelaron y lo que ha hecho el actual gobierno es ejecutar la modificación estatutaria para que Tersa pueda generar una comercializadora de electricidad que compre y vende también la energía que produzcan los vecinos.

EL PAÍS


12ARGENTINOS-CONTRA-ENERGIAS-RENOVABLES-JV1-667x400

Los riesgos de la fractura hidráulica

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Tras participar en un seminario en torno a idear un modelo de desarrollo para Magallanes, los expertos Hernán Scandizzo y Roberto Ochandio recalcaron que se deben potenciar otras alternativas como la energía solar y eólica.

12ARGENTINOS-CONTRA-ENERGIAS-RENOVABLES-JV1-667x400

Llegaron a Punta Arenas para contribuir con su experiencia al debate regional en el marco del seminario taller “Pensando juntos un modelo de desarrollo para Magallanes”, actividad organizada por la Fundación Heinrich Böll Cono Sur, la Federación de Estudiantes de la Universidad de Magallanes y la oficina parlamentaria del diputado, Gabriel Boric, desarrollada en el auditorio Ernesto Livacic de dicha casa de estudios superiores.

Se trata de los investigadores argentinos, Hernán Scandizzo (perteneciente al Observatorio Petrolero Sur) y Roberto Ochandio (licenciado en Geografía de la Universidad de North Texas e ingeniero de Campo de Hughes Services Company), quienes conversaron respecto de sus principales preocupaciones en torno al uso de fracking (fracturación hidráulica) como método no convencional al que algunas empresas de hidrocarburos han debido recurrir para la explotación de petróleo y gas, dada la creciente escasez de éstos a nivel mundial.

En específico, el ‘fracking’ consiste en la perforación de un pozo vertical al cual se le inyecta una solución de agua, arena y otras sustancias químicas a alta presión, de manera de abrir las fracturas existentes en el subsuelo, las que poseen gas o petróleo, para favorecer su migración hacia la superficie. Estas formaciones de hidrocarburos presentes en ciertos tipos de rocas sedimentarias se denominan gas de esquisto.

Riesgo social

Para los expertos, dicho procedimiento no sólo podría derivar en contaminación de las aguas a causa del vertimiento de aditivos de diversa índole, sino por las afecciones que pueden enfrentar las comunidades en que se levantan estos proyectos.

En algunas áreas del nodo norte de la Patagonia Argentina, por ejemplo, la transformación de los territorios y cambio de vocación productiva, constituyen un factor que inquieta. “Cuando se promovió el desarrollo de no convencionales, como el fracking, se dijo que sería en el desierto. En cambio, lo que estamos teniendo es un proceso de avance sobre tierras de familias campesinas que viven en predios fiscales. Son pequeños crianceros que no tienen potencial económico como para pasar de un sistema extensivo a uno intensivo, por lo que como su permanencia en el territorio es acotada, se prevé un desplazamiento hacia las ciudades”, consignó Scandizzo.

Daño inherente

En este contexto y durante el desarrollo del seminario señalado, los expertos intercambiaron puntos de vista con Enap, la cual sostiene que sus procedimientos de fracking en Magallanes, cuentan con los controles adecuados. Pero Ochandio no comparte tal certeza. “El problema es que la contaminación y los daños que produce el fracking son inherentes al método en sí. No tiene nada que ver con los controles, porque esos se hacen después de que el daño está hecho. Con el tiempo, todos los pozos desarrollan pérdidas de gases o petróleo, líquidos contaminados que vienen del fondo del pozo a la superficie y en el camino, pueden contaminar los acuíferos o perderse en la atmósfera”.

Al respecto, Hernán Scandizzo agregó que lamentablemente aún no han podido convencer a las empresas de hidrocarburos, de lo negativo que es avanzar sobre yacimientos no convencionales.

Por lo anterior, los trasandinos aseguran que el modelo de desarrollo con el cual hemos vivido, ya no da más, añadiendo que la energía solar y la eólica están al alcance de la mano y deben aprovecharse ahora, que es cuando están todos los elementos a disposición y considerando que los molinos de viento y paneles solares requieren gas o petróleo, tanto para su construcción como para su transporte.

Enap: hay seguimiento ambiental

Por su parte, Enap señaló que la fractura hidráulica, -iniciada en Estados Unidos en la década del ’40-, es hoy una de las tecnologías primordiales para la extracción de tight gas en Magallanes. “Esta región posee un importante potencial de gas no convencional, recientemente confirmado por el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), estimando un promedio de 8,3 TCF de recursos técnicamente recuperables. La extracción de estos recursos asegura el abastecimiento de gas para la región, y una gestión eficiente que permita construir un futuro aprovechando este potencial”, plantea la estatal.

Asimismo, la petrolera consignó, que la aplicación de esta técnica en Magallanes, fue desarrollada por profesionales de la zona, considerando las características geográficas y ambientales de la región.

“En este contexto, se cuenta con aprobación ambiental de todo el proceso que conlleva la actividad de desarrollo de yacimientos no convencionales y que incluye perforación; fracturación; puesta en producción y conexión a las redes de distribución. Además, a cada uno de estos proyectos se les realiza un seguimiento ambiental, para asegurar la buena gestión técnica, operativa y ambiental del proceso”.

Actualmente, la empresa estatal se encuentra trabajando en coordinación con las autoridades, en una normativa para mejorar el marco regulatorio de esta técnica, teniendo como base la norma que actualmente se aplica en Canadá.

La Prensa Austral


finca

2 al 8/06 | Proyección de Territorio Crudo en el FINCA

[wp_easy_bubble_menu id='1']
Territorio Crudo

La serie documental Territorio Crudo, realizada en conjunto entre el OPSur y el Colectivo Vaca Bonsai en 2015, fue seleccionada para el 3° Festival Internacional de Cine Ambiental, que se realizará en Buenos Aires entre el 1 y el 8 de junio.  Dividida en capítulos de aproximadamente 5 minutos cada uno, la serie aborda la situación de cuatro territorios de la Patagonia afectados por el fracking: El Área Natural Protegida Auca Mahuida, la Comunidad Mapuche Campo Maripe, el barrio Valentina Norte Rural de la ciudad de Neuquén y el Alto Valle de la provincia de Río Negro.

Horarios de las proyecciones
En el Espacio INCAA Cine Gaumont (Rivadavia 1635)
  • SÁBADO 4 de JUNIO, 20HS
  • DOMINGO 5 de JUNIO, 16HS (solo capítulos 1 y 2)
  • LUNES 6 de JUNIO, 13HS
  • MIÉRCOLES 8 de JUNIO, 13HS
En el Centro Cultural Rojas (Corrientes 2038)
  • VIERNES 3 de JUNIO, 19HS cc rojas
finca

El Festival Internacional de Cine Ambiental [FINCA] es un encuentro cinematográfico organizado por el Instituto Multimedia DerHumALC-IMD, cuya 3ra edición se llevara a cabo del 1 al 8 de junio del 2016 en más de 10 sedes de la ciudad de Buenos Aires y 4 subsedes simultáneas en la provincia.

En esta edición se resalta la urgencia de abordar el tema de la soberanía alimentaria a través de diversas actividades que contarán con la destacada presencia internacional de la activista ecofeminista y filósofa india Vandana Shiva y la documentalista francesa Marie-Monique Robin.

Ver la programación del FINCA 2016


eurolat portugal

Comisión del Eurolat aprobó un informe crítico sobre fracking

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Un giro en 180 grados

“Un informe contradictorio”. Así fue la conclusión del debate sobre el fracking realizado al interior del Eurolat, principal espacio parlamentario de América Latina y Europa. La Comisión de Desarrollo Sostenible aprobó un documento con fuertes críticas a esta técnica, sin embargo no votó positivamente la recomendación de una moratoria al fracking en ambos continentes.

eurolat portugal

OPSur.- El informe, impulsado originalmente por la eurodiputada de la derecha española, Pilar Ayuso, buscaba la promoción irrestricta del fracking, señalando las supuestas bondades de la técnica e invisibilizando sus crecientes impactos y detractores. Sin embargo la acción concertada de organizaciones sociales de ambos continentes logró hoy en Portugal modificar por completo el sentido del reporte. “Hace un año junto con más de 200 organizaciones sociales, presentamos un documento crítico del informe, que fue la base para realizar cerca de 180 enmiendas que desarmaron el esquema original planteado por Ayuso”, señaló Antoine Simon, de la organización Amigos de la Tierra Europa. “Esa acción permitió que le pusiéramos un freno a sus intenciones y podamos hoy tener este documento tan importante”.

El informe aprobado esta mañana en Lisboa contiene elementos que se convertirán en herramientas para la oposición al fracking en los diversos territorios de ambos continentes. En primer lugar llama a la utilización del principio precautorio como guía de acción ante la aplicación del fracking. Al mismo tiempo insta a los gobiernos a respetar el consentimiento previo libre e informado que asiste a los pueblos indígenas y su principio de autodeterminación. Reconoce que los diferentes marcos regulatorios permiten a las empresas operar con distintos estándares en uno y otro continente y llama a las compañías a cumplir las normas internacionales, como por ejemplo respetar las Áreas Protegidas y a las comunidades locales. Finalmente desacredita una supuesta “revolución del shale”, descartándola como una energía limpia y llama a una verdadera transición energética renunciando a la dependencia exclusiva de los hidrocarburos.

Sin embargo no fue aprobada la enmienda que proponía la declaración de una moratoria al fracking en ambos continentes. “Es un informe muy contradictorio porque si bien llama a aplicar el principio precautorio, finalmente no insta a una moratoria, que sería lo lógico”, advirtió Felipe Gutiérrez, del Observatorio Petrolero Sur. “Sin embargo consideramos que esta iniciativa se puede volver a poner en discusión en el pleno del Eurolat, ya que conseguimos importantes apoyos para modificar este informe, del discurso empresarial del “fracking seguro” a resaltar los enormes impactos de esta técnica”, complementó.

La propuesta de moratoria fue apoyada por numerosos grupos políticos, como el MAS boliviano, el PSUV venezolano, el PS chileno, el PT de Brasil, Alianza País de Ecuador y los grupos europeos Izquierda Plural y Los Verdes. Sin embargo la división del voto de la socialdemocracia europea, así como la oposición de la derecha europea y latinoamericana junto con la delegación argentina, determinaron que la enmienda fuera rechazada por 13 votos contra.

“Si prohibimos el fracking tendríamos que prohibir los hospitales”

La votación fue precedida por un debate entre los miembros de la Comisión, donde distintos diputados relevaron el hecho de que pudiera ser mejorado el reporte, respecto de su versión original. En esa instancia los representantes Javier Couso (Izquierda Plural, España), Edgard Mejía (MAS, Bolivia) y Alfonso de Urresti (Partido Socialista, Chile) destacaron la necesidad de que cualquier recomendación del Eurolat respete los derechos indígenas y sostenga como elemento fundamental el principio precautorio.

En una vereda totalmente opuesta se mostró la diputada Ayuso, quien señaló que “si apoyamos la moratoria, entonces también tendríamos que prohibir los hospitales porque producen sustancias tóxicas o la agricultura porque contamina pozos de agua”, para finalizar pidiendo que apoyen las enmiendas “sin caer en dogmas o supersticiones”.

El Eurolat es una Asamblea Parlamentaria cuyos informes no son vinculantes, sin embargo, sus recomendaciones son luego utilizadas para blindar decisiones geopolíticas. Además del fracking, a través de estas instancias se ha intentado promover iniciativas en favor de la megaminería y los tratados de libre comercio. El documento aprobado hoy por la Comisión de Desarrollo Sostenible debe ser refrendado por el pleno del Eurolat que tendrá lugar en septiembre en Montevideo.

Internacional


Foto César Izza// Congreso Socioambiental de Unter

Declaración del 1er Congreso Socioambiental de la Unter

[wp_easy_bubble_menu id='1']
“Por la construcción de nuevos órdenes socioambientales”

Nos encontramos reunidos en Fiske Menuco (General Roca) docentes de toda la provincia de Río Negro, delegados y delegadas sindicales, militantes ambientales, representantes de la ciencia y la investigación, trabajadores y trabajadoras que nos sentimos convocados por la creciente degradación y conflictividad ambiental en nuestros territorios, agravada por la ejecución de proyectos extractivos impuestos a nuestros pueblos por el modelo de producción y saqueo hegemónico.

Foto César Izza// Congreso Socioambiental de Unter Durante dos días profundizamos el análisis de las situaciones que agravian a nuestra provincia y región, a nuestras comunidades, nuestros estudiantes, nuestros vecinos, compartimos experiencias, reforzamos vínculos, definimos estrategias y propuestas de acción colectivas que favorezcan la construcción de nuevas miradas, nuevas subjetividades, nuevas formas de convivencia con la Naturaleza, y entre nosotros y nosotras, hombres y mujeres que habitamos este territorio.

Aspiramos a nuevos escenarios ambientales, donde el respeto por la vida y el ejercicio efectivo del derecho a un ambiente sano, de todos los seres que habitamos este Planeta sean los valores esenciales en que se funde un nuevo paradigma que organice nuestra comunidad. Haber trastocado estos valores sometiéndolos en función de los intereses de los sectores privilegiados ha conducido a la acumulación de capital y el lucro como único proyecto civilizatorio económico-político-cultural que se ha sostenido en la explotación de seres humanos y naturaleza, provocando desigualdad, destrucción, e infortunio sin fin.

Vivimos en un territorio que es ríos, que es bosques, que es estepa, que es mar, que es viento… y que también es historia, es cultura, es identidad, es proyecto de vida. El sistema impuesto históricamente en la región ha destruido culturas, masacrado pueblos, fragmentado el territorio. Miradas que ven un “desierto” a ser conquistado, desdeñan la diversidad, fragmentan y mercantilizan la vida, sostenidas por los intereses y el accionar político que confluyen en profundizar un modelo de expoliación de los bienes comunes disfrazado de “progreso”.

Rechazamos este tipo de argumentaciones. Sostenemos que los proyectos que buscan impulsarse en la provincia (mega-minería, expansión hidrocarburífera, agronegocios, sobre explotación pesquera, entre otros) lejos del bienestar social esgrimido, depredan bienes naturales; contaminan agua, el suelo y atmósfera, a veces de manera irreversible; producen profundos desequilibrios sociales; vulneran derechos territoriales de comunidades y pueblos originarios; atentan contra la autonomía y autodeterminación; y generan graves consecuencias para la salud de las personas y los ecosistemas.

Estos proyectos vienen impulsados por los intereses de los poderes económicos y la connivencia de los funcionarios de turno. El estado facilita en casi todos los casos y aún en contra de las comunidades, la concreción de proyectos contaminantes, por ejemplo, hace cuatro años, la legislatura provincial derogó la “Ley Anti-cianuro” (N° 3981) que regulaba la actividad minera, en contra de la voluntad popular y a favor de las empresas del sector. Simultáneamente, el poder económico despliega una variada gama de estrategias de cooptación. Opera sobre los espacios académicos, de investigación, educativos y los medios de comunicación para condicionar la construcción y difusión del conocimiento.

En ese sentido, en nuestra provincia, señalamos la creación de una Tecnicatura en Minería, con orientación extractivista, en Jacobacci, donde hace años que la comunidad se opone al proyecto de minería de oro de Calcatreu. También, el dictado de cursos de formación docente sobre “Educación energética y ambiental” organizados en Bariloche, por la Fundación YPF y el Ministerio de Educación, al tiempo que en la provincia crece la resistencia al avance de la explotación hidrocarburífera.

Un sistema con graves costos humanos y ecológicos, cuyas consecuencias se ocultan, se niegan, minimizan en un procedimiento que incluye la descalificación y cuestionamiento a nuestros investigadores y su abundante corroboración científica.

Nuestra producción frutihortícola se ve seriamente dañada por los mismos intereses. Avanza la explotación hidrocarburífera, el fracking y la especulación inmobiliaria sobre las tierras que nuestros ancestros lograron fertilizar en décadas de paciencia, amor y trabajo sobre territorios áridos y que hoy, volverán a la aridez de la especulación.

En algunas regiones, como en el resto del país, advertimos el avance del agronegocio enfocado en la producción de granos para la exportación, el uso desmedido de agrotóxicos, la homogenización y estandarización de variedades en frutas, verduras, incluso algunas genéticamente modificadas (con pérdidas trascendentes de biodiversidad). Todos sometidos a la lógica del mercado y sus intereses.

En la nueva desertización, productores y consumidores están igualmente condenados al ritmo de la desaparición de peras y manzanas flanqueadas por las torres de la ambición. En este contexto, la producción de alimentos nada tiene que ver con la soberanía y seguridad alimentaria ni con la cultura de los pueblos, sino con los intereses del mercado. En nuestra cordillera la pérdida de bosque nativo por desmontes e incendios, en su inmensa mayoría intencionales, son coletazos de la especulación inmobiliaria. Esta pérdida representa una inmensa pérdida de biodiversidad y profundiza el riesgo y los daños en las nacientes de las cuencas, sumándose a los efectos del calentamiento global, con el retroceso de glaciares y reducción de precipitaciones.

Valoramos el rol de nuestras comunidades y organizaciones que alertadas por los daños irreversibles sobre su entorno y el ejercicio de sus derechos, han decidido resistir el avance de estos proyectos destructivos y defender los bienes naturales y la vida.

Nuestro Congreso

Se pronuncia categóricamente en contra del modelo de desarrollo impuesto por el poder hegemónico que genera desigualdad, injusticia, explotación, saqueo, dolor, poniendo en peligro la vida. Todo daño a la naturaleza es daño a la humanidad. No hay ni habrá justicia social sin justicia ambiental.

Sostiene que existen alternativas, otras formas de habitar el planeta, de convivir en armonía y se compromete a protagonizar esa búsqueda y construcción, desde el conocimiento y la organización.

Reafirma la importancia decisiva que tiene para las comunidades el rol docente en función de difundir, problematizar, debatir y construir conocimientos estratégicos sobre estas realidades ocultadas, minimizadas y distorsionadas desde el poder.

Recoge las inquietudes de los participantes en el sentido de promover mejores articulaciones educativas en la comprensión de la relación salud – alimentación y en develar los procesos que conspiran obturando el ejercicio efectivo del derecho a una alimentación suficiente, nutritiva, oportuna, disponible y culturalmente adecuada para toda la población.

Señala en particular la necesidad de esclarecer los intentos renovados del poder dominante, en procura de usar el sistema educativo como herramienta de penetración a favor de sus intereses, incluso pretendiendo cooptar las organizaciones sociales y sindicales.

Reafirma la importancia de que la UnTER amplíe el tratamiento de la problemática abordada en el Congreso hacia otros actores sociales, contribuyendo a la formación de los trabajadores en función de precaver, prevenir, mitigar, atemperar, resolver y recomponer los daños ambientales que generan los procesos de producción y consumo en marcha.

Propone:

• Impulsar la incorporación de la problemática ambiental desde el Pensamiento Ambiental Latinoamericano en todos los niveles y las modalidades del sistema y especialmente en la formación y actualización docente.

• En lo inmediato garantizar la inclusión de estos contenidos en la transformación curricular en todos los niveles.

• Impulsar la creación de áreas o departamentos institucionales específicos para el abordaje de la problemática ambiental en las escuelas, con el objetivo explícito de transversalizar las currículas.

• Institucionalizar el área ambiental en el sindicato.

• Que el 5 de junio, día mundial del Ambiente, sea un día de acción ambiental de la UnTER en toda la provincia.

• Realizar publicaciones específicas en formato impreso, digital, audiovisual.

• Adherir y apoyar por diversos medios la campaña por la restitución de la Ley Anti-cianuro.

• Lanzar una campaña provincial sobre hidrocarburos y minería.

• Proponer la realización de una campaña de difusión y concientización sobre el derecho social inalienable del acceso al agua.

• Exigir que en las escuelas potencialmente afectadas por actividades altamente contaminantes se realice controles sobre el estado del agua que se consume y un relevamiento epidemiológico a fin de identificar posibles impactos sobre la salud de la comunidad educativa.

Finalmente, nos convoca la indignación, pero también la esperanza y la convicción de que existen otras formas posibles de vincularnos, de vivir en armonía con la Tierra y con la Naturaleza como un todo.

No debemos ni podemos caer en la resignación o indiferencia. Estamos convencidos de que la acción colectiva, la capacidad de organización, el espíritu solidario y el compromiso de las muchas expresiones de lucha y resistencia en nuestra provincia, la región, el país, en nuestra América y en todos los rincones del Planeta, tienen la capacidad de transformar el mundo, de cambiar la historia.

Por esta razón nuestro Congreso asume el firme compromiso de trabajar en todos los ámbitos por la construcción de nuevos escenarios ambientales comprometidos con la liberación de nuestros pueblos.

Fiske Menuco – Gral. Roca 6 de julio de 2016


campo maripe

Serie documental sonora: Territorio Crudo

[wp_easy_bubble_menu id='1']

Recorrimos el norte de la Patagonia y los conflictos producidos por el avance de los hidrocarburos no convencionales, a través de los sonidos. Por medio de entrevistas y un panorama sonoro retratamos la realidad de cuatro territorios afectados por el fracking.

Territorio 1: Área Natural Fracturada, Auca Mahuida
Auca Mahuida

Auca Mahuida es un Área Natural Protegida del norte de la provincia de Neuquén. Sin embargo, en su interior hay cerca de 70 pozos petroleros que la afectan directamente y contravienen el objetivo mismo de su creación: conservar a perpetuidad su valiosa flora y fauna patagónica. Estos riesgos se redoblaron en 2013 cuando la francesa Total realizó el primer pozo de fracking, que se convirtió en el primer antecedente de un área natural fracturada en el mundo.

 
Territorio 2: Fuelmapu, Comunidad Mapuche Campo Maripe

campo maripe

Cuando en 2013 YPF y Chevron comunicaron el inicio del proyecto conjunto en Vaca Muerta, omitieron información crucial. Entre otras precisiones nada dijeron en torno a que el área del acuerdo se emplaza directamente en el territorio de un Lof [comunidad] mapuche, llamado Campo Maripe, que desmostró estar asentado hace casi 100 años en esa región de  Puel Mapu [territorio mapuche al este de la cordillera]. Desde entonces, las y los comuneros -en un principio tratados como “criollos” y hoy reconocidos legalmente como mapuche por la provincia del Neuquén luego de una larga lucha- emprenden acciones en pos de la defensa de sus derechos colectivos. Esta es su historia de conflictiva vecindad en medio del Fuelmapu, el territorio empetrolado.

Territorio 3: Mi Vecino Pluspetrol, Valentina Norte Rural
valentina norte En Valentina Norte, el barrio más al oeste de la ciudad de Neuquén, hay poco Estado y mucha empresa. La escuela, los tráileres sanitarios, los eventos sociales, la red de agua, el tendido eléctrico fueron y son financiados por los programas de responsabilidad social empresarial de Pluspetrol. Un barrio público de gestión privada. Un barrio que produce gas y no tiene gas. Ante esta situación los vecinos se organizan para mejorar su calidad de vida. ¿Cómo se “convive” medianera de por medio con un pozo? ¿Cuáles pueden ser los impactos de esta “convivencia”? Las respuestas, que debería dar el Estado, las da, como casi todo, el vecino, Pluspetrol.
Territorio 4: Fruta Amarga, Allen
  allen

La producción de fruta de pepita, centenaria actividad en la zona, está hoy bajo amenaza. Luego de ser librada al azar del mercado, una nueva actividad, más rentable para la provincia de Río Negro, comienza a ganar terreno en el Valle. Es la explotación de gas de formaciones de arenas compactas, que requieren de fracking para su extracción. A partir de una fuerte promoción estatal, mes a mes, las torres van ganando terreno a las chacras, alquiladas por productores económicamente hundidos. Los vecinos han realizado una serie de movilizaciones para evitar los riesgos de esta imposible “convivencia”. Intentan también que la zona más importante de producción de peras y manzanas del país no termine dando una fruta amarga